Últimos temas
» II Misión de Davy Jones × Ptalka Fo'Gnir & Samara
Hoy a las 5:53 pm por Tarik Ahmed

» Saludos a tod@s!
Hoy a las 3:26 pm por Håkon Nilsen

» El pasado es pasado (Lena)
Hoy a las 11:57 am por Flox A. Kraus

» Comics Leyends ||+18|| cambio de botón
Hoy a las 10:45 am por Invitado

» ♚CHECKMATE♟ - Yaoi +18 [Cambio de botón estático]
Hoy a las 7:50 am por Invitado

» Grey havens × Lestat
Hoy a las 1:21 am por Lestat De Lioncourt

» Noche Inusual {Priv Håkon}
Hoy a las 12:18 am por Lestat De Lioncourt

» Petición de Rol
Hoy a las 12:11 am por Ptalka Fo'Gnir

» ♥ I want to find you{Helena }
Hoy a las 12:07 am por Ptalka Fo'Gnir

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios

When life becomes blasphemy ◊ David

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Helena D. Corso el Mar Dic 22, 2015 12:23 am

Entrar a la región de los siniestros no era sencillo si no había un acuerdo de por medio con Van Helsing, pues sus esbirros, tan enfermizamente curiosos, negaban el paso a cualquiera que careciera de una razón válida para visitar Heindel. Y aunque Corso alguna vez se adentrara a dicho territorio, no contaba, en aquella ocasión, con el favor del titán, por lo que debía ingeniárselas para pasar desapercibida. Cualquier siniestro bien informado conocería a la cazadora inmortal y no demoraría en deducir que la mujer había establecido ya una víctima entre los suyos. Van Helsing, por supuesto, jamás permitiría el paso de una persona a su territorio únicamente para reducir a sus fieles guerreros. Así que Corso robó un traje, asaltó a uno de los esbirros del titán y se colocó la vestimenta negra, sin olvidarse de todas las armas y diversos objetos que la criatura portaba consigo. Esa noche, habiendo planeado cuidadosamente el asalto, bebió de la yugular de un mortal hasta que su piel abandonara la palidez propia de su raza y adquiriera las tonalidades de un ser vivo. No era una tarea difícil, en realidad, ni tampoco la situación demandaba tantas precauciones, ni la mente de la vampiresa se había contaminado de temor y desconfianza. La razón era, nada más ni nada menos, para brindarse a sí misma un poco de entretenimiento. Si se disfrazaba, era más por sorprender a su víctima que para evitarse problemas en el camino.

Se colocó finalmente los guantes negros que abarcaban hasta los codos y la capucha que sólo permitía que la luz tocase parte de su mandíbula y la mitad de su nariz. Así, aunque caminara a paso tranquilo junto a un centenar de siniestros, nadie reconocería aquel rostro que tantos dolores de cabeza les causó en Valtesi y en otros tantos lugares. Conocía, además, los gestos de la lúgubre raza, sabía cómo caminar entre ellos, la postura de cada uno de sus miembros al desplazarse por las calles adoquinadas hasta penderse en el misterioso sendero que la conduciría al mercado negro. El destino era una casona que pertenecía a un exitoso y experimentado traficante de humanos. La construcción era antigua y sus paredes en mal estado denotaban la falta de mantenimiento. El deterioro de las molduras, de la madera de los muros y el sarro que se había adherido a los cristales encajaban muy bien con aquella zona y ciertamente brindaba información acerca de su dueño. La puerta principal, para bien o para mal, carecía de picaporte, por lo que entrar no fue una tarea difícil. Para sorpresa suya, no obstante, el interior lucía un tanto más cuidado, aunque los pasillos y el recibidor fueran aún más tétricos que la fachada del edificio. La estancia que estaba dedicada a mostrar la mercancía estaba repleta de figuras de cera a tamaño real, todas tan reales que parecían humanos inmortalizados bajo algún extraño conjuro. Algunos de los maniquíes estaban vestidos con ropas de siniestros, otros con las finas telas que conformaban la indumentaria de los elfos. Se removió la capucha y comenzó a observar a cada una de las figuras de cera, como si esperara encontrar a algún humano entre ellos. Cuando hubo terminado, salió de aquel recinto para disponerse a buscar  a su objetivo, quien, previendo la visita de la mujer, estaría oculto en alguna de las habitaciones del edificio.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Invitado el Mar Dic 22, 2015 3:11 am

David se aburre. No hay otra explicación, pues podría dejarlo para otros vampiros. Le había llegado el chivatazo de un traficante de humanos siniestro y el impuso de la caza pudo con el. Al fin, después de tanto tiempo un reto interesante.

