Últimos temas
» Far from paradise × Nikola {Cont}
Jue Oct 05, 2017 12:50 am por Nikola Tesla

» Iron vs Iron | Aldair Orgnar
Mar Oct 03, 2017 10:59 pm por Lynceus Bàlor

» Back to the edge {Selene Taygete}
Sáb Sep 30, 2017 9:31 pm por Pandora Van Hemelrijck

» T A U R I E L ; [ID]
Vie Sep 29, 2017 11:39 pm por Pandora

» «Plenilunio» Ryssa
Miér Sep 27, 2017 11:41 am por Zeughaunn E. Schmeichel

» I hate sand — Yusef
Lun Sep 25, 2017 9:13 am por Alajëa N'Ralla

» Rumor — Samara
Sáb Sep 23, 2017 11:53 pm por Samara

» En el bar tomando un refresco privado (Aldair)
Sáb Sep 23, 2017 11:28 pm por Aldair Orgnar

» Mermaid's tale (Pandora)
Dom Sep 17, 2017 10:27 pm por Nikola Tesla

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios
Afiliados elite (36/55) [26/08/17]
Jurassic Park: The Walking FossilsElentarirpg No aceptamos Afiliaciones Normales

Ciénagas y árboles (Edzard)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ciénagas y árboles (Edzard)

Mensaje por Samara el Mar Mayo 02, 2017 12:10 am

La delta del río que bajaba de Thyris llevaba más agua que lo normal, las lluvias del norte habían acrecentado el caudal terminando por inundar el litoral y convertir de aquella frontera una ciénaga en la que los verdes pastos de la ribera se habían sumergido en la cristalina agua, era una imagen demasiado perfecta como para no acercarme a ella… Había escuchado historias de las cascadas de Thyris y no pude hacer otra cosa más que imaginar que de aquellas majestuosas caídas de agua debía de provenir tal torrente.

Sin proponérmelo me encontré dentro de Thyris, los árboles que flanqueaban la ribera eran cada vez más espesos y las sombras que ellos producían eran refrescantes, mis escamas dejaban de refractar al astro rey tornándose de un opaco gris que en breves momentos tornaba de color piel; recordándome que si salía del agua pronto terminaría transformándome en humana, algo que debía evitar al encontrarme en un lugar nuevo para mí, era más ágil en mi condición innata, así que continué el ascenso por el turbulento río hasta que los ruidos propios de un asentamiento me detuvieron; podría explorar mucho, pero acercarme a otras criaturas de Pandora no era un plan para mí.

Detuve mi nado en una roca de suave textura, golpeada por el caudal del río por muchos años, más de los que yo llevaba sobre este planeta sin duda, y subí en ella, dejando solamente mi cauda dentro del agua, dedicándome a apartar los mechones del violeta iridiscente que se enredaban en mi rostro; el día era fresco y la sombra benigna, realmente me encontraba disfrutando de aquel momento en soledad…


Última edición por Samara el Jue Jul 20, 2017 7:15 pm, editado 1 vez


SamaraLitoral
avatar
Apodos : Sam
Avatar : Lauren Calaway
Habilidad : Chameleon Skin
F. Inscripción : 29/04/2017


Ver perfil de usuario
Litoral

Volver arriba Ir abajo

Re: Ciénagas y árboles (Edzard)

Mensaje por Edzard Björn el Dom Mayo 14, 2017 2:31 am

La disposición de la guardia era diferente ese día y como todos. Björn se había encargado como siempre de redistribuir a sus guardias según el plan que tenía trazado ya desde hacía siete días atrás. Él se había quedado con la vigilancia del río, desde su nacimiento bajo la cascada, hasta el límite con la región vecina. Y como siempre, iba en compañía su caballo, su mejor compañero, un animal esbelto, ágil y rápido que estaba acostumbrado a toda clase de terrenos… desde el firme suelo de la ciudad, hasta el más fangoso y resbaladizo. Jamás había tenido un tropiezo. Y aunque aquella era una tarde soleada, los rayos del astro Sol no calentaban demasiado, estaba fresco y por esa razón Edzard llevaba una vestimenta adecuada para que al caer la noche en unas horas, su preocupación no fuese más que el vigilar y hacer su labor.

