Últimos temas
» II Misión de Davy Jones × Ptalka Fo'Gnir & Samara
Hoy a las 5:53 pm por Tarik Ahmed

» Saludos a tod@s!
Hoy a las 3:26 pm por Håkon Nilsen

» El pasado es pasado (Lena)
Hoy a las 11:57 am por Flox A. Kraus

» Comics Leyends ||+18|| cambio de botón
Hoy a las 10:45 am por Invitado

» ♚CHECKMATE♟ - Yaoi +18 [Cambio de botón estático]
Hoy a las 7:50 am por Invitado

» Grey havens × Lestat
Hoy a las 1:21 am por Lestat De Lioncourt

» Noche Inusual {Priv Håkon}
Hoy a las 12:18 am por Lestat De Lioncourt

» Petición de Rol
Hoy a las 12:11 am por Ptalka Fo'Gnir

» ♥ I want to find you{Helena }
Hoy a las 12:07 am por Ptalka Fo'Gnir

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios

J. William Reed

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

J. William Reed

Mensaje por J. William Reed el Sáb Feb 06, 2016 4:52 pm


James William Reed
● Treinta | Humano | Pirata/Contrabandista | Zárkaros | Heterosexual ●


Descripción Psicológica
Al pie del cañón, William es un hombre de acción, de hecho, nunca se piensa más de dos veces si lo que esta a punto de hacer puede enviarlo de cabeza al Infierno. Se permite actuar a través del instinto porque al fin y al cabo, no es mal tipo. ¿No lo es? No todos opinarían igual del castaño. Pero pese a ello es un buen camarada si juega en tu bando. El pilar que sostiene principalmente a William es la lealtad para con su tripulación, aunque quizá sea porque sin ellos su barco, su adorado barco, no estaría en las mejores manos. Y todo capitán sabe que es mejor mantener los bolsillos y la despensa llena junto al compromiso de los suyos.

Suelta su opinión a bocajarro, resultando a veces ofensiva pero si le conoces sabes que, simplemente, es su habitual manera de actuar. Se rige por planes alocados y cuanto más temerarios, más sensatos tienden a parecer en su cabeza. Para Will no existe el rechazo porque nunca se lo toma como tal, ofenderle es como pelearte contra la inconsciencia de una pared de acero. A lo máximo que puedes llegar es a abollar o a hacer un rasguño en la superficie pero jamás lograrás borrarle la sonrisa de su tez. Y quizá ese es el motivo porque muchas personas juren que le partirán las piernas... hasta que se dan cuenta de que el castaño, en su inconsciencia y su rol rebelde, es un humano libre y peligroso.

William es brutal, no es que sea violento pero es... agresivo. Tiene una fuerza que a veces no controla y, sobre todo cuando bebe, bien puede atizarte o buscar camorra. Fácilmente puede acabar en la puerta de atrás de cualquier taberna del puerto cerrando las manos en puños y peléandose con alguien. Pasa de cero a cien en un segundo y quizá al siguiente instante se canse y decida dejarse caer para echar una cabezadita en el suelo. Todo esto sin que su desquiciante sonrisa de león desaparezca de su rostro ni a base de golpes. No es habitual que un humano peque de una falta tan atroz de sentido común, pero inexplicablemente, por su actitud de canalla y sin verguenza además de sus aptitudes para el contrabando se ha convertido en una figura conocida en el negocio. Es un hombre de fiar cuando se habla de dinero, quizá lo que más respeta debido a su posición. Sabe en que clase de mundo se mueve y un puñado de monedas puede marcar la diferencia entre la horca o no, entre la justicia de los siniestros y la libertad, lo que realmente él más aprecia. Seguramente por eso para él el mar contenga la atracción del canto de las sirenas. En su barco, su palabra es ley y fuera de éste su voz es escuchada por su entorno, ha tenido años de evolución para saber como captar la atención de su público aún perteneciendo a la raza más fácil de doblegar. Porque William preferiría la muerte antes que eso y aún habiendo estado en escenas peliagudas, siempre ha sido un tipo despierto y audaz para seguir con vida y alcanzar lo que tiene a día de hoy.

Es un hombre de principios, sí, los suyos propios, lo que quiere decir que igual que muchos le tacharían del mismísimo demonio, otros tantos asegurarían que la moralidad no conoce su nombre. A simple vista, como siempre esta de risas y parece la personificación de la inconsciencia y de la despreocupación, William parece inmune a los problemas y de hecho ha aprendido a resolverlos a su manera. Nunca le importó manchar sus manos de sangre, no tuvo reparos en demostrar que Pandora le había curtido a pesar de la contradicción de su propio carácter.
No es educado, no sabe ser formal, no cuida las formas ni sabe lo que es el protocolo. William es todo pasión, diversión y aparentemente despreocupación. Es una mano amiga que te tratará de animar e incluso puedes utilizarle como un hombro en el que llorar, siempre que estés dispuesto a recibir unas palmadas en la espalda que se pasen de fuerza y que te hagan acabar en el suelo. Es muy impredecible, lo único que sabes de él es que nunca sabes por donde va a salir, excepto si está su barco de por medio, entonces probablemente decida navegar y marcarse un abordaje digno de narrar.


