Últimos temas
» Rumor — Samara
Hoy a las 1:50 pm por Alajëa N'Ralla

» Expediente de C. Bastian {En proceso}
Ayer a las 10:28 pm por Pandora

» The Story Never Told - Élite
Ayer a las 7:39 pm por Invitado

» Death parade × Alajëa
Ayer a las 6:37 pm por Helena D. Corso

» Grey havens × Lestat
Ayer a las 6:35 pm por Helena D. Corso

» Saludos a tod@s!
Ayer a las 4:39 am por Håkon Nilsen

» Registro de Grupo, rango y habilidad
Ayer a las 1:20 am por Leucótea

» Registro de PB
Ayer a las 1:20 am por Leucótea

» ♥ I want to find you{Helena }
Mar Ago 15, 2017 11:22 pm por Helena D. Corso

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios

The smell of millions of pages...| Alice Ivanov

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The smell of millions of pages...| Alice Ivanov

Mensaje por Lynceus Bàlor el Miér Abr 26, 2017 6:49 pm

En aquellos días las altas temperaturas del verano invadía en sur de Pandora. Con el solsticio de verano también llegaban diversas festividades en las tierras del sur, pues esas razas parecían valorar más el clima cálido que en otras regiones.  Lynceus no era precisamente un fanático del calor, pues el se había criado en las montañas nevadas. Así que bajo la excusa de tener que cuidar de su salud, el alado forzó sus propias vacaciones, prometiendo que no tardaría en volver, pues aunque quisiera recorrer Pandora a todo lo ancho, sus alas eran la garantía de un viaje efímero y , si de algo aún podía presumir, era de ser uno de los más veloces en el aire de todo Pandora. Prueba de ello fue esa ocasión en la que fue capaz de huir de la fortaleza en ruinas en el desierto. ¿Quién sabe cuántas personas tendrían la dicha de haber vivido para contar que alguna vez fueron prisioneros de Yusef y lograron escapar?
Así que ahora se encontraba cruzando los cielos de Pandora, el cielo estaba despejado y oscuro. Solo la luz de la luna rebotaba levemente en sus alas, volaba tan alto que si alguien le hubiera visto desde el suelo lo habrían confundido con una de las millones de estrellas que adornaban el tenebroso manto. Su plan inicial había sido arribar a Valtesi, dado que es la tierra donde mayor diversidad hay. Los que deciden habitar ahí y no en sus respectivas regiones, es porque eligen prestar sus habilidades a cualquier persona sin importar la raza, todos están dispuestos a comerciar, se prestan al contrabando y al robo de información. Era un lugar perfecto para comenzar su búsqueda, pero Valtesi era un lugar en el que todo mundo conocía bien su rostro, y además había estado allí cientos de veces, por lo que creyó que no habría nada bueno que esa ciudad le pudiera ofrecer. Así que aceptando el reto de ir a donde las personas guardan sus artes y conocimientos con más recelo, extendió un vuelo más allá de Valtesi, hacia el noreste, Baskerville. Y es que por el momento no tenía ni la fuerza, ni las ganas, ni el humor para ir a Heindel, además daba por hecho que en Bran estaría vetado por el momento. No había otra opción, Barskerville sería su destino.
Cuando llegó la noche aún era joven, no tenía la más mínima intención de dormir aun. Así que caminó a lo largo de una hermosa calzada para llegar a la majestuosa biblioteca de Barkerville, y aunque él no era amante de los libros ni un lector ávido, aquel homenaje a la sabiduría le resultaba impresionante. Pisos y pisos repleto de estantes a los que no les cabía un libro más. Volar no estaba permitido dentro del edificio, por lo que eras eran las escaleras más largas que subiría a pie en toda su vida. Afortunadamente no tenía que subir mucho para llegar a la sección de razas. Creyó que primero debería comenzar por ahí para conocer más de su propia sangre y del mismo Ikarus. Algún secreto debía estar oculto en esos libros que, por cierto, eran muchísimos. Había un largo pasillo dedicado a los guerreros alados, claro de muchos de ellos eran inservible para sus propósitos. Así que concentrado en los títulos grabados en los lomos de los libros, iba avanzando a lo largo del pasillo, muy lentamente, alzando la vista hasta los estantes de hasta arriba y , poco a poco, se iba volviendo a mirar a los de más abajo. De vez en cuando tomaba un libro del estante, lo hojeaba un momento y volvía a ponerlo donde estaba. No daba con algo que llamara su atención, por lo que decidió abandonar ese pasillo e intentar con otro, pero no se fue sin tomar un libro que estudiaba algunas habilidades de los guerreros alados. Al hojearlo vio una sección que se enfocaba en las plumas, por lo que la curiosidad de saber si allí encontraría la razón de porqué las plumas de guerrero alado eran demandadas en el mercado negro. Cogió el libro y buscó la sección de siniestros. Sabía bien que estos guardaban bastantes secretos, y no solo eso, sino que también sabía ingeniárselas para encontrar y robar secretos de otras razas, pues algo parecido hicieron cuando el padre del titán de Heindel descubrió la fórmula que convierte a humanos en siniestros. No le fue difícil encontrar el pasillo, bastaba con echar solo un vistazo para ver el único pasillo en el que los libros parecía haber sido recuperados de un campo de batalla. Esos libros le recordaban tanto a los siniestros, maltratados, oscuros, malolientes y llenos de información extraña y sin sentido. Tuvo mejor suerte que en el bello y bien iluminado pasillo de los G.A. Los títulos eran extraños e incomprensibles, pero resultaban llamativos, como si a voces dijeran: "Quizá no encuentres lo que buscas, pero seguro que quieres saber lo que aquí pone". Lynceus no tenía la intención de quedarse toda la noche leyendo, por lo que en lugar de tomarse el tiempo de tomar algunos libros y encontrar lugar en alguna mesa para estar más cómodo, se sentó en el piso, poniendo el libro de la otra sección en el suelo, mientras tomaba un libro de siniestros y lo hojeaba con detenimiento. La noche avanzaba y el continuaba en el suelo, en medio del silencio espectral característico de aquel sitio. No muy lejos de ahí se escuchaba un ruido leve de alguien que pasaba de una hoja a otra, por lo que adivinó que no estaba solo en aquel piso.