Había descendido de Egil para continuar un tramo a pie, le gustaba sentir el piso bajo sus pies aunque fuera a través de sus botas. Caminar con sus propios pies le parecía saludable, pues ciertamente lo era, además que no estaba de sobra dejar que su caballo descansara de su peso cada cierto rato, al fin y al cabo la bestia también se cansaba. Y hacían pausas cada cierta cantidad de metros, así dejaba que el camargués se alimentara de la hierba que crecía gracias a la humedad, mientras que él prestaba mayor atención a lo que ocurría a su alrededor. Además de disfrutar de aquel conocido paisaje que jamás dejaba de aburrirlo, pues aún dentro de las cosas constantes, había elementos nuevos que descubría cada vez y eso le era grato. Saber que todo allí estaba vivo le maravillaba grandemente.

Y fue en una de aquellas pausas en las que no muy lejos divisó una criatura que claramente no era parte de aquella región. No era una náyade y estaba absolutamente seguro de eso. No tuvo que pensar demasiado para darse cuenta de que se trataba de una habitante del mar, aquellos que se hacen llamar atlantes. Lo cierto es que Edzard en todos sus años en Thyris, pocas veces había interactuado con ellos y no por no querer, sino porque no había tenido demasiadas coincidencias. Por supuesto que había hablado con unos cuantos, pero la mayoría de ellos estaban fuera del agua deambulando como cualquier ser bípedo.

La observó largamente hasta que se resolvió a acercarse. Sintió de cerca los pasos de Egil, así que no se preocupó de llamarlo. Se aproximó a la muchacha con paso tranquilo, sin ánimos de parecer amenazante para espantarla, pues no era esa su intención -Buen día- saludó deteniéndose ni muy cerca ni muy lejos, sino que manteniendo una distancia prudente, la suficiente para establecer una conversación a un volumen que no dañaría la garganta de ninguno.
avatar
Avatar : Tom Hardy
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Ciénagas y árboles (Edzard)

Mensaje por Samara el Vie Mayo 19, 2017 6:31 pm

El golpeteo del agua contra las piedras del río comenzó a amainar mi ánimo, y con aquella sensación cerré los ojos por reflejo, dejando escapar la salinidad reminiscente en mis lagrimales al tiempo que recostaba la espalda contra la pulida superficie de la roca en la que me encontraba aposentada, absorbiéndome de a poco en los sonidos y sensaciones que aquel lugar era capaz de proveer y eran completamente nuevas para mí.

Mis escamas, tan parecidas a las de los tiburones, grises y opacas, sin la belleza de las que muchas atlantes se podían jactar de poseer, se encontraban al aire, secándose lentamente y palideciendo aún más, asemejando el color al de una pálida piel presa de una muerte añeja, ahora era solo un pequeño fragmento de mi aleta caudal la que se encontraba sumergida dejándome sentir como mi organismo exigía dejar de lado su parte acuática y pugnaba por continuar el recorrido sobre dos píes, como el resto de las criaturas de Pandora, pero sin permitírselo por completo.

Un sonido me obligó a escapar de la catarsis en la que me encontraba, unas firmes pisadas rompieron la armonía que el agua fraguaba a su paso; una canción de cuatro notas se entonaba con el caminar de un équido en las cercanías; abrí los ojos y pude verle sin dificultad, era hermoso y vigoroso, una hermosa criatura que era acompañada por lo que me imaginé se trataría de un elfo. Mi corazón dio un vuelco de pronto, yo no estaba en Thyris para ser vista y no era algo que pudiera haber planeado; mi primera reacción fue colocar mis manos sobre la piedra para buscar la forma de incorporarme al vital líquido en lo que podría ser una huida.

Le miré con cautela al tiempo que se acercaba a los terrenos anegados que ahora rodeaban al río,  parecía que no le importaba ensuciar su calzado y al animal que llevaba detrás parecía divertirle la sensación que el lodo le brindaba a sus cascos con dada paso que daba en mi dirección, tragué saliva en sepulcral silencio. La distancia entre ambos ahora era menor, tan solo el cauce natural del río nos separaba y yo podría jurar que el latir de mi corazón resonaba por todos los rincones de aquel rincón natural.

Sonreí ante el saludo ajeno, era afable pero parco, y ahora podía ver con mayor claridad sus ropas, vestía con los emblemas de la guardia de Thyris, aquella que más de una vez vi a lo lejos desde los litorales de mi casa. –Buen día…- repetí las palabras ajenas al tiempo que aflojaba la tensión que se acumulaba en mis brazos, incorporándome hasta quedar sentada de nuevo sobre la roca –Que bello es- mencioné señalando al caballo que ahora jugaba con un pasto recién germinado a sus pies, la verdad es que en los puertos de Zárkaros había caballos en demasía, pero lejos de allí, en los arrecifes donde yo vitaba era difícil de encontrar criaturas como aquella, de verdad quería acercarme al animal, pero temía por el elfo, si bien se sabía que eran criaturas de paz, yo nunca me había encontrado con uno de ellos antes, de hecho, no estaba segura que aquel hombre fuera un elfo.

