Últimos temas
» II Misión de Davy Jones × Ptalka Fo'Gnir & Samara
Hoy a las 5:53 pm por Tarik Ahmed

» Saludos a tod@s!
Hoy a las 3:26 pm por Håkon Nilsen

» El pasado es pasado (Lena)
Hoy a las 11:57 am por Flox A. Kraus

» Comics Leyends ||+18|| cambio de botón
Hoy a las 10:45 am por Invitado

» ♚CHECKMATE♟ - Yaoi +18 [Cambio de botón estático]
Hoy a las 7:50 am por Invitado

» Grey havens × Lestat
Hoy a las 1:21 am por Lestat De Lioncourt

» Noche Inusual {Priv Håkon}
Hoy a las 12:18 am por Lestat De Lioncourt

» Petición de Rol
Hoy a las 12:11 am por Ptalka Fo'Gnir

» ♥ I want to find you{Helena }
Hoy a las 12:07 am por Ptalka Fo'Gnir

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios

«The story of the silent madness» Nikola

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

«The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Gabriele B. Reinhard el Mar Abr 25, 2017 12:24 pm

Mis pies descalzos han degustado la exquisitez del pasto, la dulzura del rocío condensado en elegantes gotitas heladas. La tierra ha estado moviéndose y sigue moviéndose bajo mis plantas, compartiéndome su vitalidad y relatando secretos que sólo he de conocer en la locura. Mis rodillas desgastadas se quejan por mi escaso peso que han tenido que soportar durante largas horas, sin ningún tipo de movimiento que aliviaran brevemente la carga al distribuirla. Traté de no pensar en mi vida, de permanecer petrificada en mente como lo he estado en cuerpo toda la noche. Pero comencé pensando en las sensaciones, disfrutando de la naturaleza que tengo permitido degustar y luego hice énfasis en la compañía, en la servidumbre que me vigilaba incansablemente, entre temerosa de una muerte repentina y más acobardada aún por la idea de ceder a la demencia. Si supieran que escucho el cuchicheo de conversaciones secretas, que veo en ellos las intenciones de aquellos que me traicionaron, no temerían a la locura, sino a mi ira y a mi lucidez, a todo lo que he aprendido en silencio y que los condena a todos por igual. Así terminé pensando en que tiempo atrás esta locura me fue impuesta y después en todo lo acontecido, en cada traición y cada palabra que marcaría mi destino como la loca del pueblo.

Sé que estás ahí, Mircea, observándome. Sé que te has estado preguntado si la muerte me ha abordado de pie, que si me ha dejado como estatua, fijando mis articulaciones para no desplomarme sobre el suelo. Tú más que nadie debiste escucharme antes de creerme enferma, tú eras el único que debía reconocer mi salud sin ser yo quien hablara de ella. Pero no lo sabes y te niegas a saberlo. Los locos siempre se llamarán cuerdos y los cuerdos siempre querrán alcanzar la locura sin ensuciarse las manos. Sabes que yo no tuve otra opción y que mi mente frágil no puso nunca reparos en entregarse a lo que por mi edad se espera. Por eso me crees cuando me echo a correr, cuando mis piernas huyen desesperadamente de la mansión en que han encerrado mi cuerpo viejo. Por eso sabes que en algún momento he de detenerme, de manera súbita y por completo, que pasaré horas mirando la nada hasta que, sosegada por las amorosas palabras del viento, dé la media vuelta y regrese a mi residencia, sin mirarte, como si no existieras. Pero todavía falta para que desee volver. Aquí permaneceré un poco más, en silencio, con mi soledad mancillada.


avatar
Apodos : Señora Bohm, Madame
Avatar : Eveline Hall
Habilidad : Aura control
F. Inscripción : 23/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Nikola Tesla el Vie Abr 28, 2017 11:20 pm

Los magos son criaturas curiosas, en los días en los que las nubes cobijan el cielo de Pandora disfruto de acercarme a su asentamiento solo para poder ver las interacciones entre ellos, cerca de las arboledas de su territorio he llegado a ver algunas mujeres que se hacen llamar brujas verdes, respetuosas de la naturaleza, pero no por ello menos peculiares…

La mañana había amanecido con una lluvia torrencial que se perdía en el gris horizonte, lo que hacía obvio que no saldría el sol y que me encontraba seguro de sus abrasadores rayos, pintaba para ser un día perfecto para una expedición a Baskerville, “El perfecto lugar para buscar alguna incauta que llevar al lecho, en el mejor de los casos por voluntad propia” una sonrisa se dibujó efímera en mi rostro, acentuando unas arrugas que ya se habían arraigado a mi piel cuando Helena me transformó en lo que ahora soy, para desvanecerse finalmente. Desde hacía muchos años la alegría se había transformado en algo ajeno a mí y aún en mis momentos de alegría, había algo de tristeza en ellos…

Busqué cobijo bajo los árboles de coníferas perenes de Baskerville, acunándome en una rama de uno de los más viejos de la zona; cerrando los ojos y dejando que el oído fuera el que me alertara de la presencia de alguien, con suerte una doncella a la que pudiera mancillar; quizás antaño fui respetable, quizás hasta honorable, pero de esos tiempos lo único que me queda es un cúmulo de papeles escritos donde se asentaban las patentes de mis inventos y un cajón lleno de polillas que destrozan los últimos recuerdos de una vida mortal.

De pronto escuché unos pasos ligeros, abrí los ojos pero no me inmuté, era una mujer, podía determinar aquello por su olor, el sonido de sus pies contra las hojas secas me hacía pensar que se encontraba descalza, característica que llamó mi atención; me acerqué al lado norte del árbol buscando la silueta de la que provenía aquel festín de sentidos hasta encontrarme con una dama de edad avanzada que era custodiada a la distancia por un par de jóvenes mozos; no era ni remotamente lo que tenía en mente cuando puse un pie en Baskerville, sin embargo resultaba interesante de una forma completamente distinta…

Bajé del árbol en total silencio y me acerqué a la mujer que se encontraba absorta en sus pensamientos, desee tener el don de la telepatía, pero me remití a observarle simplemente, era delgada y sus extremidades lucían frágiles, me hicieron pensar en cómo hubiera sido mi vida de haber llegado a la edad que ella ostentaba… Poco a poco me acerqué a ella, en un ángulo tal qué me permitía quedar a su vista, pero no a la de sus guardianes, no terminaba de entender porque ella necesitaba esa clase de seguridad.


Última edición por Nikola Tesla el Jue Jul 20, 2017 10:04 pm, editado 1 vez



Pigeon:

Della Rovere:

Nikola TeslaNeófito
avatar
Avatar : Michael Fassbender
Habilidad : Velo Tenebroso
F. Inscripción : 13/04/2017


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Gabriele B. Reinhard el Sáb Mayo 06, 2017 9:52 pm

La tranquilidad de este bosque se ha encargado de cegarme, Mircea. He contado los minutos que he permanecido consciente y me olvidé de aquellos en los que mi mente ha viajado lejos de ti, porque recordemos que no te quiero ver. Recordemos que añoro tiempos gloriosos, esos que en el presente me han coronado como una mujer insana y que ahora me condenan a un encierro, a una supuesta libertad que me tiene con los pies atados. Si tan sólo recordaras que fui yo quien vio nacer a esos miserables que llamamos La Orden, que tuve parte importante en la creación de ese imperio que ahora derrochan con la confianza de un rey impedido por la morbidez de un peso excedido y la pereza de los territorios ya ganados. Yo fui una gran bruja y todo eso que logré conseguir dentro y fuera de Pandora me fue arrebatado por cobardes. Tú antes eras mi mano derecha, antes cargabas con toda mi confianza y mirabas con desagrado a todos los que me condenaron, pero te dejaste convencer por una mentira que luchas por creer. Luchas por creer en eso, sí. Yo lo sé, Mircea, por eso tienes miedo de mí, porque jamás fui un libro abierto, porque lo que alguna vez te revelé ha sido vedado ante tus ojos.

