Últimos temas
» En el bar tomando un refresco privado (Aldair)
Sáb Sep 23, 2017 11:28 pm por Aldair Orgnar

» Mis hijos {2/2}
Jue Sep 14, 2017 8:02 am por Segyg Fo'Gnir

» Buscando a mi Hermano♥
Jue Sep 07, 2017 9:40 am por Ptalka Fo'Gnir

» Mundus vult decipi, ergo decipiatur ◊ Drako
Mar Ago 29, 2017 3:05 pm por Drako Portgas

» Death parade × Alajëa
Sáb Ago 26, 2017 4:43 am por Alajëa N'Ralla

» ♥ I want to find you{Helena }
Mar Ago 22, 2017 12:07 am por Ptalka Fo'Gnir

» Brontide Ȣ Arabelle
Vie Ago 11, 2017 10:06 pm por Marie Arabelle Laveau

» Ad infinitum || Helena D. Corso
Jue Ago 10, 2017 9:20 pm por Ghünter L. Schröder

» Last beginning (Helena) FB
Mar Jul 25, 2017 8:24 pm por Nikola Tesla

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios
Afiliados elite (36/55) [26/08/17]
Jurassic Park: The Walking FossilsElentarirpg No aceptamos Afiliaciones Normales

What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Miér Jul 15, 2015 8:11 pm

-¿No la has podido localizar?- una voz a mis espaldas interrumpió mi contemplación. A veces hay ciertas personas que no comprenden lo importante que es el silencio para la meditación y lo malo que es interrumpir el pensamiento. La voz era la de mi padre, que últimamente había estado insistiendo bastante con respecto al tema de mi hermana, al parecer había alguna urgencia de la cual yo no estaba enterado y de ser así, era un secreto que no estaban haciendo pasar muy desapercibido. Alcé una ceja y bajé la mirada para ver a Saulo y a Cratos, mis dos perros que siempre, y sin faltar jamás, estaban a mi lado haciéndome compañía. -¿Pareciera como si la hubiese localizado ya?- me giré a mirarlo guardando mis manos en los bolsillos de mi pantalón. -Por supuesto que no, pero sigo trabajando en ello, padre. De momento hay cosas que debo estudiar, no todo se trata de buscar a esa traidora, ¿o si? No juré para ser el perro sabueso del círculo y no me gané un lugar importante para que me sometan a ejercer un función que debería estar a cargo de los rangos más bajos- el hombre me miró con seriedad alzándome una ceja como lo hacía antaño justo previo a soltarme algún sermón, mas no dijo nada y solo se limitó a suspirar pesadamente para luego retirarse y dejarme nuevamente solo.

No sé si los más viejos comprendían que no era tan fácil encontrar a una serpiente escurridiza. Mi hermana al parecer tenía muy claro de que tarde o temprano alguien iba a ir tras ella. De todas maneras, si tenía que ponerme a desintegrar roca por roca para dar con ella, lo iba a hacer. Sin embargo, esa no era mi actual preocupación, había otros asuntos que atender con respecto a mi propio oficio. Últimamente había estado buscando un libro en específico sobre criaturas nocturnas y la biblioteca de Baskerville no lo tenía, tampoco figuraba en las colecciones de magos amigos… simplemente parecía no existir ese título en especial pese a que había oído bastantes rumores al respecto. Ni siquiera estaba en el mercado negro… aunque de todas maneras no había agotado el último recurso, todavía quedaba la biblioteca de Bran. Hacía bastante tiempo que no iba. Quedaba algo lejos, pero aún era temprano, podía ir a caballo… de todos modos regresaría tarde. Bah, como si la noche fuese un real problema.

-¿Dónde vas?- preguntó una voz femenina mientras le colocaba los aperos al caballo. Torcí una leve sonrisa y me giré a ver a Clarissa, una chica que estaba recién en entrenamiento. Una muchacha de veinte, bella, adorable, pero con una mente interesantemente siniestra. -A tratar asuntos internos, ¿por qué?- acomodé la silla y la aseguré bien para que no fuera a soltarse por ningún motivo. -¿Volverás para cenar?- se me acercó y le acarició el hocico a Fobos. -No lo creo… probablemente volveré dentro de cuatro días, pero puede que sea a la hora de la cena- me apoyé en el animal y ladeé la cabeza. Sí, bien sospecha quien lee, han pasado ciertas cosas entre nosotros… todo superficial, nada sentimental, ella es bastante buena haciendo algunas cosas aparte de magia. -Trata de no demorar demasiado...- se mordió el labio y sonrió para después guiñarme un ojo y marcharse. ¡Ah, juventud!

Fue un viaje largo, no exento de paradas para que Fobos descansara y para comer algo, obviamente. Era una odisea peligrosa, los caminos que no eran tierra de nadie suelen esconder trampas mortales, nunca se sabe cuándo te puede saltar encima algún forastero salvaje. Además que, obviamente acorté camino y eso significó varias veces tentar a la muerte, mas no hubo novedades dignas de contar. Yo junto a mi caballo y mis dos perros llegamos a Bran totalmente íntegros. Tenía un conocido amigo allí al que fui a visitar antes de ir a mi destino final, dejé allí a mis animales, pues era mejor no andar con ellos a la siga, me refresqué un poco, tomé algo de hidromiel y luego me dirigí a la biblioteca.

La estructura lucía tan majestuosa e imponente como siempre, ese lugar tenía algo que me agradaba bastante… tal vez ese leve toque siniestro. Me acomodé la túnica y subí las escaleras. Una vez dentro recorrí el hall de entrada a paso lento, nada me apuraba, Clarissa no era un motivo para correr, yo no era el único con el que se revolcaba, tenía muchos otros con quienes conseguir las cosas que le gustaban hacer. Cuando por fin llegué al sector donde se encontraban los libros me di a la tarea de buscar aquello que me había hecho dejar Baskerville. Por supuesto que fui a la sección indicada, ya conocía esa biblioteca como para empezar desde el primer librero. Y así fue como llegué a una sección apartada y bastante solitaria. De hecho, estaba en el subsuelo. Revisé de abajo hacia arriba, lomo por lomo, pero el dichoso volumen no aparecía aún, aunque todavía me quedaban estanterías por revisar. Me encontraba en esos momentos sobre una escalera a al menos dos metros del suelo cuando escuché pasos que avanzaban por los corredores, no les presté mayor atención, cualquiera era libre de andar por allí.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Sáb Jul 18, 2015 9:03 pm

Pese a sus pocos deseos de permanecer en Bran, se encontró por tercera vez en aquella lúgubre región, días después de su último y lioso escape. En realidad no esperaba volver ni mucho menos se había planteado la idea ni por mera conveniencia ni por error, pero sí reconocía que estaba desperdiciando una gran oportunidad de encontrar respuestas en el territorio que le correspondía. Si bien su aversión hacia su propia raza era grande, no podía evitar el hecho de que quizá ellos estuvieran mucho más informados que ella misma, o que incluso la conocieran mejor de lo que Corso podría imaginarse. Y era por esa razón que, al cabo de un día o dos, tomó la decisión de volver y darle a Bran unos días de oportunidad para brindarle respuestas, así fuera a través de la biblioteca o del sardónico vampiro que siempre la recibía.

Y aunque nada fuese del otro mundo, sin duda la estancia en el magnífico palacio de un señor vampiro que jamás llegaba a conocer le producía malestar, se sentía mortalmente incómoda como si de estar en la guarida del enemigo se tratase. Cada pasillo, cada recámara y cada ventana que aún no se abría le provocaban escalofríos, como si una entidad invisible estancada ahí le instara a abandonar el edificio antes de siquiera verle la cara a su anfitrión, un vampiro del que aparentemente no lograba escapar. El hombre, naturalmente parecía no cambiar, seguía siendo un tanto menos pálido que ella, con la cabeza calva, alto y muy delgado, con manos tenebrosamente larguiruchas que terminaban en afiladas uñas. Quizá bajo otras circunstancias habría pasado por alto aquellas características espectrales, pero el problema radicaba en el hecho de que debía tratar con él; ese hombre que parecía tener el mismo rango que ella era forzosamente su anfitrión, su acérrimo servidor dentro de Bran y sólo se libraría de él si el hombre cometía el error de salir a tomar el sol.

Por fortuna, el vampiro había aprendido que si la mujer quería quedarse, lo haría, si deseaba marcharse, se marcharía, de nada serviría en realidad enviarla a cazar como lo hiciera en cierta ocasión y menos útil le sería tratar de retenerla, de modo que el inmortal no tuvo más remedio que indicarle dónde estaba la biblioteca. Le ofreció una escolta que la mujer rechazó sin demorar y, tan pronto obtuvo las indicaciones, dejó a su servidor con las indicaciones de que no planeaba gastar horas ahí, que volvería un poco antes del amanecer y que estaría a la puerta con una sed terrible. Quizá aquello le bastó a “Nosferatu”  como garantía de su regreso, pero decir que la vampiresa sólo dedicaría unas cuantas horas en la biblioteca podría pasar también como la mayor mentira de todos los tiempos, ya que Helena tenía la costumbre de pasar más de un día empeñada en exprimir información de cada libro que cayera en sus manos.

Así pues, abandonó la mansión sin más preámbulos ni contratiempos y comenzó a vagar a través de la región vampírica, sin apreciar un ápice de las estructuras que adornaban la desolada tierra sobre la que se había establecido Bran. Tampoco se preocupó en lo más mínimo en conservar un perfil bajo, sino que caminó como lo habría hecho en cualquier otro sitio, ignorando las miradas insensatas de su propia raza, todos maravillados al ver un rostro nuevo recorrer las calles adoquinadas con tanta indiferencia. Pero lo cierto era que a la mujer le incomodaba tanto estar ahí que lo menos que podía hacer era morderse el labio internamente y cargar con ello hasta conseguir con lo que quería, caminar con el rostro en alto como si de la bandera de la irreverencia se tratara. Corso no iba a ser parte de nada, mucho menos de su jodido juego de poder.

Una vez en la biblioteca y para fortuna suya, encontró que todo estaba convenientemente solitario. Agradeció que nadie se interesara por las adquisiciones que los antiguos hicieron años atrás, que la soberbia gobernara entre los suyos como para mantenerlos alejados del conocimiento y de los recuerdos. Se tomó las horas correspondientes para revisar los estantes, para juntar los libros que fueran captando su atención, entre ellos uno acerca de criaturas nocturnas, y llevó toda la colección a una de las salas de lectura privada que había encontrado por casualidad al fondo de la biblioteca para finalmente perderse entre las viejas páginas de aquellos volúmenes. Ignoraba cuánto tiempo le dedicó, cuántas veces el sol se había alzado sobre Bran y cuántas veces había cedido ante la luna, sólo estaba segura de que sus horas de lectura habían sido infructuosas, interesantes, pero infructuosas, así que se dispuso a regresar los libros a los estantes y volver a la mansión. Y pronto reubicó la mayoría de los libros, a excepción de uno y era precisamente acerca de las criaturas nocturnas, ya que había un mortal ocupando las escaleras que le facilitarían devolverlo a su sitio. Mas no le apresuró ni le preocupó en lo más mínimo el darse cuenta de que había un semi humano en Bran, sino que simplemente se limitó a aguardar con el libro entre sus brazos a que la escalera quedase desocupada.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Sáb Jul 25, 2015 1:53 pm

De lado a lado… y nada, no aparecía el dichoso volumen, sin embargo no pude pasar por alto un espacio en el último piso de la estantería, un hueco en el que cabía un libro generoso en cantidad de páginas. Y a juzgar por los volúmenes que estaban a los lados, era muy probable que allí estuviese ese que yo buscaba. Suspiré e hice una mueca. Evidentemente alguien debía tenerlo y estar haciendo uso del mismo. No me iba a ir de regreso a casa sin antes echarle una ojeada y leer lo que necesitaba, no hago viajes en vano y si debía hacerle guardia al estante lo iba a hacer, no sería la primera vez. De todas maneras miré a esa misma altura los índices de los otros libros y aunque decían poseer el contenido que yo buscaba, algo no me daba buena espina como para dedicarles mi tiempo.

