Últimos temas
» Back home (Lynceus)
Hoy a las 12:56 am por Lynceus Bàlor

» ¡PRIMER VIDEOANUNCIO EN PANDORA!
Ayer a las 11:42 pm por Thea Vuignier

» Rumor — Samara
Ayer a las 2:02 pm por Alajëa N'Ralla

» Hjemlengsel (Homesickness) [Zia Caproni]
Ayer a las 11:06 am por Håkon Nilsen

» II Misión de Davy Jones × Ptalka Fo'Gnir & Samara
Miér Sep 20, 2017 6:13 pm por Tarik Ahmed

» Find out an answer for me | Håkon Nielsen
Miér Sep 20, 2017 4:50 pm por Håkon Nilsen

» ¿Por qué me ayudas? (Flashback)[Trolk Fog'Nir]
Miér Sep 20, 2017 3:57 pm por Håkon Nilsen

» Manuscrito de Davy Jones.
Miér Sep 20, 2017 3:28 pm por Davy Jones

» Gran Ali Principe Ali Alibabaua [Privado Helena]
Miér Sep 20, 2017 12:52 pm por Trolk Fog'nir

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios
Afiliados elite (36/55) [26/08/17]
Jurassic Park: The Walking FossilsElentarirpg No aceptamos Afiliaciones Normales

Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Lynceus Bàlor el Dom Abr 16, 2017 6:10 pm

Iba siendo hora de cerrar las puertas de la herrería, pero el gigante imitador del sol se empeñaba en aplanar aquel pedazo de acero, dejando caer el martillo una y otra vez sobre la hoja al rojo vivo. Tal eran su esfuerzo y terquedad con que aplanaba aquel trozo de material ígneo con rapidez sin tener que volverlo al fuego tantas a veces. No estaba seguro de si eso afectaría la solidez del arma que construía, pero daba igual, era su turno de experimentar.
La zona iba quedándose desierta y oscura por el caer de la noche, dentro de la herrería sólo iluminaban la brasas ardientes del horno y las chispas que despedía la espada al rojo vivo que golpeaba el alado. Nadie contemplaría con aquella pobre iluminación como la belleza tan característica de los guerreros alados, sobre todo en la adolescencia, iba abandonado a Lynceus como si él yaciera una maldición. De su frente brotaban gruesas gotas de sudor, que iban arrastrando consigo el hollín que se había pegado a su rostro, su cabello enmarañado y recogido detrás de su cabeza también estaba humedecido por el sudor de un largo día de golpear acero contra acero, además de que la barba comenzaba a brotarle en las mejillas y el mentón como diminutas púas que parecían combinar con la aspereza de las callosidades de sus manos, sin mencionar que las prendas que llevaba no hacían justicia ni al más pobre de los guerreros alados, si se considera que la tierra de Mördvolathe es famosa por las riquezas en piedras preciosas que poseen sus habitantes, tales resultaban útiles para comprar a otras regiones lo que la tierra montañosa era incapaz de producir.
Así pues, Lynceus paró por un momento su ardua labor para limpiarse la humedad del rostro y para darse un respiro. Miró por un momento hacía afuera y se percató de que ya era tarde, así que salió un momento para encender el faro que iluminaba la entrada a la herrería. Se tomó un momento para inhalar el aire puro de Thyris, jalando una ventisca con la fuerza de sus pulmones y exhalando como una ternera. Miró hacia un lado de la calle y luego hacia el otro. Admiraba como aquella ciudad podía permanecer tan apacible y ser parte del territorio de Pandora al mismo tiempo. Por otra parte, se sintió satisfecho al reflexionar en que la decisión de haberse establecido en la ciudad de la cascada resultó acertada, nunca nadie sospecharía que allí se ocultaba el heredero de la familia Bàlor, eso le daría la oportunidad de salir del radar de sus más recientes enemigos y de Ikarus, de manera que podría continuar su camino en las sombras, y cuando fuera el momento adecuado, reaparecería en el mundo como un Señor Alado, como un Vindicador digno de ser temido en Pandora.



I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Aldair Orgnar el Lun Abr 17, 2017 9:42 pm

La calleja empedrada se comenzaba a cubrir con la mortecina luz del astro rey que poco a poco abdicaba su trono a la luna que brillaba con el fulgor que vaticinaba una noche calma en las tierras planas de Thyris; por mi parte había bajado de las laderas del volcán buscando aliviar la soledad que si bien generalmente me reconfortaba, había noches que me mataba poco a poco, subyugando mi voluntad de seguir adelante por mi cuenta y sin una razón para permanecer en esta tierra carente de amor, de parsimonia, de lo que antaño cuidábamos los elfos por todo el planeta.

El ocaso se encontraba especialmente solitario, las calles estaban abandonadas y salvo por mi pisadas no se escuchaba nada más que rompiera el sepulcral silencio de una ciudad que parecía rendirle tributo a la noche; hasta que en la lejanía pude escuchar un estruendo reiterativo, un golpeteo de metal contra metal, un chasquido que parecía una melodía llena de melancolía, justo el tipo de sonido que podía abstraerme de mi realidad y hacerme pasear por las solas calles de las cascadas hasta su origen; un taller de herrería que se encontraba en penumbra, alumbrado solamente por la incandescencia del metal que seguramente era dueño de aquella agónica canción.

Me senté en el pórtico de una casa aledaña al taller, saqué la vieja pipa de madera de sauce que mi esposa me había regalado hacía más de dos siglos y un fosforo con el que prendí el material que ya se encontraba resguardado en la pipa y di una calada por la larga cánula que se estrechaba conforme a mis labios se aproximaba.

Humo de colores azules mortecinos se entremezclaban con el húmedo aire del lugar, cuando unas pisadas me hicieron dirigir la mirada nuevamente a la herrería, la luz de su exterior se encendió y una silueta masculina se dibujó en su portal, podría ser un elfo por su porte, todo lo indicaba hasta que la sombra de sus alas dibujó su contorno en el interior del recinto; guardé silencio al tiempo que le miraba con curiosidad, si había escuchado hablar de ello otrora, pero nunca imaginé conocer a uno en persona, si es que a esto se le llamaba conocer…

Permanecí en expectante silencio mientras el guerrero barría la calle con la mirada hasta donde yo me encontraba; su mirada tenía tanta melancolía como la mía, pero había en ella algo más, algo que no podía desdeñar o entender…

Asentí con la cabeza a modo de saludo sin incorporarme de mi lugar, sabía que él me había visto, pero no sabía que tan amistosos podían ser estos seres completamente nuevos para mí.


