Últimos temas
» En el bar tomando un refresco privado (Aldair)
Sáb Sep 23, 2017 11:28 pm por Aldair Orgnar

» Mis hijos {2/2}
Jue Sep 14, 2017 8:02 am por Segyg Fo'Gnir

» Buscando a mi Hermano♥
Jue Sep 07, 2017 9:40 am por Ptalka Fo'Gnir

» Mundus vult decipi, ergo decipiatur ◊ Drako
Mar Ago 29, 2017 3:05 pm por Drako Portgas

» Death parade × Alajëa
Sáb Ago 26, 2017 4:43 am por Alajëa N'Ralla

» ♥ I want to find you{Helena }
Mar Ago 22, 2017 12:07 am por Ptalka Fo'Gnir

» Brontide Ȣ Arabelle
Vie Ago 11, 2017 10:06 pm por Marie Arabelle Laveau

» Ad infinitum || Helena D. Corso
Jue Ago 10, 2017 9:20 pm por Ghünter L. Schröder

» Last beginning (Helena) FB
Mar Jul 25, 2017 8:24 pm por Nikola Tesla

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios
Afiliados elite (36/55) [26/08/17]
Jurassic Park: The Walking FossilsElentarirpg No aceptamos Afiliaciones Normales

Brontide Ȣ Arabelle

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Brontide Ȣ Arabelle

Mensaje por Cornelius Berggrem el Mar Abr 18, 2017 1:47 am

El silencio de la cabina le resultaba infinitamente agradable, puesto que el perfume natural de aquella mujer inundaba un vacío que no parecía echar de menos. Se sentía fijo en la realidad, libre de la necesidad de encontrar distracción en sus recuerdos y completamente ajeno a la soledad que lo había rodeado durante mucho tiempo. Y era extraño, sin duda. Cornelius había sido poco menos que un fantasma, un ente sin compañía que deambulaba por Pandora a voluntad y en sus propios términos, pero ahora volvía a Bran en compañía de una mujer a la que libró de las inclemencias de la isla. Parecía, sin embargo, ser un problema el no poder visitar Baskerville en un futuro en aras de proteger a la joven bruja, mas no lo era. Bastaba la compañía de Arabelle para sentirse cerca de aquello que le fue negado y arrebatado, especialmente cuando él ponía su propiedad al servicio de esa joven, siendo lo más que podía hacer por lo que alguna vez fue su raza.

Sin romper en extremo sus propios esquemas, sostenía en sus manos un libro en cuyas páginas tatuaba sus propios pensamientos, ignorando las marcas de tinta que dictaban un contenido distinto y que a la vez eran consumidas por su mirada inocua. De cuando en cuando, el sonido de las hojas al ser pasadas acompañaban la sonata del coche durante su viaje, compuesto por el camino irregular, por las nubes que sobre ellos anunciaban tormenta y por las ocasionales indicaciones del cochero a los caballos. De cuando en cuando, también, retiraba su atención de la lectura para mirar a Arabelle y asegurarse de que el largo viaje no comenzara a agobiarla, puesto que era un largo trayecto. Antaño, aquellas serían las atenciones que se prestara a sí mismo, no por su propio cuidado sino por sentirse hastiado y por no hallar más remedio que distraerse contemplando el camino durante largos minutos.

Llegaremos a Bran en poco menos de una hora — Comentó a su acompañante al tiempo que concluía al fin su lectura. — Te daré tiempo para descansar del viaje tan pronto lleguemos y después te mostraré el lugar, si te parece bien. — Acostumbrado a recorrer largas distancias, incluso desde su vida como mortal, sabía bien lo agotador que era pasar tanto tiempo dentro de un carruaje, pese a las paradas ocasionales que eran requeridas para estirar un poco. Pero aquella consideración debía necesariamente nacer de sus recuerdos, puesto que en su condición de inmortal lo único que podía sentir era el tedio.


avatar
Apodos : Cornelius Berggren
Avatar : Henrik Lundqvist
Habilidad : Purga de sangre
F. Inscripción : 29/04/2015


