Últimos temas
» II Misión de Davy Jones × Ptalka Fo'Gnir & Samara
Hoy a las 5:53 pm por Tarik Ahmed

» Saludos a tod@s!
Hoy a las 3:26 pm por Håkon Nilsen

» El pasado es pasado (Lena)
Hoy a las 11:57 am por Flox A. Kraus

» Comics Leyends ||+18|| cambio de botón
Hoy a las 10:45 am por Invitado

» ♚CHECKMATE♟ - Yaoi +18 [Cambio de botón estático]
Hoy a las 7:50 am por Invitado

» Grey havens × Lestat
Hoy a las 1:21 am por Lestat De Lioncourt

» Noche Inusual {Priv Håkon}
Hoy a las 12:18 am por Lestat De Lioncourt

» Petición de Rol
Hoy a las 12:11 am por Ptalka Fo'Gnir

» ♥ I want to find you{Helena }
Hoy a las 12:07 am por Ptalka Fo'Gnir

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios

Monsters also have a past | Helena D. Corso

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Monsters also have a past | Helena D. Corso

Mensaje por Rymond Kallahan el Vie Ago 21, 2015 10:58 pm

Rymond descansaba en la orilla del pantano. El lobo negro* reposaba encima de una roca no demasiado alta con la cabeza apoyada sobre sus patas delanteras, completamente extendidas hacia adelante. Su mirada, fría, se hallaba fija en algún punto del agua, pero en realidad no miraba nada. Su respiración acompasada y sus latidos calmados denotaban tranquilidad y sosiego. El ex humano sabía que el olor desagradable del agua estancada espantaba a las criaturas, incluyendo otros licántropos de sentido del olfato refinado, y por esa misma razón supo que pocos lugares como aquel serían capaces de brindarle su preciada soledad. Para él era desagradable también, sí, pero terminaba acostumbrándose e ignorándolo por completo.

No muy lejos allí, Rymond también era observado. Las criaturas que pudieran vivir en el propio pantano se habían percatado de su presencia con su llegada, mas pronto habían huido del depredador. No obstante, un búho curioso permanecía pendiente de él. Aunque los metros de altura supusieran una garantía contra el ataque de un carnívoro, el ave nocturna no se atrevía a volar hacia abajo y apresar el pequeño roedor que  comía en el suelo. Rymond se había dado cuenta de esto, pero no le importaba. Él, aunque pendiente de su alrededor, tenía la mente ocupada pensando en Ana. En su mente, desde hacía más de quince años, no paraba de repetirse una y otra vez la escena del accidente. Tenerla en sus brazos, herida y sangrante, viendo cómo poco a poco sus ojos perdían el brillo de la vida. Una de las pocas que el moreno había llegado a apreciar de alguna forma. La caricia en la mejilla, el beso en la frente, el posarla suavemente en el suelo… y la carga hacia el otro conductor. No fue su primer asesinato, pero sí el que lo condenó a vagar por Pandora por siempre.

Súbitamente hastiado, resolló por su húmeda nariz y, con movimientos más felinos y delicados que de cánido, bajó de la roca y echó a andar por la orilla del pantano. Recordó un paseo que dio con Ana por la orilla de una playa europea, una de las pocas cosas “normales” que habían hecho. Antes, aunque él fuese igual, todo era muy diferente. La tenía a ella, tenía su confianza, su apoyo, su cariño. Ahora no tenía a nadie. Una manada de desconocidos juntos por supervivencia no era nada. No es que le importara, puesto que solo vivió antes de conocerla a ella, pero una vez acostumbrado a tenerla a su lado… Por muy insensible que fuera, Rymond añoraba una época mejor que aquella.

Como también añoraba volver a casa y encontrar a Ana desnuda bajo las sábanas.

Rymond pisó algo de agua estancada en una pequeña hendidura del terreno, y se detuvo. Levantó la pata, alzó las orejas y bajó la vista. Lo que pudo pasarle por la cabeza sólo él lo sabe. Por lo pronto, segundos más tarde volvió a posar sus almohadillas sobre la tierra húmeda y se aproximó al agua de forma que pudo observar su propio reflejo. Leve, tenue, pues era noche cerrada y el brillo de la luna algo escaso, pero pudo verse.