Y me disponía a bajar cuando sentí que alguien estaba en aquel pasillo. Miré de reojo y di con una mujer la que tenía entre sus brazos un ejemplar que al parecer necesitaba devolver -¿Necesitas la escalera?- pregunté cuando ya estaba a la mitad. -Porque puedo devolverlo yo aprovechando que estoy sobre ella- me detuve a medio metro del suelo y la miré sonriendo levemente. Expresión seria, un témpano de hielo al parecer, pero bella. Dirigí mis ojos al libro y mi sonrisa se amplió un poco más -Oh, pero que agradable coincidencia… justo lo que estaba buscando- puse finalmente mis pies sobre el suelo y me mordí el labio por dentro con sutileza. No hay algo más espectacular y maravilloso que encontrar eso que buscas de un modo como este.

Estudié con un poco más de atención a la mujer, buscando algún indicio que me dijera lo que era, ¿bruja?, ¿humana?... ¿vampiro? Por supuesto que la probabilidad de encontrar a esos últimos en Bran era bastante alta, estas eran sus tierras y cualquiera que se aventurara aquí, entraba bajo su propio riesgo, en cualquier momento te podía caer uno hambriento encima y si no sabes cómo defenderte… pues que el cielo o el infierno te amparen. Humana no era, algo me decía que esa alternativa debía descartarla y tampoco parecía ser una bruja, su rostro se me haría familiar a menos que fuese de las que se dedicaban a la magia blanca, mas… no, si lo fuese mi propia energía me hubiese advertido de que debía alejarme. No por peligro, en absoluto, sino que para evitar una confrontación. No existe amistad alguna entre un mago blanco y otro negro y jamás va a existir. Así que solo me quedaba la opción de que fuese vampireza… pues licántropo y las otras no tenían sentido, aunque claro, hasta ahora solo he especulado a partir de una simple imagen.

Ya no sabía muy bien la hora que era, en ese lugar la luz exterior no entraba ni con permiso, era un sitio casi atemporal, allí abajo los días parecieran no pasar, una máquina del tiempo en la que entras y sales desconociendo la hora y la fecha. Yo he sido capaz de pasar una semana dentro de una biblioteca, los que nos dedicamos a estudiar y a generar nuevo conocimiento podemos hacer esa clase de cosas y perdernos en la literatura. Y no es raro incluso olvidar comer o beber, eso lo recuerdas cuando de pronto, tratando de alcanzar un libro, caer al piso totalmente débil y con las manos temblorosas… un problema de los fanáticos según algunos, un mal psicológico que genera perjuicios y daña la integridad del cuerpo y su componente animado… la sangre u alma. Mas quien no sacrifica, jamás gana y yo me he granjeado muchas cosas siendo un ‘fanático’, soy un buen maestro y un integrante activo que hace buenos aportes a su círculo.

-Lo devolveré yo a su sitio en cuanto lo desocupe, vengo desde lejos solo por ese librito- acoté extendiendo mi mano para tomarlo. ¿Y a ella qué le importaba que viniera de lejos? Pero lo había dicho para, de  alguna manera, mostrarle mi gran interés por ese texto… nadie viaja durante más de un día solo por un libro si es que realmente le es indiferente.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Dom Ago 02, 2015 6:29 pm

La espera no se hizo sentir, pues apenas se dispusiera a prestar unos minutos de su tiempo hasta que la escalera se desocupara, su mente divagó con pensamientos aleatorios, algunos relacionados con su infructuosa lectura mientras que los demás se enfocaban en el hecho de que había dejado a su anfitrión esperando mucho tiempo, a juzgar por la sed que comenzaba a sentir. No era la gran cosa, en realidad, ni tampoco se inquietó por el semi humano que hurgaba en los estantes con tan poco éxito como el de la vampiresa. Aquella coincidencia, sin embargo, la incomodó un poco, pues no pudo evitar creer que aquella biblioteca no tenía tantas cosas para ofrecer como Baskerville, que quizá la antigüedad de los inmortales venía a valer tan poco que no podían dar crédito a su larga existencia a causa de la escases de textos importantes, porque libros había muchísimos y la variedad de los temas era tan grande como en la región de los magos.

Escuchar súbitamente la voz del mago la sacó del mar de pensamientos del que estaba inmersa, haciéndole caer en cuenta lo tranquila y silenciosa que estaba la biblioteca a comparación de su mente inquieta, así que alzó la vista para mirarlo a fin de espabilarse un poco. – Sí, gracias. – Pese a que la sonrisa del mago parecía ser contagiosa, Corso no pudo evitar permanecer presa de aquella seriedad suya que en más de una ocasión había sacado de quicio a su enemigo, algo que consideraba como un pequeño triunfo de varios requeridos para vencer a alguien de su mismo rango. No obstante, contrario a las intenciones del mago de devolver los libros a su lugar, le vio descender por completo de las escaleras con la mirada fija en uno de los volúmenes que la morena sostenía en sus manos.

Helena no era una mujer de coincidencias y ciertamente no le gustaba verse envuelta en nada que ella misma no arreglara. Sin embargo el mago despertaba una curiosidad en ella sumamente inusual, como si se encontrara ante un nuevo espécimen, uno que debía estar en verdad loco para adentrarse en una región tan terrible como Bran o poseer una mente retorcida como para ser igual de peligroso que un inmortal. En cualquiera de los casos, no era normal. Podía tratarse simplemente del mismo tipo de loco que era la vampiresa respecto a los libros, pero, fuera de ello, no podían ser catalogados dentro de la misma veta.

Ahora, si deseaba librarse de sus propias meditaciones y del sopor que le sobrevenía como acompañamiento, debía ser cautelosa, discreta para con sus observaciones e intenciones.  Cualquier fallo podría desembocar en una situación poco deseable y en su inevitable y prematuro regreso a la mansión del fan de Nosferatu. Así que le dedicó al mago una sonrisa, humana y gentil en tosa su expresión, para posteriormente hacerle entrega del libro. – Me atrevo a suponer que vienes de Baskerville. – Ahora que ponía esas palabras en su boca,  le parecía más que lógico el hecho de que la naturaleza del extraño fuese tal, no por el aroma de su sangre, sino por el aura que desprendía, similar a la de una criatura ciertamente corrupta de su naturaleza, un aire siniestro que le perseguía al más mínimo gesto, aunque nada de eso cuadraba con la expresión del mago, que parecía tratarse de un hombre ciertamente despistado, pasando como un hombre no tan brillante. – Siendo ese el caso, también he venido de ahí,  por lo que puedo decir que la suerte justifica el largo viaje, por lo menos en tu caso.  – Añadió probando suertes, dispuesta a qué tan rápido aquel hombre abierto se ponía en bandeja de plata para la vampiresa.

off:
Siento la demora :C Tuve un problemilla a lo largo de la semana


Última edición por Helena D. Corso el Sáb Dic 12, 2015 10:28 pm, editado 1 vez




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Lun Ago 03, 2015 11:19 pm

Tanta seriedad en un solo rostro, en una sola mujer, ¿era eso posible? Era increíble, si hasta podía pasar como una estatua para adornar mi fuente que estaba en la entrada de mi mansión. No había fibra muscular que se moviera en ese rostro… vaya, increíble. Me mordí el labio y recibí el libro para después echarle una ojeada al índice. Por fin lo tenía en mis manos y le iba a sacar mucho provecho antes de devolverlo a su morada eterna en la cima del librero. Se notaba que no muchas manos lo habían tocado, la tapa estaba en perfecto estado y sus hojas solo guardaban el olor a viejo típico para la edad que tenía el volumen. Conocimiento poco explorado pese a haber sido puesto de manifiesto por la larga lista de autores que este texto tenía.

-Supones bien- dije ante sus palabras y sonreí nuevamente escudriñando intrusamente en sus ojos como quien busca en un cuadro abstracto el significado de cada trazo y cada color. -Aunque me considero un ciudadano del mundo- agregué después en voz baja como si aquello se tratara de un secreto sumamente importante…. aunque por supuesto que no lo era. Lo interesante era saber cómo es que había llegado a esa suposición, porque a simple vista me veo como cualquier cosa, no necesariamente como un mago. ¡Ah! Claro, la túnica, aunque he visto a varios vampiros usarlas también, para ellos son muy útiles, sobre todo si esta lleva una capucha que los oculte de la luz solar. Y a raíz de esto volví a darle vuelta al asunto de lo que ella posiblemente era. Cada vez me convencía más la idea de que era vampireza. Y me pareció curioso oír que venía de exactamente las mismas tierras que yo. No es que me extrañara que hubiesen vampiros en Baskerville, pero pocas veces he tenido la oportunidad de verlos y mucho menos de hablarles, no son muy dados a hacer vida social.

-Que interesante- comenté asintiendo con la cabeza mientras que mis dedos jugueteaban distraídamente con la tapa de libro y con unas cuantas hojas. -¿Suerte?- reí apenas y muy bajo por respeto al silencio de la estancia -La suerte no existe en el mundo en el que yo vivo… solo buenas jugadas- le guiñé un ojo y ladeé después mi cabeza -Y por lo que veo… tú no has hecho una muy buena, ¿no?- inquirí por lo que ella había dicho sobre que la suerte había sido únicamente mía. Nadie que se haga llamar mago puede decir que ha tenido suerte a la hora de realizar un hechizo o de hacer una invocación. Quien trabaje a costa de ella, está condenado al fracaso. Encontrar un libro difícil de conseguir es solo gracias a una investigación y averiguación acertada.

-Y amm…, ¿vienes de Baskerville porque andabas en la biblioteca de allí?- pregunté por mera y ociosa curiosidad, si andaba viendo libros, cabía la posibilidad de recibir una respuesta positiva… aunque también una negativa, lo que le agregaba un toque aún más interesante a su persona. -¿Y qué buscas?- me atreví a indagar solo para que la cosa no terminara en silencio. Además que uno siempre puede ayudar y a mí no me molestaba darle una mano a una persona/ente/criatura que se diera el tiempo de entrar a una biblioteca y rebuscar hasta por los rincones más oscuros en busca de respuesta a alguna interrogante o inquietud… además que como maestro uno ya está acostumbrado a ceder su tiempo en pro de socorrer a alguien en la búsqueda del saber.

Off:
No te preocupes <3



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Jue Ago 06, 2015 3:32 pm

¿Qué tan difícil sería aprovechar la sangre fresca que se ponía ante ella cual sacrificio voluntario? ¿Qué tan problemático resultaría acabar con la vida de aquel mago? ¿O tal vez debería dejarle vivir como a algunos otros que llegaron a ofrecerse a la morena, así fueran presos de su embelesamiento o de la lujuria? No deseaba dejar semejante placer al azar, pues había cierta probabilidad de que lo único que buscase fuera despejar su mente un poco, algo de entretenimiento antes de liberar al pequeño ratón y permitir que continuase con su existencia. En ese momento sólo había una cosa que sabía con certeza: no tenía sed, aún no. Aún faltaba otro tanto para que su cuerpo comenzara a exigir el precioso elixir vital que era la sangre y faltaba otro tanto más para que la sed la privase de todo sentido de la civilidad.

Miró a los ojos al mago de la misma manera en la que él había fijado si mirar en ella y le permitió estudiarla, permitió que la curiosidad comenzara a hervirle la sangre. Fingió disimular la sonrisa que apareció en sus labios ante la respuesta del mago, haciendo lo posible por que sus reacciones resultaran naturales y no se opusieran a la mala costumbre de estar siempre inexpresiva. – ¿No lo somos todos? O al menos los que no nos limitamos a una región. – Inquirió con cierta curiosidad ante aquel punto de vista, dejando escapar pequeñas migajas de información que podrían destantear al extraño que deseaba conocer todos los secretos de la mujer a través de sus ojos. ¿Habrá descubierto ya la naturaleza de la mujer o se estará dejando confundir con aquella piel blanca que luce más bien natural y no como el efecto de una maldición? En todo caso, ella tenía sus propias dudas con respecto a ese hombre, las cuales conseguiría responder si lograba mover sus piezas exitosamente, pues para ella Pandora siempre va a tratarse de un simple juego de ajedrez.