¿El plan? Sencillo. Asaltar un siniestro y robarle la ropa para confundirse entre ellos, localizar al capullo aquel y cargárselo. Después solo tiene que salir del lugar tranquilamente, como si nada pasara.

Al menos, en teoría. Alguien se le ha adelantado. Un gruñido escapa de su garganta al ver a aquel siniestro tirado en el suelo y sin ropa. Suspira, y busca a otro siniestro al que hacerle lo mismo. Odia la competencia en la cazza, aunque por otro lado le encanta. Más diversión. Más bien, odia perder en su propio juego.

Una vez correctamente vestido, se adentra en aquel lugar, mezclándose entre los siniestros sin mucho problema, procurando no dejarse ver mucho, por si las moscas. Se dirige hacia una de las casas, donde según el chivatazo se alojaba aquel siniestro para no encontrar nada, salvo un montón de figuras de cera. "¿Quién demonios ha alertado al inútil este?" Piensa, saliendo de la casa con un cabreo increíble. Se le han adelantado, y encima su presa está alerta.

Suspira fastidiado y vuelve a echar a andar, buscando. Por suerte o por desgracia, según se mire, localiza a quien estaba buscando y sonríe victorioso, su cabreo evaporándose como por arte de magia. Lo sigue sigilosamente, asegurándose que coincide con la descripción que le han dado.

El traficante se dirige hacia una casa y abre la puerta, con intenciones de entrar y encerrarse, supone el vampiro. usando su velocidad coloca un pie para evitar que la pueda cerrar. Suelta una carcajada de regocijo y la abre de golpe, disponiéndose a entrar tranquilamente tras el siniestro. él, el impulsivo. Ni siquiera se ha parado a pensar que dentro de esa casa podría haber más siniestros.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Helena D. Corso el Mar Dic 22, 2015 10:50 am

Las puertas de cada una de las estancias fueron abiertas, todas a fin de asegurarse de que el interior de la vieja casona no ocultara ninguna forma de vida. El olfato no le servía de mucho en aquella área, todo olía absolutamente igual, las estatuas, las telas, el suelo, los muebles, las casas tenían ese timbre mohoso en su aroma, acompañado del perfume que no puede pertenecer más que al tiempo. Era incapaz, dado el intenso apeste a moho, de detectar sangre humana por aquellos lares y, de no haber sido por el abrumador silencio que rondaba por las habitaciones, no se habría percatado de que la casona estaba completamente vacía. No hubo ni un tintineo de cadenas, si el sollozo de un ser torturado, nada.

Recorrió por segunda vez el pasillo principal, esta vez con la intención de abandonar el lugar. La idea de esperar el algún punto cercano por algo de actividad comenzaba a surcar su mente, sin embargo, no fue preciso aguardar para llevarla a cabo. Cerca de ahí, un siniestro soltó una sonora carcajada que reveló su paradero así lo quisiera o no y, según le permitía ver su vista, el hombre detenía una puerta que desataba los rumores del interior. Corso, sin detenerse a pensar más, se colocó por segunda vez la capucha de siniestro y se dirigió al edificio a donde el hombre se había adentrado a fin de seguirlo por el interior. Uno de los problemas al visitar el mercado negro de Heindel era que resultaba imposible prever qué cosas le aguardaban dentro de las diversas construcciones. El muchacho, tan impulsivo como cualquiera que siente la victoria cerca, condujo a la vampiresa a una especie de pub, donde los comerciantes y algunos miembros del ejército siniestro se reunían para intercambiar información o peticiones. Pero no reparó mucho en aquellos que ocupaban el interior de la casa, sino que se abrió paso como quien anda determinado a completar su misión y siguió al hombre que llevaba la misma peste a moho que la tienda de maniquíes. El objetivo se dirigía al segundo piso, donde suponía, por experiencia propia, se encontraban las habitaciones. Torció una sonrisa. Lo siguió hasta la habitación, en la cual sólo se encontraba ella y su presa, para fortuna suya. Cerró la puerta, se removió la capucha y renovó su andar a fin de aproximarse al siniestro que exigía respuestas a la mujer al tiempo que retrocedía en tanto que ella se acercaba.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Invitado el Mar Dic 22, 2015 1:42 pm