Un reflejo negro en un agua negra en un entorno oscuro.

Se vio tal y como él mismo era.



________________________________________________________________________________
FDR: Rymond es negro, pero es que no encontré un lobo negro exactamente así, perdón xD T.T


Última edición por Rymond Kallahan el Dom Feb 07, 2016 12:05 pm, editado 2 veces



R y m o n d   K a l l a h a n


Gracias, Van Helsing :3


avatar
Apodos : Rymond Kallahan
Avatar : Josip Tabak
Habilidad : Iron Skin.
F. Inscripción : 16/08/2015


Ver perfil de usuario
Omega

Volver arriba Ir abajo

Re: Monsters also have a past | Helena D. Corso

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Ago 26, 2015 9:18 pm

El día parecía bendecir las actividades de la vampiresa, pues, desde que el sol se alzara aquel día, las nubes habían ceñido por completo el cielo, sin dejar escapar de ellas penumbra alguna que trajese el consuelo a quienes requerían del sol para aminorar la miseria de sus vidas. Había entre los mortales quienes conocieran la singularidad de la cazadora que le permitía cumplir su trabajo a cualquier hora y en cualquier lugar, que la luz del sol sólo la detendría a mediodía pese a su condición vampírica, pero esos mortales eran contados con las manos; la mujer no revelaba un dato tan crucial a cualquiera que se cruzare enfrente suyo a menos que fuera a asesinar, a cobrar una vida para conseguir un gran saco de monedas de oro que no usaría, sino que depositaría junto las demás que había conseguido y las vigilaría cual dragón avaro.

Su mirada fría y amenazante se posó sobre los ojos del hombre que sostenía del cuello, acorralado contra la pared de un callejón de la mediocre Valtesi. El humano temblaba, pues aguardaba el momento en que la mujer decidiera darle muerte o que tuviera piedad de él tras mostrar su valía como fuente de información. – ¿Has visto a este hombre? – Inquirió la mujer con voz inhumana, carente de emoción ni interés en la vida del mortal, quien, en medio de sus trepidaciones, logró formular respuesta para su captora. – No... no aquí… No en Valtesi… – Ante aquello, Helena se tomó unos segundos para meditar al respecto, para darse cuenta de que el hombre no era uno de los bandidos afamados, sino un hombre que sólo podía servir como delator . Así pues, considerando que el interrogatorio ya había durado bastante y que no había conseguido lo que necesitaba, apretó un poco el agarre en el cuello ajeno, privándolo del aliento hasta que ya no lo necesitó más. Sus manos dejaron ir el cadáver como si se tratara de un trozo de tela y abandonó finalmente el callejón como si nada hubiese ocurrido ahí.

Había estado en Arcadia en varias ocasiones, sin embargo eso no significaba que fuera a resultar una tarea fácil encontrar a un criminal ahí. Porque, al ser su víctima un licántropo, lo más lógico era que se refugiara en su propio territorio. Además, tenía la fortuna de tener una alianza con Kirgyakos y su alfa, Quick, así que no dudaría en buscarles a ellos si su cacería resultaba ser un fracaso. Así pues, se colocó la capucha del bolero y emprendió la marcha en dirección a la tierra de los licántropos, escabulléndose por sobre los tejados de los edificios en Valtesi para no entorpecer sus pasos al viajar por las calles y echándose a correr tan rápido como se lo permitía su naturaleza. Miró de reojo el cielo que comenzaba ya a esclarecer  y posteriormente se enfocó en el camino, deseando no tener contratiempo alguno y que el sol le permitiera acabar bien su trabajo. Sin embargo la suerte parecía no acompañarla durante aquella misión, pues la luz de la mañana comenzó a penetrar su ropa, afectando primeramente a sus brazos. La sensación se quedaba apenas en el tacto, como si la cálida luz aprisionara su piel, advirtiéndole que si no se daba prisa comenzaría a consumirla y no le daría la oportunidad de ser protegida por su habilidad. Por lo que, apenas tocara territorio arcadiano, fue a enterrarse en medio de los árboles del bosque, para que la tierra fresca la mantuviera lejos del calor y protegiera su sueño diurno.