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: Brontide Ȣ Arabelle

Mensaje por Marie Arabelle Laveau el Sáb Abr 29, 2017 5:58 pm

Salir aquella mañana rumbo a lo que sería prácticamente su nuevo destino no mantenía a sus emociones indiferentes. Le pesaba la incertidumbre por supuesto, mas no se sentía mal ni incómoda, al contrario… ansiaba saber cómo sería el hogar de quien por el momento era su salvador. Luego de subir a aquel coche tirado por caballos se mantuvo en silencio, contemplando el exterior con aire distraído mientras escuchaba los cascos de los corceles golpear contra el suelo. Estaba tranquila dentro de todo, sin temor a que alguien pudiera verla. La idea de estar muerta era maravillosa, porque ciertamente lo estaba para los suyos y aquella mentira debía mantenerse en el tiempo hasta que alguna cosa espectacular sucediera. Por ahora el plan era permanecer junto a Cornelius, de todos modos no pretendía estar con él eternamente, no porque no quisiera, sino porque no podía pretender invadir su espacio y su tiempo. Ya encontraría algo que hacer. Además que debía esperar la respuesta de los maestros de La Orden para ver cómo continuaría con lo que le faltaba.

Era consciente de que el vampiro estaba leyendo, lo observaba cada cierto rato, perdiéndose en la contemplación sin pensar en absolutamente nada específico. Y no es que tuviera la mente en blanco, al contrario, eran tantas las cosas que venían a su mente que finalmente se convertían en un ruido de cosas inespecíficas que ni ella lograba descifrar. Y fue durante una de esas largas miradas en las que Cornelius dejó de leer para inmediatamente hablarle. La mujer rápidamente desvió sus ojos hacia el exterior esperando que sus mejillas no delataran sus acciones. Entonces pretendió haber estado distraída -¿Qué? Ah… bueno, no estoy realmente cansada. Creo que la expectación me mantiene un poco alerta. Es decir, bueno... si tú necesitas descansar, yo puedo esperar, no quiero parecer grosera merodeando por ahí como una vil curiosa- sonrió y ordenó su cabello sobre su hombro derecho y lo enrolló en el dedo índice de la mano del mismo lado.

-Quizá… lo único que necesite cuando lleguemos sea una taza de té y solo entonces puede que me dé un poco de sueño. El té me relaja bastante, más cuando tiene canela… - se muerde apenas el labio inferior y regresa sus ojos al exterior. Había estado al borde de hacer una pregunta demasiado estúpida como para alguien como ella, pero por fortuna se había dado cuenta a tiempo. Había querido consultarle la clase de brebajes le gustaban a él, ¿qué tipo de pregunta era esa? Arrugó un poco el entrecejo recriminándose por unos segundos en su fuero interno aquella torpeza imperdonable.

-¿Qué tal es ahí donde vives?- preguntó entonces para olvidar el asunto. Se sentía curiosa al respecto. No es que quisiera comparar el lugar donde había vivido los primeros años de su vida con la morada del vampiro, pues de hecho la casa de sus padres por más grande y bella que fuese, había sido siempre un sitio frío y a su parecer hostil… nada que pudiera llamarse realmente un hogar. Luego de eso vivió en una casucha pequeña que casi se caía a pedazos. -Normalmente suelo imaginarme las casas de las personas cuando los veo… a veces acierto… a veces no… - sonríe un poco otra vez encogiéndose de hombros una vez más.



Marie Arabelle Laveau
avatar
Apodos : Marie Arabelle Laveau
Avatar : Scarlett Johansson
Habilidad : Visión de Merlín
F. Inscripción : 11/05/2016


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: Brontide Ȣ Arabelle

Mensaje por Cornelius Berggrem el Miér Mayo 10, 2017 12:21 am

El movimiento de su cabello rubio reavivaba el reinado de su perfume en la cabina y se mezclaba con el sabor dulzón que percibía, e imaginábase, de su sangre, la misma que llenaba sus mejillas de un rubor sobrio. Él, tan acostumbrado a existir entre el aroma del bosque y también del tiempo, debía tomar en cuenta el valor de aquella esencia nueva, del perfume que acompañaba a la bruja de un lado a otro, ese que desprendía su piel, la cual se le antojaba suave. Mas no era sencillo regodearse de aquellos placeres, estando él tan poco a resistir tentaciones, más a falta de ellas que por vicio.