Oh… Crees que no te he escuchado, que has pasado por alto y que no sé que estás ahí. Dime quién eres, extraño, déjame verte bien. Ya te has aproximado a mí lo suficiente para quedar atrapado en mis redes. De mí no puedes escapar, pero no temas. Esta anciana no te hará ningún daño. Anda, dejaré que veas un poco de mi lucidez, pero tan solo un poco, para que puedas acercarte a mí sin miedo. No sé quién eres ni conozco tus intenciones y ya quiero sostenerte como una liebre. No me asustas, ¿lo sabes? Tu juego de sigilos y silencios me pasa por alto, no me interesa. Quiero saber qué haces aquí, en el bosque, en mi campo. ¿Te preocupa Mircea? Bien. Lo alejaré para ti. Por eso estoy alzando mi mano contra él y por eso he lanzado energía en contra suya. Un destello plateado como mi cabello que lo deja tumbado e inconsciente. Ahí donde está no nos molestará. — Sé que estás ahí — Te llamé con mi voz melodiosa, aquella que puedes encontrar en cualquier anciana de este mundo. Pero no te confundas, la dulzura y la tranquilidad con la que te llamo puede volverse en contra tuya si me haces daño.


avatar
Apodos : Señora Bohm, Madame
Avatar : Eveline Hall
Habilidad : Aura control
F. Inscripción : 23/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Nikola Tesla el Lun Mayo 15, 2017 4:55 pm

Sin duda alguna era más poderosa de lo que pretendía aparentar aquella mujer, y no tuvo reparo en dejar inconsciente a aquel pobre diablo, lo que hablaba de una naturaleza más oscura que las de las brujas verdes a las que disfrutaba visitar…

Su voz era calma, con el ojo de un huracán de destroza todo a su paso y sin embargo en su corazón posee parsimonia, en resumen aquella mujer era como un rompecabezas que me reclamaba ser ensamblado; evidenció mi presencia a pesar de que yo no la había ocultado de ella, y sin embargo comencé una marcha lenta pero constante –No me escondía señora…- mi voz permanecía calmada y sin entonación, ante mis ojos se mostró postrado al amigo o enemigo, lo desconocía, pero parecía una contradicción lo que acababa de ver, el destello de luz que de ella emanó y el final que aquel tuvo…

Guardé las manos en los bolsillos del pantalón y dibujé mi mejor sonrisa en los labios, si se trataba de cortejar a una mujer sabía que era lo que debía hacer, pero con ella era distinto, ella no era alguien que quisiera llevarme a la cama, no digo que me molestara su edad puesto que Helena era mucho más vieja que ella, pero era algo completamente distinto, la inmortal era una efigie de carnal belleza, por el contrario la mujer que ahora podía ver… Bueno, no lo era.

“¿Sabía ella lo que yo era?” no tenía certeza de aquello, pero algo en mi interior me dictaba que ella había vivido demasiado y en ese viaje se había topado con más criaturas de mi naturaleza “¿Qué es lo que yo puedo provocar en ella? Quizás repudio, tal vez miedo…” era un misterio esa mujer y moría por desentrañarlo –No creo que el chico se sienta bien después de lo que le ha hecho…- mofé un poco, tratando de aliviar la pesadez de un encuentro incómodo.


Última edición por Nikola Tesla el Jue Jul 20, 2017 10:05 pm, editado 1 vez



Pigeon:

Della Rovere:

Nikola TeslaNeófito
avatar
Avatar : Michael Fassbender
Habilidad : Velo Tenebroso
F. Inscripción : 13/04/2017


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Gabriele B. Reinhard el Sáb Mayo 20, 2017 12:25 am

No pasé por alto la palidez de tu rostro aunque el velo de la noche se ciñera sobre nosotros. No es común ver a los tuyos vagar por esta zona de Baskerville, pero mi gente siempre los ha recibido bien y siempre han sentido una profunda admiración por toda su existencia. Sé lo que eres. Si no por el modo en que tu piel enmarca tu mirada profunda, será por tu energía. Así que esperé a que terminaras de acercarte a mí, porque mi intención, extraño, es estudiarte y encontrar en tu persona todos los detalles del mundo que me he perdido hasta ahora. Tú podrías consumir mi sangre, pero yo consumiré tus secretos.

Si me preguntas cómo me siento ante tu presencia, te diría que no me molesta en lo absoluto. Sé que eres veloz y más si apostamos contra mis movimientos, lentos ahora por el paso del tiempo, sé también que tu raza poco se controla a sus instintos. ¿Escuchaste alguna vez de una mujer, inmortal como tú, que se alió con los lobos? Lo sé por rumores y me parece difícil de creer. Un modelo a seguir para ti, si me lo preguntas.

Miré a Mircea de soslayo, pretendiendo que no recordaba haberle hecho ningún daño y, por lo tanto, fingiendo no haber reparado en su estado. Sí, ahí está, tirado, levemente herido por lo que hice, pero, extraño, no nos debe importar. — Ya se habrá acostumbrado — Respondí con soberano desinterés. Era verdad. ¿Cuántas veces no lo habré atacado y cuántas veces no me he refugiado en mi demencia para excusarme? Él de verdad cree que estoy enferma, por eso no guardará ningún rencor hacia mí. Él cree que de verdad soy incapaz de controlarme, que en mi cabeza hay más de una voz susurrando sinsentidos y órdenes extrañas. — Has pisado algo, ¿te limpiarás los pies? — Volví a hablarte, extraño. Puede que mi pregunta te sea rara y carente de sentido, pero escucha bien la voz de un loco, pues lo más sensato que escucharás por estos lugares.


Última edición por Gabriele B. Reinhard el Jue Jun 08, 2017 12:07 am, editado 1 vez


avatar
Apodos : Señora Bohm, Madame
Avatar : Eveline Hall
Habilidad : Aura control
F. Inscripción : 23/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Nikola Tesla el Dom Mayo 21, 2017 12:04 am

Reí abiertamente ante la respuesta ajena y por un instante me sentí mal por el pobre diablo que cuidaba a la dama de cabello cano, sin saber a ciencia cierta cuantas veces le hubiera pasado antes como para demeritar la importancia de haberle dejado inconsciente, ella me comenzaba a gustar, tenía un sentido del humor muy parecido al mío, ácido y negro, plagado de un sarcasmo que hacía creer ingenuidad… -Apuesto a que si lo ha hecho, y aun así sigue a su lado mi señora, algún interés debe tener el joven en usted y podría asegurar que no es superfluo en lo absoluto…- no terminaba ni bien mi frase cuando la sonrisa ladina se dibujaba en mi rostro “Sin duda yo habría sido como ella si el tiempo hubiera continuado su marcha dentro de mí…” meditaba al tiempo que le contemplaba con admiración.