-No deseo importunar en estas tierras…- espeté finalmente, buscando solemnidad en mis palabras y tratando de ocultar la curiosidad que insipiente comenzaba a crecer en mí. –¿Es usted un elfo?- titubee en mi pregunta, no sabía que tan correcta podía ser, o peor aún si demostrar mi desconocimiento de la región me estaba colocando en una posición vulnerable.


Última edición por Samara el Jue Jul 20, 2017 7:18 pm, editado 1 vez


SamaraLitoral
avatar
Apodos : Sam
Avatar : Lauren Calaway
Habilidad : Chameleon Skin
F. Inscripción : 29/04/2017


Ver perfil de usuario
Litoral

Volver arriba Ir abajo

Re: Ciénagas y árboles (Edzard)

Mensaje por Edzard Björn el Sáb Mayo 20, 2017 9:28 am

Por un momento pensó que ella huiría, quizá asustada o tan solo por la desconfianza que podía generar el encontrarse con una criatura que se manejaba en un medio físico distinto al suyo, pero entonces la mujer decidió quedarse por alguna razón y así mismo responder al saludo que el ojiazul le había hecho. Mas no se quedó con eso, sino que además halagó a Egil a quien parecía no importarle nada más que el tesoro comestible que había encontrado. Edzard entornó la mirada solo para darle un vistazo al camargués. -Lo es- asintió regresando su vista hacia ella, fijándose por unos momentos en aquella parte de su cuerpo que le permitía desplazarse con agilidad bajo el agua.

Bajo ninguna circunstancia el elfo creyó que ella importunaba de alguna manera, ¿cómo podría hacerlo? Tal vez las únicas celosas río arriba serían las náyades, pero nadie más. Thyris, así como todas las demás regiones, estaba abierta a visitas mientras quien viniera no trajera consigo malas intenciones. -Todos somos libres de transitar por donde queramos- dijo para tranquilizarla si es que estaba preocupada por eso o si pensaba que él podría eventualmente decirle que regresara allá desde donde había venido. Luego asintió con la cabeza -Lo soy- confirmó. -Y somos mayoría aquí- agregó después buscando bromear, así que a continuación sonrió y se encogió apenas de hombros.

-Aunque yo no tengo que preguntarte lo que eres… ni tampoco de dónde vienes- dijo, pues era evidente. -Supongo que un viaje contra la corriente debe ser un tanto agotador- comentó tratando de establecer una primera conversación, buscando como siempre, averiguar un poco más sobre quien tenía delante. Era una costumbre y normalmente recibía buenas respuestas cuando su modo era educado y amable. Aunque por supuesto, cuando la situación lo ameritaba, era capaz de ser lo suficientemente hostil y demandante, mas no era esta la ocasión.

Entonces sintió el resoplar de Egil a su lado y al ver al caballo de reojo, notó que el animal había reparado por fin en aquella atlante. No parecía molesto ni intimidado, por ende el elfo confió en que aquella habitante del océano no era una real amenaza. El camargués era un excelente detector de extraños con malas intenciones, en sus años al servicio de Thyris, jamás se le había pasado un potencial transgresor. Era un animal bien entrenado y sumamente sensible, como todas o la gran mayoría de los animales que vivían allí.
avatar
Avatar : Tom Hardy
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Ciénagas y árboles (Edzard)

Mensaje por Samara el Dom Mayo 21, 2017 1:32 pm

Sentí la mirada ajena en mi cauda y era una sensación extraña, dentro de los atlantes yo me consideraba fea, mis escamas no eran iridiscentes en todos pastel como el del resto de la sirenas, por el contrario, me vestía de un gris opaco que me permitía camuflarme en las poco profundas aguas de los arrecifes coralinos donde vitaba, como aquellos tiburones con los que podía encontrarme cada día… Traté de obviar aquello por un instante, dejar de pensar en ello, en esa desventaja estética de la que era presa.