No acostumbro sentirme cansado — Repuso con una sonrisa, insinuando la muchacha que, a causa de su condición, no había modo en que experimentara algo semejante al cansancio, de modo que un viaje, por más largo que fuese, no menguaría la energía que por maldición se le otorgaba. Descansaría, tal vez, en aquellas horas en que el sol coronase el cielo, pero nada más. — Sin embargo, beberé té contigo y entonces te mostraré dónde puedes descansar — Completó tan apacible como costumbre, mirándola a los ojos con esa mirada profunda y relajada, mientras que sus labios dedicaban a la joven bruja una sonrisa, gesto del cual no parecía estar del todo enterado.

Al escuchar la pregunta de Arabelle, inhaló lo suficiente para llenar sus pulmones y dar el tiempo a su boca de preparar una descripción adecuada. Lo cierto era que no acostumbraba a fijarse en esos detalles; su morada era el único sitio que no se atrevía a contemplar y nombrar cada cosa en ella para conocerla bien. Era, al fin y al cabo, el sitio en donde pasaba la mayor parte de su tiempo y no mirarla le facilitaba una existencia cómoda, sin llegar jamás a fastidiarse de ver cada noche el mismo sitio y los mismos objetos. Entonces, al escuchar la afirmación de la joven, ensancha su sonrisa, dejando entrever sus dientes y sus colmillos, cosa poco común en él. — ¿Me dirás, entonces, lo que te imaginas? — Inquirió. Aquel era un modo de conocer la percepción que la bruja tenía de él, aunque no parecía desconfiar de Cornelius en lo absoluto ni tener una mala imagen de él. A fin de cuentas, desde que la conoció se había mostrado amable con él y su trato no había sido complicado en ningún momento. Además, no era muy probable que la joven adivinase que su mansión estaba repleta de reliquias y otras antigüedades que le gustaba buscar en la isla y conservarlas. Prefería que Arabelle no acertara para que pudiera ver el brillo en sus ojos si es que llegaba a maravillarse ante tales tesoros.


avatar
Apodos : Cornelius Berggren
Avatar : Henrik Lundqvist
Habilidad : Purga de sangre
F. Inscripción : 29/04/2015


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: Brontide Ȣ Arabelle

Mensaje por Marie Arabelle Laveau el Sáb Mayo 20, 2017 11:19 am

Si aquella primera sonrisa le pareció extraordinariamente hermosa, la segunda le estremeció hasta la última fibra de su cuerpo. No había tenido la oportunidad de apreciar esos colmillos con tanta claridad y ahora que pudo hacerlo, tuvo que aguantar la respiración para no volverse loca. Y aunque escuchó muy bien lo que él le preguntó al final, le fue imposible siquiera asentir con la cabeza para afirmar que en efecto contestaría. -Dame un momento- respondió devolviéndole una sonrisa torpe y regresando su mirada hacia el exterior mientras hacía un intento por volver a su centro. Ahora entendía la razón por la cual los vampiros eran tan peligrosos. Una sonrisa como esa y adiós voluntad. “Debería ser pecado sonreír de esa manera” pensó al tiempo que un suspiro le llenaba los pulmones de aire para luego ser vaciados inmediatamente.

Esperó no haber tardado demasiado en volver en sí para dar respuesta a lo que él había preguntado. Lo miró, disculpándose con un gesto y mordiéndose el labio inferior, buscando ahogar lo último que se había generado en su interior tras contemplar aquel gesto que no supo si había sido intencional o no. -La verdad es que solo son cosas a grandes rasgos… una gran mansión, elegante como tú lo eres. Un bello jardín… al menos se setos verdes bien cortados. Luego al interior muchas habitaciones, aunque no todas habitadas… algunas cerradas hace mucho. Pero muy hogareño al final. Debo suponer que tienes algo así como un estudio… de libreros altos repletos de volúmenes de quién sabe cuándo con conocimiento que en este momento no podría siquiera imaginar. Y todo eso con un toque absolutamente personal… un sitio que al verlo podría saber inmediatamente que es tuyo. Solemne, agradable… acogedor- dijo dando por terminado lo que había alcanzado a vislumbrar en su mente mientras fantaseaba con cómo sería ese sitio que sería por un tiempo su refugio.

