Últimos temas
» Libertad (?)
Vie Dic 08, 2017 11:15 am por Helena D. Corso

» Souls In Darkness | Afiliación Hermana
Dom Dic 03, 2017 10:49 am por Darío Raven

» Peticiones administrativas
Dom Nov 26, 2017 6:41 pm por Helena D. Corso

» Registro de Ausencia
Dom Nov 26, 2017 1:53 pm por Darío Raven

» Petición de Rol
Sáb Nov 18, 2017 9:37 am por Gabriele B. Reinhard

» Censo {15 Nov - 15 Dic}
Miér Nov 15, 2017 8:47 am por Pandora

» Segundo videoanuncio
Jue Oct 19, 2017 9:30 pm por Ptalka Fo'Gnir

» Registro de Eventos
Lun Oct 16, 2017 12:01 pm por Pandora

» Censo {15 Oct - 15 Nov}
Dom Oct 15, 2017 9:28 pm por Pandora

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios
Afiliados elite (36/55) [26/08/17]
Jurassic Park: The Walking FossilsElentarirpg No aceptamos Afiliaciones Normales

The girls wants jewels| Ryssa A. Kirgyakos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The girls wants jewels| Ryssa A. Kirgyakos

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 10, 2016 4:12 pm


▬ 21:15 — Heindel
En algun bar… | with Ryssa A. Kirgyakos

H
eindel, tierra oscura, amarga, solitaria, pisar territorio de siniestros no era algo que disfrutaba, siempre se sentía incómoda, el olor nauseabundo a delirio y muerte le provocaba nauseas, asco, tierra maldita. Sus pasos no cesaron, no podía detenerse, la rapidez la volvía invisible, lejana, ajena, lo único que necesitaba de ese lugar era conseguir información, no se quedaría más de lo necesario, tomaría lo que quería y desaparecería como siempre lo hacía.

El olor a licor barato llegó a sus fosas nasales ni bien se acercó, disfrutaba su condición, había nacido con ella pero los sentidos desarrollados solían ser un problema cuando se acercaba a lugares infestados de hombres.

El sonido de sus pasos retumbó al quedar frente a la puerta del bar y sin más abrió la puerta para adentrarse al lugar. El barullo, los olores, los comentarios, los falsos “piropos”, el vulgar coqueteo, todo en un solo lugar. Resopló y luego sin prisa alguna deambuló por allí, sus ojos recorrieron la totalidad del lugar, todos los rostros, todas las expresiones, pronto daría con la persona indicada que contaba con la información, no necesitaba comprarla, bastaba un gruñido para obtener lo que quería, ese detalle que tanto caracterizaba a los suyos: intimidación. Moana siempre salía victoriosa en ese sentido incluso cuando no buscaba la victoria.

Una figura encapuchada masculina se levantó precipitadamente de su lugar, Savage ladeó la cabeza, se dirigió a la barra y tomó una botella de ron para llevarla consigo, interceptó al individuo el cual se detuvo al tener a la morena justo frente a él. ―Trata de ser un buen chico y volver a tu lugar― la voz sutil y sensual pero con la mirada plantada en sus ojos, tan típico de ella. Una vez en la mesa, el hombre no tuvo más remedio que revelar su rostro, un rostro típico de Heindel, facciones bien marcadas pero al mismo tiempo cansadas y temerosas. ―¿No demoraremos en esto, verdad? Quiero tener la información rápidamente, no me hagas hacer trabajo pesado― comentó mientras quitaba el viejo corcho de la botella y servía el ron sobre los gastados vasos que se encontraban sobre la mesa. No tuvo oportunidad de llenar los vasos pues un aroma familiar se dejó sentir, Moana que aún seguía de pie la buscó entre la multitud, mismo territorio, mismo hedor, hija de la luna.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The girls wants jewels| Ryssa A. Kirgyakos