No pudo evitar estar de acuerdo ante la siguiente afirmación. Helena no vivía de la suerte, vivía de la estrategia, de conocer bien su campo de juego, a sus aliados, y, como el extraño decía, de las buenas jugadas. Quizá los humanos podrían bastarse con la suerte para sobrevivir, pero no las criaturas que se encontraban como depredadores. – Por lo visto no, pero alguien como yo no puede existir sin ganancias y ciertamente las he obtenido, aunque no en lo que buscaba. – No se iba a negar a sí misma que su estancia en Bran tenía una segunda función y era la de darse un respiro, el desaparecer de Valtesi durante un tiempo y de librarse de nuevos contratos, entre otros deberes como cazadora. Y otra ganancia era la mansión en la que se hospedaba porque, siendo honestos y aceptando las cosas como son, parecía bastante lógico que aquel escenario que siempre la recibía fuese propiedad de ella, pues quien supuestamente era el dueño era un inmortal que jamás aparecía, que supuestamente siempre estaba dormitando. Pero, ¿quién sabe realmente qué ocurre con dicho edificio? Magnus no le respondería nada en concreto y parecía siempre estar a disposición de la mujer, incluso había sido él quien pagara por traerla de vuelta a “casa”.

Estaba en la biblioteca, sí. Busco lo que los humanos adoran llamar coincidencias, así que puede decirse que me limito a curiosear entre los estantes hasta encontrar un libro que llame mi atención. – En realidad, estaba en un punto de su búsqueda en el que nada tenía sentido y en el que parecía no haber más camino por recorrer. Había tantas cosas de sí que necesitaba responder y no hallaba cómo organizar ese sinfín de preguntas que la acosaban día y noche. Por eso había estado en Baskerville antes de llegar a Bran, por eso habría recorrido casi toda Pandora antes de adentrarse en la región de los inmortales, para encontrar la más mínima pieza de sí que pudiera indicarle sus siguientes pasos. Llevaba encima el fragmento del tríptico que encontró en Valtesi con la esperanza de encontrar alguna similitud hasta en donde menos lo esperara, sin embargo quizá era más sensato volver a la antigua determinación de continuar con su propia existencia sin ayuda del pasado.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Lun Dic 07, 2015 3:20 pm

Entonces ella también era una trotamundos, cuánto mejor -Todos los valientes o ingenuos- acoté en respuesta a su pregunta que de seguro era retórica, pero a la que decidí responder de todos modos, porque de valientes he sabido tanto como de ingenuos que, por creer que se con lo que saben podrán defenderse, acaban muertos en manos de algún licántropo o de algún vampiro hambreado. Algunos aparecen despedazados y otros simplemente no aparecen, asumiéndose que están más que muertos. De todas maneras ella no lucía en absoluto ingenua, sino más bien como yo. No era una turista, esa alguien que buscaba un propósito concreto y dedicaba sus días a encontrarlo y completarlo. No perdía su tiempo, lo aprovechaba al máximo a costa de cualquier placer o distracción, su vida en torno a un objetivo así como la mía.

-No siempre se alcanza lo que se quiere, pero siempre hay pequeñas victorias de las cuales alegrarse, ¿quién gana una guerra si pierde las batallas?- ciertamente me despertaba la curiosidad, ¿qué era tan complicado de encontrar? -Quizá pueda que aquello que buscas no esté precisamente en una biblioteca. Hay conocimiento que no ha sido escrito y que jamás lo será, porque no está aquí… - golpeé suavemente la contratapa del libro que sostenía entre mis brazos -... sino que aquí- llevé mi dedo índice de la mano derecha a mi sien para referirme a la propia mente. -Muchos hombres pasan sus vidas buscando responder grandes interrogantes y no tiene éxito, pues no saben dónde buscar las respuestas- ladeé la cabeza y torcí una leve sonrisa. -Los magos lo sabemos, solemos pasar mucho tiempo pensando, sobre todo quienes nos dedicamos a la investigación y a la producción de nuevo conocimiento. Los seres, sean los que sean, no nacen con un cerebro vacío, in útero nuestra mente funciona y almacena cosas en el inconsciente… la voz de nuestra madre, el dolor, el miedo. El cerebro está constituido por capas y cada una almacena recuerdos distintos que al nacer no recordamos y con los años, siguen trabajando, guardando, inhibiendo, pero jamás olvidando, porque las redes neuronales bien forjadas, difícilmente se pierden- expliqué con toda la parsimonia del mundo y es que yo me dedicaba a estudiar esa clase de cosas aportándole bastante bibliografía a Caronte, uno de mis colegas dentro de The Council.

Quité mis ojos de ella unos instantes y observé el librero frente a mí, recorriéndolo distraídamente de lado a lado sin buscar absolutamente nada y luego hice lo mismo con el que se encontraba a mis espaldas. Finalmente volví a reparar en ella -Espero haberte podido ayudar con lo que dije. Y aunque sea sutil, te ves psíquicamente cansada, quizá hasta cierto punto desesperada y desesperanzada. Pero estoy seguro de que lo que buscas, está en alguna parte, en algún rincón del mundo y quizá, hasta donde menos lo esperas. No soy psíquico ni adivino, pero he pasado por la fase por la cual estás pasando en estos momentos. Los investigadores estamos acostumbrados y, por esa razón, estamos preparados para enfrentar la frustración- porque la verdad es que, muchos nos veíamos envueltos en muchas ocasiones en terribles callejones sin salida, perdiendo la cabeza y, a veces, lanzando al suelo cualquier cosa que tuviéramos delante.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Dic 16, 2015 1:53 pm

Aquellas palabras elocuentes que emanaban de labios del mago habían hecho bien su trabajo. El instinto cazador de la vampiresa se vio ciertamente menguado por el discurso de aquel hombre que parecía estar a la altura de Helena. Era interesante, cada palabra lo confirmaba cada vez más, logrando que su interés dejara de centrarse en el exquisito elixir que se movía frenéticamente en sus venas. Esos labios se movían a través de la razón y en los ojos pardos estaba retratada la sabiduría de un hombre que valía cada letra de su raza. Rara vez podía afirmar que el discurso de su interlocutor era interesante y era aún más difícil que alguien robara su atención de aquella manera. Ese encuentro no estaba planeado para ser fructífero, sin embargo, lo fue.

Lo contempló durante su discurso con una leve sonrisa de satisfacción, una que le pertenecía enteramente a ella, que era real, una expresión que de verdad valía la pena manifestar. ― Al parecer esta coincidencia resulta ser agradable para mí también. Has acertado, por lo que no me resistiré a aceptar que mi situación es tal y como lo afirmas. Quizá sólo erraste en cuanto a mi desesperación, me parece que aún tengo la posibilidad de continuar con mi búsqueda sin la presión del tiempo desperdiciado; en cambio, carecer de esperanza es el primer paso para darse por vencido, cosa de la cual también me siento bien librada. Sé que lo que busco está en algún lugar y finalmente se ha presentado una nueva posibilidad. ― Desde el principio, la mujer se había hecho a la idea de que el remedio para su situación era a través del conocimiento, de toda la información útil que pudiese recopilar dentro de Pandora, por lo que nunca se detuvo a pensar que, quizá, su memoria no necesitaba ser reemplazada por datos exteriores, sino que podía desenterrarla de su propia mente. ― Debo decir, por otra parte, que los pensamientos se han invertido en otros asuntos, no exclusivamente a encontrar lo que busco. Sería maravilloso, por lo tanto, evitarme la frustración y la desesperación al aprovechar mejor mi tiempo ahora que me has brindado información sumamente interesante. Los libros parecieron siempre un buen comienzo, incluso ahora que desconozco mi rumbo. ― Podía decir, incluso, que carecía de la más mínima noción de su progreso, no tenía ningún indicio que le indicara cuán cerca estaba por descubrir aquello que le querían ocultar.

Se irguió un poco más, como quien se dispone a marcharse. En realidad, estaba contemplando la idea de convertir a ese extraño en un conocido, inclusive en aliado. ― Tengo que admitir que es difícil encontrar a un experto en el área y, por tanto, me interesa prolongar nuestra conversación. Pero sería, supongo, en otra ocasión, que de momento estás ocupado con otros asuntos. ― Afirmó señalando con una mueca el libro que había entregado al mago. Esperaba que ciertamente el hombre optara por aplazar su lectura, aunque en realidad siempre existía la posibilidad de invitarlo a hospedarse donde ella. Cuando menos aceptaría después de dedicar las merecidas horas al volumen que sostenía en sus manos.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Miér Dic 16, 2015 3:06 pm

Está bien, erré en unos detalles, pero que buen trabajo hice al decir todo aquello. Felicitaciones, Robert, muy bien trabajo. La escuché con atención y sonreí levemente -Los libros son siempre un buen comienzo cuando hay un objetivo de por medio, pero no siempre van a ser la fuente final- y por supuesto que estaba dispuesto a brindarle todo mi apoyo si, en el proceso, yo también obtenía beneficios. En las relaciones formales, siempre hay un intercambio de cosas, de hecho la ley principal de la alquimia dicta que no puede obtenerse nada sin entregar a cambio algo del mismo valor. Es una regla implícita en todo ámbito de cosas, hasta la unidad más básica de una entidad biológica. Asentí con la cabeza un par de veces y ladeé la cabeza -Es cierto que estaba ocupado hasta hace unos momentos atrás. Vine hasta aquí pensando específicamente en una cosa particular, porque la verdad en esta localidad no hay más que yo pueda hacer. Sin embargo, se presentó esto que es igual de interesante. No me molestaría postergar unas horas lo que vine hacer, aunque preferiría acompañar nuestra conversación con un buen vaso de whisky o de vino-.

Si mal no entendí, esto iba a ser largo. Y no me refiero a que haríamos todo hoy, porque es imposible, sino que desde hoy en adelante, tendría algo denso extra de lo cual encargarme. A ella le había parecido interesante lo que yo hablé respecto de la exploración interna y lograr ese viaje con éxito requería primeramente de que ella confiara en mí, pues no puedo ayudarla a ciegas, no puedo guiarla de regreso a través de los caminos que ella ha seguido si ella no me permite tomarla de la mano (figurativamente hablando) y mucho menos si ella no me ilumina con respecto a su propia vida. Solté el libro dejando que este levitara hasta su sitio de eterno descanso. -Y a pesar de que pareces, entonces, bastante tranquila respecto a lo que buscas y que el tiempo es algo que te presione, tengo que advertirte que los viajes de la mente suelen no ser agradables- y lo decía por experiencia propia, ya los había realizado yo muchas veces en busca de detalles del pasado para mis investigaciones.

-¿Conoces alguna taberna cerca o algo que nos sirva de refugio para charlar?- pregunté sacando mi reloj de bolsillo para ver la hora, aunque aquello fue más por costumbre, pues no retuve los números que apuntaban las manecillas y, por ende, no me enteré de la hora. Como fuera, no tenía apuro, estaba en época “libre”, podía ir y venir a mi antojo mientras hiciera algo productivo que entregara buenos resultados cuando los superiores me llamaran a rendir cuentas de los recursos que gasté. Le había prometido a Clarissa volver en una cierta cantidad de días, pero ella tenía que comprender lo complejo que es el mundo de los adultos y que yo no estaría allí todo el tiempo que ella lo necesitara. -Soy Robert, por cierto- dije al recordar que no me había presentado y ahora que mantendríamos una charla más larga, era bueno aunque fuese conocer nuestros nombres. Le extendí una mano con cortesía esperando a que ella hiciera lo mismo.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Dic 16, 2015 3:53 pm

La satisfacción que produjo aquella respuesta le hizo sonreír para sus adentros. Quizá le resultara mejor al mago acceder a entrar en materia con la cómoda compañía de un whisky en lugar de apresurarse con sus asuntos, quizá el hombre era lo suficientemente curioso como para reacomodar prioridades, pero Helena seguía maquinando en su mente cada paso que daba, pues la desconfianza hacia un desconocido permanecía hostigándola dentro de su cabeza. Parecía un buen hombre, dentro de lo que cabía, pero ella sabía aparentar tanto como cualquiera. ― Bran no es seguro, por lo que no es sencillo encontrar más sitios de interés. ― Concedió. Esa región tampoco le provocaba mayor interés que la biblioteca, aunque no fuese cuestión de seguridad o de falta de conocimiento hacia el territorio de los inmortales. ― Pero seguramente habrá algún sitio en donde podamos conversar y beber algo. ― Añadió no como algo que estuviese al azar. Sabía adónde ir, por lo que no había necesidad de partirse la cabeza buscando.