-Aunque como solo te conozco hace unas horas, puede que me falten demasiados detalles. Puede que esté incluso subestimando ese lugar, otorgándole menos características de las que tiene. Tal vez… si supiera un poco más sobre ti, podría hacerle justicia con mis palabras a tu hogar- de todos modos no se sentía avergonzada, había hablado bien de un espacio que le era absolutamente desconocido y no lo había ofendido a él de ninguna manera y tampoco pretendía hacerlo. Primero porque hasta el momento Cornelius se había mostrado amable y sumamente gentil y segundo, porque no tenía ni el más mínimo motivo para hacerlo.

-Agradezco que vayas a beber té conmigo, así podrás hablarme un poco más de ti. Creo que tu vida es millones de veces más interesante que la mía. Además, quisiera olvidarme de mí unas horas… dejar de pensar en lo que tengo que hacer y en las desgracias que me han perseguido- dijo volviendo a sonreír, aunque brevemente, para entonces quedarse en silencio y volver a acurrucarse dentro del abrigo que había tomado y que solía pertenecer a aquel hombre que la había cuidado durante todos esos años hasta el día de su muerte.



Marie Arabelle Laveau
avatar
Apodos : Marie Arabelle Laveau
Avatar : Scarlett Johansson
Habilidad : Visión de Merlín
F. Inscripción : 11/05/2016


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: Brontide Ȣ Arabelle

Mensaje por Cornelius Berggrem el Mar Mayo 30, 2017 10:31 pm

Había detalles en los que la rubia había acertado y otros, naturalmente, errados. Cornelius sabía muy bien que su morada no tenía nada de hogareño, sino que le pareció siempre que no habría en Bran un sitio tan poco agradable como aquél. El interior era, sin falla, elegante, adornado con astucia con cada objeto que el inmortal había conseguido durante sus años en la isla y aquellos que pudo traer consigo del exterior. Pero las estatuas, los odres antiguos y los cuadros parecían emanar una sensación de vacío que no se llenaba con nada. Había, por supuesto, habitaciones cerradas, piezas que él mismo había desdeñado en un intento por sentirse cómodo en su propia casa, propósito jamás logrado. No obstante, era cierto decir que había aprendido a acomodarse en ese rincón solitario, que existía en su espacio como si él fuese una pieza más que adornara la mansión sin objetivo alguno. Había, por otra parte, un estudio tal como ella lo describía. Amplio, repleto de libros y demás tesoros. Si en algún momento la joven llegaba a curiosear, encontraría una mesa que era utilizada para sostener material que aún debía ser clasificado, libros que estaba leyendo a la vez y cartas, cientos de cartas que recibía y escribía, algunos acuerdos con vendedores u otros coleccionistas, algunos asuntos diplomáticos que le correspondía atender para su aliada… Y el escritorio en donde pasaba la mayor parte de sus horas nocturnas.

Puedes preguntar lo que desees — Aseguró con tranquilidad, despojándose de manera definitiva del libro que estaba leyendo. Si sus cálculos no estaban errados, dentro de un minuto más entrarían en la ciudad de Bran y faltarían otros tantos minutos para finalmente llegar a la residencia. — O puedes esperar y descubrirlo por ti misma. — Aunque colocaba ambas opciones sobre la mesa y realmente no había insistencia por decidir por una u otra cosa, no se negaba a sí mismo que existía cierta curiosidad respecto a las preguntas que ella le pudiera formular. No pensaba siquiera en aquello que temiera responder, en información que él se había guardado para sí mismo durante muchos siglos.