David entra tranquilamente en lo que el pensaba que era una casa, para darse cuenta que no es más que un pub lleno de siniestros traficando. Suelta un suspiro y sigue a su presa, que sube por las escaleras, sin percatarse de que un compañero de raza sigue sus pasos.

El siniestro entra en una de las habitaciones y el vampiro sonríe con malicia, colándose en una cercana completamente vacía. Quiere dejar que se confíe, que se sienta a salvo. Y entonces...

Entonces sus planes se van al traste cuando lo que parece un siniestro entra tras el y cierra la puerta.

–Qué demonios... –Comienza, adoptando una posición de ataque, posición que pierde cuando el supuesto siniestro se quita la capucha y un olor diferente asalta sus fosas nasales.– Así que no soy el único que ha tenido la genial idea de cazar por aquí. –Comenta en voz baja, quitándose su propia capucha y fijándose en la mujer que tiene delante. La ha visto alguna que otra vez, pero nunca le ha prestado atención realmente. Para ser sinceros, no sabe ni como se llama, y solo conoce su raza.

–Ese capullo escurridizo es mío. –Sentencia, dando por sentado que así sería– yo lo encontré primero, tengo derecho a cargármelo. Aunque ya que estamos aquí... Puede haber diversión para los dos, lo mate quien lo mate. Algo me dice que se va a liar una buena. ¿Te apetece armar un poco de caos? –Pregunta, enseñando los colmillos malévolamente.

InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Helena D. Corso el Lun Dic 28, 2015 1:36 am

Culpar al apeste del siniestro en cuestión era una forma bastante ridícula de negar su error, el cual fue revelado cuando el hombre frente a ella se retiró la capucha. No lo negaría, pero tampoco lo diría en voz alta. Él no era su objetivo ni mucho menos tenía intenciones de lidiar con la competencia. Corso estaba en Heindel en busca de una ubicación y, posteriormente, la muerte del traficante. Si el vampiro que se encontraba frente a ella no tenía inconveniente en esperar un par de minutos, se lo cedería sin reservas.

No conoce al castaño ni está interesada en involucrarse con su estirpe fuera de lo necesario, sin embargo, la propuesta del muchacho llama su atención. Si bien planeaba ignorarlo olímpicamente después de su pretenciosa declaración, la idea de causar revuelo entre los siniestros, los verdaderos siniestros, la tentaba sobremanera. Quería, ciertamente, que los rumores de ese futuro ataque inundaran la región, que los encapuchados compartieran entre ellos la noticia de que precisamente esa mortal fue la responsable de lo ocurrido en el mercado negro. A Va Helsing quizá no le agradara la historia, sin embargo, el titán no se quedaría saber sin ese fragmento de la verdad que los suyos evitaban compartir en voz alta. ― ¿Qué tienes en mente? ― Inquirió al fin, anunciando tácitamente su participación en lo que fuese que estuviera planeando aquel vampiro. ― No me interesa si eres tú quien lo asesina, sólo necesito una cosa de él. ― Esperaba que, cuando menos, el desconocido fuera consciente de que no podría beber del siniestro ni de ningún otro, que la sangre índigo de esa raza lo pondría en un estado cercano a la muerte si llegaba a ingerirla.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Invitado el Lun Dic 28, 2015 4:33 am

La sonrisa del vampiro se amplía.

–Es fácil. Simplemente hay que hacer a ese capullo gritar. Vendrán más siniestros a ver que ha pasado. Obviamente, no pueden entrar todos los que hay por aquí en la habitación, no caben. Es cuestión de cargarse a unos cuantos más y largarse tranquilamente usando la velocidad vampírica. Una pena que su sangre no se pueda beber. Es un desperdicio de vida innecesario. –Acaba por lamentarse.– Me pregunto si el veneno de mis colmillo funciona con los inútiles estos.