Guardó silencio durante unos segundos, meditando las palabras de su interlocutor. ― Tuve esa impresión desde que comencé mi búsqueda y ciertamente no busco algo agradable, sino causas y acontecimientos que pueden resultar tan terribles para mí como para cualquiera. ― Confesó mientras veía cómo el libro flotaba hasta encajarse en un nicho que le esperaba en el estante, entre otros libros que quizá no compartirían el tacto con la piel humana ni trasmitirían su conocimiento durante un largo periodo de tiempo. ― Si tengo que pasar por una experiencia poco grata para conseguir lo que quiero, entonces, que así sea. ― No iba a echarse para atrás ante la advertencia del mago, ni mucho menos iba a tratar de encontrar un camino distinto ahora que tenía la posibilidad de reducir tiempo y esfuerzo, ahora que el progreso podría medirse con memorias y no con la incertidumbre.

Conozco varios lugares, sí, pero me apetece un poco más de privacidad. Si no te molesta, puedo llevarte al sitio en donde me hospedo; es la propiedad de un señor vampiro a quien no le molestará aceptar a un nuevo inquilino dada su prolongada ausencia. ― Explicó como si se tratara de un secreto malicioso inclinándose un poco hacia él. Prefería no correr ningún riesgo dentro de la región y optar por alguna taberna o lugar público era echarse la soga al cuello, especialmente estando acompañada de un apetitoso ser vivo. Así pues, una conversación en la cómoda salita de la mansión, acompañados de un buen vino o de cualquier licor, se antojaba más que buscar arduamente un lugar en donde los secretos pudiesen guardarse del viento. Estrechó la mano del mago y le dedicó una sonrisa. ― Un placer, Robert. ― No hubo nombre a cambio. Aún no era el momento y aún no estaba segura de compartirlo; después de todo, presentarse no era una práctica común para ella. Con algo de suerte, el mago lo entendería y guardaría la curiosidad hasta encontrarse a salvo de los estantes silenciosos de la biblioteca, que parecían plasmar cualquier murmullo en sus páginas viejas. ― Si no hay nada más que hacer aquí, podemos ir ahora. ― Ofreció disponiéndose a atravesar los pasillos para abandonar al fin aquel edificio.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Miér Dic 16, 2015 4:54 pm

Tomé su mano y en lugar de estrecharla, la tomé para besar su dorso. Aquello me sirvió tanto para mostrar cortesía como para sacar mis últimas conclusiones respecto de mi interlocutora. -Por supuesto- hice una leve reverencia soltándole la mano y comencé a caminar junto a ella llevando mis manos en los bolsillos, pues la verdad de las cosas es que allí era bastante frío a causa de la ausencia de luz solar y yo, como ser vivo de sangre caliente, sufría con la falta de calor. Era mucho mejor el ir a una propiedad privada y poder hablar normalmente que ir a una taberna y tener que recurrir necesariamente a los susurros para que el resto del mundo no prestara oído a lo que hablaban. Yo hubiera hecho lo mismo de estar en Baskerville, la habría invitado a mi morada en aquel sector rural donde estaba muy bien instalada mi mansión.

Me había percatado mínimamente de que ella guardaba cierto misticismo en torno a sí misma y eso no dejaba de llamar mi atención, ¿acaso era alguien importante de cuya existencia jamás me había enterado antes? Ya lo descubriría entonces, se me había abierto esa puerta adicional y pensaba aprovecharla… de hecho, aprovecharía cuando pudiera, pues jamás desperdiciaba las oportunidades que se me presentaban por muy mínimas que estas fueran. Y no dije nada más mientras caminaba con ella, prefería ahorrarme palabras o comentarios tontos que no sirvieran nada más que para gastar saliva en vano. Sabía que aceptar una invitación de ir a la morada de un vampiro era en sí riesgoso, pero quien no se arriesga no gana y esa era la filosofía que me había acompañado toda la vida desde que decidí formar parte del consejo y del círculo.

El exterior no estaba más tibio que la biblioteca y corría un viento helado que calaba hasta la médula de los huesos. No pude evitar encogerme de hombros como acto reflejo, apretando además los dientes y tomando aire. Fue entonces cuando pensé en que un vaso de whisky sería mejor que una copa de vino y que, además, necesitaba del calor del fuego. En Baskerville, en época fría, las chimeneas funcionaban a todo dar, así como también las calderas y cualquier método de calefacción que sirviera para evitar que las casas por dentro de enfriaran y humedecieran, pues, sobre todo las mansiones antiguas, estaban hechas de roca y estas con su porosidad, absorbían la humedad exterior y ésta terminaba por pasarse al interior de la vivienda.

-¿Cuánto crees que nos tome la conversación de hoy? De tomarnos bastante me gustaría comunicarme con el hombre que está cuidando de mi caballo y mis perros. Le dije que no me tomaría mucho tiempo en la biblioteca, pero con el cambio de planes...- me encogí de hombros. Era un buen amigo y no me gustaba abusar de su hospitalidad por mucho que él dijera que me despreocupara del cuidado de mi caballo, pues él estaba acostumbrado a cuidar a esos animales, dado que los criaba y se dedicaba a la venta de algunos ejemplares. Me cerré la túnica y pasé la capucha sobre mi cabeza, ¿tanto había bajado la temperatura? Me desconocía a mí mismo al sentir tanto frío.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Dic 16, 2015 7:56 pm

El gesto le sorprendió. Sin embargo, recibió el gesto con buena disposición y pronto el dorso de su mano quedaría marcado temporalmente por el calor de los labios ajenos, ese gesto que rebelaba al hombre la naturaleza de la mujer si es que aún no le era del todo evidente. Al menos sabría ahora con qué clase de criatura se estaba involucrando y a qué clase de sitio se disponían a ir. Si bien no sufría de paranoia, la idea de que el peligro se agasajaba más silenciosa y mortalmente en una morada que en un sitio público no cruzaría jamás su mente. No se le ocurría pensar, al tiempo que caminaba codo a codo con una inmortal, que era más fácil sellar el destino en la privacidad de una habitación que en medio del rumor de una multitud. Tal vez, simplemente el hombre se había dejado seducir por la idea de la comodidad y había pasado por alto todo lo anterior. Temeroso o no, ella sacaría provecho de sus conocimientos sin la preocupación de una posible decepción. El hombre había probado ya su utilidad y Corso no era el tipo de persona que pasara por alto detalles importantes. La elocuencia de sus palabras le había asegurado al mago la supervivencia en aquella región hostil.

En el exterior, la falta de luz solar daba un aspecto lúgubre a la ciudad y provocaba, además, que la temperatura descendiera considerablemente, cosa que a los de su raza no les causa ningún tipo de interés. Nadie siente nada y el frío, por más cruel que sea, no puede hacer valer su hostilidad entre los inmortales, por lo que debe habitar siempre ignorado entre los antiguos edificios de Bran, a la espera de algún mortal que llegase a su trampa mortífera. Los caminos, además, daban la impresión de haber sido abandonados por los paseantes desde hace mucho tiempo atrás, pero la soledad fantasmal era una apariencia que se ocupaba de engañar a sus presas. Robert, teniendo parte aún de su naturaleza humana, podría caer con facilidad en la categoría de presa, aunque no parecía ceder la victoria de buenas a primeras. Quizá, al igual que Helena, se daba la tarea de juzgar a las personas con las que trataba o, simple y sencillamente, se dejaba guiar por la situación.

La pregunta del mago la hizo detenerse por un instante, pues en ningún momento cruzó por la mente la cuestión del tiempo. De alguna manera supuso que las horas que iban a invertir en la conversación eran más del conocimiento del mago que de ella; al fin y al cabo, él era, entre los dos, quien sabía más del asunto. ― Comunícate con tu amigo y dile que te has ocupado en otras cosas. No sé cuánto podríamos demorar, aunque no sea mi intención robarte durante mucho tiempo. ― Musitó con media sonrisa coronando su rostro. Podrían pasar incluso la noche conversando o en otras cuestiones relacionadas al tema. Quizá no. El encuentro con el mago se había convertido en un entretenido juego de azar. Podría cenar o compartir con él un vaso de whisky, podrían conversar u ocuparse de otros asuntos. El tiempo no importaba. Nunca le importó en realidad.

Al llegar a la morada en cuestión fueron recibidos tan pronto pisaron el umbral de la puerta, la cual se abrió ante ellos, dejando ver al mismo hombre alto y pálido que dio la bienvenida a la vampiresa varias horas atrás. Si se aliviaba al ver que la mujer no había escapado, como de costumbre, si le sorprendía ver a un mortal entrar a la propiedad o si percibía el aroma dulzón de la sangre fresca, no lo manifestó, sino que se limitó a cederles el paso con una sutil reverencia. ― Dispón a un ave; necesito enviar un mensaje. ― Anunció la mujer tras introducirse al edificio y guió a Robert directo al estudio, en donde la chimenea estaba siempre encendida a esas horas y en donde nunca podía faltar una botella de whisky en una bandeja. ― Siéntete en libertad de enviar lo que necesites. ― Dijo al mago mientras se acercaba a la bandeja para servirse del líquido ámbar y verterlo en dos vasos, colocando uno a disposición de su acompañante y conservando uno para sí.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Miér Dic 16, 2015 9:31 pm

Llegar a aquella propiedad y saber que pertenecía a un ser inmortal no podía sino llenarme de una emoción infantil, aquella que solía experimentar cuando obtenía lo que quería o cuando estaba al borde de un gran descubrimiento. Miré hacia arriba y luego hacia adelante en el momento que escuché que la puerta se abría, revelando la presencia de otra persona quien supuse de inmediato, se trataría del mayordomo. Saludé con una reverencia cordial y entré a la morada agradeciendo el poder guarecerme del frío. Luego seguí a la vampireza en completo silencio y no por sentirme intimidado, sino que fascinado, jamás había estado en la casa de una criatura similar y no podía evitar pensar en la cantidad de historia que encerraban esas paredes. De seguro allí tenía que haber algún estante dedicado a almacenar libros que hablaran única y exclusivamente de aquel sitio. Al menos ya podía morir en paz, cuando le contara a mis colegas sobre esto sería la envidia de mi generación, no todo los días te metes a un lugar como aquel.

Y mi contemplación continuó mientras mis pies seguían casi por vida propia a la mujer. Y si ella  no me hubiese hablado una vez que cruzamos el umbral de aquella puerta, detrás de la cual había un majestuoso estudio, yo aún hubiese seguido perdido en mis pensamientos -Cierto… gracias- saqué del bolsillo de mi túnica una libreta con una pluma metálica y me acerqué a la mesa para escribir un breve mensaje explicándole a mi amigo las razones por las cuales tardaría y que se lo compensaría en cuanto fuese posible. Fue entonces cuando llegó el mayordomo con una lechuza, estaba acostumbrado a usarlas, aunque en Baskerville prefería a los halcones, se hacían respetar mucho más en el aire. Hice uso del ave, amarrando el memorándum a su pata y dándole un leve toque en la cabeza para pasarle, a través de magia, el punto en el cual debía entregar aquel papel. La solté por la ventana que, por razones lógicas, estaba cubierta con una cortina. -Bueno, creo que ahora puedo quedarme tranquilo respecto a mis animales- me quité la túnica y la dejé en un lugar donde no se viera desordenado.

Tomé el vaso de whisky que ella había servido para mí y me acerqué a la chimenea para poder sentir el calor del fuego a través de mi ropa. -No me considero a mí mismo un fanfarrón, pero, si llego a comprender bien lo que buscas… es altamente probable que tengas éxito. Tomará bastante tiempo y esa cantidad aumenta según cuántos años que debamos retroceder en el tiempo para hallar un hecho particular. Sé que es anticipado y tal vez un poco impertinente de mi parte, pero, ¿cuánto tiempo has vivido?- no era lo mismo retroceder un par de décadas como en mi caso que retroceder uno o dos siglos completos, pues en ellos hay más historia de la que una persona silvestre podría siquiera dimensionar en su mente. Los recuerdos que almacenamos son tanto de aquello que vivimos conscientemente como de aquello que nos rodeaba en el instante en el que un hecho particular sucedía. Sonidos, aromas, colores, temperatura y todo lo que el cuerpo es capaz de percibir en una fracción de segundo sin que nosotros seamos capaces de hacernos plenamente conscientes de todo eso, ¿había dicho ya cuánto me maravilla el cuerpo en sí mismo?