Le fue imposible no mirar sus labios esbozar una sonrisa que él poco después imitó. Aquel acto de rebeldía de su propio cuerpo fue rápidamente sentenciado a muerte por un movimiento natural, nada presuroso, por desviar la mirada. — Si es lo que deseas, responderé cuantas preguntas quieras hacerme. Sin embargo, encontrarás mi existencia bastante aburrida, salvo por un par de cosas.


avatar
Apodos : Cornelius Berggren
Avatar : Henrik Lundqvist
Habilidad : Purga de sangre
F. Inscripción : 29/04/2015


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: Brontide Ȣ Arabelle

Mensaje por Marie Arabelle Laveau el Dom Jun 25, 2017 3:20 am

“Cornelius… tienes que dejar de sonreír así” dijo en su fuero interno cuando el vampiro le correspondió la sonrisa que ella le había regalado. Se pasó las manos por las mejillas, tratando de disimular con aquel gesto el rubor naciente de sus mejillas. -No… la verdad es que prefiero esperar y descubrirlo… tengo que buscar cosas que hacer estos días, en lo que se resuelven mis asuntos y descubrir esos detalles es una idea más que buena- aseguró. No era mentira, quería saber quién era, deseaba llegar más allá, quería atravesar esa nube de misterio que giraba en torno al vampiro. No deseaba invadirlo, no quería ser molesta, no tenía intenciones de estar sobre él todo el tiempo. Iba a ser prudente, si algo averiguaba de él, ella permitiría que él la conociera en la misma medida, estableciendo una relación pareja independiente del rumbo que pudieran tomar.

-No creo que tu existencia sea aburrida… desconozco la cantidad de años que tienes, pero sé que has vivido más que yo y que debes conocer el mundo. Mi vida se ha limitado a la región de Baskerville… el mundo para mí es demasiado pequeño. Viví en una esfera de cristal- dijo respecto a lo último que había dicho el hombre. -De todas formas, si hay un par de cosas particulares, repararé en ellas con más atención- se inclinó un poco hacia adelante, acercándose un poco, aunque manteniendo una distancia prudente. Entonces le guiñó un ojo y se atrevió a sonreírle juguetonamente antes de volver a acomodarse correctamente en su sitio. Después de eso sus ojos se fijaron otra vez en el exterior. Notó las primeras estructuras y supuso entonces que ingresaban a la ciudad de Bran.

La curiosidad la hicieron asomarse un poco a la ventanilla, contempló lo que iba apareciendo a medida que avanzaban. Todo era muy diferente… y solitario. De todos modos le pareció un lugar inicialmente bello, era majestuoso -Vaya… - murmuró y vio de reojo a Cornelius dedicándole una nueva sonrisa antes de regresar su vista al exterior. Las cosas que había escuchado sobre Bran no le hacían un real honor a lo que ella podía apreciar desde donde estaba. Nadie pondría en duda que aquella era la región de los vampiros. El cielo estaba más oscuro y, según se decía, eso siempre era así, ningún rayo de sol había tocado la tierra de los inmortales.

Para Arabelle no era un problema un clima así, adoraba la oscuridad, los días sin sol eran mejores que aquellos en los que el astro brillaba sin piedad sobre las cabezas de todos. Por esa razón adoraba las noches más que cualquier otra cosa. La oscuridad había sido siempre su aliada, por lo tanto, Bran le pareció el lugar perfecto… ¿y si permanecía allí por siempre?, ¿y si olvidaba sus ambiciones y buscaba otras? Una nueva sonrisa apareció en sus labios, una bastante más tonta, soñadora quizá.