Sonreí con disimulo ante la respuesta del elfo –Entonces debe ser como en casa…- hablaba de Zárkaros y el libre tránsito de personas, finalmente había tierras más al norte donde eran celosos de quien pasaba por ellas, pero parecía que me había equivocado y era un feliz error en este caso y pronto respondió mi pregunta que, ante tan obvia respuesta me hizo sonrojar las mejillas con la sangre que llenaba los capilares por haber hecho una pregunta tan obvia –Nunca había visto a alguien de su especie…- musité mientras me mordía el labio inferior, era obvio que yo no había estado allí antes y si quería colocarme en una situación vulnerable, hacía un par de frases que lo había hecho, fingir lo contrario era ya una pérdida de tiempo.

No pude evitar escapar una risa ante la broma ajena, a pesar de que me costaba trabajo discernir entre las sentencias formales y las bromas que podían salir de los labios del hombre, me resultaba demasiado adusto como para ser capaz de bromear; pero me remití a guardar silencio… Mi rostro se ladeo al prestar atención a la sentencia del elfo, era evidente mi condición y raza –Supongo que tiene razón, aunque no puedo evitar notar que pareciera que usted se ha cruzado con muchos como yo antes…- pasé mis dedos sobre las escamas que se encontraban próximas a mis manos, en el sentido en el que se encontraban, como si deseara arreglarlas y siguiendo mi propio movimiento con los ojos, solo para regresar la mirada hasta el equino que parecía disfrutar la humedad sobre la que se encontraba; sus ojos eran oscuros y al mismo tiempo irradiaban luz, era una criatura verdaderamente hermosa –Lo es, siempre nadar contra la corriente resulta agotador, pero no hay nada que una sombra fresca no mitigue- mencioné refiriéndome al lugar en el que nos encontrábamos, el elfo era más agradable que muchos de los atlantes con los que me había criado, quizás en parte ese era el motivo por el que me había alejado de ellos y recluido en los arrecifes coralinos en soledad.

Bajé de la roca en la que me encontraba, sumergiéndome por completo en el agua que corría al sur, buscando su escape en el mar y nadé hasta la ribera, que ahora anegada era un área fangosa a pesar de que ello no le parecía importar ni al elfo ni a su montura, la distancia ahora era mínima y me debatía entre impugnar a mi propio cuerpo por deshacerse de la cauda dando lugar a dos piernas o mantenerme en mi elemento, decantando finalmente por la primera opción, a pesar de que un par de piernas no me hacían ver como humana, mi cuerpo seguía cubierto parcialmente por escamas.


Última edición por Samara el Jue Jul 20, 2017 7:18 pm, editado 1 vez


SamaraLitoral
avatar
Apodos : Sam
Avatar : Lauren Calaway
Habilidad : Chameleon Skin
F. Inscripción : 29/04/2017


Ver perfil de usuario
Litoral

Volver arriba Ir abajo

Re: Ciénagas y árboles (Edzard)

Mensaje por Edzard Björn el Dom Jun 25, 2017 2:26 am

Supuso entonces que la atlante era bastante joven o, tal vez, poco aventurera, en cuyo caso no la juzgaba, tendría sus razones si es que ese era el motivo por el cual no había visto antes a un elfo. En su caso, Edzard conocía bastante gracias a su oficio y también a su curiosidad natural. Asintió con la cabeza una vez y le dedicó una breve sonrisa -Muchos, es cierto. A lo largo de los años, de los muchos que he vivido aquí, he tenido que interactuar con muchas si es que no todas las razas que habitan Pandora. Por supuesto que en su mayoría los que habitan las profundidades de Zárkaros y aquellos que viven en Mördvolathe- por supuesto, eran regiones vecinas.

Entonces ella emergió del agua, optando por abandonar por el momento aquel elemento que fluía desde la cascada allí río arriba, cerca del majestuoso castillo de Freyja. La observó un poco más, reparando en su juvenil figura, admirando sin ojos malintencionados una belleza evidente que nadie se atrevería a negar. Las mujeres de las profundidades del océano eran sin duda como hermosas esculturas talladas en mármol fino. Por supuesto que para el caballo, el hecho de que ella cambiara la apariencia global de su cuerpo, no pasó inadvertido, aunque no se espantó, pues antes también había visto aquello en otros atlantes. No obstante, eso no impidió que se le acercara para olisquearla buscando además un poco más de cariño. El elfo se limitó a reír brevemente ante el comportamiento de Egil.