Mensaje por Ryssa A. Kirgyakos el Sáb Mayo 14, 2016 7:19 pm

Era igual. Igual que en Arcadia, que en Valtesi o Bran. Esa suciedad impregnada de vida, de alcohol, de hombres y mujeres perdidos que se suicidaban alegremente en el borde de una jarra de cerveza. La griega conocía a esa clase de personas, esa desesperación que se revolvía solo en los tugurios, cuando sentías que era el único lugar donde bajar la guardia y pelear no era una cuestión de vida o muerte, sino lo que buscabas cuando el alcohol arrasaba tu garganta, cuando perdías esa jugada que creías brillante. Aquellos locales infestados de vida en los que cruzar los puños equivalía la mayor parte de la ocasiones a terminar chocando las copas también. Cuando limpiabas una ciudad la matabas, Heindel lo sabía, por eso, a pesar de los siniestros y su estricto y oscuro mundo, se regía con las mismas normas que el resto de Pandora. No importaba a donde le llevasen las pisadas a Ryssa, cada vez que entraba en una taberna se sentía en su hábitat natural. Empujó las puertas con la confianza que la caracterizaba, que movía sus caderas en el suave compás de sus pasos, que hacía que sus ojos azules oteasen los rostro con vaguedad despreocupada. Lo primero era lo primero, toda mujer tenía sus prioridades. Había sido un camino largo desde Arcadia, desde que la mano de Quick, su alfa, la empujo con el soplo hacia territorios más civilizados. Si es que Heindel podía considerarse así. Los guerreros por defecto de un mundo desperfecto. La mayoría de las cicatrices que recorrían el cuerpo de la joven había pertenecido a los asesinos encapuchados de negro. Escondían bajo una sociedad recta a hombres de más o menos moralidad dudosa. No le importaba, esa región tenía una bebida tan buena como cualquier otra, por eso terminó en la barra. Desplegó una sonrisa que había abierto muchas puertas en su vida, aquella que contenía el encanto de una mujer humana que sabía cuales son sus puntos fuertes, la que mostraba los dientes a la par con una ferocidad animal y segura, de depredadora. Nunca escondía que era, no empezaría allí.
Su vaso se llenó, el vino oscuro tiñó sus labios. Tras el primer trago, por fin, se concentró en lo que realmente le había traído hasta Heindel. Sus ojos volvieron a recorrer el local, esta vez buscando a alguien. Un rostro familiar, un rostro que le hablaría de los secretos que necesitaba conocer. Pero antes de encontrarlo, le asaltó un nuevo olor... distinto al acero, al que los rastros de la cerveza de los siniestros dejaba. Se irguió. Un igual. Una. Reconocería en cualquier lado a esa mujer lobo. Y allí, en el otro extremo del local, el azul y el castaño se encontraron. Demasiada casualidad. Los lobos, las criaturas en general con un mínimo de sentido común, evitaban Heindel, la fortaleza de sus cazadores. Pero ambas estaban allí.
Ryssa mantuvo la distancia, sosteniendo su mirada mientras sujetaba su copa de vino. Inclinó la cabeza en un mudo saludo... hasta que se percató del personaje que descansaba a su lado, sentado con la cara compungida. Y lo más importante, la compañía del ron. No dudó en salvar la distancia que los separaba, la sonrisa extendiéndose como una bandera que se coronó en sus labios.

-Quiero pensar que me estabas esperando y que ese ron es mi sorpresa. -Le dedicó ese saludo a Moana, ladeando la cabeza una vez que se unió a ella, en dirección al hombre- Porque si lo es él, me temo que tendré que declinarlo. Me gustan las presas que dan acción, este... -Lo evaluó con la mirada antes de encogerse de hombros y, como si hubiese sido invitada, tomó asiento- Solo tiene información. -Lo dijo en un susurro ronco, interesada, inclinándose hacia él en un gesto intimidante tan natural como el respirar.