Última edición por Aldair Orgnar el Jue Jul 20, 2017 6:37 pm, editado 1 vez




By myself:


avatar
Avatar : Josh Mario John
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Lynceus Bàlor el Mar Mayo 02, 2017 6:30 pm

La fría iluminación de las calles seguía siendo extraña a sus ojos, estaba mucho más acostumbrado a la luz cálida del fuego, y los elfos usaba…¿Que? Pensaba Lynceus mientras recorría la calle con la mirada. Reparó en un hombre sombrío que había estado sentado muy cerca de la herrería. Logró ver que en sus ropas había algo de verde, por lo que dedujo que sería un elfo. Por un momento se sintió identificado con él, pues de alguna manera parecía que la luz huía de él, así como la luz lo había abandonado a él poco a poco, se había escapado de sus alas y su cabello, el cual antes era rubio claro. Ya sus alas tampoco tenían el mismo fulgor que antes, Lynceus lo atribuía a lo que sucedió en Bran en fin de año. El rubio habría jurado que de no ser por sus alas, nadie jamás adivinaría que aquel gigante pertenecía a Mördvolathe, al igual que ese hombre sentado en solitario, que de no ser por su ropaje Lynceus le habría tomado por siniestro, sobre todo porque tardó unos momentos es percatarse de su presencia. Si no hubiese mirado de un lado a otro, como si intencionalmente estuviera buscando a alguien, se habría dado media vuelta de regreso a la herrería creyendo que la calle estaba desierta. Sintió una fugaz envidia, por aquel hombre y por los siniestros. Allí sentado y sin siquiera intentarlo, se integraba al ambiente, mientras que Lynceus, donde quiera que se parara, era un gigante rubio con dos enormes alas en su espalda. Pasar desapercibido nunca fue su fuerte. No pudo evitar pensar que aquel hombre era un viajero y no un habitante permanente de Thyris, así que eso despertó su curiosidad. En todas estas cosas reflexionaba mientra el elfo le saludaba, Lynceus solo miró fijamente mientras se aproximaba a él con pasos cortos y silenciosos.
-Buenas noches.- dijo Lynceus con la diplomática voz que le había heredado su padre. No era que el alado hubiere confiado en él de inmediato, pero si aquel elfo representaba un motivo de desconfianza, por lo menos podría hacerle creer que se había equivocado de guerrero alado, ya que estaría buscando al tempestuoso Lynceus, y no a un humilde herrero. Así era su situación, sabía que era buscado, y que su principal enemigo dormía en la misma región que él.- Pareces cansado. Si no tienes lugar de descanso, seguro mi maestro te recibirá en su casa.



I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Aldair Orgnar el Vie Mayo 05, 2017 4:49 pm

La distancia que nos separaba fue esfumándose de a poco con cada paso que el alado daba en mi dirección, sus alas eran imponentes como las de un ave de caza, majestuosas cubrían la espada del extraño con la delicadeza de sus plumas, dando paso a una melena que reflejaba la cálida luz de la fragua del herrero, sus rasgos por otra parte eran posesión de las sombras y permanecían escondidas en medio de la penumbra que ahora cubría el pueblo entero.

Saludó solemne y cordial al mismo tiempo, su voz era profunda y hacía justicia a los rasgos que poco a poco se develaban frente a mí; una sonrisa o lo que quedaba de ella se dibujó en mi rostro al escuchar la invitación ajena a pernoctar en la herrería, la verdad era que no estaba acostumbrado a las muestras de empatía por parte de los extraños, quizás como resultado de siglos vagando por una tierra plagada de humanos deseosos de acabar con su propio entorno; y a pesar de que ya tenía días –y muchos de ellos- vagando por las tierras de Pandora tratando de integrarme a ella y con algo de suerte llegar a encontrar un nicho al que poderle llamar hogar, había buscado el no encontrarme con nadie, tal vez los seres de esta tierra eran distintos, como él lo parecía.

-Gracias…- mi voz era seca y apagada, me sentía tan cansado como la edad que llevaba sobre mis hombros –No creo que sea necesario- no existía la mentira en mi naturaleza así que no podía decirle que si tenía un lugar al cual llegar tras el ocaso, sin embargo el mero cruce de palabras con este total desconocido me resultaba reconfortante –Pero ¿podrías darme un vaso de agua?- inquirí apelando a esa buena voluntad que parecía poseer, le hablaba y de tanto en tanto analizaba su rostro y las expresiones que de este se desprendían, sin embargo la envergadura de sus alas eran las que de verdad me resultaban admirables y hacía un verdadero esfuerzo por no preguntar por lo que él era.


Última edición por Aldair Orgnar el Jue Jul 20, 2017 6:36 pm, editado 1 vez




By myself:


avatar
Avatar : Josh Mario John
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Lynceus Bàlor el Dom Mayo 07, 2017 7:38 pm


Iron vs Iron
Lynceus & Aldair » Thyris » Cascada » Noche
-Seguro que sí.- dijo Lynceus sin muchos ánimos, se dio media vuelta para volver a la herrería, entró al taller y lo cruzó hasta llegar a la puerta que daba a la casa. Muy callado, con pasos ligeros, aguzaba el oído para cuidar sus espaldas. Las alas del alado se sumergieron nuevamente en las sombras cuando entró a la casa a oscuras. Cerró la puerta tras él suavemente, incluso podría haber sido que esta se hubiere cerrado sola. Dentro, antes de aproximarse a la fuente, miró a través de la ventana hacia la calle, aquel elfo era una escultura inmóvil y oscura a orillas de la calle. No parecía haber nada raro en él, así que el alado continuó con su altruista tarea. No tomó un vaso, sino un tazón hondo, el cual cogió con una sola mano, asegurándolo con sus largos dedos lo sumergió en el agua y lo llenó. Al contacto con el agua se dio cuenta que él también tenía sed, había estado toda la tarde trabajando sin despegar las manos de acero, incluso se le había pasado la hora de cenar. Bebió todo el contenido del cuenco en menos de un minuto y volvió a llenarlo. Antes de salir echó una última mirada hacia la calle y vio que todo estaba en calma, como una imagen sin vida. Hizo todo el recorrido de regreso al lugar del elfo, pasando de las penumbras a la luz y de nuevo a las sombras. -Aquí tienes.- dijo inclinándose y extendiendo el brazo lentamente para no derramar el agua.- Si no te molesta que pregunte, ¿que clase de elfo eres?- preguntó curioso. Si tuviera que adivinar, habría dicho que se trataba de un elfo de tierra, pues los otros eran tan distintos. Alguna vez conoció a un elfo de fuego, un guerrero sin bandera ni dueño, sus labios jamás pronunciaron palabra alguna, pero sus armas hablaban por él. A los elfos de viento, se podría decir que Lynceus les tenía sentimientos encontrados, algo así como una mezcla de respeto, temor y tirria. Los consideraba seres violentos e irracionales, por lo menos a los que había conocido en el desierto. Al momento que terminaba su pregunta, miró los pies del elfo y examinó discretamente su calzado, buscando el más mínimo rastro de arena, pero imposible ver con tan escasa luz.- Parece que no tienes planes de quedarte.



