Últimos temas
» Libertad (?)
Vie Dic 08, 2017 11:15 am por Helena D. Corso

» Souls In Darkness | Afiliación Hermana
Dom Dic 03, 2017 10:49 am por Darío Raven

» Peticiones administrativas
Dom Nov 26, 2017 6:41 pm por Helena D. Corso

» Registro de Ausencia
Dom Nov 26, 2017 1:53 pm por Darío Raven

» Petición de Rol
Sáb Nov 18, 2017 9:37 am por Gabriele B. Reinhard

» Censo {15 Nov - 15 Dic}
Miér Nov 15, 2017 8:47 am por Pandora

» Segundo videoanuncio
Jue Oct 19, 2017 9:30 pm por Ptalka Fo'Gnir

» Registro de Eventos
Lun Oct 16, 2017 12:01 pm por Pandora

» Censo {15 Oct - 15 Nov}
Dom Oct 15, 2017 9:28 pm por Pandora

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios
Afiliados elite (36/55) [26/08/17]
Jurassic Park: The Walking FossilsElentarirpg No aceptamos Afiliaciones Normales

Since Olden Times [¡Libre!]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Since Olden Times [¡Libre!]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 16, 2015 7:14 am


>

Rhiannon alzó la vista bajo la capucha que cubría parte de su rostro, con las primeras luces del alba asomando por el horizonte. Tiró de las riendas de su montura, que cabeceó con cierta impaciencia ante la súbita parada. Pero la Elfa no tenía prisa y dejo por varios segundos que su vista se desplazara por el paisaje que tenía ante ella. Un paisaje nada habitual a lo que ella estaba acostumbrada pues donde ella viera habitualmente mares de arena, ahora solo veía agua y… casas. Construidas en madera, se habían alzado sobre solidos postes que las protegían de las agitadas corrientes del rio. Pero para cualquier Elfo que viva en el desierto, ¡dentro de sus prioridades no estaba la de aprender a nadar! … por lo tanto, la visión de tanta agua producía cierto… nerviosismo en Rhiannon que estaba lejos de reconocer en voz alta.

― ¿Ocurre algo, Señora? ― preguntaron tras ella. La Elfa se giró para poder observar a los miembros de su clan que la habían acompañado en ese viaje. O más, a los que ella estaba acompañando por orden de su querida hermana. Tavir y los gemelos Rholdan y Goldan, junto a sus ayudantes, eran los principales comerciantes dentro del clan. Cada uno tenía su especialidad, pero cada cierto tiempo tenían que viajar para vender sus productos por otros que eran necesitados dentro del Oasis, o bien que eran interesante y novedosos para su aislada familia. Y la Ciudad del Rio era un sitio idóneo, donde se juntaban muchas veces no solo elfos, sino miembros de otras razas… bajo la estricta vigilancia de los primeros, por supuesto. La cuestión era que esa pequeña caravana de comerciantes hasta ahora había hecho ese viaje en solitario, sin necesidad de escoltas. Pero cuando anunciaron su nuevo viaje comercial a Nisse, Líder del clan y hermana menor de Rhiannon, esta sugirió con esa suavidad ineludible e indiscutible, que su hermana podría escoltarlos para ese viaje. Daba igual que ésta tuviera otros planes de patrulla de las fronteras de sus tierras, las órdenes del Líder eran las órdenes.

― Que no acabo de entender los pensamientos de mi hermana… ― murmuró Rhiannon en un suspiro. El viaje había sido tranquilo, como se esperaba. Tomaban una ruta muy segura y transitada una vez que abandonaban el desierto, así que Rhiannon se sentía más un estorbo que una escolta.

― ¿Habéis dicho algo? ― preguntó Rholdan desde el pescante de su carromato.

― Nada, nada… ― se apresuró a negar la Guarda, echando su capucha hacía atrás, dejando que los rayos del sol tonificaran su pálida piel. ― Solo que esta ciudad es más grande de lo que esperaba ― sonrió levemente, ocultando su desazón.