Pasó finalmente el día y la noche tiñó Pandora con su oscuridad, permitiendo que las criaturas nocturnas abandonaran su lecho protector. Y pronto la vampiresa despertó para posteriormente emerger de las entrañas de la tierra, perfumada con el aroma del bosque y con pequeñas ramas incrustadas en su cabello que cedieron fácilmente ante una ligera sacudida. Su piel estaba como nueva, pero pálida cual mármol debido a la falta de su elixir, cosa que ponía en evidencia lo que el cambio de fragancia disimulaba. Sin embargo si era fácil de identificarla como la enemiga natural de los licántropos, no le importaba mucho. Había pisado ya tantas veces aquél territorio como para preocuparse en guardar las apariencias. Así que salió de su escondrijo y caminó con sutileza, siguiendo los diversos matices de apeste lobuna que se extendía a lo largo del terreno. Vagó durante un par de horas, cediendo a cada invitación que le extendías los rastros de su posible víctima hasta que finalmente abandonó la arboleda, como si todo hubiese sido meticulosamente arreglado para expulsar de la región a todo invasor.

Aquella coincidencia la colocó en uno de los atajos que podrían tomarse hacia Bran. También le ofrecía el pantano como un obstáculo para llegar a tierra odiada y se adentró a él aun cuando sus intenciones no eran visitar a su especie. Quería, únicamente, descartar la posibilidad de encontrar algo en ese último pedazo de Arcadia. Un lobo merodeador fue lo que halló, mas no podía determinar si aquella criatura era o no a quien buscaba. Pero quería esperar; fuera de toda obligación, necesitaba prolongar de alguna manera la tranquilidad que el sueño diurno había sembrado por primera vez en ella. Por eso escaló un tronco grueso que se elevaba hasta perderse ligeramente entre las ramas de los árboles delgados, los cuales parecían provenir de los grandes charcos de agua estancada. Y ahí esperó en absoluto silencio a que su presa en potencia revelase su forma humana.

Spoiler:
Siento la demora




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Monsters also have a past | Helena D. Corso

Mensaje por Rymond Kallahan el Jue Sep 17, 2015 12:56 pm

Rymond sabía que la vida continuaba.  Se lo habían dicho, lo había visto y lo había experimentado varias veces. Sin embargo, a menudo le costaba asimilar que aquello sucedía de manera inevitable, y más aún desde que el tiempo ya no pasaba a ritmo “normal”. Parecía haberse quedado atrapado en aquella forma, en aquel lugar, como un delfín varado en una orilla.



Fue leve, muy leve, tanto que la garganta apenas le vibró, pero ahí estaba. Un gruñido de advertencia dedicado a su alrededor al sentirse observado. Aún con la vista fija en el agua giró una de sus orejas lentamente esperando captar algún sonido, pero no hubo nada aparte de la madera de los árboles y algún roedor temerario en busca de alimento.  Resopló tanto que el agua se movió. Su imagen en las olas se desvaneció, y el lobo se apartó de la orilla y miró hacia atrás. Se movió mirando en derredor un par de veces, hasta que se hartó de la sensación de sentirse vigilado y erizó el lomo y enseñó los dientes entre gruñidos suaves y roncos, mas más altos que el anterior.


Última edición por Rymond Kallahan el Dom Feb 07, 2016 12:29 pm, editado 3 veces



R y m o n d   K a l l a h a n


Gracias, Van Helsing :3


avatar
Apodos : Rymond Kallahan
Avatar : Josip Tabak
Habilidad : Iron Skin.
F. Inscripción : 16/08/2015


