Últimos temas
» En el bar tomando un refresco privado (Aldair)
Sáb Sep 23, 2017 11:28 pm por Aldair Orgnar

» Mis hijos {2/2}
Jue Sep 14, 2017 8:02 am por Segyg Fo'Gnir

» Buscando a mi Hermano♥
Jue Sep 07, 2017 9:40 am por Ptalka Fo'Gnir

» Mundus vult decipi, ergo decipiatur ◊ Drako
Mar Ago 29, 2017 3:05 pm por Drako Portgas

» Death parade × Alajëa
Sáb Ago 26, 2017 4:43 am por Alajëa N'Ralla

» ♥ I want to find you{Helena }
Mar Ago 22, 2017 12:07 am por Ptalka Fo'Gnir

» Brontide Ȣ Arabelle
Vie Ago 11, 2017 10:06 pm por Marie Arabelle Laveau

» Ad infinitum || Helena D. Corso
Jue Ago 10, 2017 9:20 pm por Ghünter L. Schröder

» Last beginning (Helena) FB
Mar Jul 25, 2017 8:24 pm por Nikola Tesla

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios
Afiliados elite (36/55) [26/08/17]
Jurassic Park: The Walking FossilsElentarirpg No aceptamos Afiliaciones Normales

Primum non nocere × Robert {FB}

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Primum non nocere × Robert {FB}

Mensaje por Helena D. Corso el Sáb Sep 24, 2016 11:54 pm

Recuerdo del primer mensaje :

"Life is a beautiful lie, that’s why people love it. Death is a terrible truth, that’s why mortals run away from it. She was both of them. Life, death; a terrible truth hidden beneath a beautiful lie."
 

 
Primum non nocere
«First, do no harm»

 
Sus alas de reptil se batían con dificultad en el aire y sus manos se aferraban al peso extra que llevaba consigo, el cuerpo inconsciente del mago. La lluvia caía sobre ellos sin clemencia, dificultando aún más su vuelo al volverlos más pesados, pues había que considerar que ambos recién habían terminado el combate y que si Corso continuaba consciente era pura cuestión de suerte. Sabía que esto poseía una connotación distinta que no tenía nada que ver con la fuerza ni con su condición de inmortal y que, a pesar de ser algo de lo que se sabe incapaz de controlar, se sabe culpable de la condición del mago. Eso. Todo era culpa suya. Ella lo había dejado en ese estado, consciente o no de sus propias acciones.

Una densa nube negra comenzó a aproximarse a ellos conforme sobrevolaba el puerto de Zárkaros. Era Alekséi. Seguramente había sido capaz de oler la carne chamuscada de su supuesta madre y la sangre viva de su acompañante. Así que les proporcionó un método seguro para aterrizar ante Sombra del Edén al generar un escudo que además alivió el peso de la lluvia sobre ellos. No obstante, a pesar de este gesto, Helena se negó rotundamente a que la apartaran del mago, a que alguien más lo introdujera a la taberna hasta alguna habitación. — Traigan a Rilvaar. ¡Rápido! — Bramó malhumorada mientras tonalidades rojas alrededor de sus párpados develaban el estado emocional de la mujer sin tener en cuenta su frialdad habitual. Alekséi relegó la tarea a un segundo al mando mientras que él se dedicaba a vaciar la taberna, a prometer a los comensales que se les compensaría el inconveniente, pero que ahora debían atender un asunto importante. Él sabía que Corso perdería la cabeza si en un momento así se escuchaba el jolgorio despreocupado de elementos externos y totalmente ajenos a la situación.

Lo depositó con sumo cuidado en la cama. No podía pensar en otra habitación sino la propia, la única en donde lo sabría seguro y la única en donde ella se sentiría relativamente tranquila. Su respiración delataba la ansiedad que le producía la espera y paseaba por la habitación cual fiera mientras aguardaba por la llegada de Rilvaar. Pero al cabo de medio minuto se decidió por tratarlo ella misma. Alekséi, tan presente como sabía que era necesario, bajó la cocina a traer paños y agua tibia. Helena, mientras tanto, se dedicó a remover las prendas hechas jirones hasta exponer las heridas en el torso, pero fue incapaz de hacer nada. Apartó las manos al contemplar todo el daño que le había hecho y se mordió el interior del labio para no sollozar. ¿Cómo pudo perder el control? ¿Cómo pudo hacerle semejante cosa a él? — Hazte a un lado, hija, déjame verlo. — Dijo Rilvaar con su voz trémula tan pronto puso un pie en la habitación. Alekséi venía detrás de él por lo que supuso que él lo había puesto al tanto. El elfo se aproximó a Robert y, tras examinarlo, se volvió hacia la inmortal, que se había ido a parar frente a la ventana de la habitación. — Puedes relajare un poco, está más lejos de la muerte de lo que parece. — Insistió Rilvaar, pero Helena lo ignoró, no podía sentirse consolada con algo semejante.