I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Aldair Orgnar el Lun Mayo 15, 2017 12:17 am

Le miré perderse en la oscuridad del taller y una puerta chirrió al final, su silueta y esas enormes alas se habían perdido en la penumbra que la noche ofrecía y yo me limité a mirar el lugar desde la posición en la que me encontraba; antaño había aprendido a no ser entrometido y guardar los espacios que no me correspondían, justo como lo hacía ahora, y era cierto que no tenía un lugar donde guarecerme y que a pesar de la seguridad de Pandora y más aún de Thyris, siempre era bienvenido el descanso sin tener que mantener el sentido de alerta en caso de tener que huir o luchar, un instinto básico de todo animal…

Extendí la mano y tomé la vasija llena de fresca agua sin poder evitar mirar con más detenimiento el rostro ajeno, antes me habían embelesado e intrigado sus alas, pero ahora eran sus facciones las que me abstraían, eran sombrías y lúgubres, de cierta forma me reflejé en él, no sabía que era lo que había tenido que pasar para llegar a tener un semblante con tanta melancolía y oscuridad pero si se asemejaba tan solo un poco a los penares que yo había vivido en lo que ahora parecía una vida pasada, podía entenderle y más aún conocer la prudencia para no preguntar al respecto.

Fui alejado de mis pensamientos por su grave y casi inexpresiva voz con una pregunta que no me esperaba, hacía años, quizás cientos de ellos, que nadie me preguntaba acerca de mi naturaleza elemental… hacía mucho que en el mundo plagado de humanos no importaba aquello, solo el hecho de que éramos invasores de nuestras propias tierras, obligados a desalienarnos de ellas o condenados a una muerte falaz –Yo… soy un elfo de aire…- mencioné encogiéndome de hombros, me sentí estúpido, si alguien era un ser de aire, ese era mi interlocutor.

Estudié de a poco las reacciones ajenas, esperando una respuesta a aquello, pero su pregunta también había abierto la puerta a que mis inquietudes e ignorancias quisieran emerger a borbotones de mi boca, mesurándome lo más posible me enfoqué en el último cuestionamiento meditando mi respuesta, usando aquel tiempo para beber de un solo trago el agua contenida en la jícara aquella, fresca, pura y reconfortante, así me resultó ese trago de agua que solo me pareció un sorbo –No puedo despreciar un ofrecimiento así en mi condición- era nómada y una buena noche de descanso seguro –Pero no me gusta causar molestias…- mi mirada brillaba de vez en vez al pensar que podía contar con esta persona, que era de fiar al menos.

Hice un ademán con la olla a modo de pedir más agua, escudriñando la incógnita que su rostro me representaba –No sé cuántos elfos de mi naturaleza haya por acá- no valía la pena fingir que era de Pandora, siquiera que la conocía…


Última edición por Aldair Orgnar el Jue Jul 20, 2017 6:34 pm, editado 1 vez




By myself:


avatar
Avatar : Josh Mario John
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Lynceus Bàlor el Sáb Jul 15, 2017 10:34 pm


Iron vs Iron
Lynceus & Aldair » Thyris » Cascada » Noche
Lynceus disfrazó sus sospechas en la oscuridad y calló por un momento. No pudo evitar sentir que estaba siendo acechado, pero tampoco podía ignorar el hecho de que había revelado su naturaleza elemental tan despreocupadamente, no parecía tener malas intenciones. Así que en su interior debatían su instinto de supervivencia y sus más recientes preocupaciones e intereses. A final aquel hombre había llamado su atención, pues su pinta revelaba un centenar de batallas e infortunios, era evidente que aquel elfo habría estado muchos más días en la tierra que el joven alado, así que estaba fuertemente interesado en conocer las historias que pudiese contar. Así que Lynceus cruzaba los dedos para que el viajero no resultara ser un enemigo.
-De viento, eh.- repitió intrigado.- Pues, es un placer conocerte, elfo de viento, como sea que te llames.- el rubio le tendió la mano a manera de saludo.- Aunque a juzgar por tu apariencia, tu no vives en el desierto, ¿me equivoco?
Lynceus comenzaba a ser atrevido con sus comentarios, lo sabía bien, pero a esas alturas estaba consciente que en años anteriores su imprudencia había sido infinitamente peor y, aun con eso, Pandora no había logrado extinguir su existencia, así que prosiguió con su ofrecimiento. –Créeme, no habrá problema alguno. Solo dos personas viven en la herrería, el herrero y su esposa. Si te quedas en la cocina no notarán tu presencia, solo trata de no sorprender a la cocinera en la mañana.- dijo sacudiendo el hollín de su camisa.- Aunque temo que yo debo dormir en mi sitio, el cual no está cerca de aquí. – como era de esperarse, alguien como Lynceus no cabía en una cama convencional, más bien su anatomía le requería un lecho distinto para una noche de descanso decente, aunque había dormido en camas normales un millón de veces, era lo que más odiaba. Aquello sería el equivalente a un humano durmiendo en una banca de madera, y ya que se había tomado tantas molestias en establecerse en Thyris y además modificar la vivienda a su medida, no tendría que soportar aquel tormento ni una sola noche más. En aquel momento también estaba hambriento, y como el dueño de la fragua compensaba el pobre salario de Lynceus con comida, no repararía en comer lo que necesitara.- Pero no me iré de aquí sin comer algo, estoy muerto de hambres. ¿Te apetece algo?




I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Aldair Orgnar el Lun Jul 17, 2017 10:25 pm

Una sensación de incomodidad nubló el lugar al escuchar de los labios del alado mi naturaleza elemental, viniendo de un guerrero alado aquello sonaba a sorna a pesar de que no fuese así, me encogí de hombros sin más que hacer –Aldair… Orgnar- me presenté al tiempo que estrechaba la mano que aquel hombre me había tendido y en mi rostro se asomó una sonrisa de medio lado ante la aseveración ajena –En efecto… No vivo en el desierto, ni siquiera tengo seguridad de donde es que yo vivo…- mi condición nómada me hacía dudar de aquello, pero en definitiva trataba de evadir los poblados elficos; sin reparar mucho en el filtro que hacía falta entre mi mente y mi boca, se escapó de esta mi pensamiento inmediato -¿Cómo es que se supone que deben de lucir los elfos que vitan el desierto?- mi pinta me delataba como un extranjero, tratar de fingir lo contrario solo podría hacerme ver como un ser en el que no se puede confiar, algo que no me interesaba generar.