Marie Arabelle Laveau
avatar
Apodos : Marie Arabelle Laveau
Avatar : Scarlett Johansson
Habilidad : Visión de Merlín
F. Inscripción : 11/05/2016


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: Brontide Ȣ Arabelle

Mensaje por Cornelius Berggrem el Miér Jul 12, 2017 10:56 pm

Asintió con un movimiento discreto de su cabeza y no añadió más al asunto. Para él, ese gesto bastaría para darle a entender a la joven que tenía entera libertad de explorar la mansión, que prácticamente podía llamar propia, explorar cada rincón y contemplar los objetos que más le resultasen llamativos. Después de todo, pasaría una temporada en Bran, sin mencionar que el cuidado que el inmortal le profesaba le impedía imaginar cualquier tipo de restricción –salvo salir sin anunciárselo– que pudiese incomodarla en lo más mínimo. No olvidaba cómo la había encontrado aquella noche, sola y empapada con el agua sucia que corría por el callejón y desde los techos. La recordaba ansiosa por acabar con su mala fortuna, trémula a causa del frío y refugiada en la podredumbre de una caja de cartón, empapado también. Y Cornelius debía evitar a toda costa que eso volviera a suceder, no quería volver a encontrar la miseria en aquellos ojos dulces.

El gesto sonriente se repitió en sus labios en cuanto la joven se aproximó y una risa suave y discreta escapó nuevamente por sus labios. — He vivido un poco más de un siglo — Explicó mientras su cabeza reproducía las memorias de su conversión y de su escape. — Aunque no he viajado mucho, en realidad. — Recordaba muy bien que había pasado sus años mortales en Inglaterra, que eran contados los viajes que había realizado a lo largo de la isla británica y que, siendo ya inmortal, prefirió borrar todo rastro de su existencia, desaparecer de la faz de la tierra hasta que llegó a Pandora. Incluso en aquella isla había vivido recluido en la región a la que estaban adentrándose, siendo hasta pocos meses atrás que decidiera abandonar su escondrijo y explorar las regiones de Pandora.

Mientras Arabelle miraba al exterior, Cornelius permaneció mirándola, contemplando su cabellera, la forma de sus hombros y de su talle. La miraba con una expresión cálida y sosegada, misma que duró apenas segundos antes de que, ignorando el ya acostumbrado retorno a la ciudad de Bran, decidiera volver a su lectura. Si no se equivocaba, alcanzaría a leer unas cinco páginas más antes de que el coche se aparcara frente a la mansión y así fue. Ante ellos se irguió una imponente mansión que ocupaba, junto con el jardín, una manzana completa. El edificio estaba conformado por tres niveles y lo que parecía ser un ático, cuya existencia era evidenciada por las estrechas ventanas incrustadas en el techo inclinado.

El coche se detuvo ante el pórtico, un área espaciosa y alta, sostenida por un par de columnas, y el conductor se apeó para abrir la puertecilla de la cabina para dar paso a la bruja. Cornelius se había apeado ya por cuenta propia y se acomodaba el saco a medida que caminaba en dirección a la joven. — Bienvenida a mi hogar — Le dijo con una elegante sonrisa para luego invitarla a entrar al edificio, cuya puerta principal era abierta por el mayordomo en ese mismo instante.


avatar
Apodos : Cornelius Berggren
Avatar : Henrik Lundqvist
Habilidad : Purga de sangre
F. Inscripción : 29/04/2015


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: Brontide Ȣ Arabelle

Mensaje por Marie Arabelle Laveau el Sáb Ago 05, 2017 11:24 pm

Se mantuvo callada el resto del trayecto, observando todo lo que pudiera desde la ventanilla, memorizando la máxima cantidad de detalles posibles y deleitándose con cada cosa, pues todo le parecía maravilloso y no sabía si se debía a que realmente lo era o si es que la felicidad que sentía la que le hacía ver las cosas de esa manera. Como fuera lo estaba disfrutando y en mucho tiempo no había experimentado nada parecido, así que no le dio lugar a ningún cuestionamiento que pudiera arruinar ese instante. Incluso hizo el ejercicio de no pensar en absolutamente nada, de dejar la mente en blanco y de fingir por momentos que acababa de despertar de un largo sueño y que toda su vida anterior fue una pesadilla de la cual por fin había logrado escapar.