Todo el tiempo que le tomó al elfo atender las heridas del mago, Corso permaneció inmóvil en su lugar, con la mirada aparentemente perdida, pero aún alerta y consciente de todo lo que pasaba en la habitación. Sentía el dolor de sus heridas, las quemaduras en sus miembros que no sanarían pronto y los huesos rotos. No dejaba de repetirse que ese dolor físico debía sufrirlo, que era lo menos que podía hacer para responsabilizarse de lo acontecido. — Si no vas a dejar que te cure, cuando menos acomódate esos huesos. — Le reprochó a la inmortal cuando se dispuso a abandonar finalmente la habitación. Aunque sabía que la mujer podía ser de carácter difícil en algunas ocasiones, era la primera vez que la veía de ese modo, por lo que no insistió más y se marchó al fin.

Escuchaba la suave respiración de su aliado y apartó la vista del exterior para contemplarlo un momento. La culpa volvió a perforar sus pensamientos y sintió un vuelco en el estómago. Su corazón, al igual que minutos atrás, se sentía terriblemente oprimido. Quería aproximarse a él, sentarse a su lado y ver por sí misma que ya no había peligro, pero no se atrevía, así como tampoco se sentía capaz de abandonar la habitación.

Suspiró al cabo de unos minutos y cerró la ventana, disponiéndose a seguir el consejo de Rilvaar respecto a sus huesos. Primero se acomodó el hombro. Algunos fragmentos que no se habían alejado mucho del lugar que les correspondía estaban en el proceso de unirse a otros fragmentos, por lo que sólo hizo falta mover un poco el hombro para que el resto de los huesos embonaran. Si dejaba tranquilo el brazo, el dolor no era tan terrible, pero debía acomodarse una costilla en ese mismo costado, así que comenzó a deshacerse de las prendas superiores hasta quedarse con la blusa que utilizaba como interior. Alzó la prenda hasta exponer sus costillas y enseguida se perforó la piel con los dedos, introduciéndolos lo suficiente para tomar el hueso y acomodarlo. Una mueca de dolor se apoderó de su rostro según se dedicó a resistirlo. De nuevo, le correspondía sufrirlo.
 


Última edición por Helena D. Corso el Sáb Nov 05, 2016 10:00 pm, editado 1 vez




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo


Re: Primum non nocere × Robert {FB}

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Vie Nov 18, 2016 7:40 pm

Indescriptible, espectacular y dolorosamente placentero, lo justo y necesario. Con mis ojos cerrados podía entregarme a mis sentidos e hice cuanto pude para relajarme de modo que el estímulo fuese todavía más maravilloso. Mis manos se tensaban de tanto en tanto y jamás las aparté de ella, necesitaba retenerla ahí. Podía sentir la cercanía de su cuerpo aunque no estuviésemos totalmente juntos, pues ella parecía tener la intención de no causarme dolor en aquellas lesiones que yo ya tenía y eso lo agradecía, pues aquello solo opacaría lo que estaba haciendo. Y cuando apartó sus colmillos de mi piel la primera vez creí que se detendría, pero entonces una nueva punzada se hizo sentir un poco más abajo, no precisamente en mi cuello y aquello volvió a arrancarme un gruñido de protesta que culminó con un jadeo. Casi podía percatarme de mi sangre brotar por aquellos orificios.

Pero entonces mi corazón protestó, latiendo no solo más fuerte, sino que también golpeando de un modo particularmente molesto haciendo que incluso me bombeara un poco la cabeza. Resistí, podía hacerlo, mas luego ella lo notó… por supuesto, ¿cómo no iba a percatarse? Mantuve mis ojos cerrados y sentí el roce de sus labios sobre los míos, luego el beso sobre mi cuello -Lo sé… - respondí en un susurro que tan solo ella podría oír dada la cercanía y después la miré a los ojos, perdiéndome en el azul infinito de su iris y luego torcí una sonrisa ante sus siguientes palabras. -Las veces que creas necesarias… - me mordí el labio por dentro y me atreví a moverme lo suficiente para alcanzar sus labios y atraparlos con los míos en un beso lo suficientemente deseoso.