Mis ojos llevaron su mirar hasta mis pies solo para cerciorarme de no haber pisado nada, me jactaba de mi buen uso de los sentidos como para cometer un error tan garrafal y no pude evitar sonreír a medias mientras buscaba el rostro anciano de nueva cuenta –Los limpiaré- respondí por reflejo, por educación, porque a pesar de que era más joven que yo, me incitaba ese respeto que las personas se ganan a través de los años.

–Mi señora, permítame presentarme… soy Nikola, a vuestros pies- extendí mi mano hasta ella, sabiendo que el mero roce de su calidez con mi piel gélida le daría certeza de mi naturaleza, podría ver si conocía seres como yo, si les temía o respetaba, era una forma llana de conocer de ella más que a través de las palabras, de la ambigüedad del idioma, el cuerpo por el contrario tiende a demostrar de una forma más visceral las reacciones innatas.


Última edición por Nikola Tesla el Jue Jul 20, 2017 10:06 pm, editado 1 vez



Pigeon:

Della Rovere:

Nikola TeslaNeófito
avatar
Avatar : Michael Fassbender
Habilidad : Velo Tenebroso
F. Inscripción : 13/04/2017


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Gabriele B. Reinhard el Sáb Mayo 27, 2017 10:39 pm

¿Sonríes? Mi rostro está plagado de una seriedad absoluta, hace años que no se encuentra ninguna expresión en mi rostro y tú solamente sonríes. Es extraña y engañosa esa libertad de la que haces gala, pero yo veo tus cadenas tatuar tu piel marfileña. Los inmortales suelen reflejar el abismo en sus ojos, un abismo vacío, pero tú estás lleno de congojas. Esas marcas en tu piel, arrugas que murieron jóvenes, me contaron tus secretos hace apenas unos minutos. Pero… ¿conoces tú los míos, extraño? ¿Sabías mientras caminabas que vendrías a parar en mis dominios y que los dominios de un enfermo abarcan de aquí al horizonte y hasta su opuesto? Creo que no. — Llaman a eso cadenas, supongo. — Respondí escuetamente a tus palabras, sin necesidad de dar ningún detalle salvo lo oculto en mis alusiones, como si estuviera yo exenta de este mundo que se creó desde antes de que tu raza pudiera reptar estas tierras.

Asentí de acuerdo a tu respuesta y como si tu aliento me hubiese devuelto a la vida, dejé atrás mi actitud de estatua para ceder a mi cuerpo la navegación en nuestro alrededor. Miré aquí y allá, olvidándome de ti, pobre, tratando de reconocer este bosque, mi refugio de años. Y cuando me extendiste tu mano a mí con ambas mías acuné la tuya como si fuese un ave lo que sostuviera y te miré fijamente a los ojos, buscándote, aún con aquella seriedad en mi rostro inmutable. — No estás a mis pies. Estás muerto, como yo, y los iguales beben juntos. — Repliqué y al soltar tu mano di media vuelta. Moverme de mi sitio fue bien recibido por mis rodillas, quejumbrosas al principio, pero buenas ayudantes conforme fui alejándome de aquel lugar. Tú debes seguirme y espero que lo hagas, mi estimado Nikola. Limpiarás tus pies en mi morada, beberás conmigo también. Entonces, en el refugio en que se torna mi mansión ante la ausencia de Mircea, conocerás mi nombre. No antes. Aquí afuera, extraño, estoy desvalida. Allá, los hombres que me dieron muerte deberán temerme.


Última edición por Gabriele B. Reinhard el Jue Jun 08, 2017 12:07 am, editado 1 vez


avatar
Apodos : Señora Bohm, Madame
Avatar : Eveline Hall
Habilidad : Aura control
F. Inscripción : 23/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Nikola Tesla el Lun Mayo 29, 2017 10:49 pm

“Cadenas.” Hacía tanto tiempo que las llevaba conmigo que ya eran parte de mí, y sin embargo no entendía como alguien más podía verlas, eran daños que poco a poco me habían transformado en lo que ahora era, bueno o malo, solo yo… Y ahora esta anciana era capaz de verlas con tal claridad que hizo helar mi espalda como si un rayo la hubiera recorrido; pero nada me prepararía para lo que a continuación acontecería.

Lo que comenzó como un saludo protocolario, cortesía pura, de esa que existía cuando mi corazón aún latía pronto se transformó en una declaración, ella conocía a los de mi especie, puesto que muerto era el calificativo que mejor podría definirnos, empero no lograba entender cómo es que ella se consideraba muerta, a pesar de que la muerte tiene innumerables manifestaciones y cualquiera puede pasar por ella sin tener que dejar de existir.

El que nos considerase iguales era de la misma forma desconcertante, en mi experiencia o nos consideraban una paria o seres superiores, pero nunca iguales, no era algo que mereciéramos por derecho, era un privilegio que habíamos perdido junto con nuestro último soplo de vida.

Me ensimismé tanto en aquellos pensamientos superfluos, vanos, inertes… Que me costó darme cuenta de que ella ahora me daba la espalda y comenzaba un peregrinar lento pero continuo, adentrándose a la región de Baskerville, dejando atrás las arboledas que servían de frontera… De manera autómata mis pies empezaron a seguirle, como si por grilletes se encontraran conectados, en sepulcral silencio, puesto que ahora no encontraba palabras lo suficientemente elocuentes para una mente tan oscura, retorcida, misteriosa como la que tenía delante de mí… Dejando atrás el cuerpo inconsciente de quien le acompañaba otrora.


Última edición por Nikola Tesla el Jue Jul 20, 2017 10:07 pm, editado 1 vez



Pigeon:

Della Rovere:

Nikola TeslaNeófito
avatar
Avatar : Michael Fassbender
Habilidad : Velo Tenebroso
F. Inscripción : 13/04/2017


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Gabriele B. Reinhard el Miér Mayo 31, 2017 11:32 pm

No llenes mi espacio con tus silencios, Nikola. Mientras andamos, el césped susurra las crónicas de esta arboleda y el viento canta, no para nosotros, sino para acompañar la solemnidad con la que tú y yo debemos escuchar. Pero yo he escuchado durante mucho tiempo estas historias, me las sé al derecho y al revés, pero jamás fui capaz de convertirlo en las palabras con las que nosotros los mortales e inmortales conversamos. Ese hombre que me viste atacar soñará con historias que tú no debes escuchar, pues no has venido a escuchar, ¿no es así? Seguro llegaste por cualquier otra cosa, para saciarte o para seducir jovencitas en esta región. Oh, cuando el tiempo se detiene uno puede dedicarse a esas cosas, ¿no lo crees? Persigue la juventud, Nikola, cuando hayas de dejado de pisarte a ti mismo.

¿Todavía conservas la lengua? — Te interrogué al acercarnos al patio de la mansión, a ese acceso por el que había escapado de mi encierro. Puede que el edificio que ves concuerde con mis vestiduras, pero no con mi mente. No te preocupes. Hace horas dejé bien escondida, antes de salir, mi cordura. Por aquí la dejé, no recuerdo dónde. Pero no te dejé ver nada de esto, en cambio te conduje por el exterior de mi casa con la fluidez que el viento posee al conocer bien la solución a un laberinto. No vayas a pensar tampoco que te he traído a una trampa ni que soy yo una araña hecha humana, no. Aquí las paredes no hablan, este es mi Pandora.