-Edzard Björn- dijo luego, inclinándose como acostumbraba en una leve reverencia -Centinela de Thyris- agregó detallando solo un poco más sobre sí mismo, así tal vez ella pudiera comprender las razones por las cuales él estaba por ahí. No era costumbre de los elfos que solo habitaban la región, el salir mucho más allá de las fronteras de la ciudad. La espesura de los bosques, los caminos y el desierto eran normalmente recorridos solo por guardias, Thyris era una región extensa y variada en cuanto a su geografía y por lo mismo debía ser protegida celosamente. Esperó a que ella se presentara también.
avatar
Avatar : Tom Hardy
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Ciénagas y árboles (Edzard)

Mensaje por Samara el Dom Jul 02, 2017 9:26 pm

Las palabras ajenas dejaban un eco de cierta fascinación en mis oídos, sabía que su raza como la mía eran de las más longevas dentro de la isla, exceptuando por supuesto a los que se autonombraban inmortales, y él hablaba como si su vida se extendiera casi infinita por los años que se habían quedado rezagados en el pasado, con una confianza que bien podría transmitir arrogancia, pero su voz carecía de ella…

Mi cabello viraba intermitente en medio de la propia confusión de emociones de las que yo era presa ahora, entre el inocuo blanco hasta el purpura casi iridiscente, sin dejar pasar el turquesa tan propio de mis momentos dentro de mi elemento; mis ojos se posaron en los ajenos por un instante, recorriendo el filo de su nariz, depositándose finalmente en sus labios que con parsimonia esbozaban lo que podría ser una gentil sonrisa -¿Los que poseen alas?- respondí como un reflejo ante el nombre de la región nórdica, había escuchado hablar de ellos, se decía que su hermosura solo podía ser comparada con su arrogancia. Mi pies, aunque torpes, se habían desplazado con cierta gracia sobre el espejo cristalino que de a poco disminuía de profundidad hasta donde se encontraba el equino chapoteando, no podría decir cuál de los dos tenía más curiosidad por el otro, pero ante el tacto, su piel cálida recubierta por una fina sabana de pelo se sentía como el abrazo de un ser amado, al menos así lo imaginaba yo…

-Samara…- le miré expectante hacer aquella educada reverencia, me resultaba reconfortante aquel encuentro, la suerte era benigna conmigo ahora, me dejaba ver que no todo era dolor u hostilidad fuera de los arrecifes, aquel gallardo elfo era parte de la guardia de la región, aquello explicaba que se encontrara en soledad por los páramos más lejanos de Thyris –Debo confesar que he hecho de este pequeño nicho uno de mis lugares predilectos... y nunca me había cruzado con un centinela antes…- me reproché en silencio por haberme comenzado a hacer confiada y no haber prestado atención a la presencia de Edzard hasta que se encontraba irremediablemente cerca de mí -¿Y cuáles son las funciones de un centinela?- inquirí curiosa, interesada realmente por lo que este amable caballero podría hacer en su cotidianeidad; de pronto el contacto con otro ser vivo me parecía fascinante, a pesar de tener conocimiento que por lo general, los seres que vitan en Pandora no poseen nobles intenciones, incluyendo a mis coterráneos.


SamaraLitoral
avatar
Apodos : Sam
Avatar : Lauren Calaway
Habilidad : Chameleon Skin
F. Inscripción : 29/04/2017


Ver perfil de usuario
Litoral

Volver arriba Ir abajo

Re: Ciénagas y árboles (Edzard)

Mensaje por Edzard Björn el Dom Jul 23, 2017 3:16 pm

-Samara… es un nombre interesante- dijo pues jamás antes lo había oído. Estaba acostumbrado a los nombres élficos. -Pero es muy hermoso. Suena bien- agregó solo para que la connotación de la palabra ‘interesante’ no sonara a una curiosidad sobre de dónde había salido un nombre tan feo, pues no lo era. Por supuesto que se había percatado de la breve aunque estudiosa mirada de la atlante, no le pareció grosera o inapropiada, solo diferente y por ello no hizo comentarios al respecto o algún movimiento que pudiera manifestar que se sintió ofendido, porque nada de eso ocurrió. Samara tenía una mirada hermosa, como ella misma, como su naturaleza entera y no había que dedicar largas horas de observación para darse cuenta de ello.