I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: The smell of millions of pages...| Alice Ivanov

Mensaje por Alice Ivanov el Dom Abr 30, 2017 10:18 am

Aquel día Alice había tenido un día muy agitado, primero estuvo en la academia hasta pasada su hora de salida, era un buen distractor y además de ello podía aprender hechizos que no se encontraban en los libros de su madre o que eran un tanto complicados como para aprenderlos sola, cuando había llegado a casa su hermano la uso como acompañante para repartir en sus clientes los pequeños frascos con esencias de flores o plantas, muy útiles cabe decir para curación pero ella siempre tuvo otro objetivo con las plantas, un objetivo que iba por un lado perverso, algo que indudablemente no era incumbencia de nadie.

Cuando logró tener un tiempo para ella lo primero que hizo fue revisar los deberes que tenía en la academia, y mientras lo hacía cayó en cuenta de que le pedían ciertas cosas que en casa no tenía, suspiró frustrada y se encaminó una vez más fuera de casa.

La luz se había ido anunciando la llegada de una noche fresca con un poco de viento, Alice se hecho la capucha de la túnica en la cabeza y camino hacia su destino, conocía bien las calles de  Baskerville así que no se demoró mucho en llegar hasta la gran biblioteca. Cuando entró el olor de los libros inundaron con tosquedad su nariz haciéndola estornudar, sin embargo el solo hecho de pasarse horas allí, buscando y aprendiendo algo nuevo, era una delicia que no pensaba perderse por nada. Con paso pausado y nada presuroso recorrió las estanterías, sacando uno que otro libro para leer, la mayoría era para reforzar el tema tocado en la academia, buscó un lugar donde acomodarse y empezó a devorar los libros.

No se dio cuenta que había estado allí por mucho tiempo hasta que se digno a desconcentrarse de su lectura y mirar hacia los lados para caer en cuenta de que parecía que todos allí ya se habían ido. Dejó el libro de lado y sonrío, ahora sí podía ir hasta los textos que le importaban.

A la pelirroja siempre le había gustado ir a las secciones donde hablaban sobre magia oscura, no era como si los tuvieran apartados de la vista de todos pero se corria el riesgo de dar a enterar al resto sobre la naturaleza del mago, y ella siendo de una familia constituida por una bruja de magia negra alejada de ello, no quería que tacharan a su madre de enseñarle aquello a sus hijos, amaba mucho a su madre, quizás ella y su hermano eran las unicas personas a las que en verdad amaba. Mientras hojeaba unos libros sobre hechizos con aquella magia que su madre ahora tanto detestaba, escuchó el ruido en el otro pasillo, no era extraño encontrar a otros a estas horas pero no descartaba que fuera alguien con malas intenciones.