Imagen del cartel de "Se busca" de Ryssa/Boceto Van Helsing/Woman and wolf:






Items misiones:


¿QUIÉN ES ESE HOMBREEE, QUE ME MIRA Y ME DESNUDA? UNA FIERA INQUIETA QUE ME DA MIL VUELTAS Y ME HACE SENTIIIR MUJEEER:
avatar
Apodos : Ryssa Artemisa Kirgyakos.
Avatar : Megan Fox.
Habilidad : Resistencia a la plata y rastreo superior.
F. Inscripción : 12/04/2015


Ver perfil de usuario
Alpha

Volver arriba Ir abajo

Re: The girls wants jewels| Ryssa A. Kirgyakos

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 14, 2016 9:48 pm


▬ 21:15 — Heindel
En algun bar… | with Ryssa A. Kirgyakos

T
ras la primera señal de alerta la loba no hizo más que buscarla, ¿Cómo no reconocer a esa mujer? Esa con la que compartía más de lo que le hubiese gustado. La azulada mirada de Ryssa fue como un choque eléctrico en todo su ser, aprobó el saludo y se lo devolvió con el mismo gesto que la loba le había dedicado. Si no mal recordaba la castaña era una mujer de armas a tomar, como ella, ahí estaba el problema. No se inmutó ante el hecho que aquella loba se acercara hacia ellos, el paso insinuante, la sonrisa animal, gestos que tanto Moana como Savage admiraban. Una sonrisa despreocupada se asomó en aquel rostro solitario ―¿Crees que te esperaría con algo tan pobre? Parece que ni me conocieras, querida― y en efecto ninguna de ellas reconocía más que lo obvio a simple vista. Una vez más, ambas estaban metidas en el mismo juego.

Moana sonrió para luego tomar asiento y recostarse lentamente sobre el respaldo, las uñas rozaron el borde de su vaso, percibiendo el aroma de ambos licores, desvió la mirada hacia la mesa donde se estaba jugando póker ¿Cuánto estarían apostando? Era un buen momento para aprovecharse de los más desventurados, y borrachos. Aquel hombre de pronto se había visto metido en un problema de magnitud indescriptible, ¿Dos lobas que estarían dispuestas a hacerlo hablar? Desconocía las intenciones de la castaña pero por supuesto conocía a los de su especie como la palma de su mano, más aún el tipo de mujer que era Ryssa, el tipo de mujer que ella misma era. Era un digno espectáculo de ver, la castaña no necesitaba más que sus ojos para imponer presencia en cualquier lugar, lo estaba comprobando, sentada frente a ella, sintiendo el ritmo acelerado de aquel hombre ante la insistente y dura mirada que le dedicaba la loba. Dejó que sus labios tocasen el agrio sabor a vicio ―Que casualidad que también sepas lo de la información― comentó sin dejar de mirarla para luego beber un sorbo de aquel líquido color cobre, la sonrisa vanidosa permanecía en su rostro sin siquiera mover el más mínimo pelo, la noche se aventuraba sobre las calles de Heindel y Savage solo estaba despertando.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The girls wants jewels| Ryssa A. Kirgyakos

Mensaje por Ryssa A. Kirgyakos el Dom Mayo 22, 2016 6:29 am

Otra vez, la chispeante mirada azul se reunió con la fuerza salvaje de la oscuridad de la ajena. La misma fortaleza de las bestias descansaba en el fondo de ambas. La sonrisa de Ryssa se amplió, inconsciente e involuntariamente, al escucharla, enseñando sus dientes con una ferocidad divertida. La loba que ahora reposaba en su interior, la que había bautizado como Ryssa y le daba nombre, la que era desde el día en el que decidió vivir esa naturaleza, observaba a Moana como solo podía hacerlo alguien de su especie. Todo su instinto le avisaba de su poder, de que era peligrosa exactamente porque estaban cortadas por el mismo patrón. Y, tras haber peleado contra ella, el respeto había brotado natural... como los grandes desastres. Sus sentidos estaban alertas mientras la oía y, a la vez, se sentía retorcidamente cómoda con ella.