Le hace una seña a la vampiresa mientras que abre la puerta, dejándola pasar primero.

–Las damas primero, te cedo el honor. Está en la habitación de enfrente, confiado en que no lo encontraremos, supongo. Creo que el reírme en su cara lo puso en aviso.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Helena D. Corso el Dom Ene 03, 2016 2:50 pm

El plan sonaba maravilloso. Sin embargo, había algo que le impedía ceder a las imprudencias que el muchacho sugería. Por supuesto, ellos dos parecían tener ventaja en esa situación, eran dos inmortales contra un puñado de siniestros enardecidos por el combate que podría tener lugar en esa taberna de mala muerte, incluso acabarían con su misión antes de lo previsto y cada quién se iría por su lado. Pero estaban en Heindel, en el territorio del titán siniestro que no demoraría en escuchar acerca de la contienda. Quizá, si el hombre meditaba un poco, llegaría a la conclusión de que tanto Helena como el chico habían ayudado a terminar con un cáncer, pero no ocurriría antes de una condena apropiada.

Funciona de maravilla. ― Afirmó. No obstante, en lugar de aceptar la invitación del inmortal, cerró la puerta, colocándolos segunda vez en la privacidad de un escondrijo. ― Pero se nota que no sabes mucho de Pandora. ― Espetó con una mueca que bien podría pasar por una sonrisa ladina de no ser de lo cargada de ironía que estaba. ― A nadie le importa mantener una pared intacta. Ya tenemos los disfraces, ¿para qué arriesgarnos a delatar nuestra inmortalidad si pasamos por un par de siniestros? Si no tienes inconveniente en mantener ese mínimo de discreción, podemos ir por ese sujeto tranquilamente sin dificultarnos el escape. ― En realidad, el único inconveniente que destacaba era la habilidad vampírica que el inmortal planeaba presumir. La huida, tal y como él lo planteaba, estaba bien, incluso torturar al siniestro era más que aceptable. Sólo no había razón para desperdiciar las ropas de siniestro que llevaban encima, al menos no bajo aquellas circunstancias.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Invitado el Dom Ene 03, 2016 6:43 pm

El vampiro se queda pensando por unos segundos, dándose cuenta de que su maravilloso y genial plan tiene un minúsculo y terrible fallo nada más terminar de decirlo.

–Llevo tiempo aquí, pero es como si llevara poco. Me he limitado a cazar en los caminos y a vivir como fuera de aquí no pude haberlo hecho. –Confiesa, frunciendo el ceño.– Tienes razón. No es necesario ponernos un cartel en la frente. –Cede finalmente, dirigiéndose hacia la puerta de nuevo.

–¿Algo más? –Pregunta, estirando la mano hacia la puerta con intenciones de abrirla.– Te lo dejaré a ti primero.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Helena D. Corso el Jue Ene 14, 2016 1:51 pm

No fue complicado reconocer en aquella expresión que el hombre le otorgaba la razón. Todo era cuestión de plantearse bien las cosas, de conocer el tipo de ventaja que uno buscaba, el tipo de enemistad que podía llevarse sin arriesgar la vida. Helena tenía eso claro. Así que se dedicó a estudiar su arsenal al tiempo que escuchaba al vampiro entrar en razón y explicar sus circunstancias.

Nada más. ― Respondió tras asegurarse de que las bombas de humo estuviesen en donde pudiese tomarlas con mayor facilidad. Su mente trazaba ya un plan de escape, tenía una noción de las cosas que exigiría del siniestro y, en caso de que el gusto de asesinarlo fuese de ella, cómo prolongaría su tortura. Así que salió sin más. Atravesó el umbral de la puerta y contó los escasos pasos que se requerían para llegar a la habitación continua, a la que entró discretamente en compañía del inmortal.