¿Qué bebes? — Volví a interrogarte. Te traje por fin a nuestro destino, a una sala atemporal en donde antaño tuvo lugar un sinfín de reuniones de los oscuros más temidos de esta región. ¿Ves ese piano de ahí? ¿Y ese violín que luce esplendoroso en su vitrina? ¿Ves todos los muebles, todos atemporales y cuidados como si tú y yo nos hubiésemos transportado a otra época, a tiempos gloriosos? Pues este es mi verdadero santuario, mi burbuja. Aquí te miré, Nikola, dueña de mi propia mente, luciendo una sonrisa lúcida en mis labios mientras sostenía una botella de brandy y el vaso que estaba destinado para mí. No te molestes si me doy prioridad, será que aún espero tu respuesta. Claro, espero también las preguntas que quieras hacerme o el silencio que hayas arrastrado hasta aquí. No te preocupes por Mircea, él sabe volver y lo hará en unas cuantas horas, lleno de ramitas y sucio por la espalda.


Última edición por Gabriele B. Reinhard el Jue Jun 08, 2017 12:06 am, editado 1 vez


avatar
Apodos : Señora Bohm, Madame
Avatar : Eveline Hall
Habilidad : Aura control
F. Inscripción : 23/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Nikola Tesla el Dom Jun 04, 2017 2:30 pm

Podía observar el cabello cano de la mujer mecerse frente a mí, no había palabras que pudiera espetar para romper el hechizo en el que me encontraba inmerso; parecía irónico, pero en tantos años viviendo dentro de Pandora, nunca me había pasado por las callejas de Baskerville como ahora lo hacía, a la luz opaca de la tarde que vaticinaba lluvia y el ocaso que era el preludio de la noche; sin la guardia alta y sin buscar una víctima para saciar mis necesidades esa noche; ahora por el contrario me encontraba calmo, curioso como un chiquillo que entra al escondite ajeno y con una sensación de familiaridad que nadie en toda la isla había logrado regalarme.

Mis ojos buscaron la mirada ajena ante las palabras que rompieron el ceremonial silencio que nos rodeaba, la calles de la ciudad carecían de bullicio y era solo el viento quien nos acompañaba con una lastimera sinfonía –Si mi señora… sana y salva-; ahora que lo meditaba a esta mujer a quien le había confiado mi nombre, no me había devuelto la cortesía, pero no sabía si este hecho había sido intencional o furtivo, o un simple descuido de a quien la edad comienza a mermar el pensamiento… -Es solo que este lugar es…- las palabras se esfumaron al entrar a la morada ajena.

Aquel lugar era una reminiscencia de mis mejores años, cuando fingí mi muerte y me dediqué a los placeres más banales, a las riquezas más absurdas y el despilfarro en lujos de los que esta mansión estaba llena. Pronto me absorbió un cuadro que se encontraba colgado sobre una vitrina de impoluto vidrio; era la conmemoración a la vida, y justo en medio de esta lúgubre habitación era la ironía perfecta; no sabía porque había entrado a este lugar y mucho menos si saldría con vida del mismo, pero hasta ahora el precio valía la experiencia.

Le miré con complicidad cuando me preguntó sobre mis hábitos de bebida, me eran tan obvios como para ella, pero en esta ocasión era la mujer la que hacia ostento de la cortesía, cosa que entendí pronto cuando vi la botella de Brandy colgando de su mano –Lo mismo mi señora… si pudiera ser en las rocas- sonreí agradecido; la mirada ajena lucía distinta, no sé si era la luz, el lugar o había algo más que había hecho virar esa forma de mirar.

Agradecí tomando el vaso y recorriendo con la mirada aquel lugar, inspeccionando detalle a detalle el majestuoso museo en el que ella vivía –Un lugar así debe ser hogar de reuniones de intereses mayores, ¿No lo es así mi señora?- le miré con la misma sonrisa que no había logrado borrar desde que ella me hubiera preguntado que deseaba beber –Por cierto, creo que he olvidado su nombre…-


Última edición por Nikola Tesla el Jue Jul 20, 2017 10:07 pm, editado 1 vez



Pigeon:

Della Rovere:

Nikola TeslaNeófito
avatar
Avatar : Michael Fassbender
Habilidad : Velo Tenebroso
F. Inscripción : 13/04/2017


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Gabriele B. Reinhard el Jue Jun 08, 2017 12:06 am

Ojalá pudieras comprender, querido Nikola, que lo que ves ahora se convirtió en un refugio por cuanto nadie más puede comprenderlo. Las personas que han pisado mi mansión la contemplaron como un tesoro del pasado, una antigüedad cuya historia podía ser representada de mil y un modos a través de relatos que bien eran ciertos o se convertían en meras representaciones de lo fantástico y ficticio. “Este lugar es…” el pasado. ¿Lo ves? Está en ese cuadro que te has detenido a observar, está en la alfombra sobre la cual caminas, incluso en los cristales de los que beberemos. Tú eres inmortal, pero deberás demostrarme que ves lo mismo que yo veo y tengo aquí. Si estoy en lo correcto, hablaremos de tus pies y de lo que has pisado.

En las rocas será — Respondí cumpliendo tu capricho. Un vaso de brandy en las rocas fue lo que serví para ti y lo que te entregué. La comodidad es importante, mi querido invitado. No temas. Sé que pensarás que te he atraído a una telaraña, que tienes la leve sospecha de que te mostraré mi verdadero ser y que ese verdadero ser es una bestia, indigna de existir en otro espacio fuera de este. Si quieres temerme, adelante. Aún no te he dado motivos para hacerlo, pero me facilitarás las cosas si llegas a equivocarte. Por ahora nada de eso es verdad. Te he dicho que tú y yo somos iguales, mas no te confundas. Tú eres inmortal, lo sentí al tocar tu mano, al mirar la palidez de tu rostro, tú vives de la sangre, de la ingenuidad de las criaturas de Pandora. Yo no. Aquí he de confesar que he robado alguna vez la energía de otros, algunas ocasiones hasta arrebatarles la vida, pero es una tarea complicada, muy distinta a lo que está ocurriendo en esta sala. Han sido, en pocas palabras, ocasiones especiales, víctimas que no llegaron a ver este espacio al que te he traído.

Fuera de aquí, todos lo hacen — Me refiero a mi nombre, por supuesto. Éste es el único sitio en Baskerville en donde mi nombre está relacionado a un rostro que no es condenado ni tergiversado a conveniencia. — Hace tiempo que mi hogar no es tomado en cuenta para dichas reuniones. Demasiados años, los suficientes para que las nuevas generaciones desconozcan a quién pertenece el nombre Gabriele Reinhard. — Te expliqué brevemente al tiempo que me apoderaba de mi sofá predilecto y te invité con un gesto a acomodarte en donde mejor te apeteciera. — Y apuesto a que los años son igualmente crueles con ustedes los inmortales. Dime, ¿conoces tú el olvido, Nikola?


avatar
Apodos : Señora Bohm, Madame
Avatar : Eveline Hall
Habilidad : Aura control
F. Inscripción : 23/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Nikola Tesla el Mar Jun 13, 2017 10:38 pm

Escuché a la mujer al tiempo que le observaba servir el licor en el vaso old fashion que se encontraba parcialmente lleno de hielo para indicarme con un ademán despreocupado que me sentase donde mejor me acomodara; dudé un instante para decantarme por el sillón individual que resultaba frente a ella, sin perderle la vista, no era miedo, tampoco precaución, era más bien una genuina admiración de la forma en la que llevaba su edad y enmarcaba su rostro en aquel cabello cano que tantas historias invitaban a ser escuchadas.