Agradecí que aquel extraño me permitiera pernoctar en su morada, que me explicara que no habría inconveniente, sentí un gesto de complicidad, casi invisible, pero plausible al fin; -Me iré al alba si lo consideras prudente, antes de que llegue la cocinera…- articulaba mis pensamientos al tiempo que imaginaba como sería entonces el lecho de una criatura como aquella, quizás porque era la primera que se cruzaba en mi vida, pero nunca antes me había pasado eso por la mente.

-Si…- espeté sin pensarlo dos veces–Sé que había dicho que no… Pero siempre es gratificante no comer sólo, a pesar de hacer de esto un hábito consumado…- si tenía hambre, pero tenía más curiosidad por saber de él, de cómo era la naturaleza de un alado, y no podía dejar de pensar en la laconia que reflejaba su rostro.


Última edición por Aldair Orgnar el Jue Jul 20, 2017 6:33 pm, editado 1 vez




By myself:


avatar
Avatar : Josh Mario John
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Lynceus Bàlor el Jue Jul 20, 2017 6:08 pm


Iron vs Iron
Lynceus & Aldair » Thyris » Cascada » Noche
-Bueno…- el joven alado tomó un respiro y luego continuó.- Se visten distinto, como para soportar el calor del desierto. Además, no son tan hospitalarios como los elfos del bosque.- dijo dando a entender que los únicos elfos de viento que había conocido vivían en el desierto, por lo que al ser extranjero, dio por hecho que los elfos de viento vivían por lo general en el oasis. Lynceus aún trataba de medir sus palabras, buscaba no revelar del todo lo que había visto en el desierto, pues aún había algo que lo preocupaba intensamente, incluso le arrebata el sueño pensar mucho en que los elfos y Freyja, especialmente, ignoraran que los rebeldes habitaran bajo sus narices. Pensar que la titán de Thyris estaba al tanto, lo preocupaba aún más.
-Puedes quedarte hasta el mediodía si así lo deseas.- respondió al elfo mientras hacía un gesto con la mano, invitando a Aldair a seguirlo.-¿A dónde irías después? ¿Qué rumbo llevas, mejor dicho?
Mientras conversaban, Lynceus seguía el mismo camino que el elfo le había visto recorrer antes para ir traer el agua. La cocina estaba junto a la fragua, no era muy refinada ni muy grande. Apenas había espacio para los dos hombres.
-Será mejor que te sientes.- sugirió a su invitado señalando la única silla a la mesa, la misma en la que la cocinera comía y preparaba la comida.- No toda la casa es un desastre como esta habitación. Justo al lado está un comedor mucho más decente y pomposo.- Lynceus puso sobre la mesa una barra de pan entera, la pierna asada de algún animal y una pequeña cesta de manzanas tornasoladas, mismas que eran objeto de supersticiones en su tierra natal debido a su peculiar color. También tomó un par de cuchillos y le tendió uno de ellos al elfo.- Pero creo, amigo mío, que estaremos más cómodos aquí.- dijo proponiéndose sentarse en un pequeño banco que extrajo de debajo de la mesa, parecía más bien un escalón que la cocinera utilizaba para alcanzar las repisas altas de la alacena, pero aquello serviría de asiento al joven de gran altura, pues aún sentado casi a nivel del suelo, podía alcanzar cualquier cosa sobre la mesa. Fue en ese momento en el que se percató de que podía ver claramente el rostro del elfo, todo aquello que la oscuridad de la calle no le había permitido. Era más extraño de lo que había podido reconocer antes.- !Vaya! Tienes una gran barba.




I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Aldair Orgnar el Vie Jul 21, 2017 10:25 pm

Escuché con atención las palabras ajenas, yo no había puesto un pie en el desierto desde mi llegada a Pandora y en realidad los elfos con los que me había encontrado se podían contar con los dedos de las manos; por experiencias previas a esta isla prefería mantenerme en lo alto de las montañas que precedían a los volcanes, el aire limpio y la falta de elfos eran suficiente para sobrevivir, además que podía ver en pleno vuelo a los guerreros que flanqueaban en la lejanía a su territorio, era casi surreal el encontrarme ahora hablando con uno de ellos…

Llevé los dedos de la mano diestra a mi boca, meditando la pregunta del guerrero alado, parte de ser un nómada es no tener un plan en la bolsa e improvisar conforme el mundo se mueva, unas horas antes de encontrarle pensaba que dormiría en la copa de alguno de los viejos árboles que flanqueaban inermes las cascadas y ahora tenía un techo y comida que llevarme a la boca. –No se… Quizás regrese al norte de Thyris- al menos allá había dejado a una amiga, no tenía certeza de que lo fuera, pero al menos no era enemiga y su compañía era muy agradable –Hace mucho tiempo que deje de tener un lugar al que ir…- quizás desde que había perdido a mi familia me había prometido a mí mismo no echar raíces en ningún lugar, a fin de cuentas si no amas no puedes ser lastimado.

Asentí al hombre, la cocina era pequeña y se encontraba desperdigada, aparentemente la cocinera no era la persona más ordenada de la región; tomé asiento y recargué la espalda contra la silla dejando que mi columna se estirase y un leve crujido sonó de mi interior, aquel reacomodo lo agradecí encarecidamente al tiempo que observaba al alado, aún no conocía su nombre pero no le preguntaría más allá de lo que él me deseara decir, la hospitalidad que ahora me brindaba era más de lo que podía yo pedir y me encontraba agradecido por aquello. Mi interlocutor colocó viandas suficientes sobre la mesa y mis ojos se absorbieron en las frutas de peculiar color, dejándolas de lado para tomar el cuchillo que me ofrecía –Gracias…- asentí con el rostro -¿A qué saben estas cosas?- pregunté refiriéndome a las manzanas con la expresión más adusta que logré poner.

Aquel enorme hombre se sentó frente a mí y la luz de las candelas me dejó mirarle con un poco más de detalle, su expresión era sombría más no tortuosa, no lograba desentrañar que era lo que podía desencajar una expresión como aquella, pero mi mente fue arrebatada con el comentario ajeno; una risotada escapó de mi boca –No creo que sea el primer elfo que ves así- exclamé divertido, aunque si lo pensaba dos veces, yo no había visto a ninguno dentro de la isla; con la zurda tomé la barba desde su nacimiento en las mejillas y la acicalé con un solo movimiento –Tiene algunas ventajas… allá afuera te hace parecer más común…- señalé refiriéndome al mundo y a los humanos que tanta facilidad tenían para juzgar.