El siniestro, la víctima, tenía compañía. Estaba conversando con otro siniestro, sentados los dos ante una mesa sobre la cual descansaba ese brebaje que sólo ellos eran capaces de ingerir. ― Puedes quedarte con ese, no lo necesitamos. ― Le indicó al vampiro refiriéndose al segundo siniestro, antes de dirigir su atención al hombre que buscaba. Las respuestas saldrían, de un modo u otro, de esos labios desgastados por el tiempo y los secretos compartidos.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Invitado el Miér Ene 20, 2016 6:35 am

La sigue con una sonrisa en los labios, y cierra la puerta tras su espalda con un golpeseco.

-A sus órdenes. -Rápidamente, dejando al otro siniestro en manos de la chica, se lanza a por el segundo hombre, al que no le da tiempo a reaccionar por el susto. Las manos del vampiro se disparan hacia el cuello del siniestro y de un rápido movimiento le parte el cuello. Lo deja en el sillón, con la cabeza en un ángulo imposible y se vuelve hacia la vampiresa, esperando.

-Creo que te dejaré a ti la diversión de sacarle lo que quieras al elemento este. En un principio pretendía cargármelo, pero... Si lo hago, quedaría menos dramático. -Comenta como quien habla del tiempo mientras regresa a la puerta, donde apoya la espalda, dispuesto a ser un simple espectador. Casi, solo casi le da pena el siniestro. Sospecha que va a sufrir un poquito como no hable.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Helena D. Corso el Dom Ene 24, 2016 10:29 pm

El miedo era la mejor arma de cualquier verdugo, especialmente si, previo a la muerte, el condenado debía confesar. Así que aguardó a que su acompañante hiciese gala de su naturaleza asesina y terminara por aniquilar al intruso en cuestión de segundos. Acto seguido, se removió la capucha de siniestro, exponiendo su rostro marfileño a la víctima de aquella noche, permitiendo a los presentes apreciar una de esas sonrisas que rara vez se apoderaba de sus labios. El siniestro la reconoció. ― Te daré todo el drama que desees. ― Musitó con sorna al vampiro, aproximándose a su víctima lentamente.  La señal era clara, le tocaba a la inmortal tomar parte en aquella satírica noche en la que todo terminaría para el esbirro de Van Helsing. ― Tengo que aceptar que al encontrarte has ahogado mis deseos de interrogarte… Así que dame tu mejor grito. ― Terció en medio de un susurro al mismo tiempo que desenfundaba una de las dagas que portaba y dibujaba con la punta una finísima línea desde el cuello del siniestro hasta la punta de la barbilla, dejando correr unas cuantas gotas de su sangre índigo y obligándolo a alzar el rostro.  No era que sus planes hubiesen cambiado, en realidad, sino que estaba empleando una táctica diferente; al dejar en claro sus intenciones de torturarlo, el hombre haría el intento por evitarlo al confesarse ante la muerte, cosa que, en efecto, pasó. “Si me matas, nunca los vas a encontrar.”, argumentó, tratando de hacerse de una expresión cínica que vaciló al reflejarse en su rostro. En respuesta a su alegato, Helena inclinó la daga y comenzó a penetrar la piel ajena, evadiendo habilidosamente la mandíbula. Un alarido se apoderó de la habitación y pronto la sangre azul comenzó a teñir las ropas del torturado, escurriendo lentamente a través de los pliegues hasta estancarse en las piernas del siniestro, esperando a que más gotas llegaran hasta ahí para desbordarse hasta el suelo. El metal que terminó por apuntar al nacimiento de la lengua transmitió a la mano de la vampiresa las vibraciones del alarido y extrajo finalmente la cuchilla, ocasionando que la sangre emanara a borbotones. Sin embargo, pese a que pareció ser un momento de tregua para el pobre hombre, apenas contó con un par de segundos para gemir antes de que Corso lo tomara del cuello sin delicadeza alguna. “Basta… Él lleva el registro…” atinó a decir mientras que señalaba con sus pupilas el cadáver de su socio. ― Revísalo. ― Indicó al neófito sin soltar al siniestro.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Invitado el Miér Feb 03, 2016 1:43 am

-Perfecto. Disfrutemos pues. -Sonríe, sabe cuando algo va a ser divertido, y piensa aprovecharlo.