Pronto respondió a la cuestión que otrora le había inquirido, curiosidad quizás, en saber su nombre podía decirme muy poco a mí que a pesar de las décadas que había pasado en las tierras de Pandora sabía tan poco de sus habitantes y de las revueltas que allí se gestaban, era más la atención para la dama, inherente a mi persona, a mis costumbres y vieja educación; pronto hizo una pausa más yo no atiné a dar una respuesta adecuada, yo sabía bien lo que era el olvido, inclusive la omisión dolosa por meros fines lucrativos.

-Hace muchos años que vivo yo en estas tierras mi señora y quizás mi desconocimiento de vuestra morada o apellido no os sorprenda, me he mantenido más como un ermitaño… Sin embargo debo deciros que el olvido no es siempre un mal compañero…- me detuve un instante, esperando una reacción, aprovechando el instante para probar el licor mecía los hielos dentro del vaso; de manera abrupta, casi inconsciente, mis ojos se posaron sobre los opuestos, no sabía a ciencia cierta cuales eran las cualidades que un mago podía poseer, pero estaba casi seguro que la telepatía no era una de ellas, así que la frase que ahora emanaba de los labios ajenos resultaba un inevitable déjà vu –No sé si lo sea así para todos los de mi raza mi señora, pero debo deciros que fue peor para mí dentro de los que yo consideraba mis iguales antes de que la sangre dejara de recorrer mis venas…- era probable que ella nunca hubiera tenido conocimiento sobre mí, y que aquella paradoja no le resultara más que un eufemismo, quizás hasta un narcisismo de mi parte, pero por vez primera me estaba sincerando con alguien respecto a ese tema.

-Parece que conoce a los inmortales mejor que yo mi señora…- en realidad poco era lo que yo había interactuado con ellos, salvo por Della Rovere desde luego –El olvido parece ser lo que menos les importa a los que tienen el tiempo como para reinventarse…-


Última edición por Nikola Tesla el Jue Jul 20, 2017 10:08 pm, editado 1 vez



Pigeon:

Della Rovere:

Nikola TeslaNeófito
avatar
Avatar : Michael Fassbender
Habilidad : Velo Tenebroso
F. Inscripción : 13/04/2017


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Gabriele B. Reinhard el Jue Jun 15, 2017 10:43 pm

No soy inmortal y jamás compararé mi larga existencia con la de un vampiro. No sé cuántos años han pasado más que yo deambulando por este mundo, pero tampoco me niego a la posibilidad de haber visto más mundo que ellos. Yo nací en Alemania, me crié en un reducido grupo de magos que luchaba por sobrevivir a las políticas humanas, a su miedo irracional contra nosotros, a sus constantes cacerías. Viví en una región que prometía menos maravillas que Pandora, pero que igualmente contenía secretos que me hubiese gustado conocer. Vi a esa pequeña civilización sucumbir a manos de una inmortal y del rey de los vampiros. Y he creado con mis manos, he destruido una compleja comunidad mágica para reemplazarla con la oscuridad de los míos. He visto a mi propia creación volverse en contra mía y sepultarme en el olvido sin compasión alguna. Por eso sé el nombre de lo que encuentro en tus ojos, Nikola. No hace falta que vea tu pasado con mis dones ni que tus pensamientos me sean revelados. Tú y yo somos muy parecidos.

El olvido es una ofensa que no se olvida, Nikola — Respondí imponiéndote esta verdad que niegas, mas no te hablaba con enfado ni con la determinación de un necio. Te hablaba, simple y sencillamente, la verdad. — El olvido no es lo mismo que la soledad. La soledad la escoge uno o es sometido a ella, pero el olvido es peor, es distinto y al mismo tiempo son familia — Agitaba mi vaso con suavidad conforme mis manos dibujaban ademanes en el aire. — Tampoco es cosa de vampiros ni de ancianos. Yo era muy joven cuando ocurrió y apuesto a que tú también lo eras. — Mis ojos brillaron tal vez un poco, demostrándote que mi cabeza funcionaba bien al tiempo que me entregaba al recuerdo de las mejores épocas de mi vida. Había trabajado tanto para conseguir que los magos oscuros se hicieran un lugar en esta isla y todo eso se derrumbó en cuestión de días. Mi maestro, a quien tanto aprecio le tenía, desapareció. Fue su ausencia lo que cegó a los sacerdotes de La Orden. Sin él estaba perdida.

Hace mucho que no tenía a un invitado — Te confesé de la nada, después de una pausa de mi parte. Entorné mis ojos después de beber un poco de brandy y con el sabor aún calándome en la garganta, esbocé una sonrisa confiada y entorné mis ojos, mirándote profundamente, como su fuera capaz de atravesar tus ojos y conocer tu pasado con la misma facilidad con que sostengo el vaso de cristal en mi mano. — Apuesto a que tienes preguntas. No te dejes intimidar por todas estas cosas que ves ni te sientas deslumbrado por mi belleza — Aunque mis palabras eran formuladas con absoluta seguridad, aquello último debes interpretarlo como una broma, por más cierto que sea, Nikola. — Pregunta lo que quieras.


avatar
Apodos : Señora Bohm, Madame
Avatar : Eveline Hall
Habilidad : Aura control
F. Inscripción : 23/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Nikola Tesla el Lun Jun 19, 2017 10:44 pm

Miraba con atención a la dama que tenía frente a mí, tomando de poco en poco el brandy que se atemperaba a mí al estar inmerso en hielo, en silencio, estudiando como si de una obra de arte se tratase, cada arruga que se formaba con la gesticulación calma que ella llevaba a cabo, la disertación sobre el olvido y el dolor que parecía a ella causarle… No pude, o quizás no quise, evitar una sonrisa llena de melancolía cuando habló del momento en el que el olvido nos acogió a ambos, me limité a asentir ante aquella aseveración, era joven y tenía demasiado para otorgar al mundo científico, muchos experimentos por los que fui juzgado como un loco y que en medio de mi eternidad pude corroborar eran ciertos, desacreditados por lo joven que la ciencia era cuando yo vitaba en ella.

-No logro discernir si el olvido es una ofensa o un regalo mi señora Reinhard- medité un instante, aquel que dediqué a observar el hielo licuarse y mezclarse de a poco con el alcohol que le acompañaba –Quizás quienes me exiliaron en el olvido ya no están entre nosotros y es por ello que ya no le considero una ofensa- me sinceré a final de cuentas, con ella, pero también conmigo, siempre me consideré mejor que esos sentimientos de vendetta, que las venganzas vacías; pero me había engañado a mí mismo por demasiados años ya –A veces la eternidad es demasiado benevolente con quien la porta… otras veces es una cruel amante…- bebí del vaso con ahínco, deseando acallar las voces que esta mujer despertaba en mi subconsciente, demonios que yo imaginaba haber regresado al infierno otrora ya.