By myself:


avatar
Avatar : Josh Mario John
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Lynceus Bàlor el Miér Jul 26, 2017 5:23 pm


Iron vs Iron
Lynceus & Aldair » Thyris » Cascada » Noche
-Ah, claro, claro.- dijo Lynceus continuando su camino, asintiendo luego de que una vez más el elfo insistió en que no tenía un lugar a donde ir, por lo que concluyó que debía estar muy distraído para continuar haciendo la misma pregunta. Luego reflexionó sobre la región norte de Thyris y sus alrededores, no pudiendo pensar en algún lugar interesante que visitar allí, pero sería un camino que lo llevaría por los bordes del territorio de Mördvolathe. Pensar en eso le hizo sentir deseos de volver a su natal región, pero no a la ciudadela, sino a aquellos parajes en los cuales no había civilización, o por lo menos no civilizaciones de alados. Pensaba especialmente en las montañas, en las que por lo general hacía un frío infernal y ,además, era famosas por ser el lugar de descanso de cientos de personas que se atrevieron a viajar a través de ellas. “Otro de los terrenos no explorados en Pandora”, dijo para sí en su mente, recordando haber pensado lo mismo cuando entró en el desierto de Thyris.
-Esas manzanas...- dijo el alado poniéndose de pie al darse cuenta de que no había traído nada de beber. Sacó de la alacena un par de vasos y con las izquierda tomó una botella de vino que estaba guardado tras una pequeña puerta cerca de la ventana que daba a la calle.- Pues, para mi todas las manzanas saben igual, excepto las verdes.- dijo mientras se sentaba nuevamente en el banco. Destapó la botella y llenó ambos vasos, después empujó suavemente uno de ellos hacia Aldair con el reverso de su mano.- Parecen no tener nada de especial además del color, pero en Mördvolathe algunos piensan mejoran la apariencia de las alas.- el joven dio un trago a su vaso hasta dejarlo seco, justo después de dispuso a cortar una buena parte de carne para echarlo a su plato. Al terminar de servirse empujó el plato hacia su invitado, como no dejando otra opción más que comer de él.- Algunos otros, más locos aún, creen que sirve para hacer que un humano se enamore de un guerrero alado.¡Que estupidez!- rió.
Mientras Lynceus explicaba toda aquella historia, no solo no paraba de comer, sino que observaba a Aldair. No olvidó examinar nuevamente sus botas, con aquella nueva luz, pudo ver que solo había fango como en las botas de cualquier otro guerrero. Su hablar se escuchaba distinto al de otros elfos y no parecía tener conexión alguna con los de su tipo. Así que Lynceus, sin quererlo, confió rápidamente en aquel hombre. Quizás porque había algo en él que le recordaba a sí mismo. Apesar de observarlo y prestar mayor atención a sus palabras, no conseguía obtener nada de él, era como un libro cerrado o como el más rebuscado acertijo.
-Te seré sincero.- dijo el alado sonriendo confiadamente luego de la charla hubiera tomado un tinte de humor.- Jamás he visto una barba tan larga en mis escasos años de vida. Pero no creo que te haga ver más común, y aún menos si te encuentras en Thyris. Cuando te vi creí que eras un siniestro. Quizás es Heindel luzcas ordinario, pero te envidio, pues yo no soy ordinario en ningún lugar de Pandora.




I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Aldair Orgnar el Vie Jul 28, 2017 5:03 pm

-Gracias- respondí ante el gesto ajeno de llenar un vaso con vino de tono grante y ofrecer viandas suficientes como para no desear comer por un buen tiempo; escuché atento la explicación del alado sobre las manzanas al tiempo que les miraba de manera intermitente, no había nada parecido en las tierras de las que yo venía y de ser francos aquel color me resultaba como una advertencia, recordándome historias llenas de alegorías que le contaba a mi hija para hacerla dormir por las noches, hasta que el hombre habló de aquella propiedad inherente a las frutas iridiscentes y no pude más que soltar una risa que provenía de mis entrañas, honesta y estertórea –No creo que nadie en su sano juicio quisiera aquella maldición…- respondí aún con la mirada vidriosa que la risa me había dejado; el amor no era más que un cuento, o bien una ilusión que dolía demasiado cuando se rompía, en definitiva estaba sobrevalorado y era completamente innecesario.

Tomé el plato en el que restaba buena porción de carne y no esperé cubierto alguno antes de poner la mano sobre este y llevando un buen tajo hasta mi boca que como algodón se disolvió ante un rutinario masticar que machacaba la proteína y dejaba un delicioso sabor al tragar; sentía la mirada ajena con una mezcla de curiosidad y desconfianza, pero sin malicia, no podría decir que aquel individuo fuese bueno o no con solo verle, pero tenía la corazonada de que al menos por el momento era genuino en sus intenciones y le agradecía por aquello.

El silencio se prolongó, el vino era dulce y sin avinagrar, seguro de origen joven… Sentía el calor que este producía en mi interior con cada trago que poco a poco fue agotando el contenido que se encontraba en el vaso, mi mirada se levantó del plato para encontrarse con la opuesta cuando mi anfitrión reanudó la conversación. Por reflejo cuando habló de mi barba llevé el envés de mi diestra hasta esta y la recorrí cuan larga era –Fuera de Pandora…- expliqué con calma, no sabía si él había estado fuera de esta tierra alguna vez aunque inquiría que no puesto que su aspecto le hubiera delatado –En el mundo de los humanos lo mejor es pasar desapercibido, la barba fue siempre un buen camuflaje que me dejaba pasar como uno de ellos, no porque deseara serlo en realidad…- me detuve un instante, era porque no tenía a donde ir, vagaba en un mundo sin un lugar al que llamar hogar hasta que supe de este lugar y emprendí un viaje que no debería tener retorno –Sin embargo…- una risa se apoderó de mi boca y mi garganta –Tampoco he visto elfo alguno en Thyris que tenga algo parecido…- indiqué con el dedo mi frondosa barba… -No entiendo el motivo que te podría orillar a envidiar lo ordinario cuando lo extraordinario está en tus manos…- quizás fuera de Pandora él podría ser señalado e incluso temido o ridiculizado, pero en estas tierras él podía erguirse orgullo de ser lo que era –Aunque entiendo lo placentero y conveniente que resulta  el perderte entre la multitud…- si es que a eso se refería él –No destacar es un camuflaje muy eficaz, lo fue para mí cuando no deseaba que los humanos me señalaran…-

Me incorporé y tomé la botella del líquido bermellón y le ofrecí llenar su vaso con un ademán -¿puedo conocer el nombre de quien me ha dado una excelente cena y un mejor trato?- inquirí al tiempo que llenaba su vaso y me disponía a hacer lo propio con el mío.




