Últimos temas
» En el bar tomando un refresco privado (Aldair)
Sáb Sep 23, 2017 11:28 pm por Aldair Orgnar

» Mis hijos {2/2}
Jue Sep 14, 2017 8:02 am por Segyg Fo'Gnir

» Buscando a mi Hermano♥
Jue Sep 07, 2017 9:40 am por Ptalka Fo'Gnir

» Mundus vult decipi, ergo decipiatur ◊ Drako
Mar Ago 29, 2017 3:05 pm por Drako Portgas

» Death parade × Alajëa
Sáb Ago 26, 2017 4:43 am por Alajëa N'Ralla

» ♥ I want to find you{Helena }
Mar Ago 22, 2017 12:07 am por Ptalka Fo'Gnir

» Brontide Ȣ Arabelle
Vie Ago 11, 2017 10:06 pm por Marie Arabelle Laveau

» Ad infinitum || Helena D. Corso
Jue Ago 10, 2017 9:20 pm por Ghünter L. Schröder

» Last beginning (Helena) FB
Mar Jul 25, 2017 8:24 pm por Nikola Tesla

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios
Afiliados elite (36/55) [26/08/17]
Jurassic Park: The Walking FossilsElentarirpg No aceptamos Afiliaciones Normales

Business variados y otros asuntos - Eck

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Business variados y otros asuntos - Eck

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 05, 2015 8:58 am

Me gusta cuando hay tanto trabajo como hoy en el bar, eso hace que me active y me ponga en marcha. Voy desde la barra hasta las mesas, sirviendo copas llenas y recogiendo las vacías para lavarlas y volver a llenarlas. Esta es una de esas noches animadas, las que me hacen correr de un lado para otro sin pensar en nada más.

El espacio está tenuemente iluminado por tres pequeñas lámparas estratégicamente colocadas para que no molesten a la concurrencia mayoritariamente vampira que frecuenta el lugar. Tras la gran barra se encuentran mis padres, tan absortos en sus tareas que apenas se fijan en quién les habla. Las quince mesas que ocupan el amplio interior de la taberna están llenas de clientes, y el escandaloso ambiente es animado por las conversaciones de todos y las voces de un par de grupos que juegan a las cartas.

A medida que pasa el tiempo el trabajo va decayendo, todo el mundo se va yendo a sus casas y tenemos tiempo para ir recogiendo y colocando poco a poco las partes del local que se van vaciando.

Por fin está todo relativamente tranquilo. El local recogido, todo bien lavado y en su sitio. Un par de clientes se han rezagado, aunque no importa demasiado. La puerta se abre y un rostro familiar entra acompañado por una ráfaga de viento, que se interrumpe cuando la puerta se cierra tras el hombre que acaba de entrar. Coloco tras mi oreja un rizo rebelde que se ha desprendido de mi peinado con ese aire repentino, mientras observo el pelo alborotado de mi principal proveedor, el cual indica que, o bien ahí afuera el tiempo se ha vuelto loco, o bien el hombre ha estado "divirtiéndose" por ahí y se le ha olvidado el pequeño detalle de peinarse.

Un pequeño gruñido que sale de entre mis labios al pensar en eso me sorprende, a la vez que un sentimiento de ¿posesión? sobre él. Intento ahuyentar todo eso de mi mente con una pequeña reprimenda mental sobre la mezcla de especies, fingiendo un acceso de tos. Noto algo que me hace sospechar que mis ojos se han vuelto rojos, y eso no me gusta... no me gusta nada.

Miro al mago con una sonrisa, notando que mis colmillos se han alargado un poco, le hago una señal y salgo de detrás de la barra, abriendo una puerta por la que se accede al pasillo que conduce a mi despacho. Espero que me siga y al llegar a la estancia abro la puerta y la sujeto un momento, dejándole pasar mientras le sigo dedicando mi colmilluda sonrisa.

-Buenas noches, Eckhard. Toma asiento, por favor. ¿Qué tal estás? -cierro la puerta y rodeo el escritorio. Elijo una botella de vino del botellero que hay a la izquierda y saco un par de vasos de un pequeño armario. -¿Te apetece un poco de vino mientras hablamos?
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Business variados y otros asuntos - Eck

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 07, 2015 6:02 am

El viaje desde Baskerville hasta Bran, usualmente solía ser tranquilo y relajado. El camino estaba bien cuidado y el mago se lo conocía de memoria, como muchas otras cosas. Pero aquel día la suerte no estaría de su parte. No solo el viento, sino el tiempo estaba en su contra. Fuertes rachas de viento seguidas por unas pocas y finas gotas de lluvia que pronto dejaron empapadas sus ropas y dificultaba su paso.
En poco tiempo el mago dejó atrás el agua que caía sobre él, no obstante el viento seguía azotando con fuerza. Eckhard portaba consigo una mochila y una capa para cubrirse del frió pero, a causa de la lluvia que había caído la capa se había humedecido y el frió le flagelaba por igual.

Al los pies del mago pisaron sobre el barro que formaba los lindes de la ciudad de Bran. Retiró la capa sobre sus hombros y la dejo doblada sobre su antebrazo izquierdo mientras pasaba la mochila al hombro derecho, empezando a emprender su camino lentamente hacia la taberna.
El mago observó a varios clientes salir del local con una sonrisa en sus rostros, marcando en ellas su condición, mostrando sus incisivos alargados. Una leve sonrisa surgió en el rostro del mago antes de llevar una mano hasta la puerta y empujarla con suavidad para abrirla y darle paso al interior del recinto.

Rápidamente la atención del mago fue cautivada por el hermoso rostro de la hostelera, quien regentaba la taberna. Aquella mujer de cabellos rojizos como el fuego, de mirada penetrante y fría que hacía perder el aire con un leve pestañeo. Su sonrisa es bien recibida por él, quien se la devuelve al instante y accede a su señal, siguiéndola por el pasillo hasta adentrarse en el despacho de la mujer, donde tantas reuniones habían compartido, donde tantos sueños no aptos para menores y cardíacos había soñado.

- Buenas noches, Makenna.

Devolvió el saludo gentil, como solía hacer. Tomó asiento y dejó la capa colgando en el apoyo de la espalda del sillón que había elegido, dejando la mochila descansar sobre el otro sillón.

- Frió, fuera hace un tiempo de locos.

Aseguró, llevando su mirada hacia ella y sonriendo de nuevo. Eckhard asintió con la cabeza a su oferta observando la botella de vino que portaba entre sus dedos hasta la mesa. Aunque el mago tuviese muchas dudas, preguntas al respecto sobre la raza a la cual pertenecía su compañera por aquella velada, prefirió simplemente permanecer callado o, al menos, no mencionar sus dudas.

- Claro, me encantaría.

Alargó su brazo derecho para alcanzar la mochila y abrirla, sacando unos pequeños frascos con una sustancia incolora y dejándolas sobre la mesa. Había un total de tres, no obstante si los ojos ajenos eran lo suficientemente hábiles, podría ver que en la mochila aun habían otros frascos, algunos llenos y otros no.

- Aquí tienes la remesa de esta semana. Si necesitas más... Ya sabes.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.