-Cuidado. Si berrea mucho se nos podrían echar encima una banda de Siniestros -Avisa, aunque casi que lo desea.- Y como se escape nos va a costar volver a darle caza.

Observa con curiosidad el proceder de la vampiresa. Qué desperdicio de sangre. Una lástima que no se pueda beber. Se dirige hacia el cuerpo del siniestro al que ha asesinado y revisa tranquilamente sus bolsillos.

Ciertamente, este bicho tiene un papel en el bolsillo. -Indica, antes de cogerlo y guardárselo en su propio bolsillo.- Termina de sacarle información, luego investigas esto si quieres cuando estemos fuera de aquí.

Vuelve hacia la puerta, colocando su espalda en la misma y volviendo a cruzarse de brazos.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Helena D. Corso el Vie Feb 19, 2016 12:31 pm

La sangre corría lentamente sobre la piel de la vampiresa, empapando las mangas y tornándolas sutilmente pesadas dado el líquido que comenzaban a retener. Y aunque en otras ocasiones habría disfrutado sentir la calidez de tal elixir, la sangre de siniestro le producía repulsión a causa de los efectos que tenían sobre los inmortales. Van Helsing había sido demasiado astuto al conseguir que sus esbirros fuesen tóxicos incluso en su muerte, lo que, pese a la enemistad entre razas, les daba la placentera seguridad de saber que no morirían consumidos por un inmortal. Sin embargo la cuestión ahora era otra. Ya no tenía información que sacarle, todo lo demás ya era de conocimiento para la castaña. Lo único que necesitaba era encontrarlo y localizar a los humanos en cuestión, vivos o muertos, ya que éstos delatarían a más compradores. ― Este hombre comienza a aburrirme. ― Anunció al neófito. ― ¿Debo asesinarlo o… de verdad crees que tenga más que ofrecer? ― Añadió y, en respuesta al comentario de la vampiresa, el siniestro dio un respingo, como si aquello bastara para librarse de una muerte segura.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Invitado el Dom Feb 28, 2016 11:08 am

Observa el proceder de la vampiresa, atento por si aparecen más siniestros por el pasillo. Por suerte para ambos, el vampiro no escucha a nadie acercándose.

- Bah... Si has acabado con él, mátalo. -Replica haciendo un gesto con la mano, quitándole importancia, aunque no puede evitar disfrutar con el gesto del Siniestro.- Aunque no quiere morir, podrías dejar que hable. A lo mejor tiene algo interesante que contar.

David deja su posición en la puerta y sonríe con malicia.

- Podemos hacer una cosa. Si habla y nos dice algo interesante, lo dejamos libre, dudo que nos reconozca con estas estúpidas ropas. De lo contrario... -Deja la frase en el aire, no es necesario terminarla. Sospecha que el siniestro no tiene nada más que decir, pero quien sabe, a lo mejor suelta algo interesante. Obviamente no tiene pensamientos de dejarlo escapar. No quiere correr riesgos innecesarios, cosa que le hace saber a la vampiresa con un guiño de ojo al terminar de hablar.

- Y bien, sabandija, ¿hablas por las buenas? O te matamos directamente.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Helena D. Corso el Mar Mar 08, 2016 10:59 am

El tedio no le permitía ya permanecer atenta al siniestro y su acompañante no resulta muy útil a la hora de convencerla para continuar el interrogatorio. Matar a quien era la víctima en ese escenario resultaba sumamente tentador.

Se volvió hacia el vampiro sin dejar de vigilar los movimientos del mortal de manera auditiva y sin dejar de prestar oídos a Talbot. ― Él sabe quién soy. Incluso con este disfraz lo sabe. ― Aunque seguramente el hombre desconocía el nombre con el que la inmortal respondía, debía saber quién era por su fama, tal vez por los rumores de sus hermanos conocía aquel rostro que se reveló ante él desde el principio.