By myself:


avatar
Avatar : Josh Mario John
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Lynceus Bàlor el Miér Ago 02, 2017 12:25 pm


Iron vs Iron
Lynceus & Aldair » Thyris » Cascada » Noche
-Te sorprenderías.- respondió Lynceus tras un bufido de decepción.- Los alados son tan tontos y están tan necesitados de ser valorados que terminan enamorándose de sus protegidos. Confunden su agradecimiento con afecto.
Lynceus solía hacer crítica de aquellas costumbres de los alados, pues era bien conocida en Pandora la debilidad de estos guerreros para con los humanos, la de buscar defenderlos de la acechante oscuridad que sitiaba Valtesi, forjando lazos irrompibles que, a juzgar por Lynceus, eran una condena para el guerrero alado, mientras que para el humano era un negocio del que se le podía sacar provecho. Y, aun si el guerrero alado estaba exento de dicha debilidad, Ikarus intervenía con su política altruista. Nadie en Pandora podía negar a los guardianes alados como incondicionales protectores de la paz, pues eran los únicos representantes de la luz en aquella tierra maldita, siendo que dos terceras partes (en tierra firme) de Pandora estaban dominadas por razas “oscuras”.
Cuando Lynceus terminó de comer, alzó su plato y lo colocó encima de la mesa. Buscaba no parecer obvio en sus sospechas, por lo que de vez en cuando desviaba la mirada y fingía concentrarse en lo que comía. Así, aprovechó una pausa de silencio para tomar la botella de vino y volver a llenar su vaso. A pesar de todo aquello, la charla era amena y fluida, el silencio no era del todo incómodo, y justo cuando creía que los últimos bocados traían consigo el final de aquella humilde conversación a la luz de un viejo candelabro, el elfo mencionó el exterior. Lo bueno era que aún quedaba bastante vino, pero Lynceus no puedo evitar redirigir su mirada a los ojos del elfo, lleno de curiosidad y asombro, pero también reavivó su ya adormecida perspicacia. Lynceus asintió un par de veces mientras el elfo hablaba pero lo cierto es que en sus oído no entraron sus palabras, pues el joven se quedó inmerso en sus pensamientos. Él estaba consciente que aún traían humanos condenados a Pandora, que éstos llegaban en barcos a través del mar de Zárkaros, pero no imaginaba que aún existiesen personas de otras razas vagando en el mundo humano. Miraba a Aldair y en su mente solo podía preguntarse: “¿Se habrá resignado al cautiverio en Pandora?¿Es que el mundo humano resulta un castigo peor para un elfo?”
Lynceus volvió al mundo real cuando Aldair le ofreció más vino. Rápidamente vació el vaso y lo extendió mientras le agradecía el gesto.- Lynceus Bàlor.- respondió secamente, luego se bebió el vaso entero casi sin respirar y lo dejó en la mesa. Apoyó su mentón en su mano, a  la vez que su brazo se apoyaba en su pierna, con el torso encorvado hacia el frente pero con la mirada puesta en Aldair. -Disculpa si resulto ser entrometido, pero me dijiste que irías al norte.- dijo el alado continuando la conversación con naturalidad dentro de lo posible, ahora estaba interesado en la trayectoria que seguiría el elfo, pues ahora le parecía sumamente sospechoso encontrar un elfo que había nacido fuera de Pandora vagando tan cerca de la rebelión. Quizás estaba buscando la guarida de Yusef, quizás no, pero creyó que donde fuera que se dirigiera seguro encontraría algo.- Siendo franco, no creo que busques viajar más allá de Valtesi. Los elfos no son bienvenidos allá. A menos que tu intención sea adentrarte en los dominios de Ikarus.- inquirió Lynceus.- Ya que eres un elfo de viento no me sorprendería que intentaras ir a las montañas, pero no te lo recomiendo. Ni los guerreros alados están a salvo de lo que allí habita.




I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Aldair Orgnar el Dom Ago 13, 2017 5:30 pm

Le escuché con atención a la respuesta que me hubo dado sobre las manzanas iridiscentes y la necesidad de sentirse valorados por parte de los alados, no comprendía bien ese rasgo de la naturaleza de mi anfitrión, quizás solo los mismos alados eran capaces de llenar a entender el significado del vínculo que creaban con los humanos, dudas ahondaron en mi mente, dudas que acallé de inmediato, si bien desde mi arribo a Pandora había sentido una extraña fascinación por los seres del aire, parecía que Lynceus compartía conmigo aspectos sobre los humanos que eran demasiado ajenos a su raza o la mía.

El alcohol lubricó la conversación, espabiló mi lengua un poco y me dejó sentir cierta confianza por aquel que me había brindado alimento y techo –Al norte, quizás si…- respondí meditabundo, clavando la mirada en el líquido purpúreo que acariciaba las paredes del recipiente que lo contenía, meditando, no una respuesta para mi interlocutor, sino más bien para mí mismo –No tengo rumbo, y el norte parece el despoblado perfecto para no tener que toparme con nadie…- nada más que la verdad, añoraba la soledad como compañera, después de la muerte de mi clan, de mi propia sangre, dediqué años enteros a buscar aquella soledad que solo era corrompida por humanos que no sabían valorar el regalo de la vida, les aborrecía por aquello y sin embargo no podía llegar a odiarles por más ahínco que pusiera en aquella tarea, esperaba que una genuina soledad exorcizara eso de mi ser, que de alguna manera me permitiera regresar a lo que algún día había sido.

Su respuesta fue parca, no sabía si buscaba indagar en algún punto determinado de mi trayecto o solo era buena fe de su parte que me indicaba que lugares seguir y cuales no –Valtesi no ha sido una opción para mí… Demasiados humanos y otros tantos que les dejan hacer cuanto les venga en gana...- no era mi intención fingir que los humanos me agradaban siquiera –Creo que su intuición es un don privilegiado Lynceus, justo a las montañas del noroeste es a donde pensaba ir- di un largo trago al fermentado y proseguí –Quizás tu sepas que es lo que allí habita…- inquirí a modo de invitación, había rumores de enormes bestias cubiertas de escamas cual reptiles, nada que se conociera antes, era casi suicida, pero este hombre me inspiraba cierta confianza y la impresión de ser un ser que gusta de lo desconocido.