Por supuesto que mis músculos me cobraron aquella hazaña a pesar de lo suave que fue y aquello me arrancó un leve quejido, pero no me detuve, necesitaba probar más de su boca hasta estar seguro que, ante un eventual distanciamiento, tendría lo necesario para rememorarla hasta nuestro siguiente encuentro en un futuro. Las heridas que ella me había provocado con sus colmillos no sangraban, no obstante podía sentir todavía el palpitar de mi piel circundante. Aquellas marcas quedarían allí y no tenía intenciones de hacerlas desaparecer. No me avergonzaba en absoluto el hecho de ser fuente de sangre para un vampiro, mucho menos si ese vampiro era ella. No me incomodaba la idea de saberme de su propiedad aun siendo libre. No me importaba la idea de renunciar a mis costumbres si ésta práctica se habitual entre nosotros aunque tuviésemos temporadas de no vernos. Podía vivir con eso, pues el calor de las muchachas más jóvenes que solían frecuentar mi despacho o incluso mi hogar, no llegaban a equipararse con esto… no, no existía punto de comparación.

Mordí su labio inferior y a continuación hice cuanto pude para llegar a su cuello para besar su piel. Estaba abusando de mi propia fuerza, de mi propia energía, pero lo valía, ¿cuántas noches había yo soñado con esto? Me moví lo más lento que pude, aunque con constancia hasta lograr invertir la situación, logrando quedar yo sobre ella. Mas esto no era un asunto de control, sino de comodidad. Mantuve mis besos en su cuello hasta que decidí darle una suave mordida para a continuación regresar a sus labios y reanudar el beso que había quedado inconcluso algunos segundos atrás.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: Primum non nocere × Robert {FB}

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Dic 07, 2016 10:16 pm

La bifurcación de aquella boca, la suavidad de sus labios finos que significaban también la división de pensamientos en la mente de la mujer. Había dos Helenas, nos mujeres que se dejaban besar por un mismo hombre, atraídas por el mismo deseo apenas satisfecho en condiciones ciertamente inadecuadas. Una entregada y la otra pensativa. ¿Y qué iba a hacer la primera sino disfrutar de la calidez del cuerpo ajeno, del papel activo que el mago comenzaba a tomar a pesar de su situación? Una parte de ella, la Helena que había esperado, la Helena que lo había mirado, la Helena que lo había deseado, disfrutaba al fin la realización de un capricho cumplido, de un deseo que se había convertido en necesidad unos minutos antes, en una demanda. Esa Helena dejaba que sus curvas se amoldaran al colchón y que dejaran al mismo tiempo en él la huella de su figura, se adaptaba al cuerpo del mago y recibía gustosa el peso de su cuerpo como una jaula en la que se permitiría estar por el tiempo que le viniera en gana o, en su defecto, el tiempo que dictaran los labios ajenos. Quizá hasta donde le alcanzara la energía.

Por otra parte, la Helena racional, la Helena que había contemplado sus heridas y que se había ensuciado con la sangre ajena, se sentía inquieta. Era tan sólo una mínima parte de la escultura completa, de esa pieza de mármol tan peligrosa para el mundo en que viviera. Esa fracción aún recordaba las circunstancias iniciales de aquel encuentro, recordaba el mal humor, la desazón con la que había cargado el ambiente tranquilo de la taberna, de su propia habitación. Recordaba haber derramado lágrimas por el hombre que ahora la besaba como si nada hubiese ocurrido, como si se hubieran encontrado tan sólo para satisfacer un deseo guardado y secreto. Ella correspondía sus besos como se reprocha una espera innecesaria y larga, y sostenía su cuerpo como alguien que se sabe incapaz de guardar rencor.