Sonreí al saber que yo había terminado con una sequía de invitados, lo hacía porque parecía generarle una especie de satisfacción a la dama de cabello cano que por fin existiera alguien con quien compartir aquel lugar –Creo que junto a una mujer como usted es imposible no generar preguntas al aire…- confesé con medida -¿Cómo puede alguien como usted ser simplemente olvidada?- aquella pregunta provenía de una genuina admiración ante lo poco que había visto de ella –Sois una de los personajes más interesantes con los que he tenido el privilegio de toparme en esta isla, es un simple disparate o un acto de deliberada maldad el haberla conducido a aquel oscuro rincón del olvido, un exilio obligado…- parecía que frente a ella no tenía filtros en la boca y aquella sensación de libertad para hablar, para ser yo mismo, era refrescante, reconfortante.


Última edición por Nikola Tesla el Jue Jul 20, 2017 10:09 pm, editado 1 vez



Pigeon:

Della Rovere:

Nikola TeslaNeófito
avatar
Avatar : Michael Fassbender
Habilidad : Velo Tenebroso
F. Inscripción : 13/04/2017


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Gabriele B. Reinhard el Sáb Jun 24, 2017 11:31 pm

Me encogí de hombros al escucharte. Puedo apostar a que conoces muy bien la diferencia, porque el paso de los años marca a detalle las vivencias que atravesamos, por más alejadas que estén del presente. Sin embargo, no es mi intención presionarte para que revivas viejos rencores, pues no es lo que deseo ver de tu persona, sino el origen de esos pesares que, al igual que yo, cargas silenciosamente en tu mirada. — ¿Y qué ha sido para ti, Nikola? No me dirás que la eternidad se muestra siempre constante, ¿verdad? — Pregunté mientras nacía de mis labios una sonrisa, oculta tras el filo del vaso, y bebí. — ¿Será sensato preguntarme a estas alturas de la vida si vale la pena esa eternidad que portan tú y tu raza? — En realidad, jamás me interesó fijar mi vida en este mundo de manera indefinida, entregar una cosa a cambio de miles y miles de años de inconstancia, de sufrimiento. A mí me gusta mi vida, me gusta saber que mi ciclo terminará en algún momento y que puedo, por lo pronto, jugar con los años que me quedan.

No pude evitar reír, Nikola. Hace tiempo que ese gesto no escapa de mi boca con semejante sinceridad, mas no lo hacía por los halagos que realizaste a tu anfitriona, sino por tu incredulidad. ¿No te he dicho ya que el hombre y el mundo son ambos crueles? Y yo podría venderte una historia completa, ataviar mi relato con ficción, acontecimientos que jamás ocurrieron, pero que parecen reales. ¿Lo habrías creído todo? No creo. Tal vez, si te diera una explicación más mundana y simple, lo harías. — Esperaba que conocieras tú la respuesta, querido invitado — Repliqué con suavidad, como si fueras tú un pequeño que estuviese a punto de aprender algo importante. — Por supuesto que es un acto deliberado, pero no confundas la maldad con la cobardía. En este mundo los hombres condenan al olvido en dos ocasiones: Cuando su dominio está en riesgo potencial y cuando la inocencia de uno les permite adueñarse de la propiedad ajena y convertirla en propia. No sé cuál habrá sido tu caso, pero el mío fue el primero. El imperio que los magos oscuros poseen ahora lo deben a mi trabajo de cincuenta años atrás. Si los fundadores de lo que llaman La Orden no hubiesen desaparecido poco a poco, yo seguiría siendo recordada, mi palabra seguiría valiendo de algo. Han hecho creer a todos que mi mente se tornó débil, imposible de controlar para mí y para el resto de los magos, por lo que desacreditaron mis intentos por mantener esta organización en la gloria. Pero no saben que loca soy más peligrosa. Lo mejor que puedes hacer es permitirles creer que han ganado y recuperarlo cuando menos lo esperan. La edad nos vuelve pacientes.


avatar
Apodos : Señora Bohm, Madame
Avatar : Eveline Hall
Habilidad : Aura control
F. Inscripción : 23/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Nikola Tesla el Vie Jul 14, 2017 8:42 pm

Las arrugas que mis ojos poseían se acentuaron al dibujarse una sonrisa en mi rostro, la mujer era sabia y quizás más vieja de lo que ella misma pudiese aceptar –Mi condición ha sido todo menos constante…- asentí con levedad, desde que fui mortal había pasado por un océano encrespado, con altas y bajas, temporadas de bonanza y otras más de carestía –A pesar de que la inmortalidad es lo único que permanece constante… ella no lo es con quienes la vivimos- el tono de mi voz era parco, pero en el fondo sabía que aquello que le decía a la anciana fuese un tópico desconocido para ella…

-Somos humanos, o al menos lo fuimos un día mi señora… así que, supongo que nada nos será suficiente…- me encogí de hombros, de cierta manera, el suicidio seguía siendo una salida viable para los de mi raza, el sol o el fuego eran medios para apagar la inmortalidad –No tendría una respuesta…- medité la pregunta una vez más, sopesando mi propia respuesta al tiempo que el alcohol recubría mi laringe y esófago dejando una sensación térmica que pronto se esfumaría –Supongo que es más un regalo que una maldición en todo caso…- una sonrisa con un dejo amargo se asomó a mi rostro nuevamente, esta mujer parecía tener la facultad de obligarme a hurgar en mis propios recuerdos, los  más profundos, en aquellos que yo pugnaba por olvidar.

Y sin embargo, pronto la conversación se alejó de mi persona para acariciar a mi interlocutora -¿Cómo podría yo saber eso mi señora?- atiné a espetar tan pronto hubo ella respondido a mi interrogante, pero ella continuo con parsimonia con una respuesta por demás argumentada y elocuente “Quizás en mi caso, y siendo lo más benevolente posible, sería más la cobardía o el ansia de poder y reconocimiento ajeno el que me había condenado al olvido, a un exilio inducido, a la sentencia de locura y casi fantasiosa ciencia que yo podría producir… Aquella que una vez que se pensó yo había muerto, se demostró cierta por otros científicos, nuevas camadas más jóvenes…” pero en aquel instante me obligué a regresar mi atención a las palabras de Gabriele, que a pesar de abandonar serenas los labios femeninos, no dejaban de ser implacables y a dictar sentencias definitivas contra personas que me resultaban completos desconocidos.

Yo sabía de la existencia de los magos per se, pero desconocía la estructura organizacional de estos, que hubiese facciones oscuras y otras “blancas”, que se encontrasen tan articulados como ella mencionaba –Disculpe mi pregunta, mi ignorancia en general… Pero ¿Qué es La Orden?- y no podía evitar que el “¿Quién es usted?” rondara en mi mente, hacía medio siglo ya me encontraba yo en Pandora, recluido en Bran, entre las paredes de una fortaleza a la que llamaba hogar, sin saber que en la misma isla se gestaba un movimiento que podía trascender las regiones…


Última edición por Nikola Tesla el Jue Jul 20, 2017 10:10 pm, editado 1 vez



Pigeon:

Della Rovere:

Nikola TeslaNeófito
avatar
Avatar : Michael Fassbender
Habilidad : Velo Tenebroso
F. Inscripción : 13/04/2017


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Gabriele B. Reinhard el Jue Jul 20, 2017 5:26 pm

En medio de tu respuesta, de tu soliloquio respecto a la inmortalidad, me incliné para apoyar mis codos sobre mis rodillas y entregarme al escrutinio de tu persona. Había algo en el abismo azulado que llevas por ojos, algo que llevas arrastrando desde hace tiempo y que te he invitado a limpiar. Querido invitado, para seres como nosotros no es conveniente andar con los pies encadenados. No hemos sido bendecidos con una larga existencia para estar arrastrando pesares y recuerdos. Enterrar las penas no nos sirve de nada si nos siguen aún en su tumba. Hay que destruirnos sin morir. — ¿Y no lo consideras un regalo por el modo en que lo has conseguido? — Te pregunto sin la más mínima intención de cuestionarte. La pregunta proviene de un ser que desea saber y experimentar el mundo del que se ha perdido durante décadas. ¿No lo ves, Nikola? Tu pasado me alimenta, eso que sabes, tus opiniones y tu curiosidad.