― La verdad es que se ha hecho más grande desde nuestra última visita ― asintió Goldan, cabalgando hasta la altura de Rhiannon. ― Es la primera vez que la visitáis, ¿verdad? Ahora veréis que es un sitio muy animado y variopinto ― la sonrió, antes de que todos emprendieran de nuevo la marcha hacía la entrada de la ciudad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

― ¿Estáis seguros que no necesitáis mi ayuda? ― preguntó por enésima vez Rhiannon, al ver como los ayudantes de los gemelos se afanaban en descargar todas las mercancías de los carromatos.

Tavir se acercó a la Elfa con una sonrisa comprensiva, y dándola unas palmadas amistosas en la espalda, dijo:

― No os preocupéis, Señora. Vuestro cometido de Escolta ya ha acabado al llegar a la ciudad, así que podéis relajaros. Os aconsejo que paséis entre sus calles y os empapéis de este animado ambiente. Descansad y disfrutad, ahora es nuestro turno de trabajar ―

Rhiannon quiso replicar que tampoco había hecho nada que fuera digno de mención en el viaje… pero apretó los labios y sumisamente asintió. ―… Muy bien. Seguiré vuestro consejo y daré una vuelta por la zona ―

― Perfecto. Si tenéis hambre o deseáis reposar, recordad que nos hemos alojado en la posada La Manzana Dorada ― la recordó amablemente.

La Elfa asintió, y con una leve reverencia se despidió.

Empezó a pasear con cierta incomodez por la ciudad, pues tener esa sensación de libertad y tiempo libre era algo a lo que no estaba acostumbrada, pero poco a poco su malestar fue disminuyendo a medida que sus ojos se iban posando en los productos que ofrecían los puestos en el mercado de la ciudad. Alimentos nuevos, prendas extrañas, joyas bellamente talladas, ¡armas! Con ojo experto se acercó a un puesto donde ofrecían diferentes tipos de flechas, hechas según su madera, punta y las plumas que adornaban su cola. El vendedor, que era un joven Elfo de Tierra, al ver el arco que colgaba de la espalda de Rhiannon la ofreció probar una de sus flechas.

― Elegid la que más os llame la atención, y probad su eficacia, Señor ―

La Guarda sonrió no solo por su generosa oferta, sino por el acostumbrado equivoco que se solía producir cuando la confundían con un elfo masculino. Sus oscuros ropajes masculinos y sus rasgos ambiguos solían producir ese efecto. Tras elegir una flecha hecha con plumas de cisne, madera de roble y de punta de bronce serrada, el vendedor la guio hasta una calle lateral, al lado del puesto de venta, donde había varias cestas de mimbre apiladas. Algunas tenían una diana dibujada, lo que indicaba que no era la primera vez que ese Elfo ofrecía ese servicio.

Ignorando la gente que se había congregado para observar su disparo, Rhiannon respiró hondo y cargó la flecha nueva en su arco. Las plumas del cisne eran suaves… el astil de la flecha era firme y fuerte…

Y ella estaba lista para disparar…
¡Ábreme! :
Puede entrar quien lo desee, sea la raza que sea =3 ¡Estoy abierta a todo tipo de situaciones, así que no os cortéis! Que yo no lo haré...  mk
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Since Olden Times [¡Libre!]

Mensaje por Lynceus Bàlor el Miér Nov 18, 2015 12:51 am


Pocas cosas había en la tierra que Lynceus amara más que a las alturas. “Yo soy el firmamento” pensaba con escasa modestia, pues allá arriba no tenía impedimento alguno sino la inigualable bendición de surcar los cielos a voluntad, y aun más allá de eso, ser uno de los más prometedores guerreros con alas. Sus alas eran ejemplares y lo sabía bien, fuertes y hermosas. Sus alas eran su corona.

Una de las cosas que más le agradaban era el hecho de que podía llegar a cualquier lugar de Pandora en poco tiempo y sin esfuerzo. Aunque pudiera alegar ante el mundo que no existen fronteras para él, sabía que no era bienvenido en muchas regiones. Así que sin tener un pelo de tonto se andaba con cuidado… algunas veces. La verdad era que Lynceus buscaba problemas en todos lados, solamente de cuidaba de no perder su vida. Perder su puesto en la guardia le daba igual, de todas manera no pensaba pasar toda su vida de rodillas ante Ikarus de Creta.