Ver perfil de usuario
Omega

Volver arriba Ir abajo

Re: Monsters also have a past | Helena D. Corso

Mensaje por Helena D. Corso el Mar Sep 29, 2015 11:33 pm

Su cuerpo se amoldó plácidamente a la rama en la que se había recostado durante su espera. Parecía una pantera gozando de su soberanía, alzada a lo alto como quien vigila sus dominios con una frialdad y seguridad absoluta, con la autoridad reflejada en el brillo de sus ojos. Sin embargo, sólo contemplaba a aquella bestia solitaria, a aquel lobo que competía con su tranquilidad y que se mezclaba con la naturaleza del pantano como si fuese parte de ella, como si no hubiese nada anormal en un lobo tratando de defender si reducido territorio. Y Corso habría querido permanecer en la calma de sus pensamientos, repasar durante su vigilia lo poco que sabía de sí, saborear inconscientemente la suave brisa que acariciaba el follaje que la rodeaba y que la mantenía oculta. No obstante y a juzgar por la postura del licántropo, era tiempo de abandonar su escondrijo y aparecer frente a su presa. Así que se deslizó por la corteza, bajó del árbol con su característica gracia de inmortal y dio unos cuantos pasos hasta ser perfectamente visible para su oponente. El dulce sopor del sueño diurno había otorgado a sus movimientos entera fluidez como si se tratase de un sueño, como si aquel encuentro se tratara únicamente de un recuerdo que se reproducía ante sus ojos. Permaneció inmóvil y en silencio cual fantasma, aguardando por la primera reacción del lobo, la cual definiría el rumbo de su encuentro y de su cacería.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Monsters also have a past | Helena D. Corso

Mensaje por Rymond Kallahan el Vie Oct 23, 2015 4:32 pm

El ambiente comenzó a llenarse de un olor sucio y de sobra conocido por los lobos, uno cuyas connotaciones merecían adjetivos del calibre de asqueroso, pero que al moreno le daba exactamente igual. Ni siquiera en una pelea Rymond sería alguien activo ni alerta, sino, más bien, un mero espectador que interactuaba en la obra. Él se caracterizaba por golpes certeros, ya fuesen suaves o tajantes, pero siempre lo más calmado posible.

Ni siquiera la muerte de Ana lo alteró. Lo entristeció, pero no lo alteró.

En cierto modo la vampiresa que acababa de salir de su escondite se parecía a Ana. Alta, estilizada, de piel muy blanca y exageradamente silenciosa. Una gata. ¿Sería también una asesina tan sensual como adictiva?

Rymond no estuvo seguro de haber podido percibirla si hubiera continuado siendo un mero humano. Tampoco le dio mayor importancia. Una duda consecuente, nada más.

El lobo negro observó a la intrusa en completo silencio y sin mover ni un solo musculo, mas no bajó el pelaje erizado de su lomo ni escondió los dientes bajo los labios. Los segundos comenzaron a pasar, y si bien una parte del licántropo percibía le tensión que se iba acumulando por razones varias, como la diferencia de razas y las miles de razones por las que se habían encontrado, otra permanecía impasible.

Finalmente, Rymond se movió ligeramente hacia adelante, amenazante y advirtiendo a la intrusa de que no debía acercarse más. Colocó una de sus patas delanteras por delante de su propia cabeza y emitió un gruñido ronco y suave, pero bastante más audible que el anterior. En sus ojos, aunque él no sintiera nada, brillaba el peligro.


Última edición por Rymond Kallahan el Dom Feb 07, 2016 12:35 pm, editado 1 vez



R y m o n d   K a l l a h a n


Gracias, Van Helsing :3


avatar
Apodos : Rymond Kallahan
Avatar : Josip Tabak
Habilidad : Iron Skin.
F. Inscripción : 16/08/2015


Ver perfil de usuario
Omega

Volver arriba Ir abajo

Re: Monsters also have a past | Helena D. Corso

Mensaje por Helena D. Corso el Lun Nov 02, 2015 10:11 am

Sus ropas apenas rosaron la corteza de los árboles cuando decidió apearse de la rama, por lo que no sufrieron daño alguno. Habría sido, para cualquier otro mortal, como un fantasma con la intensión de seducirte hasta colocarte en las pálidas y despiadadas manos de la muerte, con el único consuelo de haber partido acompañado por una mujer. Helena tenía muy claro que de Arcadia tenía que salir con una víctima más en su lista, con un nombre más sobre sus hombros, trazado en un rincón de su subconsciente sin la posibilidad de acosarla en ningún momento de su larga vida. De modo que era preciso romper con el sopor de un sueño interrumpido. Si en medio de su vigilancia había caído en duermevela, no lo sabía, y tampoco le interesaba descubrirlo. Sus sentidos la habrían alarmado al primer cambio, por más mínimo que fuera, que tomara lugar en el pantano. Los olores eran claros y el silencio estaba perfectamente compuesto con el rumor de las hojas y del viento, con la inerte actividad del agua estancada.