Historia
William nació de la unión de dos marcados o eso dedujo pues nunca conoció el rostro de su padre ni tuvo la inquietud de hacerlo, simple suposición por la posición de los humanos en Pandora. Su madre, Charlotte, una prostituta de Zárkaros que recibía en un burdel a cualquier hombre dispuesto a pagar una suma por ella, bajo el mando de un atlante que trató de deshacerse de ella en una venta cuando se enteró de que estaba encinta. Un accidente que la puso en manos de la indigencia. Vivió de su cuerpo hasta que éste se deformó por el embarazo y entonces le propuso a un brujo entregarle al bebé para sus experimentos a cambio de protección y éste aceptó. La diferencia fue que no lo abandonó en sus manos, sino que una vez parió a Will pues se limitó a fugarse de allí con él y regresar a sus familiares puertos. No tardó en volver a ejercer, por su cuenta esta vez y crió al niño en las calles. Will fue un mocoso que se hizo a Pandora, a su escabrosa felicidad, sin haber conocido otra cosa que un purgatorio al que, en realidad, no le disgustaba pertenecer como a los marcados. Su madre siempre fue un cuadro melancólico, él no y cuando ésta falleció, supo buscarse la vida. Siempre gozó de la compañía de las demás criaturas desde que era tan pequeño que estar con ellas era tan natural como respirar y así armó su propia banda de rateros con los que acabó conviviendo en un edificio abandonado a su suerte cuando llegó a los once años. Sabía que rostros debía esquivar si quería que la sangre no le manchase las ropas desgastadas que siempre llevaba, donde debía resguardecerse cuando subía la marea y empezaban las peleas de los borrachos en el puerto, también donde mendigar algo de dinero o robarlo, de que comida en la basura podía fiarse y aprendió a discernir en quien podía confiar y en quien no. Era fácil si era tu unica manera de sobrevivir y él nunca lo vio como algo malo, simplemente era su realidad. Sufrió hambre, frío y estuvo más de una vez al borde del abismo de la muerte desde muy temprana edad. Era un humano jugando entre los grandes, un crío sucio y descarado al que su lengua metía más de un lío pero su personalidad no varió desde entonces, con una habitual sonrisa para enfrentarse a esas cosas, aunque ésta hubiese aprendido a reflejarse cuando estaba desesperado por un mendrugo de pan, cuando se endurecía tanto que parecía de acero y no correspondiese a un joven de su edad o cuando era auténtica y despreocupada. Simplemente tenía muchas versiones de la misma.
Cuando creció se hizo a la mar alistándose en un bergantín que llevaba mercancia. Siempre venía bien mano de obra barata y aunque le costaba hacerse respetar por su naturaleza, al final acabó siendo uno más. No fue hasta los veintitrés que acabó en una banda pirata con todas las de la ley y ni siquiera puede asegurar como pasó, ya que fue en su estadía en un burdel donde aún recuerda a las mujeres más flexibles que ha visto en Pandora. Cayó en gracia al tipo retorcido del momento y embriagado de ron, aceptó formar parte de su tripulación. Su nuevo capitán no tenía más reparos en que fuese humano salvo para reírse ocasionalmente de su estupidez a la que de vez en cuando llamaba valor. Y ahí estuvo, durante años, formando parte de aquello hasta que se hizo el mano derecha del capitán y cuando este falleció en una travesía, nombre comercial para llamar a la espada que le atravesó durante un abordaje, se llevaron a cabo las votaciones para dar lugar a un nuevo en ese rango. Fue su nombre el que salió ganador aunque eso significase que parte de la tripulación abandonase por verse en manos de un humano. Sus puestos fueron ocupados más adelante y Reed pudo otorgar su atención a lo que él había aprendido a amar, lo único por lo que había sentado algo real, el Hawk Silver, el barco que había hecho su hogar y su mayor obsesión hasta la fecha.  

avatar
Apodos : James William Reed.
Avatar : Garrett Hedlund.
F. Inscripción : 06/02/2016


Ver perfil de usuario
Humano

Volver arriba Ir abajo

Re: J. William Reed

Mensaje por Ryssa A. Kirgyakos el Sáb Feb 06, 2016 4:55 pm


Ficha Aceptada
Bienvenido a Pandora's Domain
Puedes realizar tus registros




Imagen del cartel de "Se busca" de Ryssa/Boceto Van Helsing/Woman and wolf:






Items misiones:


¿QUIÉN ES ESE HOMBREEE, QUE ME MIRA Y ME DESNUDA? UNA FIERA INQUIETA QUE ME DA MIL VUELTAS Y ME HACE SENTIIIR MUJEEER:
avatar
Apodos : Ryssa Artemisa Kirgyakos.
Avatar : Megan Fox.
Habilidad : Resistencia a la plata y rastreo superior.
F. Inscripción : 12/04/2015


Ver perfil de usuario
Alpha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.