-Aunque hay algo particular que me gustaría decir antes de comenzar a ahondar en tan enmarañado mundo de recuerdos. Como ya supondrás, nada es tan fácil de obtener sin dar algo a cambio… y no te pediré dinero, no- le di el primer sorbo al whisky que sostenía en una de mis manos y me detuve a deleitarme con el sabor que este había dejado en mi boca. -Así como tú, yo también estoy buscando algo y llevo años sin mucho éxito, lo cual me tiene francamente frustrado. Si aceptas ayudarme a dar con eso, yo te ayudaré con lo que tú necesitas encontrar- no iba a dar detalles antes de un sí como respuesta, sin embargo, tenía la sensación de que no se negaría, ¿qué podía perder ella si era inmortal?



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Dic 16, 2015 10:25 pm

El estado de fascinación del mago quedó expuesta en cuanto recordó en voz alta su cometido. Entonces la atención de Helena se centró en la estancia, en cada moldura, tapiz y mueble que se encontraba en la habitación, todo aquello que insinuaba su antigüedad y que manifestaba orgullosamente su origen. Si alguna vez creyó que la curiosidad de las paredes era algo absurdo, un decir, el estudio le demostraba lo equivocada que podía estar. La estancia parecía estar viva, los muros poseídos por algún tipo de existencia encargada de capturar cada secreto que se compartiera con el aire dentro de la propiedad, sin importar qué habitación fuera o en qué piso se revelaran los secretos más oscuros ni cuando se forjaran las más crueles anécdotas. El fuego en la chimenea, el crujir de los rescoldos, eran meros intentos por aparentar humanidad y vida. Nadie dentro de esas cuatro paredes necesitaba el fuego. Era un lujo, un capricho que sólo los inmortales comprendían, el ardiente deseo por probar una vez más las necesidades que poseían cuando eran humanos. Y eso tampoco le importaba a Helena. Ella no recordaba, no tenía nada que añorar, nada a qué aferrarse, nada que pudiese generar pasión o rencor. Ella era sólo un nombre tratando de forjarse un ser. Caminó por la estancia sin distraerse de los detalles y se sentó en uno de los sillones de la pequeña sala dentro del estudio. Estaba frente a la chimenea, a unos metros de distancia, sintiendo apenas las caricias cálidas del fuego. El mago estaba en sus asuntos y a cada segundo ella se hundía más en el ensimismamiento. Cruzó una pierna sobre otra y dio un sorbo a su bebida. Su boca se negó a aceptar el fuerte sabor del whisky, pero la resistencia duró pocos segundos y pronto exigió otro trago. No le disgustaba propiamente el sabor del licor, sino lo que evocaba, esa terrible sensación de estar a punto de recordar algo y no hacerlo. La incertidumbre era lo único que podía resultarle mortal.

Siguió al mago con la mirada desde su asiento. Sus ojos apenas y capturaban el fulgor de la chimenea, sin embargo, lucían mucho más nocivos que en otras circunstancias, más claros, más inertes, más hostiles. Lo escuchó con atención, sin perderse ni una sola palabra de su discurso, de sus preguntas constantes y de sus explicaciones interesantes. Demoró en responder. Respiró profundamente y mordió su labio inferior. Era una pregunta difícil de responder, ya que no le gustaba divagar entre números. Sacó de un bolsillo oculto en su chaqueta un pequeño rollo de lienzo y lo sostuvo en su mano libre, preguntándose si él sabría darle una fecha exacta de la pintura. ― No más de quinientos cincuenta años. ― Respondió volviendo a guardar el lienzo. ― Desconozco la fecha exacta, imagino que eso debe darte una noción más clara de qué es lo que estoy buscando. No me atrevo a decir que se trata únicamente de un hecho en particular, porque mi identidad, no mi nombre, está en juego. Soy de los que piensan que existe una función y una razón para las cosas, puede que la verdad no esté siempre a nuestro alcance, pero hay cosas que no se nos debe prohibir. La memoria, por ejemplo; especialmente a un inmortal. ― Explicó solemne mientras contemplaba la luz amarillenta del fogón a través del cristal del vaso. Nunca había revelado su falta de memoria a otro ser que no fuese el herrero, ese humano que parecía haberla conocido en sus años gloriosos, antes de caer al tormento de Pandora. Y cierto era que compartirlo no le hacía ninguna gracia ni le provocaba placer. Era difícil, condenadamente difícil y humillante.

De nuevo, el hombre acaparó su atención. Condiciones. Había demorado en exponerlas, pero era comprensible. Ella también habría preferido aguardar hasta encontrarse en privacidad para ahondar en detalles, para exponer los términos de un intercambio justo y no tenía ningún inconveniente en escuchar la petición del mago. Se puso de pie mientras éste le daba más explicaciones y pronto se encontró a su lado, teñida cada vez más con la luz mortecina y amarillenta de la chimenea que buscaba contornear las facciones de ambos. Sus pupilas se veían aún más cristalinas y su figura aún más fantasmal, más perversa. ― Soy toda oídos. ― Afirmó sin expresión alguna en el rostro, lista para aceptar cualquier tipo de reto que el mago le presentara.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Jue Dic 17, 2015 9:12 pm

No más de quinientos cincuenta… esas eran muchas generaciones, mucha historia. Y pensar que yo solo abarco la onceava parte de esa cantidad de tiempo. Miré lo que ella había sacado de su bolsillo, aunque no alcancé a darle la atención suficiente, pero no me afligí por eso en lo más mínimo. Yo tenía la intención de vivir todo ese tiempo y más, pero requería de muchas cosas para lograrlo y por el momento agradecía que mi envejecimiento fuera lento, solo esperaba no alcanzar mi propósito cuando las canas me hicieran parecer montaña nevada y cuando los surcos en mi rostro fuesen demasiado profundos… sí, envejecer no estaba en mis planes, aunque tampoco lo era el convertirme en vampiro o ya lo hubiera hecho hace años. Esa inmortalidad tenía más restricciones de las que yo desearía tener y la verdad es que prefería mantener parte de mis características mortales y poder morderle el cuello a una bella dama sin el temor a maldecirla para toda la vida.

La escuché con atención, las primeras palabras respecto de lo que nos iba a mantener ocupados -Concuerdo con el punto de que la memoria no se le debe negar a nadie, es un derecho con el que se nace y con el que se muere… o con el que se merece vivir eternamente en tu caso. Sin embargo, a veces se pierde o por voluntad de alguien más o por un accidente… aunque en realidad debo decir “se pierde”- enfaticé utilizando mi mano libre para dibujar las comillas en el aire. Tomé un sorbo de whisky haciendo una pausa. -La “verdad”, sea cual sea, está al alcance de quien la desee conocer verdaderamente...- hice una nueva pausa y sonreí ante aquel curioso juego de palabras, jamás me había puesto a pensar en ello, pero en fin, sería una reflexión para otro día. -Entonces, si mal no voy entendiendo, considerando los dos puntos que dijiste, buscas memorias olvidadas y que además… hablan la verdad sobre ti, ¿estoy en lo correcto? Porque hilan muy bien esas dos ideas y dudo que hayas hablado solo por decir algo al azar. No pareces de las personas que digan cosas solo por decirlas- y en esa dirección, ella no era la única en el mundo que buscaba algo así, todos, en algún momento de sus vidas deseaban encontrarle un sentido a sus existencias por medio de la, ya repetida y muy mencionada “verdad”.

-Pero es cierto… primero negocios- bebí un sorbo más de whisky y chasqueé la lengua esta vez moviéndome del lado de la chimenea y dándole por unos segundos la espalda. -Yo busco algo concreto, a una persona en específico. A mi hermana melliza, con quien tuve la desgracia de compartir nueve largos meses en el vientre de mi madre- chasqueé la lengua y me volteé a mirarla. -Soy miembro de un grupo cerrado de magos, nos hacemos llamar “The Council” y estamos a cargo de formar brujos de nuestra clase. El asunto es que, ella se negó a entrar al círculo cuando cumplió la mayoría de edad, rompiendo con una tradición familiar y ensuciando el apellido de la familia, por lo que inmediatamente se transformó en traidora y además, prófuga. Estoy en la misión de encontrarla junto a un grupo de cazadores, cuya subespecialidad comparto, mas ha sido complicado, pues es una ratita muy difícil de pillar. Se pasea por Pandora junto a otros traidores, aunque ella en particular es la que me interesa. Está condenada a la pena de muerte y he sido autorizado para asesinarla yo mismo- me miré una mano casi como acto reflejo, anhelaba realmente tener su cuello a mi merced y sus ojos sobre los míos implorando piedad. -Te ayudaré, si me ayudas a dar con ella- dije finalmente cerrando mi puño y levantando mi vista hacia ella.

En mi vida he cometido más de un asesinato, pero el pensar en acabar con la vida de mi hermana me hace pensar que ninguno de aquellos ha sido lo suficientemente placentero, pues han sido por orden de los superiores, por sacrificio ante algún ritual o en defensa propia. -Me aseguraré de darte la información necesaria, la estamos monitorizando constantemente y tenemos salidas a terreno cada vez que hay una pista lo suficientemente contundente como para arriesgarnos- aunque lamentablemente ella siempre lograba escapar, pero no iba a salvarse por toda la vida, un día ella se iba a equivocar y entonces, hasta ahí le llegaría su “perfecta” vida de bruja blanca.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Jue Dic 17, 2015 10:11 pm

Raras veces se había permitido estar tan cerca del fuego, aunque en realidad aquella ocasión era la única que podía recordar desde su llegada a Pandora. El fogón de la herrería no parecía valer en aquella circunstancia, pues siempre había mantenido su distancia o había tenido la libertad de pasear por la fragua cuando la piedra estaba fría y las cenizas permanecían inertes, lejos de ser perturbadas por una renovada llama o el peso de un remilgo. El fuego, al igual que el whisky, sembraba en ella con profundidad la melancolía, nostalgia hacia tiempos lejanos de los que estaba enteramente privada. Y Robert, en plena explicación, no sería capaz de percibir aquello, no vería en el calor de la flama o en el color del whisky uno de los tantos caminos que podrían facilitar su misión. La calidez de ese rojo intenso era deseable, incluso más tentador y placentero que un encuentro sexual, al igual que la sangre. El rojo superaba, por mucho, todas costumbres y anhelos de los mortales.

Un inmortal no puede simplemente perder la memoria, Robert. ― Replicó firmemente, sin dejar de lado la sedosidad de su voz. ― Hasta donde sé, la condena de un vampiro no es vivir para siempre, sino la capacidad de recordar cada momento con profundo detalle. Los aromas, los sabores, las sensaciones, pensamientos; nada de esas cosas se nos puede escapar de la misma manera en la que un humano olvida. No hay ninguna verdad absoluta que un inmortal persiga, nuestras percepciones definen los hechos y esos hechos quedan eternamente marcados en nuestra memoria, las emociones se vuelven más personales hasta que la verdad se desvanece; por eso los libros de historia abarcarán siempre una misma postura y un mismo punto de vista, por ejemplo. Busco memorias, sí, pero no la verdad. Quiero saber qué sucedió antes de que yo llegara a Pandora, quiero saber quién me privó de mí misma y quiero saber quién soy como para haber sido recibida con esto. ― Alza su mano libre a fin de señalar la estancia general, refiriéndose a la propiedad en donde están. ―  No acostumbro a gastar palabras en vano. Si quieres hablar en términos de verdad, y para resumir todo lo que he dicho, quiero recuperar mis memorias y conocer así la verdad. ― No acostumbraba, en realidad, a conversar con las personas más allá de lo necesario, por lo que podría decirse que estaba compartiendo con Robert todo lo que tenía que decir y que jamás dijo. Un privilegio, tal vez. Cuando menos podría comentar lo interesante que era pasar tiempo con un vampiro que no estaba dispuesto a matarlo, una mujer, para ser precisos.