-No se extrañe si no vio a alguno en algún otro momento antes. Thyris es una región demasiado grande y hay mucho terreno por cubrir… quizá justo ha estado aquí cuando no había ningún centinela cerca- y es que las rondas que él organizaba no seguían un orden rutinario jamás, podía ser predictivo, entregar un patrón útil para invasores y eso era algo que el elfo nunca iba a permitir. -O también alguno pudo verla y se ocultó para vigilarla y al darse cuenta de que no representaba peligro alguno, simplemente siguió su ruta. Con los años, los vigías aprenden a distinguir el peligro sin acercarse demasiado y sin necesidad de hacer preguntas. Los que traen malas intenciones consigo, siempre cuentan con un pequeño detalle que los delata y a nosotros se nos entrena desde pequeños para no pasar absolutamente nada por alto. Apuesto a que los de su raza, al menos los que se dedican a cuidar las aguas, cuentan con conocimientos parecidos- dijo luego.

-Los centinelas nos encargamos de muchas cosas, hay muchos tipos. Algunos son estáticos, otros nos movemos. Protegemos el territorio o pequeños lugares específicos… incluso cosas o personas. Pero lo transversal a todos nosotros es que en nuestra labor ponemos nuestra vida. Lo que cuidamos, lo hacemos hasta el último aliento de nuestros cuerpos. Es una tarea que involucra pasión… los más sabios dicen que los centinelas son almas especiales. A mí no me gusta pensar así, me hace sentir que estoy asumiendo algo que es mucho más grande que yo. Lo que sí considero cierto es que hay que amar lo que se protege o de otro modo no se puede cuidar como corresponde- explicó buscando satisfacer lo que ella seguro buscaba saber por medio de aquella pregunta.
avatar
Avatar : Tom Hardy
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Ciénagas y árboles (Edzard)

Mensaje por Samara el Miér Jul 26, 2017 9:35 pm

La sangre se agolpó en mis mejillas, pocas personas me habían dado antes un cumplido, aunque fuera somero y solo sobre mi nombre, pero de igual manera era algo ajeno a mi persona y no sabía cómo debía reaccionar –Creo que es bastante ordinario de serle sincera…- intenté demeritar el gesto, no porque él lo mereciera, sino porque no sabía cómo comportarme ante un halago –Suena bien si lo escucho de sus labios…- sonreí apenada, escondiendo la mirada en el hermoso equino que no dejaba de olisquear las escamas de mis piernas, la iridiscencia de mis ojos avellana se reflejaba en el espejo que los oscuros ojos del caballo al tiempo que el silencio se prolongaba.

El verde de mis ojos se posó gentil en el cuerpo ajeno, soltando al caballo y acercándome a él, sus palabras eran una explicación plausible de porque no había coincidido con nadie antes en la delta del río, justo donde la región comienza a llenarse de arena y pronto se encuentra en Zárkaros; su voz era serena y de una forma que no podría explicar resultaba reconfortante, era fácil entenderle y mi mente pronto comenzó a procesar la información que él me regalaba -¿Significa que usted si ha visto un peligro en mí? A diferencia de los demás centinelas, se ha acercado…- inquirí llena de curiosidad, sabía que mi aspecto no era hermoso, que mis escamas parecían más una armadura que un anzuelo, bien podría haber pensado aquello y la verdad es que yo no le culparía por aquello. Mi voz se apagó con la suposición del elfo –La verdad no lo sé, nunca he conocido a nadie que sea parte de la guardia o milicia de Zárkaros…- me sentí apenada por lo poco que conocía a mi propia especie –A decir verdad es que a pocos atlantes conozco yo… mi vida entera ha pasado entre los arrecifes, rodeada por no más que los hermosos peses de vívidos colores que allí viven, que gentiles me compartieron su morada hace muchos años ya…-

Mi voz flaqueaba, mis piernas aún radiaban con el tono plomizo que le caracterizaba a mi cauda y mi corazón latía con fuerza, quizás fuera el elfo, más allá de él, el mero hecho de hablar con otro ser aunque no fuese de mi especie resultaba refrescante y vigorizante –Nunca imaginé a los elfos como criaturas pasionales, sino regidas solo por la razón… ¿Es solo que amas Thyris?- cuestioné afable, su mirada era curiosa, como la de su equino, quizás como la mía propia, desenado devorar Pandora a mordidas.


SamaraLitoral
avatar
Apodos : Sam
Avatar : Lauren Calaway
Habilidad : Chameleon Skin
F. Inscripción : 29/04/2017


Ver perfil de usuario
Litoral

Volver arriba Ir abajo

Re: Ciénagas y árboles (Edzard)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.