Sin embargo, sabía silenciar aquella voz, sabía desatender preocupaciones que eran vencidas fácilmente por las circunstancias. Bastaba deslizar sus manos por el cuerpo del mago, encontrar la calidez de su piel y detectarla por sobre el vendaje. Sus dedos parecían conocer a la perfección el camino hacia su nuca y tan acostumbrados a perderse entre las hebras azabache de su cabello. Su pecho recibía el ajeno como si hubiesen repetido aquella postura una y otra vez, como si la imaginación hubiera sido fruto de una realidad que ambos deseaban que ocurriera, como si los pensamientos bastaban para haber memorizado cada centímetro de ese cuerpo dañado que descansaba sobre ella. Desde luego que ejercería su voluntad cuantas veces creyera necesarias. Ambos habían abierto una puerta precedida por infortunios y ninguno parecía dispuesto a cerrarla. Y quizá era mejor así. Helena prefería saber que la historia no siempre se repite, prefería pensar que aquel encuentro era la prueba de que una vida podría entrelazarse a la de ella sin temor a que un abismo se interpusiera entre ellos, así fuera la muerte o la voluntad ajena. Ella prefería pensar que aquello duraría.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Primum non nocere × Robert {FB}

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Dom Dic 18, 2016 12:03 am

Cuanto hubiese querido contar con la completa integridad de mi cuerpo, si tan solo no hubiese tenido aquellas lesiones me hubiera movido con toda la libertad del mundo. Además estaba lidiando con una debilidad que me pedía a gritos que descansara para recuperarme. Me molestaba la forma en la que latía mi corazón, estaba incómodo conmigo, aunque cómodo con ella y era esa pugna interna la que me hacía continuar y desobedecer a la petición de mi cuerpo. Pero entonces, por una cuestión lógica de falta de fuerza, mi beso se volvió torpe y me sentí pesado como el plomo. Apoyé mis manos sobre la cama a cada lado de los hombros de Helena y fui interrumpiendo de a poco la unión de nuestros labios. Finalmente dejé mi frente contra la de ella, suspiré pesadamente y luego hice un último esfuerzo para apartarme y dejarme caer a su lado. Que sintomatología tan inoportuna.

Me miré las palmas de las manos y las noté pálidas, lejos de tener el color que habitualmente tenían, estaba anémico. Cerré los ojos y volví a suspirar del mismo modo que lo hice antes, me cubrí la cara con las manos y entonces todo se hizo más evidente. -Necesito agua… - le dije a ella casi como un acto instintivo. Jamás había vivido algo como esto, pero entendía perfectamente lo que ocurría conmigo. En combate perdí sangre y Helena bebió otro tanto, una cantidad no insignificante, así que debía contar con al menos medio litro menos y eso era suficiente para empezar con manifestaciones físicas como las que estaba teniendo en ese momento. Gruñí molesto. No quise moverme más, si lo hacía acabaría mareándome.

-Esto es… patético- murmuré mordiendo las palabras. Temí entonces que ella pudiera sentirse culpable, doblemente culpable, pues en realidad esto también era mi responsabilidad, se lo permití aún consciente de mi condición, asumiendo los riesgos, sabiendo que podría acabar en esto. Tal vez de no estar herido, lo soportaría mejor, pero mi estado completo era una conspiración contra mí mismo. Entreabrí los ojos y la miré -Porque siempre se puede ser más inoportuno… - agregué tratando de suavizar la situación. Me pasé las manos por el pelo y acabé dejando caer mis brazos a cada lado… con suerte me quedaban fuerzas para moverlos. Me di cuenta de que estaba respirando más hondo de lo habitual y por ese motivo estaba suspirando cada dos por tres.

No quería que esto nublara el futuro, no deseaba que en un encuentro próximo, estando los dos nuevamente íntegros y sanos, ella se reprimiera y no hiciera conmigo cuanto quisiera si llegabamos a vivir otro momento como el que acababa de terminar. Aunque tal vez estaba pensando demasiado, quizá estaba dándole demasiadas vueltas al asunto… probablemente me estaba poniendo demasiado sentimental y eso que este era nuestro primer encuentro. Cerré los ojos otra vez y busqué enfocarme… por supuesto que ella no iba a pensarlo dos veces la próxima vez, obviamente esto se volvería a dar decenas de veces más y cada vez sería mejor. Lo desfavorable que se presentaba hoy, no volvería a interponerse entre ambos en el futuro.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: Primum non nocere × Robert {FB}

Mensaje por Helena D. Corso el Vie Dic 23, 2016 11:59 pm

Dejó escapar sus labios. Se atrevió, durante los escasos segundos en que su rostro permaneció cercano a ella, a abrir los ojos levemente, a contemplarlo y a aceptar que el fin era tan solo una imposición del cuerpo, que, de no haber sido por su falta de control, aquel encuentro se hubiese prolongado hasta el final que le correspondía y no a aquel. Sentía el corazón del mago palpitar contra ella, rogándola que tuviese algo de razón a nombre de su dueño, pidiendo tranquilidad. Pero Corso siempre había sido egoísta. No lo dejó ir, él se tuvo que apartar. Cerró los ojos y suspiró al tiempo que él se tumbaba a su lado.  Escuchaba los reproches de su cuerpo, las quejas interminables de su corazón, había visto su falta de color y poco a poco se había vuelto frío, aunque no tanto como ella.

