Últimos temas
» II Misión de Davy Jones × Ptalka Fo'Gnir & Samara
Hoy a las 5:53 pm por Tarik Ahmed

» Saludos a tod@s!
Hoy a las 3:26 pm por Håkon Nilsen

» El pasado es pasado (Lena)
Hoy a las 11:57 am por Flox A. Kraus

» Comics Leyends ||+18|| cambio de botón
Hoy a las 10:45 am por Invitado

» ♚CHECKMATE♟ - Yaoi +18 [Cambio de botón estático]
Hoy a las 7:50 am por Invitado

» Grey havens × Lestat
Hoy a las 1:21 am por Lestat De Lioncourt

» Noche Inusual {Priv Håkon}
Hoy a las 12:18 am por Lestat De Lioncourt

» Petición de Rol
Hoy a las 12:11 am por Ptalka Fo'Gnir

» ♥ I want to find you{Helena }
Hoy a las 12:07 am por Ptalka Fo'Gnir

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios

Liars [Moana]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Liars [Moana]

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 13, 2016 7:12 pm

El tenue titilar de las velas dejaba que distinguiera aquella figura, el rojizo de la llama se reflejaba en aquella piel morena que parecía arder, de hecho ardía. Keith no le quitaba ojo, a pesar de su ya acabado encuentro no le importaría que le diese el tiempo suficiente para concluir otro.

Era extraño no conocer el nombre de aquella mujer, pero si cada centímetro de su piel, era extraño como de un encuentro estos se habían vuelto algo esporádicos y luego más frecuentes.  Pocas veces hablaban y cuando lo hacían peleaban, se les daba mejor comunicarse entre las sábanas ante cada caricia, ante cada beso, perdiéndose cada cual en el cuerpo del otro, siendo egoístas ya que tan solo buscaban saciarse a sí mismo, cubrir aquella necesidad, nada de amor, nada pasional, todo lujuria, los sentimientos no existían para ellos y quizás era mejor así.

La razón de que ella estuviera allí le era totalmente desconocida, tampoco lograba entender como siempre lograba encontrarla, llegó a pensar que era ella quien lo encontraba a él, sabía dónde buscarle y hacía de aquel encuentro una casualidad y aquel día no fue menos. Ni una palabra le dedicó la morena, tan solo se acercó por su espalda, mordisqueo una de sus orejas y ambos ya sabían cómo acabaría aquello.

La piel del hombre se erizó, no sabía de donde venía pero una ligera brisa acarició su piel, provocándole un escalofrío, deseando que ella estuviera allí tumbada con él y no fuera de aquel lecho en busca de sus ropajes, proporcionándole algo de calor, por lo que no se cortó nada cuando se levantó y aún teniéndola a medio vestir pegó su ancho pecho contra su espalda, notando de nuevo la calidez de aquel cuerpo. ―Hoy tampoco será el día en el que conozca tu nombre.― Dijo mientras sus manos se posaron sobre el vientre de la mujer, subiendo lentamente con la intención de alcanzar su pecho.

Podría averiguarlo, saber ese dato de ella, saber muchas cosas más de ella, pero hacerlo por esos medios no le daría ninguna satisfacción, sentía que ante cada cosa que ella le contara la haría sucumbir a él un poco más, notaba aquella falsa satisfacción de tan solo imaginarlo. ―Podríamos pasarlo mejor si no tuvieses tanta prisa por irte. Quédate.― Mordió el lóbulo de su oreja como hizo ella antes, provocándola, pues aquellas palabras no fueron una súplica, era una orden y como tal él comenzaba con aquel juego, que ella lo aceptase, que la acatase ya era otro cantar.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Liars [Moana]

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 13, 2016 9:08 pm


▬ Zona de Residencias
Heindel | with Keith Spencer

E
l aroma a cera y fuego la hipnotizaba como los ojos de aquel hombre, su cuerpo y su porte. El silencio prevalecía, las palabras ciertamente sobraban entre aquellos dos, Savage no debía explicaciones, mucho menos datos o disculpas y, aun así lo había intentado, fallando drásticamente al encontrarse con otro ser prepotente, terco y de carácter, simplemente no era posible concebir una conversación sin que ambos sacaran a relucir sus temperamentos. No lograba recordar cuándo aquel hombre se había convertido en su compañía frecuente pero no terminaba de molestarle tampoco. La satisfacía y eso era lo único que de verdad le importaba, lo único que valía era lo que pasaba entre las sábanas, entre la conexión que se formaba cuando ambos fuegos se encontraban.

Jugueteó con su cabello dándose cuenta que ya era tarde, tiempo de partir, de volver a las andanzas. Miró a su acompañante y una sonrisa vanidosa se dibujó sobre su rostro, se sentó sobre la cama para luego pararse e ir a por sus prendas. Hubiese podido irse por su camino como siempre lo hacía pero esa noche parecía arrastrarla hacia las fauces de aquel que sacaba su lado más salvaje. El roce de pieles solo logró una sonrisa mucho más asentada, sus caricias la provocaban demasiado se volteó lentamente para quedar frente a él, para evitar el dominio y poco a poco las yemas de sus dedos viajaron hacia los labios de éste, rozándolos, provocándolos para luego simplemente acercar los suyos hacia su lóbulo derecho y susurrar a su oído ―¿Para qué saber algo que no sirve en nuestro lecho?― se reincorporó con una sonrisa sutil, satisfecha, Savage.

El acto reflejo de morderse el labio inferior fue solo uno de los muchos que hacía cuando estaba con él, insaciables el uno con el otro no tuvo más opción que seguir su juego, quien alimentaba a la loba debería atenerse a las consecuencias de ello. Sus uñas se posaron sobre el fornido pecho de su víctima, bajaron suavemente a través de las líneas marcadas de sus músculos, no le costó visualizar buenas ideas para matar el tiempo… sonrió ―Sabes que el reloj corre, cosas que hacer, personas que visitar, chica ocupada― comentó divertida.

«Tengo cosas que robar, querido, no me hagas morderte de verdad»  

Podía quedarse, perderse en sus besos dominantes pero no, no iba a hacerlo. ―A no ser que me des algo que me haga quedarme― joyas por ejemplo o más sexo, podía mantener el orgullo en alto, podía resistir ante cualquier oponente pero no era capaz de ignorar los juegos, simplemente no podía, la diversión siempre estaba primero.

La morena se puso el corto y encorsetado top, negro y escotado, tal como le gustaban a ella, tomó del tirador y comenzó a subir el cierre lentamente, con suerte la detendría y con mucha más suerte se lo arrancaría.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.