Observó con absoluta tranquilidad al lobo en su intento de ahuyentarla, hecho que parecía lógico al ser ella una intrusa en territorio lobuno y absurdo, pues los gruñidos de un animal a la defensiva no la convencerían de posponer la búsqueda del criminal en cuestión. Y al recordar claramente la razón por la que estaba ahí, frente a la bestia, intuyó que no podía ser otro más que su objetivo. ― Silencio. ― Le ordenó con una voz suave, incapaz de corromper el silencio apacible que los protegía del resto de las criaturas en Pandora. Sin embargo, su voz fue lo suficientemente firme como para imponerse, como si fuera ella una ilusión con la autoridad suficiente para vagar con completa libertad.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Monsters also have a past | Helena D. Corso

Mensaje por Rymond Kallahan el Miér Nov 25, 2015 3:27 pm

Pocas veces en su vida Rymond había cedido a los impulsos. Muchas menos había perdido el control. La mayoría de esas veces se había encontrado en situaciones que sobrepasaban el límite, como en aquel accidente en el que Ana murió y él se lanzó hacia el otro conductor para matarlo a sangre fría y con rabia. En otras circunstancias habría planeado el asesinato de antemano.

Era muy difícil, incluso para él, imaginárselo desatado y actuando como una bestia. Incluso su forma de licántropo  le parecía mucho más relajada que la de Ryssa, por ejemplo. Verlo actuando por mero instinto en una situación en la que perfectamente podía tener tiempo  de pensar, cavilar y actuar era terriblemente insólito.

Por eso ni él mismo pudo comprender por qué tras esa "orden" de la intrusa su cuerpo actuó antes que su mente y el gruñido de amenaza fue secundado por una carga rápida y desmedida a galope tendido hacia la susodicha.

Tal vez para ella no, pero su figura negra se fundía con las sombras de la oscuridad. Ni siquiera sus ojos brillantes traspasaban la opaca niebla.


Última edición por Rymond Kallahan el Sáb Mar 19, 2016 2:58 pm, editado 1 vez



R y m o n d   K a l l a h a n


Gracias, Van Helsing :3


avatar
Apodos : Rymond Kallahan
Avatar : Josip Tabak
Habilidad : Iron Skin.
F. Inscripción : 16/08/2015


Ver perfil de usuario
Omega

Volver arriba Ir abajo

Re: Monsters also have a past | Helena D. Corso

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Ene 13, 2016 6:35 pm

Pronto presenció el efecto no buscado de sus palabras. No obstante, encontraba sumamente natural la reacción del licántropo, pues, después de todo, ella era un vampiro en territorio enemigo. Era enemigo en territorio lobuno. No podía simplemente exigir algo de silencio a un habitante de la región. Un simple error. Si había un sonido que ella buscaba, era el de una voz emitiendo el idioma en común, no el de un lobo gruñendo.

Pese que la previa duermevela aún ceñía a la inmortal con sus lazos invisibles y pesados, la mujer fue capaz de detener la embestida del lobo al tomarlo de sus fauces. No pretendía desencadenar una contienda en el pantano, ni mucho menos emplear energía en una criatura que quizá no era su objetivo, así que se limitó a mirarle a los ojos, como si confiara que, dentro de aquel cráneo, la consciencia del hombre estaba despierta. Su rostro se endureció sutilmente a causa de la seriedad con la que un depredador vigila inmutable a su víctima y a causa de la concentración que dedicaba al único ser vivo que rondaba esa zona. Si tenía suerte, encontraría en aquella mirada bestial los vestigios del asesino que buscaba o vería al animal adoptar su forma humana.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Monsters also have a past | Helena D. Corso

Mensaje por Rymond Kallahan el Lun Feb 01, 2016 8:36 pm

En su interior, Rymond emitió una leve y gutural carcajada. Todo aquello le estaba resultando bastante cómico, y ello se reflejó en su mirada descarada. Sus ojos, fijos en los contrarios, también revelaron adversidad. Aparte de la obviedad de la diferencia de razas, una de las cosas que Rymond más detestaba en el mundo era que su preciada soledad se rompiera, y si además la rompía un enemigo… sucedía aquello.