Permaneció quieta, sintiendo a ciegas cada movimiento del mago, atenta a cada queja de su cuerpo agotado, y no abrió los ojos sino hasta que lo escuchó formular una petición. Para ello, por desgracia, había que abandonar la habitación un momento. Ahí no había nada tan puro como el agua, sólo licores y vasos para consumirlos, con algo de suerte, pero jamás agua. Ella no la necesitaba. Así que se incorporó. Sin embargo, no se puso de pie ni tomó acción de inmediato, sino que permaneció tranquila, clavada en la cama por la voz de Robert. Entonces sus labios se curvaron en una sonrisa suave y ella se giró levemente, lo necesario para mirarlo. — Es el único modo en que tu cuerpo te pudo exigir descanso. Pensar en lo que pudo haber pasado no tiene caso, aunque al menos ahora tenemos una idea más clara — Replicó y al finalizar le guiñó un ojo antes de ponerse de pie. — Vuelvo en un momento. — Estaba de más decir qué motivo tenía para salir, puesto que no había ningún otro en la lista. Así que abandonó la habitación y bajó las escaleras en dirección a la cocina.

Sombra del Edén estaba desértico. Sólo estaba Robert y ella en el local. Era extraño encontrarse con la taberna en esas condiciones, pensar que gozaba de un momento de tranquilidad resguardado por el caos de horas atrás. Parecía incluso que el puerto había sido abandonado, que había pasado años sin tener el consuelo de alguien que la habitara. Era extraño, mas no una novedad, disponer por cuenta propia una jarra de agua. Pero cuando estuvo a punto de volver al segundo piso, decidió hacer una pequeña pausa para tomar las cartas que estaban en el nicho destinado para ellas. Tomó únicamente la que estaba a nombre de Cornelius, ignorando aquellas cuyo contenido exponía peticiones diversas. Entonces, sin perder más tiempo, volvió a subir. Una vez de vuelta en la habitación, tomó un vaso limpio y sirvió un poco de agua para el mago, colocando después la jarra en la mesita de noche, cerca para cuando Robert necesitara otro tanto. Posteriormente, se sentó junto a él, al filo de la cama y le entregó el vaso de agua. — Si necesitas algo más, no dudes en pedírmelo — Indicó con una sonrisa en los labios. Lo dejaría beber tranquilo unos minutos, mientras ella se disponía a leer el mensaje de Cornelius.

No le sorprendió la longitud del mensaje. Confiaba en que su aliado había escrito lo justo y necesario, que el hombre no se andaba con detalles innecesarios ni cosas que Corso no se interesaba en saber. No obstante, fue el contenido de la segunda página lo que la sorprendió, pues carecía de relación con lo anterior y con ella, extendiendo un favor, el primero que le pidiera en todo el tiempo que habían trabajado juntos. — Qué oportuno — Murmuró sin ironía. — Me parece que esto es para ti — Añadió girándose y entregando la segunda hoja de la carta al mago.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Primum non nocere × Robert {FB}

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Jue Ene 05, 2017 1:22 am

En el momento que ella dejó la habitación, me dediqué a mantener los ojos cerrados y a descansar un poco tratando de controlar la situación. Era consciente de que si tan solo me atrevía a ponerme de pie unos momentos, acabaría en el suelo con un fuerte golpe en la cabeza. No hay cosa que me moleste más que el hecho de sentirme como un inválido. Y todo por jugar a ser valiente. De todos modos, no me arrepentía de aquellas dos mordidas que seguían haciéndose sentir en mi piel. Toqué las cuatro marcas suavemente con mis dedos, estaban un tanto levantadas y la textura era un tanto distinta… una reacción inflamatoria, aunque sutil comparada con una a causa de una herida causada con cualquier otra cosa. No pude evitar sonreír casi complacido aún con la cabeza dándome mil vueltas y el corazón golpeándome cada dos por tres tratando de compensar la baja de volumen en mis arterias.