Aquella noche era esplendida. Despejada y salpicada de una millar de preciosos diamantes que iluminaban débilmente la oscuridad. No había región donde se apreciara más esta belleza que en Thyris. Era verdad que Mördvolathe estaba más cerca del cielo pero a veces el viento empujaba las nubes hacia la ciudadela y no podía verse nada. Era un día perfecto para vagar como un rey, si es que los reyes vagasen y más aún de hacerlo en la Ciudad del Río. Lynceus sabía perfectamente que los elfos no eran muy abiertos a los visitantes, por lo que jamás se atrevería a aterrizar en alguna ciudad élfica sin portar el sello de Ikarus en algún documento o bandera. Afortunadamente contaba con uno. Traía un sobre que debía llevar al castillo de Nicolas Flamel en Baskerville. No era mucho, pero tan solo el nombre de un titán lo era todo, pues nadie en Pandora se atrevería a derribar a un mensajero con una misiva de Ikarus(Tal vez otro titán si lo haría).

Así fue como esa noche terminó recorriendo plácidamente el mercado de la Ciudad del Río, con las alas replegadas y bien ceñidas para no causar estragos mientras atravesaba los angostos pasillos. Nadie podía negar que el joven llamaba muchísimo la atención, pues no solo tenía enormes alas en la espalda sino que era muy alto, caminaba erguido y muy lentamente para no perturbar (no más de lo que ya lo hacía) el ambiente. Su rostro no se distinguía muy bien, pues detrás de su cabeza había un leve halo de luz proveniente del reflejo de la luna y las estrellas en sus alas.

Los elfos no le dirigían la palabra, quizá porque porque no confiaban en un foráneo, o porque se distraían con los inmensos miembros en su espalda o simplemente porque su aura indicaba que no era tan sensato ni afable como otros seres alados. Él no podía saberlo. Poco le importaba, pues no dejaba de mirar con asombro todo lo que ahí se vendía, todo lo que se exhibía. Tampoco podía dejar de notar a individuos de otras razas. Resaltaban de entre los elfos, pues si eran lobos eran menos elegantes, si eran siniestros eran más oscuros y serios, si eran magos parecían mucho más humanos de lo normal. Los elfos eran como las rosas del jardín y las demás razas como la plaga.

Todo aquello era muy bello pero necesitaba estirarse. Hacía un largo rato que andaba con las alas plegadas y estas ya comenzaban a cansarse y entumirse. Así que apenas tuvo la oportunidad, llegando a un pasillo poco transitado decidió estirarse tan solo un poco, tan solo un segundo para que nadie lo notase o para no empujar a alguna pobre elfa cargando alguna mercancía. Encontró la oportunidad y abrió las alas. En un instante aprendió que había cometido un error.



I live in Narnia!! :
avatar
Apodos : Lyn
Habilidad : Daylight, Vista de Aguila
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: Since Olden Times [¡Libre!]

Mensaje por Invitado el Vie Nov 20, 2015 7:00 am

Rhiannon estaba completamente concentrada en la diana que se alzaba ante ella. El círculo rojo dibujado en la cesta de mimbre era visto a través de los ojos de la elfa como si fuera visto a través de la mira de un catalejo. El vendedor, los elfos que se habían congregado para observar su disparo, el resto de seres que pululaban por el mercado… todo eso, todos ellos, habían desaparecido de la mente de la Guarda. En esos instantes de concentración, solo existían ella, la flecha y la diana.

Tensó la cuerda de su arco al máximo, hasta que sintió ese temblor característico que casi parecía ser un murmullo rozando su mejilla. Tenía el aire completamente retenido en sus pulmones, a fin de que su propia respiración no hiciera errar en su disparo…

Dejó que las hebras de las plumas de cine se fueran escurriendo de entre sus dedos…

Dejó que la presión de la cuerda empujara la flecha…

Y por fin parpadeó el proyectil finalmente se alejó en un apresurado vuelo… el mundo volvió a correr a la velocidad normal, se llenó de voces, personas, en su bullicio habitual… pero lo que nadie se esperaba fue que un par de alas de dimensiones más que destacadas, brillantes y perladas en su inmaculada blancura se interpusieran de repente en la trayectoria de la rauda flecha.

¿Cuándo se había colado ese guerrero alado al callejón? ¿Y porque quería frenar el tiro con sus alas? Rhiannon estaba más que confusa. Los gritos de aviso y alarma la llegaron tarde y ya nada podía hacer para desviar su disparo. Todos pudieron observar impotentes como la flecha se clavaba en una de esas enormes alas extendidas, manchando su blancura con el astil que se quedó envarado en ellas.