Se dedicó a escuchar los detalles del intercambio con tal atención que pareció no haber movido ni un solo músculo durante el discurso del mago. Había sido ya demasiado expresiva y comenzaba a cansarle, puesto que no era una práctica usual para su rostro marfileño y frío. Le dio la impresión de estar escuchando al inmortal que contrató al siniestro para cazarla, pues la situación de Robert era bastante similar. Buscaba a una mujer escurridiza que se negaba a pertenecer a un grupo. No obstante, las diferencias eran más que evidentes: Corso ya estaba muerta, la melliza estaba condenada a morir, y Corso no huía de las responsabilidades de su apellido. Al menos no podía asegurarlo dada su condición. En adhesión, tuvo la oportunidad de generarse una opinión referente al caso que Robert se encargaba de exponerle, pero no pensó en ello y dejó pasar esa oportunidad. A ella no le interesaban las circunstancias de su víctima, al menos no en casos así. Ella sólo se atrevía a invertir el tablero cuando su contratista era el tipo de personas a las que acostumbraba a cazar por una generosa cantidad de dinero. ― Te daré el placer de tenerla a tu merced. ― Aseguró sin haber pasado por alto el pequeño gesto del hombre. No recordaba haber sentido placer al exterminar a sus víctimas, no recordaba haber experimentado la satisfacción de haber acabado con un enemigo, y no es que matar no estuviera en su lista de preferencias. Ella era tan fría por dentro como lo era por fuera y asesinaba porque debía asesinar, sin importarle qué clase de lazo había establecido con su víctima. Simplemente lo hacía. ―  Será necesario que me digas en qué áreas han intentado buscarla, qué pistas les han resultado contundentes y cuáles sin importancia. No te guardes ningún detalle, todo es importante. ―  Respondió habituada a esa clase de procedimientos. Era, al fin y al cabo, su oficio.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Lun Dic 21, 2015 10:32 pm

-Me referiré a esos detalles luego- acoté respecto a la búsqueda de mi hermana, pues aquello se salía completamente de los motivos principales que me habían traído en primer lugar a Bran y en segundo lugar a esta majestuosa casa. Dejé Baskerville con la clara intención de hallar un libro sobre criaturas nocturnas y había tenido una breve discusión con mi padre sobre la razón por la cual la traidora de mi melliza aún seguía recorriendo Pandora como si aquella condena dictada por los sacerdotes y los superiores no existiera. Mi vida no se trataba de perseguir ratas, mi vida era la investigación, ese era mi eje principal y lo que me hacía despertar cada día por la mañana. Y ahora se había presentado esto, un trabajo adicional que podía serme muy útil para conocer hechos relacionados con una mujer cuya condición pretendo alcanzar en algún momento de mi vida dentro de los próximos cinco años.

La había escuchado con suma atención cuando ella detalló un poco más lo que deseaba, capturé todas y cada una de sus palabras analizando frase por frase, coma a coma, punto a punto -Es verdad, un inmortal no puede simplemente perder la memoria y concuerdo con cuál es la condena de los vampiros, estoy familiarizado con las características y las razones por las cuales existe tu raza. Puede que tal vez alguien haya decidido ocultar sus propias memorias de ti misma por tu propia seguridad… o puede que ese alguien esté involucrado en algo y logró de manera exitosa borrar todo rastro de sí mismo para salvarse el pellejo, muchos magos hacemos eso para cuidarnos las espaldas- torcí una sonrisa. Esa habilidad era un regalo, desintegrar recuerdos y hacer como si nada hubiese pasado jamás, pero también era un arma de doble filo, pues alguien podía llegar a usarla con uno perfectamente… por eso era muy necesario desarrollar barreras de protección y los investigadores estamos obligados a obtener esa habilidad en particular, pues de nosotros depende el que los demás aprendan.

-Entiendo entonces… y es muy comprensible que quieras eso, porque estás en todo tu derecho- le dediqué una sonrisa suave y luego me acerqué para poder sentarme junto a ella y fijarme en sus ojos con atención. -¿Hasta qué momento de tu pasado llegan tus memorias?- pregunté ladeando un poco la cabeza. Era el punto de partida, necesariamente tenía que saber dónde terminaban sus memorias, qué tan atrás podían mirar sus ojos. ¿Recordaba haber llegado o simplemente un día abrió los ojos y se encontró sola aquí en esta tierra? Aunque me inclinaba a pensar lo segundo según lo que me había dicho hasta ahora, todo indicaba que había sido así, como quien se despierta en un sitio desconocido luego de una borrachera.

-Solo quiero saber algunas cosas hoy… necesito conocer algunos detalles para formarme una idea y poder trabajar sobre eso para poder determinar el punto por el cual vamos a seguir el camino hacia atrás. Creo que va a ser necesario que te tomes una temporada para estar conmigo en Baskerville si no te molesta. Vamos a necesitar tiempo y sobre todo relajación. Te tienes que conectar contigo, más de lo que ya puedas estar. Reconozco que he planteado la urgencia de encontrar a mi hermana, pero preferiría, para hacer un buen trabajo, que quedara para cuando hayamos avanzado un buen tramo en lo que a ti respecta. Necesito tu cabeza lo más despejada posible de distracciones, deberes y preocupaciones, porque es difícil bucear en un mar demasiado contaminado- desvié mi vista de la de ella dirigiendola hacia el fuego, bebiendo un sorbo de whisky lo bastante largo como para dejar el vaso prácticamente vacío. -Ella jamás va a salir de Pandora… la localizaremos en algún momento, pero en tu caso, el tiempo sigue avanzando y aquellos recuerdos van quedando cada vez más atrás- agregué asintiendo levemente con la cabeza y mirándola de reojo.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Sáb Dic 26, 2015 3:15 am

Todas las posibilidades que el mago había mencionado, habían tenido ya su aparición por la mente de la vampiresa. El contenido de la primera carta que leyera en Pandora estaba fresco en su memoria, como si dedicara cada momento del día a memorizarlo. Recordaba el modo en el que su autor había dibujado las letras con tinta negra, la textura del papel y el suave aroma que desprendía. Recordaba que todo había ocurrido hacía unos meses, en aquel mismo edificio. Al percatarse de lo que implicaba estar sentada en la sala de quien quizá había sido el responsable de todo, cambió la tranquilidad de su rostro por un ceño ligeramente fruncido, en lugar de contagiarse de la sonrisa de Robert. Apuró el contenido del vaso con cierta amargura y terminó con el whisky de un trago. ― La razón se sabrá a su tiempo, Robert. He meditado ya en todos los motivos posibles, consciente de que es algo infructuoso sin saber antes quién soy. ― Espetó al tiempo que colocaba el vaso de cristal en la mesita que se encontraba a un costado del sofá. La participación del mago en su misión demandaba completa cooperación por su parte, exigía implícitamente que compartiera con él cada uno de los detalles de su situación importando poco el efecto que tenían sobre ella. Por ello, manifestar la incomodidad que le inducía pensar la razón de su situación era insensato.

No recuerdo nada más de lo que he vivido en Pandora. ― Explicó, relajándose al ver que Robert tomaba asiento junto a ella. Ese gesto, sin duda anunciaba una conversación amena y útil para ambos. Fuera de ello, sólo estaba esa sensación de querer evocar algo sin ser capaz de materializarlo en una memoria, la añoranza de  cosas que no recordaba, sensaciones y aromas que podrían ser indicio de algo, pero jamás llegaban a su mente un recuerdo ni un rostro.  No hace mucho comprendió a qué se debía la añoranza y la nostalgia que solían invadirla durante su sueño diurno, relacionó sensaciones y lo familiar que le resultaban las facciones de un humano. Concluyó que la única atadura que podría tener con el mundo humano no existía más. Pero el mago no necesitaba saber aquello, no de momento. Su nombre no podía ser más que simples palabras ordenadas para asignarle una identidad que debía forjar por segunda vez, para distinguirla de entre todos los condenados que le harían compañía durante su existencia en Pandora. Nada más.

Frunció sutilmente sus labios a fin de reprimir una sonrisa ladina. La idea de pasar una temporada con un desconocido implicaba muchas cosas. Para empezar, estaba permitiéndole a un hombre que conoció hacía no más de un par de horas entrar en su mente, hurgar en el pasado que le fue prohibido. Tendría, además, que desaparecer por un tiempo indefinido con una sola persona, postergar la idea de matar lo más posible y abstenerse de curiosear en los rincones de Pandora. Ese hombre, Robert, estaba exigiendo demasiado a la inmortal. Lo suficiente para lograr que Corso no tuviese más opción que confiar en él. El mago parecía absolutamente decidido a solucionar el problema de la vampiresa e incluso más interesado de lo que ella misma podría estar. ― ¿Cómo sabré que puedo confiar en ti? ― Inquirió súbitamente a pesar de que conocía la respuesta y que no había rastro de duda en ella. Quería saber qué le respondería, qué palabras saldrían de boca del mago al encontrar en aquel rostro marfileño una sonrisa maliciosa y confiada, casi traviesa. En sus ojos no encontraría hostilidad, sino mera curiosidad. La conversación solemne que habían sostenido hasta el momento demandaba otro rumbo a fin de no extinguirse. A ella le agradaba la compañía del castaño y creía que, cuando menos, debía familiarizarse un tanto más con él, asegurarse de que el tiempo que pasarían juntos no se vería afectado por una u otra cosa que llegase a molestarle. Como bien decía el mago, su mente debía estar limpia de todo, inclusive del incordio.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Miér Dic 30, 2015 10:08 am

Sí, ¿cómo no esperar esa pregunta tan necesaria? Ella necesitaba verificar que quien tenía sentado a su lado no era un simple charlatán… pero para su muy buena suerte, yo no soy cosa semejante y dicho sea de paso… detesto a los charlatanes. Torcí una sonrisa y ladeé la cabeza, quizá incluso acercándome un poco más a ella, robándole parte de su espacio personal y con toda la intención del mundo. -¿Cómo?- reí suavemente mirándola fijamente a los ojos, sin perderme ni un solo detalle es esos orbes que habían sido testigos de un gran fragmento de la historia universal. -Puedes pedirme lo que sea como prueba de confianza y la tendrás, no soy precisamente alguien que le tema a esa clase de cosas, estoy muy acostumbrado a ofrecer… cosas importantes de mi mismo- volví a sonreír, apreciando aquella expresión en su rostro, aquella curva maliciosa que se dibujaba en sus labios.

Y como ya lo había supuesto, sería un largo camino de regreso al pasado, sus memorias llegaban a un punto que se mantenía en la actualidad. Pandora era ‘actual’ comparada con el mundo entero, lo que había fuera de estas tierras tenía muchos más años de historia. Pandora marcaba un antes y un después y es precisamente ese ‘antes’ lo que yo deseo conocer, lo que ella necesita redescubrir. -Siempre he sido de la idea de que el mundo es una red de hechos interdependientes. De ahí la idea de que, quien viaje al pasado y modifique tan solo un detalle, cambia toda la sucesión de acontecimientos a partir de ese día- dije poniéndome de pie rápidamente luego de haber tenido aquella cercanía con ella, esa proximidad que me había impregnado sutilmente con el aroma de aquella mujer eterna. -Grandes victorias, grandes derrotas, guerras, tiempos de paz, descubrimientos… nada es al azar y todos nos vemos afectados. Si viajara al pasado y asesinara al patriarca de mi familia, ¿qué estaría pasando ahora? Y si viajara más hacia el pasado, antes de tu nacimiento por ejemplo e impidiera que un gato saltara sobre una rata indefensa para convertirla en su cena, ¿estaríamos aquí? Apuesto a que no- eran ejemplos burdos, pero son los detalles más insignificantes los que hacen grandes diferencias. El mundo funciona como un reloj, cada engranaje, por muy pequeño que sea, cada tornillo pequeño, cada pieza hace que el segundero, minutero y horario den la hora correcta.

-Ahora, si no es mucha la molestia, por supuesto, ¿puedo servirme un poco más de whisky?- pregunté levantando el vaso vacío que sostenía una de mis manos. Y, siendo sincero, la curiosidad sobre esta propiedad estaba despertando dentro de mí. Un recorrido a esta tremenda estructura histórica sería de lo más interesante y si ella me guiaba, lo sería todavía más, pues pasaba parte de su tiempo aquí, por lo que más de alguna cosa debía saber o quizá intuir. -No quiero ser entrometido y mucho menos grosero, pero… ¿sería posible dar un paseo por la propiedad en algún momento? Nunca está demás impregnarse con la arquitectura y los diseños de antaño, me gusta remodelar mi hogar cada cierto tiempo y quizá podría hallar aquí algunas ideas para proyectos futuros- me encogí de hombros. Y hasta cierto punto eso no era mentira, además que siempre he considerado la construcción de una 'casa de veraneo' en alguna parte interesante de Pandora.