Entonces la puerta se abrió y supe que Helena había regresado. Me incorporé un poco en la cama para poder tomar agua, acostado lo veía un poco imposible, así que como pude me arrastré para poder apoyar mi espalda en el respaldo, no tenía suficiente fuerza en mis brazos en esos instantes como para sostenerme a mí mismo, aunque fuese tan solo la parte superior de mi cuerpo. -Gracias- tomé el vaso y bebí un sorbo. Me di cuenta de que estaba sediento solo en ese momento, así que me lo terminé y lo rellené inmediatamente.

Helena había llegado con una carta y cuando mencionó que la hoja que me extendía era para mí, no pude sino extrañarme, ¿quién podría enviarme algo hasta este lugar cuando nadie sabía dónde me encontraba? Tomé el papel y leí su contenido -Vaya… - volví a leer. -Es sobre una bruja del grupo de reclutas. Se perdió hace unos días atrás… - conocía a la muchacha de todos modos, no solo por haberla visto en los terrenos de La Orden en los entrenamientos, sino que también en la academia, en mis clases. Era una bruja bastante osada, en ocasiones inoportuna, pero sin duda brillante y tenía un buen futuro dentro de La Orden, poseía más aptitudes de las necesarias. -Necesitaré un pergamino y una pluma para escribir a mis superiores, debo informar de esto. Es un caso importante y delicado además… - bebí un poco más de agua.

Miré el final de la hoja, donde debía estar la firma del remitente y me sorprendió un poco dar con aquel nombre familiar -Al parecer está en buenas manos… - comenté, pues cuando había conocido a ese vampiro me pareció un sujeto de fiar y si era un informante y aliado de Helena, entonces no había nada de qué preocuparse. Todo lo demás en torno a Arabelle se podía arreglar según su caso para que no perdiera al menos todo lo referente a la teoría de lo que se enseña en nuestro grupo. Tendría que enviar otra carta a la academia para informar y para que ellos también pudieran facilitarle las cosas a la muchacha, se podía hacer. Dejé el papel a un lado y me dediqué a seguir tomando agua hasta que me harté. Volví a acomodarme en la cama, recostándome, pues lo necesitaba y me quedé observando el techo.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: Primum non nocere × Robert {FB}

Mensaje por Helena D. Corso el Vie Ene 13, 2017 10:31 pm

Bajo la primera parte de la carta cuando hubo terminado de leer y entonces se acomodó sobre la cama, aún sentada, pero con la posibilidad de ver mejor al mago. En esa posición lo contempló en silencio mientras él se entregaba a la relectura, tratando de hacerse de una imagen general de su persona, detallada lo más posible, para recordarlo bien los días que no lo tuviera como compañía y para no olvidar que en algún momento ella le había infringido semejante daño. El hombre estaba pálido y evidentemente debilitado por todo lo acontecido durante aquel día, nada posible de sintetizar en una sola emoción y en un solo relato. Escuchó su voz despreocupada explicar la situación que Cornelius describía, una situación que ella debió conocer para tener a Robert en cuenta para dicha petición.

Sonrió ladina al escuchar su opinión respecto a su aliado inmortal. — Lo está. — Aseguró con voz suave. Era preciso recordar que Cornelius había sido condenado por su propia raza al enterarse de sus inclinaciones oscuras, al saber que la ambición de ese hombre había adulterado todo aquello que le habían inculcado, aunque no de manera tan evidente, puesto que también es hombre sensato. Tampoco era de extrañarse que, las pocas atenciones que Cornelius pudiese ofrecer, fueran en favor de un ser oscuro, de un ser como el que alguna vez él pretendió ser.

Sin añadir nada más respecto a la petición, gateó un poco sobre la cama, tan sólo lo suficiente para quedar a su altura y depositar un breve beso en labios ajenos. — Tendrás lo que necesitas, pero antes te dejaré descansar — Murmuró sin apartarse aún. — Por ahora debo asegurar unas cosas para tu estancia, así que estaré fuera durante un par de horas — Ahora que estaba segura de que el mago estaba totalmente sin riesgos, era lo más sensato reunirse con sus hombres, aquellos que tuvieron como misión asegurar que nadie abandonara la región. — Descansa. — Finalizó con una sonrisa suave en sus labios antes de apartarse de Robert y salir posteriormente de la habitación.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Primum non nocere × Robert {FB}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.