― ¿Pero qué…? ¿Por qué habéis hecho eso? ― la elfa se acercó hasta el enorme ser emplumado, sorprendiéndose de su altura. Tuvo que alzar la cabeza para intentar observar sus rasgos bajo la exigua luz que traía el amanecer a ese callejón. Era la primera vez que veía uno, y desde luego, nunca había podido observar uno desde tan cerca. Así que no entendía si era una costumbre de esa raza detener los disparos de los elfos hacía las cestas de mimbre, y si no lo era, quería entender el motivo por el cual había una hecho una acción tan imprudente a la par que insultaba en cierto modo su honor al haberse interpuesto de esa forma en uno de sus disparos.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Since Olden Times [¡Libre!]

Mensaje por Lynceus Bàlor el Vie Nov 27, 2015 12:56 am

Apenas estiró las alas sintió como si una avispa gigante lo hubiese atacado. Sintió como algo punzante penetró traspasando las plumas y se clavó en su carne. El dolor se propagó hasta su columna, haciéndole estremecerse tan ferozmente que terminó por agitar violentamente sus alas, derribando todo cuanto había alrededor.
Se volvió hacía el lugar afectado por el proyectil y vio que de sus plumas resbalaban brillantes gotas de sangre, provenientes de una vara emplumada atascada en su carne. Antes de poder intentar alcanzarla se percató de que alguien se acercaba.

Apretó la mandíbula, más a causa de la ira que sentía que de dolor, ante tan humillante interrogativa de la elfa. “¡¿Acaso creéis que lo he hecho a propósito?! Exclamó un tanto desesperado al ver que la individua no parecía poder ofrecer nada más que unas muy incómodas palabras. Volvió a extender el brazo para alcanzar la flecha pero esta se había clavado tan profunda que no podía doblarla pues le producía mucho dolor. Resulta que la punta había trozado algún tendón y por ello no podía moverla de manera normal.

La situación se había tornado completamente en su contra, no podía sentir mayor vergüenza que estando atrapado en una ciudad muy lejos de su casa habiendo perdido, quién sabe por cuánto tiempo, la capacidad de volar. Normalmente, cuando se encontraba en aprietos (y si no estaba entre sus propios compatriotas) le bastaba con agitar las alas para crear una ola de aire tan poderosa que podía echar de espaldas a sus perseguidores y crear una espesa pantalla de tierra, a la vez que alzaba el vuelo para desaparecer por completo de la vista de sus enemigos. Pero, ¿Que le quedaba ahora si ni siquiera podía alcanzar la flecha con su propia mano? Tendría que andar a pie hasta las fronteras, buscar una planicie y mandar una señal a los guardianes de los cielos para que bajaran en su ayuda y lo llevaran de regreso a Mördvolathe, donde seguramente tendría que notificar a su capitán que no estaba en condiciones para viajar a Baskerville. Entonces su capitán registraría que Lynceus había sido herido y por lo tanto, relegado de sus deberes hasta nuevo aviso.

No podía aceptar tal humillación, y mucho menos si le habían herido accidentalmente, porque en batalla una flecha nunca, jamás le habría alcanzado. Y tampoco podía hacerse a la ridícula idea de ir a pie por todo Pandora hasta el castillo de Flamel. Para cualquiera, ver un guerrero alado trasladándose por un largo camino utilizando sus piernas solo puede significar una cosa: está prácticamente muerto. Y era totalmente cierto. Aunque Lynceus era joven y ,no contando la flecha, gozaba de buena salud, esa herida sin ser tratada seguramente lo mataría antes de entrar las tierras de los magos. Eso si no se encontraba con bandidos siniestros, vampiros u hombres lobo por el camino. Así que finalmente solo podía decidir entre dos opciones. Volver a Mördvolathe humillado o morir en algún lado de Pandora.

Lynceus es un dramático XD:



I live in Narnia!! :
avatar
Apodos : Lyn
Habilidad : Daylight, Vista de Aguila
F. Inscripción : 18/07/2015


Ver perfil de usuario
Segador

Volver arriba Ir abajo

Re: Since Olden Times [¡Libre!]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.