Esperaba que mi amigo, el que estaba guardando a mi caballo y a mis dos perros hubiese recibido mi mensaje, era algo que me importaba pues mis compañeros cuadrúpedos son parte de mí, sin ellos mis días serían bastante aburridos y estarían vacíos. Salir a cabalgar por las tardes o tenderme en el sofá junto a mis perros eran actividades de mi vida diaria que he realizado por más de una década. Estoy acostumbrado a acompañarme de animales, pues son ellos más fieles que cualquier otro ser en el mundo y lo digo aún cuando cuento con buenos amigos y colegas que en la vida siquiera han mostrado indicios de querer traicionar mi confianza o la de los suyos.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Ene 06, 2016 1:00 am

Aparentemente, el mago no había interpretado su pregunta según lo que insinuaba la morena. No obstante, sus palabras le causaron gracia, la suficiente como para verse forzada a retener con sus labios una risa. El hombre se ofrecía con suma naturalidad, tan seguro de que incluso su propio cuerpo serviría para asegurar lo confiable que era. ¿Qué le ofrecía entre líneas? ¿Su sangre? Era lo más normal teniendo frente a él una inmortal, una mujer cuya mirada y gestos demandaban algo de valor. Y continuó escuchándolo, entretenida, apoyando su brazo sobre el respaldo del sillón y mirándole frente a frente. La cercanía de aquella criatura convertía en esa jugarreta en algo más ameno. ― Ya pensaré en algo, entonces. Trataré de no ser muy exigente. ― Bromeó, entrecerrando sus ojos como rendijas a causa de su sonrisa. La luz tintineante de la chimenea se colaba en sus ojos, enclaustrándose en esas pupilas azules que no hacían más que destacar la bestialidad de su mirada. Si el mago había soportado muy bien la presión de estar con un vampiro durante un rato, no había razón verdadera para desconfiar.

Inclinó ligeramente la cabeza hacia un costado en un gesto que, pese a la poca resistencia que sus propias ideas daban a las palabras del mago, le daban la razón. No era que tuviese una idea clara, que se hubiera dedicado a plantearse a sí misma una teoría en cuanto si era válido dividir los acontecimientos en significantes o insignificantes. Robert simplemente exponía aquello que la inmortal había pensado alguna vez sin darle mucha importancia. ― Eso complica un poco las cosas, ¿no lo crees? Si todo tiene una relación entre sí, entonces recuperar unos cuantos recuerdos no bastará para responder mis preguntas. Sin embargo, tengo la esperanza de que, una vez que entremos en materia, recuperar por completo mi memoria será cuestión de tiempo. ― Aseguró disfrazando esa certeza en una simple posibilidad. El conjuro que retenía sus recuerdos era como una presa que cedería ante el peso del agua desde la primera grieta y Robert sería el encargado de debilitar esa fortaleza. Entonces compartir su nombre ya no sería problema ni mucho menos le preocuparía el hecho de pensar que existiera alguien en Pandora con información de ella.

Una sonrisa tomó posesión nuevamente de sus labios y una risa suave logró escaparse de su boca. ― Sírvete cuanto quieras. ― En realidad, le agradaba ver que el whisky no se desperdiciaría en la soledad, que el licor encontraba al fin un cuerpo que pudiese poseer. No todos los vampiros se arriesgaban a beber o probar algo que no fuese sangre y no le era del todo grato conservar ese líquido ambarino para sí misma. Era un tanto trágico saber que la botella esperaba largas temporadas por una visita que menguara su contenido. El mago, cuando menos, podía aliviar su aflicción, incluso si acababa con él. ― No me molestaría hacerlo ahora. ― Respondió refiriéndose al paseo por la mansión. ― Una construcción tan vieja como esta debe tener cosas interesantes ocultas por ahí, sin mencionar que no me he dado el tiempo para conocer todas sus habitaciones. ― No le satisfizo la explicación del hombre para justificar su curiosidad, así que externó sus pensamientos con suma naturalidad, descartando de manera definitiva la posibilidad de una censura. Y sus palabras tampoco eran mentira. En realidad, de ese edificio, sólo conocía el estudio en donde se encontraban y el dormitorio, puesto que la aversión que le profesaba tanto a su raza como a la región le impedía disfrutar cómodamente del tiempo y de la curiosidad.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Vie Mar 18, 2016 7:01 pm

Sí, es como ese juego de ingenio en el que debes sacar de una torre de palitos, alguno manteniendo la integridad de la estructura. La idea no era derrumbarla, sino que mantenerla en pie. Quitar la carcasa, pulirla y dejar el diamante sin imperfecciones… y así un sinnúmero de metáforas, podría nombrar varias hasta el cansancio, ponerme poético, hacer uso de mi imaginación lírica bien ensayada para seducir muchachas. -Nada que valga realmente la pena es fácil. No voy a vanagloriarme de tener talento para ir al detalle, no quiero aparentar tanto valor… porque hasta el más experto puede cometer algún error y no me gustaría quedar en vergüenza. Sin embargo, si no supiera en lo que me estoy metiendo, no me comprometería con algo tan delicado e importante, porque… lo es, ¿no?- rellené mi vaso con whisky cuando ella me dejó abusar de la hospitalidad que hasta el momento se me había ofrecido y bebí un sorbo relativamente grosero a continuación, aunque sin derramar ni una sola gota.

Sonreí -¿De verdad no conoces el sitio donde vives? Eso es nuevo… curioso en realidad. Tal vez lo encuentro así por mi naturaleza entrometida, ya podrás haberlo notado- de todos modos no había apuro, aunque considerando que no comenzaríamos a trabajar hoy, no quedaban muchas más cosas que hacer. Permanecer estáticos en aquel pequeño fragmento de esa gran mansión iba a terminar provocándome claustrofobia. Dar un paseo estimularía a mi cerebro para pensar en más preguntas y para empezar a meterme más en su vida, sin forzarla a tener un cortocircuito mental. -Entonces… vamos. Será interesante conocer este sitio entre los dos- sonreí y avancé como quien no quiere la cosa, hacia la puerta, llevando conmigo el vaso de whisky, no iba a abandonarlo allí cuando todavía tenía contenido en su interior.

-¿Cómo te gusta ser atendida cuando estás de visita en algún lugar?- pregunté para ir preparando la manera en la cual debería recibirla en el momento que ella fuese a pasar un tiempo en mi humilde terreno. -Verás… me gusta dar lo mejor, un servicio adicional por la confianza. Quiero que tu estadía allí sea lo más amena posible, sin incomodidades o momentos poco agradables. Yo suelo exigir cosas, así que los demás tienen todo el derecho de exigirme lo que les plazca mientras no pasen por encima de mí, por supuesto… tú me entiendes- tampoco podía convertirme en un servidor, solo en un buen anfitrión. Por supuesto que tendría que limitar las visitas inoportunas, sobre todo la de Clarissa y la de un par de muchachas más. No puedo restringirle a los líderes entrar, pero ellos no suelen venir si no es necesario. Con mi padre voy a tener que hablar, sí, porque últimamente ha estado visitándome más de la cuenta solo para saber si he encontrado a la cosa esa que tengo como hermana.

-Tal vez momentos de soledad, una habitación lo más apartada posible… un vaso de sangre con anticoagulante de algún grupo en específico...- dije lo último como una pequeña broma, sin ánimos de molestarla ni nada de eso, sabía que ella se lo tomaría con perspectiva. -Puedes pensarlo y decírmelo luego, incluso puedes enviarme una carta, como más te acomode a ti- bebí un nuevo sorbo de whisky, uno más pequeño solo para revivir el sabor en mi boca. Lo que yo normalmente solía pedir era whisky a la mano o cualquier trago fuerte, un sofá cómodo a libre disposición para leer, un escritorio amplio, que nadie me molestara por la noche, café por la mañana, té con leche a medio día y la constante compañía de mis perros, no era la gran cosa, pero sin eso, no funciono a mi nivel óptimo.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Lun Mar 28, 2016 12:47 pm

Recogió las piernas al tiempo que escuchaba con suma atención las palabras de su interlocutor y las mantuvo apegadas a su cuerpo sosteniéndolas vagamente con su mano. Esa conversación, sorprendentemente fructífera, ponía a trabajar su mente, la invitaba a realizar al fin lo necesario para recuperar parte de su identidad. Sin embargo, a esas alturas, difícilmente podría denominar esa parte faltante como de gran importancia, significante para ella. Tenía valor, sí, un precio muy alto, pero sabía que la Helena que estaba por recuperar no era tanto como la actual. Tal vez simplemente se había fragmentado y buscaba a su gemela, el complemento que se encargaría de llenar ese vacío que la aquejaba.  ― Confío en que estás más que capacitado. ― Anunció de súbito, casi atropellando con la suavidad de su voz las afirmaciones del mago. ― Y si hay algo, un error o alguna deficiencia, estoy segura de que podrá arreglarlo. El tiempo no me preocupa, así que tienes entera libertad de trabajar a tu gusto y a tu propio ritmo. Ya sabré adaptarme. ― Naturalmente, si quería que las cosas fueran bien para ambos, debía poner de su parte, evitar a toda costa entrometerse con el trabajo de Robert y entorpecer el proceso.

La sonrisa del mago se le contagió y sus labios se curvearon al igual que los ajenos.  ― Es verdad, pero no vivo aquí. Rara vez piso Bran y tal vez esta sea la primera ocasión en la que tengo un motivo por permanecer aquí. ― Exhaló una risa que se esfumó apenas abandonó su boca, un sonido breve que, aunque sutil, era fácil interpretarlo como lo que era. ― Tal vez eres más sensible a la curiosidad que yo, eso sí que lo he notado. ― Respondió, no como una posibilidad, sino como una afirmación ofrecida como tal. Aún esperaba conocerle un tanto más para atreverse a realizar afirmaciones de manera directa, de tratarlo, quizá, como un igual, puesto que lo consideraba un poco similar a ella, pero peculiar en mayor medida. Lo acompañó, entonces, a satisfacer la curiosidad que, sin desearlo así, sembró en ella también. Aquella mansión le había servido de refugio en algunas ocasiones y, en otras, de cautiverio, por lo que le vendría aún mejor conocer el edificio para futuras visitas.

Le sorprendió, sinceramente, escuchar aquella pregunta. ¿Qué tan común era recibir esa clase de atenciones en un lugar como Pandora? Al menos, jamás había visto entre las personas de su rango ser tan considerados entre ellos mismos, tal vez sí para con un señor. Escuchó la explicación del mago sin saber realmente qué responder, sin estar segura de tener algo que exigir. Atribuía la sorpresa a la manera en la que se había acostumbrado a existir, a imponer su presencia a donde quiera que fuera y a tomarse la libertad de adueñarse de los espacios.  ― Te entiendo, sí. ― Confirmó a fin de que el mago continuase hablando seguro de que tenía toda la atención de la vampiresa sobre él. Y, si lo pensaba bien, la misma libertad que ella misma se daba, se la estaba otorgando al mago también. Como él decía, era algo recíproco, salvo que él era consciente de ello, mientras que Corso no se detenía a pensar en ello realmente.

Respiró profundamente y retuvo el aliento en sus pulmones, mordiéndose el labio inferior mientras pensaba en algún capricho que el mago pudiese cumplir. Rio levemente ante la pequeña broma del castaño y, en respuesta, enlazó un brazo con el de él a fin de caminar codo a codo mientras exploraban la mansión. ― Prefiero beber directo de la fuente. ― Murmuró con cierta malicia. ― De momento me conformaré con el espacio que me des, incluso si tenemos que compartir, no me molestaría realmente. La arboleda de Baskerville me ha brindado gratos momentos de soledad, de modo que no te molestaré con la habitación. ― Añadió guiándolo por los pasillos y después escalera arriba. ― ¿Te importa si exploramos desde arriba? ― Inquirió, aunque muy seguramente el hombre la seguiría sin más.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Lun Mar 28, 2016 1:50 pm

-Oh, que invitada tan humilde… me quedo con la sensación de que de pronto no sabré qué hacer, estoy acostumbrado a mantener cierta atención permanente sobre mis invitados, pero está bien, si con eso te sentirás cómoda, de todos modos pretendo dejarte disponible una buena habitación, es básico- dejé que me tomara del brazo sin resistirme y caminé con ella escaleras arriba, asintiendo con la cabeza una vez ante su pregunta -Como sea por mi está bien, el orden de los factores no altera el producto- respondí. Y no había pasado por alto el hecho de que respondiera a mi broma con un “prefiero beber directo de la fuente”, mas preferí callarme y dejar que mi cabeza fantaseara por sí sola al respecto de eso, sin culpa ni vergüenza alguna.