El lobo hizo fuerza. No mordió las manos que sujetaban sus mandíbulas, pero tampoco se dejó apartar. En lugar de realizar cualquier movimiento lo que hizo fue emitir sonidos diversos dependiendo de la cantidad de aire que tenía en los pulmones. Si aquella muerta andante creía entender algo en ellos sería únicamente cosa suya. Rymond siempre lo decía todo sin palabras, pero obviamente no todo el mundo lo sabía.

Los segundos comenzaron a sucederse y nada cambió o sucedió. La paciencia del lobo podía ser infinita, pero empezaba a preguntarse qué iba a salir de todo aquello. Él planificaba tanto las cosas que a menudo le sorprendían los imprevistos. Y no porque no pudiera reponerse a ellos, sino porque era extraño que algo no sucediera como él trazaba.

Segundo a segundo, Rymond ganó algo de tiempo para pensar. Debido que ninguno de los dos atacaba más ni se defendía menos el lobo pudo fijarse en ciertos matices. Su piel clara era el rasgo en el que menos se fijó, pues fue lo primero que reveló su identidad. Tenía los ojos claros y el cabello oscuro. Era alta y delgada. Su rostro tenso reflejaba la fuerza del momento, pero había cierta calma en la violencia. Seguridad.

En un momento dado Rymond creyó que ya había sido suficiente. Poco a poco dejó de hacer fuerza y sus músculos se relajaron. La presión de sus fauces disminuyó. El brillo de su mirada se oscureció. Despacio, apartó el rostro de la vampiresa hacia un lado. Se alejaba.

Pero todo era mentira.  

Tal y como había apartado el hocico el lobo se impulsó sobre sus patas traseras y volvió a encarar a la muerta viviente. Con una pose más intimidante que la primera, puesto que al hacer fuerza sobre sus patas traseras se había levantado ligeramente, y con un rugido agresivo, mordió a su oponente. Al morder hizo más fuerza con sus patas traseras y se alzó algo más. Sus patas delanteras, libres, buscaron apoyarse sobre el cuerpo de su rival y empujarla para hacerla caer.  

La verdadera caza había comenzado, y ambos encarnaban ambos papeles.



R y m o n d   K a l l a h a n


Gracias, Van Helsing :3


avatar
Apodos : Rymond Kallahan
Avatar : Josip Tabak
Habilidad : Iron Skin.
F. Inscripción : 16/08/2015


Ver perfil de usuario
Omega

Volver arriba Ir abajo

Re: Monsters also have a past | Helena D. Corso

Mensaje por Helena D. Corso el Lun Feb 29, 2016 12:25 pm

De todas las veces que había contemplado el cielo nocturno, era la primera vez que encontraba la inmensidad del oscuro firmamento contenida en una mirada. Esos ojos no eran un poema ni la naturaleza encarnada en un par de orbes hostiles, sino un vacío profundo que prometía un sinfín de misterios. Y tal vez, más allá de esa retorcida vitalidad proveniente del flujo sanguíneo, se encontraba una criatura más vacía e inerte que un cadáver. Una misteriosa página en blanco. No habría reparado en ello si algo en su penetrante aroma no hubiese alertado a la inmortal. A él no lo conocía y el olor del pantano se había encargado de menguar la única pista que lograría identificarlo.

La sorna que nacía de la garganta ajena parecía delatarse, como si la criatura misma hubiese buscado confundir a cualquiera que, como Helena, quisiera darle caza, pues bien sabía que a los licántropos no les preocupaba saber que su olor pusiese delatarlos.

Desconfiada, fue apartándose a medida que el lobo lo hacía también, vigilando cada uno de sus movimientos, segura de que aquello no era más que una pantalla de humo, una mentira para tomarla desprevenida. Estaba, a fin de cuentas, en territorio arcadiano, no podía esperar a que las criaturas que habitasen la región le dieran la bienvenida ni mucho menos dejarla andar con tanta naturalidad como se anda en Valtesi. De modo que, a medida que cada uno adquiría distancia, fue pensando en cómo usar las agujas de plata que llevaba consigo como precaución. No obstante, sus planes se redujeron a nada tan pronto identificara a la criatura. Quizá no conocía su nombre, pero ese aroma que se había escapado de ella infinidad de veces en reducidos segundos se trataba de su manada. El lobo que tenía enfrente pertenecía a la misma manada que Ryssa Kirgyakos, cuyo alfa había conocido semanas atrás y con quien había forjado una especie muy retorcida de alianza. Y justo cuando meditaba en cuán prudente sería defenderse y atacar en dichas circunstancias, el licántropo se abalanzó contra ella tal y como lo había previsto. Alzó su brazo, permitiendo que fuera ese miembro el que recibiera el daño por parte de su contrincante. Aprovechó, asimismo, la fuerza de su mordida para mantenerlo pijo a ella y lo volcó contra el suelo. ― Perteneces a la manada de Quick. ― Anunció a modo de reconocimiento al nombrar al alfa. ― No puedo ser tu enemiga. ― Pese a que tenía cierta protección aquel territorio, nada justificaba un encuentro como aquél, ni por ella ni por el licántropo. Y sólo cabía esperar que no fuese partidario del beta.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Monsters also have a past | Helena D. Corso