Dejó el libro con cuidado sobre los demás y ni corta ni perezosa caminó siguiendo el leve ruido, tomando sus precauciones, utilizó su mejor habilidad, la invisibilidad, y sigilosa se acercó. Encontró a un chico sentado en el suelo del pasadizo leyendo algún libro sobre razas, lo miró con atención y se fijó en las alas, ¿Qué hacia un alado en Baskerville?—¿Qué es lo qué haces aquí?—dijo mientras aparecía delante de él, una pregunta ambigua lanzada,¿lo entendería? Por qué lo que quería saber era que hacía en tierra de magos.
Alice IvanovAprendiz
avatar
Avatar : Barbara Meier
Habilidad : Invisibilidad
F. Inscripción : 17/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: The smell of millions of pages...| Alice Ivanov

Mensaje por Lynceus Bàlor el Mar Mayo 02, 2017 11:03 pm

La vista de Lynceus se volvió veloz de un momento a otro, sus ojos se deslizaban fugazmente de arriba a abajo antes de cambiar de página. Cada vez iba pasándolas cada vez más rápido, y más aún si las páginas no hablaban de algo que le interesaran. Estaba tan inmerso en el libro y su concentración era tal que llegó a parecerse a una máquina, pasando hoja tras hoja, con la misma velocidad y ritmo. Cerraba un libro y abría otro. No le gustaba leer por esa misma razón. Leía poco, pero cuando lo hacía se quedaba con la nariz metida entre páginas por largas horas, sobre todo en aquellos momentos en los que sentía que se quedaba sin tiempo y necesitaba saber más, o por lo menos tener una idea general de todo lo que no sabía. Mientras cambiaba de libro tuvo un par de segundos para reflexionar en que seguramente debió haberse mudado a Baskerville y no a Thyris, ahí por lo menos pudo haber buscado un lugar para vivir a un salto de distancia de la biblioteca. Abrió el libro y comenzó a hojearlo, si lo pensaba bien, le gustaban los libros, ellos te regalaban la información a granel, mientras que las personas filtran lo que les conviene revelar. Así fue como Lynceus fue quedándose detrás de un par de altas pilas de libros, sin parar un momento, seguía hojeando, pasaba una página, y otra, y otra, y otra, y otra… “¿Que es lo haces aquí?
La voz femenina que sonó delante de él truncó el pacífico pasar de hojas, convirtiendo aquel movimiento silencioso y discreto en una ventisca violenta, el alado se sobresaltó tanto que no pudo evitar batir sus alas, como lo había hecho cientos de veces en el pasado, para huir de los desastres que él mismo ocasionaba. Lo había hecho tantas veces que ahora lo hacía por instinto. Bastaba un abrir y cerrar de alas para despegarlo un par de metros del suelo, pero sus alas totalmente abiertas apenas cabían en el pasillo, y la corriente que generaba era suficiente para hacer tambalear los pesados estantes y enviar por los aires los libros que había colocado en el suelo. Lynceus se llevó un segundo susto al ver los estantes tambaleándose. Volvió al suelo tan rápido como le fue posible y apoyó su hombro contra el librero para frenar su bailoteo, e hizo lo mismo con el que estaba en frente. Lynceus suspiró profundamente, el alma le había vuelto al cuerpo. Se incorporó, extendiendo sus dos metros de altura y replegando sus alas tras su espalda, mirando hacia abajo, altivo y molesto, a la joven autora de aquel desastre. -¿Es que quieres matarme de un infarto?- reclamó a la joven en un susurro que parecía como si gritase en voz baja. El alto joven se posó sobre su rodilla para encorvarse sobre el suelo y recoger los libros que había regado.- ¿Qué otra cosa podría haber estado haciendo? Leía, es obvio.



I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: The smell of millions of pages...| Alice Ivanov

Mensaje por Alice Ivanov el Mar Mayo 09, 2017 1:10 pm

La muchacha se sorprendió cuando el contrario extendió sus alas haciendo que todo en aquel pasillo se moviera, ella se tapó instintivamente el rostro para protegerse mientras daba algunos pasos atrás y caía sentada al suelo cuando se tropezó con algunos libros que habían caído. Eso la enojo, siendo notable en su expresión, pero se puso de pie con rapidez, no quería que algo la golpeada o le cayera encima, se alejó algunos pasos del pasillo para no hacerse daño y admirar  aquella escena que hizo que su expresión se relajarse y divertida observara lo ridículo de eso, el joven parecía en un gran aprieto tratando de que controlar la situación.

—¿Tanto te he sorprendido como para que armes todo este bullicio? —dijo cuándo el alado había controlado la situación, y la mirada que él le lanzó, a cualquiera hubieran hecho correr, pero la pelirroja no dejo de sonreír burlona, sin embargo, cuando el joven se puso de pie y se acercó, inconsciente, Alice retrocedió un par de pasos—Creo que no has comprendido…—se hizo un lugar para pasar y curiosear entre los libros que él leía. Eran Libro sobre razas, nada que le importe, aunque les había dado una leve ojeada a todos, no les llamaba la atención ya que Alice no tenía ninguna intención de saber nada sobre las demás razas, incluso solo se le daba por tener contacto con magos que practicaban la magia que ella hacía.