Entonces la vio por fin y no le cupo la menor duda de que esa era la morada del vampiro. Sus ojos brillaron un poco más y su sonrisa se ensanchó hasta invadirle la totalidad del rostro. Le parecía más hermosa que la de sus padres, más bella que cualquiera de las que alguna vez vio en Baskerville. Mucho iba a tener para explorar, quería conocer cada rincón, aprendérsela de memoria, corretear escaleras arriba y escaleras abajo. Por fin el carruaje se detuvo y se bajó del mismo nada más le abrieron la puerta, estaba demasiado ansiosa como para perder un segundo más arriba del transporte tirado por caballos. Sintió algo de frío al descender, pero no le importó en absoluto -Es preciosa, Cornelius- respondió ante la bienvenida y lo siguió de cerca.

Se preguntó cuántas personas trabajaban allí dentro para mantener todo en orden. Le dedicó una sonrisa al mayordomo cuando pasó junto a él y una vez dentro giró sobre sí misma echándole una primera ojeada a ese nuevo entorno. Le pareció un propio de él, donde mirara estaba su sello y lo sentía a pesar de conocerlo hace tan solo unas horas. Las ganas de lanzarse sobre Cornelius para abrazarlo y darle las gracias por enésima vez no le faltaron, pero se contuvo y tan solo le dedicó una nueva sonrisa al tiempo que tomaba las solapas del abrigo que llevaba encima y las cruzaba sobre su pecho.

Solo esperó a lo que dijera el vampiro, iba a seguirlo allá donde fuera mientras le tomaba confianza a la mansión. No se sentía intimidada, solo era cuestión de respeto, porque si Cornelius le decía en ese momento ‘eres libre de ir donde gustes’, la bruja no dudaría un segundo en salir corriendo hacia la primera escalera que se le cruzara y entonces aparecería solo cuando se le cansaran las piernas de tanto ir y venir. Pero hasta entonces se mantendría cerca de él, además que quería conocerlo más, así como se lo había dicho un rato atrás mientras viajaban hasta allí.



Marie Arabelle Laveau
avatar
Apodos : Marie Arabelle Laveau
Avatar : Scarlett Johansson
Habilidad : Visión de Merlín
F. Inscripción : 11/05/2016


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: Brontide Ȣ Arabelle

Mensaje por Cornelius Berggrem el Jue Ago 10, 2017 9:15 am

Cierto era que se había acostumbrado al aire de la cabina, impregnado, si por suerte de modo permanente, por el perfume de la mujer que lo acompañaba. Los altos esfuerzos para mantener la pulcritud en cada esquina de la mansión no bastaban para deshacerse del olor a polvo ni del ahora insípido aroma de tiempos pasados, de la historia moldeada en estatuas y pincelada en exquisitos cuadros, en los ojos muertos que retrataban con frecuencia. No sabía cuánto tiempo viviría con la bruja, pero estaba ansioso por permitirle adueñarse de su residencia, de sembrar en cada esquina el recuerdo que jamás se esfumaría de la mente del vampiro. Si se marchaba, querría sufrir su ausencia, aborrecer su propio hogar por recordar aquello que no había sido capaz de retener. Quería darle el honor de obligarlo a odiar la soledad, de hacerlo sufrir cuando volviese a los brazos de esa vieja amante.

De ahora en adelante, esta mansión es tan tuya como mía — Le indicó mirándola de soslayo, queriendo robar la expresión de su rostro en secreto. ¿Por qué no hacerla dueña también? Si Arabelle pasaba meses, incluso años ahí, no quería que se sintiera como una simple invitada, como una joven beneficiada por un extraño con el que tendría una deuda. Cornelius aborrecía esas nociones y no sentiría que su apoyo hacia la mujer fuese real si existía un abismo entre ella y todo lo que habitaba en la mansión. — Siéntete libre de explorar cuanto quieras, no encontrarás puertas cerradas — Añadió, consciente de la ansiedad que recorría a la bruja desde el momento mismo en que el carruaje se detuviera ante la imponente mansión. Se detuvo entonces en el corazón del edificio y se volvió para mirarla, para encontrarse frente a frente a la mujer de cabellos rubios que prometía limpiar los pecados del inmortal. — Reúnete conmigo en el estudio en cuanto te sientas satisfecha. Discutiremos entonces lo que necesitas y de paso te haré saber si hay noticias de Baskerville — Él veía, sabía bien, que esos ojos destilaban energía en lugar de cansancio. No tenía caso invitarla a descansar cuando cada detalle en el rostro ajeno rogaba por la oportunidad de sumergirse hasta perderse en las habitaciones de su morada.