-¿Entonces significa que hay más? -Usó un tono juguetonamente curioso, levantando ambas cejas mientras su sonrisa se ladeaba. Apoyó el codo en el respaldo de su propia silla, donde estaba recostada, estirándose despreocupadamente como si estuviese en su hábitat natural. Dentro de aquella taberna, así era. Incluso aunque algunas miradas volaban inevitablemente hacia ellas. Dos lobas en territorio enemigo. Porque eso es lo que ellas eran, lo que las dos sabían y lo que el resto sospechaba. Aún no existía ofensa por la que saltar, pero la castaña podía percibir la tensión del ambiente besándole la piel. Echó la cabeza hacia atrás, la indomable melena cayendo por su espalda como una cascada oscura mientras de soslayo observó a su alrededor. ¿La diferencia? Estaba previendo de donde podía venir el golpe. La griega siempre fue una dama salvaje que adoraba su trasero y encontraba... sumamente ofensivo que la atacasen por las espaldas. Por eso se tomó la molestia de barajar la opción. Oh, ahí. En la barra, de donde venía. Uno de los siniestros había captado la esencia de las mujeres, más que eso, el nerviosismo de su acompañante. En Arcadia, Ryssa habría sido más implacable con ese hombre que las observaba con desconfianza sentado a su lado. Olía a miedo. El recelo estaba bien, el temor no, eso alentaba a su parte animal a reaccionar. Y al parecer, el siniestro entrenado que había decidido hacerles caso estaba preparado para leerlo con la misma facilidad.
En un gesto lupino, ladeó la cabeza con los ojos fijos en Moana, señalando silenciosamente en dirección hacia la barra en un aviso subrepticio antes de azuzar aún más su propia sonrisa.

-Los rumores vuelan. -Susurró con gravedad, su índice repasando el contorno de su propia copa- Pero ya que estamos en plena transición, podemos hacer esto juntas y hablamos después de como demonios tenemos un imán y hemos acabado aquí sentadas cuando cazar por Arcadia es más sano para nuestra supervivencia. -Como si alguna de las dos eso les importase realmente, como si la emoción no valiese la pena... Era una casualidad, algo en lo que Ryssa no creía, el haber acabado ahí yendo a por la misma presa, esta vez un botín valioso y no carne que llenase su estómago. Si no fuese por las arcas de su manada, probablemente ella no se inclinase por interesarse salvo, quizá, por meterse en la guarida del cazador e insolentemente, proclamar que ha sobrevivido.
Tamborileó con las uñas en la madera de la mesa, rítmicamente, sin volver explícitamente la atención en el hombre que se sentaba a su lado pero cuando separó de nuevo los labios, se dirigió a él:

-Trabajas para los Dolohov. -Cuando pronunció el nombre de la familia de siniestros a la que pertenecía por culpa de la marca que lucía en su pecho, se encogió un poco más si bien trató de mantener la apariencia alzando la barbilla. Como si no pudiesen oír el martilleo alocado de su corazón contra su pecho... -¿Qué esconden? ¿Dónde? -No se anduvo por las ramas, nunca hacía esa clase de cosas: necesitaba respuestas y las quería ahora y tener a dos lobas pendientes de las respuestas no convertía la renuencia a responderlas en un buen presagio.




Imagen del cartel de "Se busca" de Ryssa/Boceto Van Helsing/Woman and wolf:






Items misiones:


¿QUIÉN ES ESE HOMBREEE, QUE ME MIRA Y ME DESNUDA? UNA FIERA INQUIETA QUE ME DA MIL VUELTAS Y ME HACE SENTIIIR MUJEEER:
avatar
Apodos : Ryssa Artemisa Kirgyakos.
Avatar : Megan Fox.
Habilidad : Resistencia a la plata y rastreo superior.
F. Inscripción : 12/04/2015


Ver perfil de usuario
Alpha

Volver arriba Ir abajo

Re: The girls wants jewels| Ryssa A. Kirgyakos

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.