Cada vez te conviertes más y más en mi invitado favorito. Pero eso no te lo diré, Nikola, no hace falta que lo sepas. En cambio, te miré con una sonrisa complacida y me levanté de mi asiento a la vez que te hacía una seña con la mano a fin de que me siguieras. El vaso que minutos antes había contenido brandy, quedó abandonado en la licorera. Lo que estoy por contarte me emociona más que el alcohol. — La Orden es una organización de magos oscuros, muy digna en sus primeros años, pero el método que emplean para transmitir su historia a los más jóvenes los ha hecho parecer una triste secta. — Comencé a explicarte mientras dejábamos atrás mi salón predilecto. Era necesario que reemplazara los instrumentos musicales por pinturas enmarcadas, una habitación dedicada a la historia que se había plasmado a base de pinceladas. Y ahí estaba yo, una Gabriele joven que quizá para ti no sea fácil de reconocer. — Pero el concilio no comenzó aquí, en Pandora, sino en Europa. Fue una respuesta a las hostilidades del hombre contra aquello que no era capaz de comprender, el segundo paso para devolver la dignidad y la identidad que los magos habían perdido durante las cacerías. — Me detuve frente a la más importante de las obras que hay en esta sala, la de mayor tamaño y en cuyos trazos se distinguía más de un rostro. — Alemania vio nacer La Orden, a principios del siglo XX. Fue mi maestro, el hombre que está en el centro, quien ambicionó más que otros y que comenzó a gestionarlo todo. Esa muchacha de cabello rojo, soy yo, y detrás mío ves al padre del hombre que he atacado hoy. — Perdona si mis ojos se ven atraídos sin remedio hacia esa pieza del pasado, si hablo sin acordarme de que es para ti mi explicación. — En ese entonces yo era aprendiz, pero estuve dispuesta a seguirlo a donde fuere y así lo hice. En Pandora se ocultaba una piedra de poder, una leyenda que escuchamos, la razón principal por la que viajamos hasta acá, trasladándolo todo. Aquí nos hicimos un lugar en la isla y La Orden comenzó a perfeccionarse, a convertirse en aquel concilio que acunaba a la oscuridad de nuestra raza. Aquí tomé importancia, me volví implacable en la creación de un imperio para nosotros. — Hice una pausa, quise volver al presente, recuperar mis pensamientos antes de que fueran consumidos por aquel espiral que supone la memoria. Entonces te miré, invitado, esbozando una sonrisa ladina para ti. — Lo demás es historia. Los fundadores fueron desapareciendo, incluyendo a mi maestro, Ghünter Leberetch Schröder, el pilar de La Orden, y quedé yo, sola en compañía de una nueva generación, la peor y la más traicionera de todas. Una generación, ciega, cobarde y ambiciosa, una terrible combinación. La Orden impulsó el desarrollo de Baskerville, antes éramos dignos y numerosos. Ahora es una cloaca.


avatar
Apodos : Señora Bohm, Madame
Avatar : Eveline Hall
Habilidad : Aura control
F. Inscripción : 23/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Nikola Tesla el Vie Jul 21, 2017 9:14 pm

La pregunta de la dama me sorprendió en el momento, pero era algo que yo mismo me había preguntado por años, las implicaciones y las ventajas de la condición que ahora padecía –Por muchos años no lo fue…- respondí meditabundamente, con tristeza, de la que proviene del interior –Fue un castigo tan pronto hubo ocurrido, es decir…- mi mirada buscaba aprobación en la contraria –Los primeros años después de la conversión fueron el sueño de cualquier mortal, hubo bonanza y amor a manos llenas…- me encontré a mí mismo con una amarga sonrisa en el rostro –Pero no duró mucho, llegaron tiempos de carestía, se desestimó mi trabajo y las finanzas cayeron… Y ella se largó junto con el resto de mi vida…- aún me costaba el decir su nombre, la herida nunca había cerrado y hasta hace poco tiempo yo pensaba que había superado la partida de mi creadora, pero su mera presencia me había demostrado que aún tenía que sanar, era aún un animal herido; me encogí de hombros buscando refugio en el vaso de alcohol que albergaba aún un par de hielo que flotaban casi a la deriva –Mi vida como inmortal la pasé en medio de preguntas y reproches auto infligidos… No sé realmente que tanto ha sido esto un regalo si quien me lo dio, acompaño el presente con un continuo sufrimiento…- las palabras quedaron en el aire, yo mismo no tenía las respuestas.

Mi mente se espabiló cuando ella comenzó a hablar, trataba temas que quizás yo debería conocer pero que me eran completamente nuevos, la vorágine de mi curiosidad pronto se volcó en el vívido relato de la dama -¿Usted también viene del mundo exterior?- pregunté con la ingenuidad que solo un niño posee, incapaz de desprenderme de la historia que ahora escuchaba, era una sensación plena el desdeñar el pasado de mi anfitriona hasta que un apellido en si discurso hizo una muesca en mi interior, lo había escuchado de labios de la propia Helena y sin embargo poco o nada sabía yo de aquel hombre, ni siquiera tenía idea de si se tratase del mismo; ahuyenté esos pensamientos obligándome a repasar las palabras ajenas en mi mente -¿Consiguió usted y su maestro aquella piedra?- inquirí casi fascinado, postergando aquella pregunta casi rigurosa que ahora competía -¿Qué ocurrió después de que la nueva camada tomó el control de La Orden?- pregunté buscando la historia de ella más que la de la propia orden.



Pigeon:

Della Rovere:

Nikola TeslaNeófito
avatar
Avatar : Michael Fassbender
Habilidad : Velo Tenebroso
F. Inscripción : 13/04/2017


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Gabriele B. Reinhard el Mar Jul 25, 2017 11:16 pm

No tienes mucho éxito al conservar tus emociones dentro de tu mirada. Si tuviera que explicar el modo en que tu dolor abandona tus ojos, diría que se trata de un mar vaciándose a través de tus pupilas, un mar turbio y agitado, de aquellos mares en los que todos terminan ahogados y perdidos. Mi querido Nikola, no quisiera que ninguno de mis invitados sufra de ese modo, por más que pretendas haber superado aquel sufrimiento. ¿Pero qué iba a decirte yo? Cuando mi maestro desapareció, pasó poco tiempo antes de que tuviera que luchar por la posición que me correspondía por derecho y desde el principio, viví sola desde que mis amistades, más aún mi adorado Mathias, fallecieran poco a poco. No pude hacer más que dedicarte una sonrisa empática, no quería abrumarte con estupideces sabias ni con mi propio relato. Lo mejor para ti era expulsar tu dolor con alguien que lo comprendía bien. — ¿Por qué se marchó, Nikola? ¿Acaso esa mujer no te amó lo suficiente como para vigilar esa vida que había perpetuado? — Pregunté con interés, porque lo mereces, Nikola. Tal vez te duela, tal vez no desees recordar nada, pero aquí en esta sala se han olvidado mil y un tragedias, así como se han vivido otras dos mil.