Mensaje por Rymond Kallahan el Jue Abr 21, 2016 10:12 pm

Al lobo negro realmente le fastidiaba que los planes no salieran como él había previsto. A veces se sentía frustrado consigo mismo por idiota, por haberse dejado algún detalle, y otras veces le echaba la culpa al mundo. Era tan jodidamente cambiante que aunque el plan fuera perfecto siempre existía la posibilidad de que algo externo lo estropease. Eso fue precisamente lo que pasó con esa vampiresa. O mejor dicho, con su alfa. La mirada del lobo negro continuó siendo tan profunda y amenazadora como lo había estado siendo hasta el momento, pero algo había cambiado en ella. Ya no poseía el brillo visceral de la bestia que era. Y sus fauces, aunque todavía enganchadas y sin intención de soltar, ya no apretaban con la idea de hacer daño.

Su mirada oscura como su pelaje se clavo y penetró en los ojos de la muerta. Aunque pudiera parecer que se había «sometido» a la vampiresa, en realidad Rymond recordó algo que Ana le dijo una vez: «Eres tan especial que es imposible no quererte». ¿Y por qué recordó eso precisamente en ese momento? Quién podía saberlo salvo él. Quizá, tal vez, que fueran sus últimas palabras podía tener algo que ver. La última vez que Rymond vio a Ana con vida fue en el momento en el que él, de copiloto, giró la cabeza para mirarla cuando le dijo aquello. Aunque Ana no podía apartar la vista de la carretera sonrió cuando supo que la estaba mirando. A lo mejor esa concentración en la carretera y en la sonrisa le impidieron darse cuenta de que algo más venía siguiéndolos a demasiada velocidad. Aquel maldito conductor borracho los embistió, Ana perdió el control del vehículo, éste se movió hasta quedar en diagonal en la carretera y el borracho nuevamente los volvió a embestir a la altura del conductor. Al lobo negro se le antojó paradójico que quince años después fuera él el que se encontrara debajo de otra persona que intentaba traerle de vuelta. Y que su idea de atacar a aquel ser asqueroso no hubiera salido bien.

Realmente, él no tenía por qué creer a la chupasangre. Lo que le hizo detenerse fue la idea de saberse vulnerable ante el posible castigo por parte de Quick y que ella supiera quién era. Quisiera o no quisiera, independiente  y solitario o no, Rymond no dejaba de pertenecer a una manada en el que él no era más que un omega. Se quedó quieto, atento, imprevisible.

Sin embargo, la última frase de su oponente reavivó su fuego interno y sus ganas de despedazarla. ¿Qué un vampiro no podía ser su enemigo? Alguien no fue a clase el día que impartieron la clase de enemigos naturales. El lobo se revolvió en el suelo.

Sus fauces volvieron a cerrarse entorno a la carne de la vampiresa y, esta vez sí, la bestia asomó. Su garganta se tornó la cuna de innumerables gruñidos, jadeos y alaridos y su cabeza comenzó a moverse de lado a lado con violencia sin soltar el brazo de la morena. Sus patas, mientras tanto, iban recuperando el contacto con el suelo.



R y m o n d   K a l l a h a n


Gracias, Van Helsing :3


avatar
Apodos : Rymond Kallahan
Avatar : Josip Tabak
Habilidad : Iron Skin.
F. Inscripción : 16/08/2015


Ver perfil de usuario
Omega

Volver arriba Ir abajo

Re: Monsters also have a past | Helena D. Corso

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.