By myself:


avatar
Avatar : Josh Mario John
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Lynceus Bàlor el Jue Ago 24, 2017 5:10 pm


Back home
Lynceus & Samara» Thyris » Cascada » Atardecer
-Ah, ya veo.- contestó Lynceus mientras rascaba con sus dedos las diminutas púas que crecían en su mentón. Sin dejar de mirarle fijamente, en su mente reflexionaba sobre sus palabras. No quería encontrarse con nadie. Era comprensible, pero extraño. Era difícil entender sus intenciones, aunque no simpatizar con los humanos era algo que ambos tenían en común, así que no preguntó más al respecto y se conformó con aquella respuesta.
Tomó nuevamente su vaso, el cual había dejado sobre la mesa e intentó beber, pero olvidó que lo había vaciado, así que solamente volvió a dejarlo en su lugar, haciendo una leve mueca de decepción. -Sabes, Valtesi es tierra de nadie. Pertenece a los humanos, pero ya que estos al parecer no tienen derechos en Pandora, cualquiera es libre de hacer lo que desee. Por eso Ikarus la defiende incondicionalmente.- dijo el joven entre comentarios a manera de desahogo. Hubo una pronunciada pausa de silencio después de que Aldair hubiese alabado la intuición de Lynceus, este solo le limitó a mirarlo mientras el elfo daba un trago al vino. - Por supuesto que lo sé.- respondió desviando finalmente la mirada hacia la pared  detrás de Aldair.- Son los vecinos de mi gente. Una raza bastante inteligente, incomprendidos y sumamente peligrosos. No sé qué buscas encontrar allí, pero apuesto lo que sea a que morirás.- dijo Lynceus resignándose a su deseo de beber otro vaso de vino.- A menos que los dragones vean en tu ojos que eres digno de ser uno de ellos.- dijo apenas terminó de servirse, luego bebió.- O al menos eso me contaron cuando era niño. Nadie ha sido tan estúpido como para intentarlo.




I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Aldair Orgnar el Lun Ago 28, 2017 12:03 am

Una mueca forma de sonrisa se formó en mis labios ante los incipientes monosílabos ajenos, y se acentúa de a poco cuando era lado hizo el ademán de beber en lo que no era más que un vaso vacío, me incorporé y rellene aquel vas de un dulce fermentado qué permitía una conversación más amena y quizás hasta más sincera; tome asiento frente a la lado del cual no podía evitar apartar la mirada, sus alas eran imponentes y majestuosas, nada que yo hubiera visto en la antigüedad, parecían una declaración de poder y hegemonía.

-Había escuchado que tú regente cuidaba a los humanos celosamente sin embargo nunca llegué a pensar en Valtesi como una tierra de nadie... Quizás porque nunca quise pensar en aquella tierra antes, no creo que tenga nada que ofrecerme, al menos nada que no haya yo encontrado fuera de esta isla, tampoco creo que los humanos de Pandora sean distintos de los que se encuentran afuera están deseosos de poder que no reparan en el daño que hacen a su entorno, que la muerte de lo que nos rodea no es más que un fin para lograr sus objetivos...- enarqué una ceja y mi mirada se perdió tras del alado, en la oscura pared recubierta por sombras producto de las candelas, no pude evitar evocar el pasado; pero un largo sorbo del fermentado purpureo me regresó a esta nueva realidad.

Lynceus ahora hablaba de lo que se encontraba en las montañas, al menos él sabía lo que me podría encontrar, sobre aquellos reptiles alados que podían provocar la muerte con un solo soplo de su pecho -Yo pensaba que aquellas montañas eran parte de Mördvolathe y que los que allí habitaban serían de tu misma raza...- agudicé la mirada, parecía que existían más razas de las que yo podía haber imaginado antes -¿Qué clase de gente puede ser aquella que es incomprendida y peligrosa y que vive Más allá de las fronteras de Mördvolathe?- inquirir con genuina curiosidad, a pesar de llevar poco tiempo en Pandora me jactaba de conocer cada una de las razas que aquí habitaban y las palabras del alado me desconcertaban picando aquel orgullo propio de mi raza.

-La muerte no es siempre el peor final...- en mi mente y mi corazón se reflejaron las noches de agonía después de la partida de mi familia, después de la muerte de mi raza a manos del humano -Después de tantos años la muerte no resulta tan aterradora...- me obliga a sonreír a pesar de que cada palabra que acababa de decir era totalmente cierta, pero todo atisbo de melancolía se disipó con lo que la lado diría, habló de dragones y comprendí que aquella raza inteligente incomprendida se trataba de ellos y no pude más que sentir empatía por aquellas bellas bestias.

-Creo que acabas de conocer a la persona que es lo suficientemente estúpida como para intentarlo- una estertórea carcajada abandono mi cuerpo, sabía que era suicida y una pésima idea, por las palabras del guerrero me quedaba claro que pocos o ninguno dentro de Pandora había visto de primera mano los dragones, no me molesta va ser el primero en hacer aquello, como tampoco me molestaba a ser considerado un estúpido.




By myself:


avatar
Avatar : Josh Mario John
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Lynceus Bàlor el Jue Ago 31, 2017 5:14 pm