Asentí con orgullo mientras recordaba la nación que me había visto surgir y la misma que había abandonado para venir a esta isla. — Nací y pasé mi infancia en Frankfurt, Alemania. Sin embargo, me convertí en aprendiz a mis 8 años y tuve que trasladarme a Rumania. No te hablaré de Prejkme, ese lugar desapareció hace muchos años, sin mencionar que tuvo poca importancia en mi vida. —El poco éxito que tuvimos al conseguir nuestros objetivos me habría parecido embarazoso de explicar, invitado mío, pero tuvimos una recompensa mayor, una gloria que alcancé a saborear lo poco que duró. — Estuvimos muy cerca de lograrlo, pero el fracaso fue rotundo, bastante decepcionante si te soy sincera. Sin embargo, fuimos lo suficientemente ambiciosos y fuertes como para continuar con nuestras intenciones, aún sin la piedra en nuestro poder. — Miré nuevamente la pintura que se alzaba ante nosotros, contemplando los mechones rojos que componían mi cabellera, la presencia de todos esos miembros que fueron valiosos en vida. Entonces suspiré. Era una verdadera pena. — Cuando mi maestro desapareció yo tenía apenas quince años. Mi reputación me duró un buen tiempo, la nueva generación me respetaba, o más bien me temía, pero mi juventud comenzó sembrar dudas entre ellos. Cada vez se oponían más a mí y a los pocos fundadores que restaban con vida, hasta que comenzaron a matarlos, según ellos de la manera más discreta. En ese entonces yo estaba ocupada desarrollando mi propia especialidad, lo que implica un trabajo arduo y mucho tiempo invertido, de modo que no tenía mucho tiempo para hacerme cargo de nada. Los demás, como puedes ver, eran viejos. Cada vez resistían menos las hostilidades. Los que no fueron asesinados, cedieron. Pronto la nueva generación se convirtió en una burla, en un cliché. Comenzaron a enfocarse en los aspectos materiales, en cómo obtener poder sin arriesgar sus pellejos. Dejaron de buscar la piedra y se centraron en lo que podían consumir de Baskerville, así como también comenzaron una cacería mediocre en contra de sus enemigos.


avatar
Apodos : Señora Bohm, Madame
Avatar : Eveline Hall
Habilidad : Aura control
F. Inscripción : 23/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Nikola Tesla el Mar Ago 08, 2017 1:02 pm

Las palabras de la mujer resultaban melifluas y a pesar de ello la expresión de su rostro permanecía adusta, aquella pregunta que la dama de cabello de plata me hacía ahora era la misma que por décadas yo mismo me había hecho, generando conjeturas, inventando excusas para su partida, incluso ahora que le he vuelto a ver, sigo sin conocer la respuesta a la interrogante ajena, y de la misma manera conocía perfectamente la  respuesta, una que me obligaba a obviar, a pensar que de un mero disparate se tratase… -Ella me amó un día, puedo aseguradle eso mi señora… No sé si con la misma intensidad o de la misma forma en el que yo la amé, con la limerencia en la que guardo su recuerdo, las vivencias y los sueños que construimos, pero sé que me amó como solo ella sabía hacerlo, a su manera, sin ataduras…-  finalicé por encogerme de hombros, aquellas cuestiones las había planteado innumerables veces, otras más había llegado a conclusiones más sombrías, y quizás después de los atisbos que Helena me mostró de su pasado podría yo decir que no fuere la respuesta tan fatalista, en todo caso, me continuo alimentado un amor añejo, perpetuo, como nuestra propia vida.

Mis ojos retomaron su brillo cuando mi anfitriona habló de su infancia, de su vida primigenia dentro de la Europa en la que yo mismo me había criado, le sentí por un instante como una igual, una nómada que ha tomado por hogar Pandora -¿Prejkme?- inquirí más por reflejo, era un nombre ajeno a mi persona, pero dentro de mí sabía que aquel lugar tenía más que ver conmigo de lo que pudiera dejar a la razón, finalmente dejé aquel lugar en paz, no era relevante para la señora Reinhard ni para su historia, me enfoqué en desdeñar cada una de las palabras que emanaban de su boca con total fascinación; si bien sabía de la existencia de los magos, nunca antes me había puesto a considerar cuan apasionante podía ser su vida, había tantas preguntas que se agolpaban en mi boca deseosas de salir, que el mero hecho de dejar una de ellas al azar era lo más justo posible -¿Ya no hay nadie de esa camada, nadie digno de su confianza en Pandora?- imaginé por su historia que todos habrían sucumbido a aquella nueva generación de la que igualmente me cuestionaba demasiado y temía ser imprudente con mi anfitriona.



Pigeon:

Della Rovere:

Nikola TeslaNeófito
avatar
Avatar : Michael Fassbender
Habilidad : Velo Tenebroso
F. Inscripción : 13/04/2017


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Gabriele B. Reinhard el Mar Ago 08, 2017 10:07 pm

Nadie nunca ha amado con la misma intensidad que el otro, Nikola — Te consolé a pesar de que mis palabras no parecían ser de ánimo. Pero escúchame bien, amigo inmortal.  — Las galaxias convergen, pero jamás son las mismas. Se mezclan, pero no pierden sus orígenes. — ¿Qué sé yo de inmortales?  Quizá te amaba tanto que te dio la inmortalidad. Si yo tuviera ese mismo don para compartir, sin duda habría mantenido con vida al único hombre que llegué a amar, me habría dejado afectar por el terror, por la espantosa idea de perderlo, y lo habría hecho inmortal.

Asentí distraídamente a ese nombre que para muchos está prohibido. Y cuando digo muchos, me refiero al puñado de criaturas que logró sobrevivir a lo ocurrido en Rumania hace décadas, al pequeño grupo de magos que zarpó, a los cuantos que estaban fuera de Prejkme cuando todo pasó, porque no hubo aviso. Sólo mi maestro se enteró y nos prohibió volver. — Alguna criatura inconforme se tomó la libertad de corregir los males europeos. Algunos prefirieron pensar que fueron estragos de la guerra, que el hombre por error eliminó toda esa región. Pero ya nadie menciona ese nombre. Tal vez por temor a invocar a esa criatura o por temor al mismo Flamel, como si fuera a castigar a todo aquel que recordara ese suceso. — Hablé en voz alta, recordando los rumores que llegaron a mí poco después de llegar a Pandora. Los que se salvaron vinieron a la isla, porque no había lugar para ellos en el mundo exterior, en ese mundo que se caía a pedazos, consumido por el caos.

Te miré de soslayo con una sonrisa cómplice, segura y orgullosa de mi propia locura, de esa que no merma las facultades, sino que las afina. — No esperes que te diga que en nadie en Pandora es digno. Si tú lo eres, ¿qué tal si te digo que nadie lo es y te espanto? Yo no creo en los absolutos, Nikola. La confianza se construye, no la encuentras hecha. No confío en los míos, lo cual es triste, pero los demás no me han hecho nada. Además, la traición es muy costosa en estas tierras, ¿no te parece?


avatar
Apodos : Señora Bohm, Madame
Avatar : Eveline Hall
Habilidad : Aura control
F. Inscripción : 23/04/2017


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: «The story of the silent madness» Nikola

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.