El siniestro, nervioso por la presión de ambos vampiros, los miró a cada uno alternadamente, temiendo que alguno de los dos le diera el golpe final sin antes darle la oportunidad de confesar. “Esperen.” Alegó buscando ganar unos segundos. “Tú eres la que interceptó un barco en el puerto de Zárkaros, ¿no es así?” Continuó con nerviosismo. “No he recibido más humanos por eso, pero un señor vampiro y un vigilante fueron los que me compraron los últimos. No encontraste nada en mi tienda, ¿verdad?” Inquirió a Corso con una sonrisa ladina, casi soberbia y burlona, jactándose de haber conseguido que le perdonasen la vida. “Dicen que el vigilante los utiliza para reclutarlos y a veces los mata cuando no les son útiles. En ese registro viene todo. Él trabajaba para ese vigilante.” Finalizó mirando con el rabillo del ojo a su compañero caído.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Invitado el Miér Mar 09, 2016 4:48 am

-¿Ves? Habló. Te lo dije. -Replica el vampiro, acercándose lentamente al siniestro- Lo que significa que...

David hace una pequeña pausa, y lleva las manos hacia la cabeza del traficante.

-... ya podemos matarlo. -Dicho esto, vuelve a ejecutar el mismo procedimiento que con el anterior Un simple giro de manos y le parte el cuello, acabando con su patética vida al instante.

-Eso de ir manchados de sangre es un coñazo. Nos vamos a complicar mucho la vida para salir de aquí. -Suspira, metiendo la mano en el bolsillo y sacando el papel con el registro. Le echa un vistazo y frunce e ceño.- Interesante. -Lo vuelve a uardar y se dirige hacia la salida.

-Cuando salgamos te daré el papel, no quiero que lo manches de sangre y se vuelva ilegible. -Indica, abriendo la puerta para salir.- ¿Vamos?

OFFROL: Sorry por la brevedad, pero ando de exámenes finales...
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Helena D. Corso el Vie Mar 18, 2016 12:28 am

Torció una sonrisa ante la afirmación de su compañero. ― Claro que ha hablado. No hay ingenuidades para un cazador. ― Dijo después de que Talbot diera fin a la vida del siniestro. Era un desperdicio otorgarle una muerte tan rápida y fría después de esos minutos invertidos en la tortura. Hubiese preferido que el hombre saboreara el instante mismo de su muerte, que conociera qué hay después de la ausencia de dolor.

Ya te acostumbrarás. Para los siniestros es un trofeo y todo un honor manchar sus ropas con la sangre de un enemigo. ― Musitó con burla, extrayendo el pañuelo que el ahora occiso ocultaba delicadamente entre sus ropas y se limpió la sangre, para después salir de la habitación tan pronto David le cede el paso. ― Sólo necesito un nombre, los demás puedes quedártelos tú. ― Finalizó colocándose la capucha a medida que caminaba por el pasillo inmediato a la habitación ensangrentada.

Off: No te preocupes. Éxito en tus exámenes(:




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22, 2016 2:54 pm

El vampiro alza una ceja como respuesta.

- Tu lo habrías matado. Comenta, dirigiéndose hacia la salida.

Camina silenciosamente por el pasillo, pensativo.

-Eso es lo que yo llamo costumbres absurdas. Dime, ¿Como salimos de aquí? Si te ven llena de sangre te preguntarán que ha pasado y esas cosas. Veo complicado salir por la puerta por la cual hemos entrado.

InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Abr 06, 2016 12:14 am

Claro que lo habría matado. ― Replicó sin más. En cierto modo, apreciaba que el hombre hubiese tenido una muerte rápida, puesto que no había más motivos para perder el tiempo ahí dentro.

Sin detenerse, hurgó en los bolsillos de su disfraz hasta dar con una pequeña bomba de humo, la cual presumió a su compañero alzándola hasta la altura de la cabeza. ― No harán preguntas si no ven nada. ― Descendió las escaleras con suma naturalidad y lanzó el objeto hacia otra dirección, haciendo estallar la bomba en uno de los extremos de la taberna. en respuesta, los siniestros presentes se levantaron y fueron hacia el lugar en cuestión, pasando por alto la presencia de los intrusos a fin de descubrir qué había sucedido ahí dentro. De haber usado una bomba de tamaño normal,  los esbirros de Van Helsing se habrían ahogado en medio de todo el humo y había levantado mayores sospechas, se habrían movilizado hasta encontrar rostros desconocidos a quienes culpar.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: When life becomes blasphemy ◊ David

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.