Iron vs Iron
Lynceus & Aldair » Thyris » Cascada » Noche
-La llamo tierra de nadie porque a los titanes no les interesa lo que pase con ella, excepto a Ikarus claro está.Pero ni siquiera él puede frenar todo lo el mal que esa tierra atrae.- Lynceus hizo una pausa para continuar bebiendo.- No conozco a los humanos del exterior. No me agradan los humanos, pero Valtesi es el centro del comercio en Pandora, comerciantes de toda Pandora exhiben todo tipo de cosas allí.
La estancia volvió a quedarse momentáneamente en silencio, ambos parecían reflexionar en cosas distintas. El alado no pudo evitar voltear hacia atrás para intentar descubrir aquello que el elfo miraba tan fijamente, pero se volvió nuevamente a su invitado al descubrir que tras él no había nada fuera de lo normal. Luego dejó que el Aldair hablase sobre lo que creía que habitaba en las montañas del este. No argumentó nada, pues no estaba del todo seguro de si había algún asentamiento de alados en las inhóspitas cumbres nevadas que estaban más al norte de Mördvolathe.
-Pues, no sé si la muerte será el peor fin o no. Para mí es el único fin. No es que la muerte me aterre, pero mientras siga vivo, tengo oportunidad de rectificar.- Lynceus terminó de decir aquello sin estar seguro de no haber dicho alguna falacia. Algo así como: “Mientras no esté muerto, seguiré estando vivo.” Pero lo cierto era, que aún bajo la leve influencia del licor ingerido al momento, aquellas palabras sí que tenían un significado coherente en su interior. En realidad quiso decir que nada en el mundo mortal podría frenar su impetuoso espíritu, excepto la muerte. Así que, el pensamiento que se había plantado en su corazón desde su adolescencia, había ido madurando y endureciéndose con el tiempo, por lo que quizás en un futuro, siendo hombre, aquello se convertiría en una poderosa realidad capaz de causar fuertes dolores de cabeza a los titanes. Ahora solo faltaba que aquella tenacidad fuera probada con fuego y acero, y ya sea por coincidencia o decreto del destino, aquello prueba venía sobre aquel gallardo viajero. Aún era necesario que Lynceus decidiera arriesgar un poco más antes de volverse más fuerte, cosa que no le era posible estando oculto en la Ciudad de la Cascada, pero aquella situación era cómoda para él, por lo que de momento, deseaba permanecer allí unos cuantos meses. Así que, simplemente se limitó a mirar perplejo y con el ceño fruncido al elfo, mientras este se carcajeaba.
-Iré a buscarte dentro de un par de semanas para recoger tus huesos.- dijo un tanto indignado, pues supuso que aquel elfo le tomaba por temeroso o débil al no atreverse a descender en el hábitat de las grandes bestias..- Pagaría por ver cómo un bípedo intenta sobrevivir a un dragón.




I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Aldair Orgnar el Vie Sep 08, 2017 10:46 pm

Un suspiro se escapó de mis labios ante el comentario ajeno, cualquier persona cuerda pensar y de la misma forma en la que el alado lo hacía, cualquier persona que no hubiera tenido que vivir lo que yo viví, observa con sus propios ojos la muerte de las personas que amaba y la destrucción total de su casa... La agonía que precedió aquellos actos demostraron que una vida sin sentido puede ser mil veces peor que una muerte generosa; no había mucho más que decir al respecto y sin embargo yo no iba a aquellas tierras a que me matasen, iba porque deseaba estar solo, verdaderamente solo, los humanos se habían convertido en un mal necesario dentro de Pandora, eran moneda de cambio y mano de obra barata para las otras razas, quizá los guerreros alados y los elfos no los hubiesen de aquella forma, no todos al menos -Rectificar es una sabia decisión, cuando se hace a tiempo es la mejor posible...- los recuerdos me obligaron a guardar silencio, quizá si hubiera llegado a tiempo la historia ahora sería distinta, no conocería Pandora me tendría ese ahínco desmedido por adentrarme en la tierra de los dragones... -Creo que aún tienes muchas oportunidades de rectificar aquello que creas que no esté bien hecho, pero sólo tú sabes qué es aquello que debes hacer...- no iba a fingir que le conocía o que conocía siquiera atisbos de su vida.

Mi mirada se fijó en la ajena cuando éste comenzó hablar, era parte de un escrutinio delicado, no deseaba ofenderle y su ceño lucía adusto -Quiero decir que ya no tengo miedo de nada, quizás estoy perdiendo la capacidad de asombro... Estas bestias de las que hablas, confío en que ellos me regresé nada Hace dos siglos...- traté de mantener aquella sonrisa socarrona en la boca -Apreciaré enormemente tu gesto, sin embargo no creo que haya quien te reclame está osamenta...- me encogí de hombros ante aquel comentario, no había nada ni nadie que me esperase ni dentro ni fuera de Pandora -No sé cuánto podrías pagar...- reí divertido por la aseveración ajena, si el dinero tuviera algún significado para mí en definitiva sería una invitación que él no podría de rechazar -Deberías venir conmigo...- inquirí sin tener la certeza de que aquel hombre aceptaría, pero por extraño que pareciese su compañía me comenzaba a resultar agradable, tenía las mismas manías y fobias que yo, éramos tan distintos y tan similares al mismo tiempo que me sentía totalmente cómodo a su lado -Si la herrería te lo permite podríamos ir al norte, más allá de Mördvolathe- terminé mi oración con determinación, iría con o sin él, pero preferí hacerlo en su compañía.




By myself:


avatar
Avatar : Josh Mario John
Habilidad : Furia Tormenta
F. Inscripción : 20/02/2017


Ver perfil de usuario
Vate

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Lynceus Bàlor el Dom Sep 17, 2017 11:08 am


Iron vs Iron
Lynceus & Aldair » Thyris » Cascada » Noche
-Ah, bueno.- consintió Lynceus con un gesto seco, mientras miraba la nada y se rascaba la escasa barba. Reflexionó en que, a diferencia de aquel hombre, las acciones que el joven alado solía tomar, de alguna manera, o al menos él así lo creía, lo llevaban a buscar su supervivencia antes que cualquier cosa. Su camino era estrecho y con profundos vacíos a ambos lados, pero aún así, era precavido. Quizás era eso lo que lo convertía en un ser sumamente egoísta.
A pesar de todo aquello, las palabras del elfo le molestaban, aquella valentía le parecía ridícula, pero quizás lo que necesitaba era mostrar su fuerza otra vez. ¿Pero quién podría asegurar vivir después de visitar el sagrado hogar de los dragones? Aquella sería una excursión suicida. Así, que mientras Aldair hacía su oferta, Lynceus permanecía callado, no sabiendo si debía seguir su impulso de idiotez o su instinto de supervivencia.  En su mente lo había decidido. Que no tendría que jugarse la vida en algo tan vano, tan ridículo. Más bien tendría que usar tu tiempo en curar su “enfermedad”, en encontrar su ambicioso y enmarañado camino hacia el trono de Mördvolathe.
-Iré, pues.- accedió, contradiciendo a su propio razonamiento. Después de todo, no tenía tampoco el coraje para rechazar un reto ante un elfo de viento.- La herrería lo permitirá, pero el trabajo se acumulará. Así que hagamos un trato. Si en algún momento, por culpa tuya, nuestros pellejos se ven en peligro de nuestro y logramos sobrevivir, serás mi esclavo en la herrería hasta que terminemos todo el trabajo.- explicó Lynceus, irguiéndose en su pequeño asiento.- ¿Que tanto tiempo te tomará llegar? A mí me tomará un par de horas, dependiendo del clima. - dijo Lynceus, expectante, pues estaba curioso de saber qué habilidades le otorgaría el viento.
 



I live in Narnia!! :
avatar
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: Iron vs Iron | Aldair Orgnar

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.