Se volteó para mirarlo bien, a pesar de que al principio no tuvo interés por él, la curiosidad poco a poco se abrió paso en su interior. Cruzó sus brazos con altanería mientras lo miraba de pies a cabeza—¿Qué es lo que haces por aquí, en Baskerville? ¿Acaso te gusta estar rodeado de magos y brujas? — pregunto con un poco de burla—. Como sea, no tienes por qué decírmelo si no quieres, de todos modos, ya me iba. ¡Ah!, si quieres leer algo interesante, puedes ir hasta donde está la sección de magia oscura, no creo que las razas te interesen tanto, pero algo como lo que te digo, puede llegar a ser muy útil—señaló el pasillo enorme que estaba casi al final, le sonrió de medio lado, supo que el joven haría lo dicho, había algo en él que le decía que cosas así le llamaban la atención, el destello en sus ojos era igual que el de ella
Alice IvanovAprendiz
avatar
Avatar : Barbara Meier
Habilidad : Invisibilidad
F. Inscripción : 17/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: The smell of millions of pages...| Alice Ivanov

Mensaje por Lynceus Bàlor el Vie Mayo 12, 2017 5:54 pm


The smell of millions of pages
Lynceus & Alice» Biblioteca » Baskerville » Noche
El joven se limitò a mirarla un par de segundos con el ceño fruncido sin responder a la pregunta, en lugar de eso, él continuó recogiendo los libros regados. Indignado y sin mencionar palabra pretendía no escuchar lo que decía, pero en cierto momento debió prestar atención. Se percató que la joven también levantaba un libro del suelo y lo hojeaba, aunque sin mucho interés en lo que ahí se encontraba. Eso no le sorprendió al alado. Era evidente que los intereses de ella estaban muy lejos de los de él, así que sin despegar los labios comenzó a meter los libros en los lugares que les correspondía entre los estantes. En ese momento había decidido que era el momento justo para ir a buscar un sitio donde cenar y dormir. Su gran estatura le permitía reacomodar los libros en los estantes más altos con facilidad, estiraba los brazos y en un dos por tres ya todo estaba como si nada hubiese pasado. Al bajar la mirada notó como la joven lo miraba de pies a cabeza, no había error, no podía pasar por alto ese movimiento de cabeza tan obvio. Lynceus se paró de frente a ella.
-Pues yo no estaba rodeado de ninguna bruja hasta que tu llegaste.- dijo mientras la miraba.- No se trata de si me gustan los magos o no.- terminó las últimas palabras con tenue. Justo cuando él iba a aprovechar la situación para preguntarle a la joven si conocía algún buen hostal, ella le hizo una sugerencia que no pudo ignorar, pero se lo pensó dos veces. La pausa de reflexión se hizo evidente mientras permanecía parado como una estatua, sin quitar la mirada de aquel lugar que señalaba la bruja. Y es que, por una parte entendía bien que por más que él renegara de su naturaleza, él era un ser de luz, así fue desde el momento en que abrió los ojos por primera vez y nada podía hacer para cambiarlo. Sin embargo, no podía negar que algo lo intrigaba demasiado, y es que ya había tenido un encuentro serio y peligroso con la oscuridad, y además dicho encuentro había dejado marca en él, y sí, le preocupaba, porque no podía estar seguro si aquello solo le volvió el cabello de rubio a castaño e hizo apagar la luz de su daylight. Si en algo pensaba mucho antes de irse a la cama desde ese momento en Bran, era el temor de que hubiesen dejado alguna marca mortal en él, alguna especie de maldición. Debía averiguarlo, y de alguna manera aún se mantenía optimista, creyendo que quizás al tratarse de Vlad, él quizás habría hecho abrir algún candado en él, que le separase de la luz y le ofreciera un nuevo camino. Pensando en eso y decidiendo que no tenía nada que perder, encaminó sus pasos hacia aquel lugar. Había cambiado sus planes de irse a dormir, en lugar de eso se dejó llevar por la curiosidad, no le importó lo que la chica pensara de verlo dirigirse al lugar señalado apenas se lo hubiera sugerido. Así que sin más recorrió el pasillo como había hecho con el anterior. De todo lo que ahí había, no sabía qué libro tomar. Cada título parecía ser demasiado específico, pues él realmente no sabía que buscaba y los deseos de irse a cenar volvían. Ahí permaneció un cuarto de hora más, mirando los títulos, con la barbilla en alto y el cuello estirado, con las manos en la cintura.  




I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: The smell of millions of pages...| Alice Ivanov

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.