Esperó a que Arabelle se marchara para él mismo retirarse también, no sin antes observar su figura alejarse de su persona. Si sus cálculos no fallaban, una respuesta a su misiva estaba esperándolo ya en su estudio, noticias de su amiga y de los asuntos que incluían a Arabelle. Y sólo entonces se permitió sentirse curioso, preguntarse qué clase de circunstancias habría vivido la bruja para haber terminado sola y aterrada en un callejón. Quería saber qué males le habían hecho, por qué no podía llamar a Baskerville su hogar.


avatar
Apodos : Cornelius Berggren
Avatar : Henrik Lundqvist
Habilidad : Purga de sangre
F. Inscripción : 29/04/2015


Ver perfil de usuario
Neófito

Volver arriba Ir abajo

Re: Brontide Ȣ Arabelle

Mensaje por Marie Arabelle Laveau el Vie Ago 11, 2017 10:06 pm

Se sintió extraña cuando el vampiro pronunció las primeras palabras, ¿era en serio? Se quedó helada unos momentos, considerando lo dicho y oyendo todo lo demás. Por supuesto que no iba a desaprovechar la oportunidad, no iba a hacerse la tímida o la humilde, tal vez no se estaba mostrando tal y como era normalmente, pero no era tonta y no iba a negarse a recorrer toda la mansión o al menos una parte de ella. Tampoco pecaría de intrusa como lo sería una niña pequeña. Daría una mirada superficial, estudiaría lo que estaba fácilmente a su alcance y ya con los días entraría en detalles. Era en parte cuestión de respeto y también de prudencia. -No tardaré demasiado- le dijo entonces escondiendo las manos en los bolsillos del abrigo, le dedicó una nueva sonrisa y finalmente se dio media vuelta para comenzar a caminar entregándose a la contemplación.

Avanzó despacio por el pasillo en el que se internó, allí dentro hacía frío, pero no era desagradable, estaba obviamente mucho mejor que el exterior. No detectaba aromas particulares que llamaran su atención, todo parecía estancado en el tiempo, aunque eso no le restaba encanto a la propiedad y mucho menos a los objetos que la vestían por dentro. Todo estaba decorado con una delicadeza especial, no estaba sobrecargado, la atención podía centrarse en una cosa a la vez sin perder la cabeza queriendo abarcarlo todo. Había elegancia allí donde se mirara… era como ver al dueño de la mansión en cada esquina. En su trayecto hizo algunas pausas para perderse en el paisaje que le ofrecía la vista desde las ventanas y cuando lo creía necesario, reanudaba su paseo.

No supo cuánto tiempo deambuló, no estaba cansada, no obstante, pronto creyó necesario volver con Cornelius, primero porque quería saber sobre las noticias que él pudiera darle y también porque quería sentarse a hablar con él sobre lo que había quedado pendiente de la breve charla que sostuvieron camino hasta allí. Además que necesitaba una taza de té para calentar sus manos y su cuerpo, porque tenía frío. Regresó sobre sus pasos siguiendo el mismo recorrido, volviendo a observar lo que ya había visto y después, ayudada por el mayordomo, fue a reunirse con el vampiro en el estudio. Agradeció el trato cordial del hombre cuando este le indicó el camino a seguir y entonces apuró sus pasos hacia el punto de encuentro. Cada vez más se sentía mejor, cada segundo dejaba atrás los malos tiempos y traían consigo promesas mejores de un futuro desconocido diferente al que tuvo antes de que él la encontrara en aquel callejón de Valtesi.



Marie Arabelle Laveau
avatar
Apodos : Marie Arabelle Laveau
Avatar : Scarlett Johansson
Habilidad : Visión de Merlín
F. Inscripción : 11/05/2016


Ver perfil de usuario
Aprendiz

Volver arriba Ir abajo

Re: Brontide Ȣ Arabelle

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.