Últimos temas
» Libertad (?)
Vie Dic 08, 2017 11:15 am por Helena D. Corso

» Souls In Darkness | Afiliación Hermana
Dom Dic 03, 2017 10:49 am por Darío Raven

» Peticiones administrativas
Dom Nov 26, 2017 6:41 pm por Helena D. Corso

» Registro de Ausencia
Dom Nov 26, 2017 1:53 pm por Darío Raven

» Petición de Rol
Sáb Nov 18, 2017 9:37 am por Gabriele B. Reinhard

» Censo {15 Nov - 15 Dic}
Miér Nov 15, 2017 8:47 am por Pandora

» Segundo videoanuncio
Jue Oct 19, 2017 9:30 pm por Ptalka Fo'Gnir

» Registro de Eventos
Lun Oct 16, 2017 12:01 pm por Pandora

» Censo {15 Oct - 15 Nov}
Dom Oct 15, 2017 9:28 pm por Pandora

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios
Afiliados elite (36/55) [26/08/17]
Jurassic Park: The Walking FossilsElentarirpg No aceptamos Afiliaciones Normales

Hoy por ti , mañana por mi [Helena]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hoy por ti , mañana por mi [Helena]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 18, 2015 1:02 pm

Los pasos eran ágiles. El sonido de sus botas golpeando el suelo llenaba el ambiente. El mar se escuchaba cercano, las olas golpeando contra los muelles y los barcos moviéndose a su merced.
Siendo sinceros, Lorik tenía que reconocer, que no contaba con estar todavía allí. Si sus planes hubieran salido bien, ahora mismo debería estar ya de camino a Valtesi, en lugar de inhalando aquel aire que parecía estar cargado de sal. Por desgracia sus años de vida le habían enseñado que pocas veces todo salía como se planeaba, por suerte, también le habían enseñado cómo escapar de las situaciones peliagudas.

La oscuridad jugaba a su favor en aquella ocasión. Tras liberar a los tres humanos, con más escándalo de que había pretendido, y dejarles en un lugar seguro, cosa que le llevó más tiempo del que había calculado, sabía que ahora le tocaba salir de Zárkaros lo antes posible.
No era una persona que temiera las confrontaciones, las cicatrices que llevaba en su piel eran buena prueba de ello, pero para qué pelear si podía perderse entre las sombras y salir de allí sin más. Eso sin duda, le parecía bastante más atractivo.

Se cubrió bien con la capa, tapando las armas que llevaba y siguió caminando.  Apresuró su paso, aunque en ningún momento corrió. Sabía que le buscaban, no quería parecer más sospechoso de lo que ya parecía, auqnue sabía que se arriesgar y que cuanto antes saliera de las calles mejor.

-¡Eh! ¡Le he encontrado!- Gritó una voz a sus espaldas, a unos cuantos metros. Lorik maldijo en voz baja y tras un rápido vistazo hacia atrás, evaluando la situación, corrió hacia una de las calles perpendiculares. Lo que no se esperaba era que allí mismo se encontrara otro de los hombres que le buscaba ¿Qué cómo sabía que era de los que le buscaban? Bueno, digamos que el hecho de sacar un cuchillo e intentar apuñalarle fue suficiente prueba para él. Sin embargo, su forma tosca de luchar no fue rival, y en unos segundos le dejó fuera de juego sin ni si quiera sacar un arma.
Se apoyó en la esquina, esperando al otro hombre, y ahora sí, llevó su mano hacia la empuñadura de su arma, no quería demorarse más en aquella zona.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hoy por ti , mañana por mi [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Lun Dic 07, 2015 11:57 pm

El haberse instalado en Zárkaros no significaba que su trabajo en el resto de Pandora hubiese concluido. La ciudad portuaria se había convertido en uno de los diversos lugares en donde la vampiresa debía estar. Extrañamente, Bran figuraba dentro de esa misma lista, aunque originalmente la mujer estuviera absolutamente indispuesta a involucrarse con su raza. Quizá Valtesi no demandara tanta atención como en sus días de novata, pero continuaba vigilando a aquella región y visitándola ocasionalmente, cada vez con menos frecuencia. Sin embargo, esa noche no regresaba al puerto tras haber completado una misión o un encargo, sino de una semana entera de aislamiento en Baskerville, oculta en la residencia de un conocido suyo, sin nada más que libros e investigaciones vagamente registradas. El anonimato era un lujo perdido, una posibilidad negada en aquel reducido territorio, pero al menos se había otorgado a sí misma la oportunidad de gozar de las buenas alianzas.

De momento, sus intenciones se centraban en remover el yugo siniestro que controlaba gran parte del comercio en el puerto. Era, a fin de cuentas, tan consciente como sus enemigos de que se encontraba en una zona estratégica, ideal cuando se buscaba aprovechar de la viva mercancía que recibían con frecuencia: humanos. Tenía personal, gente que trabajaba para ella, criaturas de cualquier raza que investigaban las redes de trata a fin de apoderarse de ellas, antes de dedicarse a salvar precipitadamente a las víctimas. Helena no era una mujer altruista, aunque jamás negaba la ayuda si sus planes se lo permitían. Así pues, debía limitarse a hacer acto de presencia en su hostería mientras se presentaba un contrato nuevo o alguna presa incauta.

Estaba esperando frente al alféizar, dentro de la habitación que había declarado como propia en el hostal que también funcionaba como taberna, como una muy frecuentada y común taberna. Miraba, pues, a través de la ventana, como si esperara que alguna de las estrellas le presentara alguna epifanía. Sin embargo, fue una voz que se elevó más que el rumor de los comensales del piso inferior lo que se encargó de alertar su mente. ― ¡Eh! ¡Le he encontrado! ― Fue lo que escuchó y permaneció segundos sin moverse ni un ápice, como si en realidad no le interesara. Bastó inhalar profundamente durante unos segundos para dejarse llevar finalmente por la curiosidad y abandonó el edificio por la ventana, siguiendo el rastro de la voz a través de balcones y tejados. Distinguir, aunque fuera vagamente, dos aromas distintos le hizo torcer una sonrisa. Fue capaz de ver los últimos instantes del combate entre el alado y su enemigo y, pese a que lamentó no ser partícipe de una contienda mayor, sació sus deseos de acción al interceptar a un segundo hombre. Al igual que un felino, se agazapó tras el filo del tejado y, posteriormente, se lanzó contra él, derribándolo enseguida al caer sobre la espalda del enemigo con los pies y encajando sus filosas uñas en la yugular. ― No es común verte por esta zona. ― Musitó aproximándose al ya conocido cazador. Sabía que si el haberlo localizado era digno de ser anunciado a los cuatro vientos, sólo podía significar que el alado estaba en una situación poco favorable.


off:
Siento la demora, estaba en ausencia por finales pared




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.