Se notaba en el aire la cantidad de años que tenía ese lugar… olía a viejo y además a humedad rancia, pero no me molestaba, no guardaba mucha diferencia con las secciones poco visitadas de las bibliotecas, era el aroma de la historia y aunque ahogara un poco, tenía su encanto y yo sabía apreciarlo pues conozco el valor que tiene el sitio en el que me encontraba en esos momentos. Por supuesto que no era de extrañarse la presencia de una que otra telaraña en lo alto, pero era aceptable e incluso esperable… no hay castillo o casa vieja que no tenga como fauna residente a los temidos arácnidos. -Es interesante pensar en la cantidad de cosas que ocurrieron aquí cuando la estructura era relativamente nueva, ¿cuántos subieron por estas escaleras?, ¿cuántos romances se ocultaron detrás de todas esas puertas que ahora permanecen cerradas?, ¿cuántas muertes, sufrimiento y llanto?- comenté pensando en voz alta para no mantener un silencio demasiado largo y para poder interactuar con ella, hasta ahora reflexionar en conjunto me había parecido una actividad que dejaba buenos frutos.

Era fácilmente perceptible la baja de temperatura allí por los pasillos, lejos del fuego de las chimeneas, la roca guardaba celosamente el calor dentro de las habitaciones que tenían la oportunidad de albergarlo y apostaba que no eran muchas más además del estudio en el que habíamos estado hasta hacía pocos minutos atrás. Al respirar, de mi boca escapaba un leve vaho, aunque el frío no llegaba a congelarme, era agradable y hasta disfrutable. -Son tantas cosas… energéticamente cualquier médium se volvería loco aquí… que fortuna que no lo soy- sonreí y luego observé todo a mi alrededor… cuadros con paisajes, antiguos retratos difuminados con el tiempo, una que otra repisa pequeña con sus cristales opacados que no dejaba ver con claridad lo que había tras ellos… si me detuviera en cada detalle, no terminaría hoy, por eso agradecía ir con alguien más, aun cuando ella tampoco conociera del todo esta propiedad.

Bebí nuevamente un sorbo de whisky, de aquel vaso que servía también como un compañero en aquel paseo. -Me recuerda un poco a las instalaciones en las cuales fui educado en mi disciplina… solo que estaba un poco más habitada, claro y por ello lucía más viva, pero hay similitudes estructurales, como también en cuanto a la decoración- vi puertas cerradas y que al parecer llevaban tiempo sin ser abiertas, la madera parecía fusionada con el marco y las cerraduras tenían pinta de guardar celosamente algún secreto que les fue encomendado para la eternidad o hasta que alguien con el valor, o imprudencia, necesaria, decidiera meter la llave correcta para destapar lo que fuese que hubiera detrás… desde una habitación vacía y marchita, hasta una colección de muebles u obras de arte que guardan aún la esperanza de ver la luz del día.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Mar 30, 2016 7:38 pm

Tal vez encontremos por aquí una guía de cómo tener a un inmortal en casa, si te preocupa aquello de las atenciones. ― Respondió con absoluta tranquilidad, aunque ella no se fijaría en la medida con la que el mago la recibiría. Corso estaría plenamente satisfecha con solo saber que tendría total libertad de ir y venir a su gusto, con la simple promesa de que no permanecería recluida en un edificio mientras se llevara a cabo todo lo necesario para recuperar la memoria. No había necesidad alguna de compartir su deseo de libertad ni mucho menos relacionado con lo vivido en aquel edificio. Relatar aquellos hechos sólo desviaría la naturaleza curiosa del mago y alteraría la exploración a ese monumento arquitectónico que tanto ella como él contemplaban a detalle.

Había escuchado un sinfín de rumores acerca del origen de Bran, las explicaciones que los habitantes se inventaban para justificar que la región estuviese poblada por construcciones tan antiguas cuando Pandora había sido creada apenas un siglo atrás. No había modo en que las paredes revestidas de madera tuviesen la edad que prometían, aunque cien años no fuese una cantidad inofensiva para cualquier cosa sobre la faz de la tierra. Incluso una casa con una década de existencia, menos quizá, tendría como inquilinos arañas y diversos insectos que permanecían ocultos en las esquinas de los techos o en las grietas que se formaban en el zoclo.

Llanto, alaridos frutos de terribles torturas. Víctimas, pero jamás visitantes. Los señores de Bran guardaban celosamente en sus respectivas propiedades todos los tesoros que pudieron conseguir a lo largo de sus vidas. Eso era lo que más curiosidad le producía a la vampiresa, conocer los objetos que descansaban en un sueño perenne dentro de esas paredes, encontrar, si era posible, los restos de algún mortal en alguna de las infinitas habitaciones que se había ante ellos, no todas a la disposición de las miradas, algunas cerradas permanentemente bajo llaves o tapizadas de ladrillo o de madera, sin acceso alguno. ― Hay quienes dicen que estas construcciones tienen más años que los que han pasado en Pandora. El origen de esta región siempre ha sido un misterio, hay sinfín de teorías acerca de todo. Hay quienes afirman que los señores dueños pagaron grandes cantidades de dinero para traer las estructuras hasta la isla, otros sugieren que Bran no es más que un banco en donde ocultamos los tesoros robados del mundo de los humanos y que por eso todo parece tener un pasado. ― Dijo sin apartar la vista de las primeras pinturas que se presentaban ante ellos, todas con texturas que delataban su originalidad y su antigüedad. ― Y siempre parece que no hay nadie, que la región realmente no sirve de hogar para nadie. ―  En las calles, cuando se podía apreciar un alma caminando en ellas, sólo era necesario aguzar bien la vista para saber que la mayoría de los transeúntes eran ilusiones y permanecer quieto unos segundos para descubrir el aterrador silencio que se hacía pasar el estruendo característico de las ciudades bien pobladas. Estaban, en resumen, en medio de una ciudad fantasma en donde lo más aterrador era encontrarse con los recuerdos hechos materia. ― ¿No te resulta interesante pensar que podríamos ser los únicos en este lugar? ― Inquirió mirando al mago, buscando capturar el reflejo de la curiosidad en su rostro, la manera en la que pretendía devorarlo todo con la vista.

No habría sido capaz de percatarse del frío a no ser por el vaho que expulsaba el mago al respirar o al hablar. Sólo había una chimenea encendida en todo el edificio y era la del estudio. Bran estaba tan muerta como sus habitantes, por ello las personas que podían gozar del calor corporal sentían el cambio del clima y podían darse el curioso lujo de expulsar vapor en señal de vida. Imitó la sonrisa del mago, aunque en menor grado, tras escucharlo. Incluso de ese universo tan misterioso estaban privados los inmortales. Ellos, aunque más a la naturaleza en su totalidad, en armonía muy distinta a la de los elfos, estaban privado del mundo secreto del que hablaba el castaño, ella no podía sentir nada y tampoco se le había ocurrido pensar en ello. ― ¿Puedes sentirlas? ― Le preguntó con curiosidad. Quería saber si él lograba sentir el peso de lo oculto sofocando el aire de las habitaciones, si había algún objeto sospechosamente tentador resguardado tras las puertas que no se abrirían ante ellos.

Pronto llegarían a la habitación en la que Corso había despertado, la misma que le había otorgado sus primeros recuerdos en Pandora y los primeros que era capaz de recordar. Sin embargo, no le apetecía reparar en ella, puesto que la recordaba vacía, austera, sin nada más que una cama y un espejo, especialmente cuando, más adelante, les aguardaba una habitación repleta de objetos y de estantes. ― Hace falta más que una multitud para dar vida a este sitio. ― Musitó con una sonrisa ladina en sus labios y, conquistada por los tesoros de la habitación avistada, liberó el brazo de Robert y caminó por cuenta propia hasta la estancia. Sus pasos menguaron una vez sus ojos encontraron un estante que protegía con sus puertas de vidrio diversos, pero pequeños objetos, entre los cuales había piedras preciosas, un anillo que parecía robado de las ciudades marinas, un paquete de cartas y un collar pequeño de diamantes. Permaneció frente al mueble a un metro de distancia, observándolo en absoluto silencio, petrificada  y con la mirada perdida.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Ghünter L. Schröder el Jue Mar 31, 2016 2:15 pm

-Bran es un sitio interesante… al menos para alguien como yo y para aquellos con los que comparto todo el tiempo. Es una región aparentemente muerta, mas eso no significa que esté vacía. No hay que olvidar el mundo de los espectros, la tercera dimensión paralela a la que nosotros vivimos. Está en todos lados, inevitablemente la energía es intrusa y además, se impregna. Por eso los lugares antiguos conservan la esencia del pasado. Puede que seamos los únicos en carne y hueso, pero estamos rodeados de todos modos…-  respondí reflexionando un poco y desviando mi vista hacia las habitaciones. Fue entonces cuando escuché una segunda pregunta que me arrancó una leve sonrisa de los labios. Sentir… era lo nuestro y no a nivel emocional, sino que a nivel netamente mental. Fisiólogos de nuestra especie se han dedicado a analizar el modo en el cual funcionamos, la razón por la cual somos tan diferentes de los humanos mortales pese a compartir todo el resto de las características físicas… la dotación genética es la misma, solo que en alguna parte de la historia, alguien manifestó el genotipo mágico y lo activó para el resto de las generaciones, haciendo que nuestros cerebros tuviesen mayor desarrollo en áreas sensibles a estímulos ambientales mínimos. Los campos magnéticos nos afectan mucho y así mismo cualquier alteración de los mismos.

-Por supuesto...- respondí notando la curiosidad en sus palabras. -Siempre estoy sintiéndolo todo, aún cuando no vea nada- la seguí con la mirada en cuanto ella soltó mi brazo y tan solo asentí a lo que dijo previamente, pese a no estar del todo de acuerdo. La concepción de vida para ella era distinta a la mía y es que en sí ese término es relativo según cada quién. Me aproximé lentamente, pasando muy cerca del muro e incluso atreviéndome a tocar la fría pared, entrecerrando los ojos ante la oleada de información que recolectaba en el proceso, fascinándome a cada paso hasta llegar junto a ella y observar lo que sus ojos veían o aparentaban ver. -¿Qué sucede?- pregunté alzando una ceja, cruzándome de brazos y ladeando la cabeza. Era una interesante agrupación de elementos, ¿tendrían que ver algo entre sí? -Es extraño ver anillos y collares en estanterías a modo de adornos… normalmente estas cosas están en joyeros celosamente ocultos. Supongo que serán alguna clase de trofeo significativo para alguna época pasada y olvidada… pues no veo mucha gloria en esa capa de polvo- señalé apuntando hacia la madera.

Giré sobre mis talones y, cruzando las manos tras mi espalda como cualquiera en un museo, me paseé sin alejarme mucho de ella para observar lo demás, observando por aquí y por allá, tentado a tomar más de una cosa, pero resistiéndome, pues jamás se sabe qué puede estar maldito, hay maleficios ocultos que yo no puedo detectar por falta de rango o por no ser especialista. Los sacerdotes suelen ser más sensibles a esa clase de cosas. -¿Qué sentido tiene almacenar tantas cosas dejando que el tiempo las estropee? Hay mucho de valor aquí… cosas que he visto antes, cosas de las que he leído y otras de las que tan solo he escuchado rumores. Todo lo que está aquí está condenado a perecer si llega a ser sacado. Este gran lugar se ha convertido en una especie de conservador, reúne los requisitos ambientales… temperatura, presión y oxígeno, para que los objetos conserven su juventud, como las pirámides a sus momias, pero los ha vuelto dependientes de estas condiciones… en resumidas cuentas, han sido condenados a jamás ser utilizados y a ser tan solo un recuerdo. Que desperdicio...- digo torciendo una mueca y negando con la cabeza.

Reparo pronto en un librero, uno pequeño con pocos libros, rellenado con adornos de porcelana y flores de género que parecían marchitas pese a que jamás tuvieron vida. Observo los escasos títulos y río despacio al encontrar una curiosa copia del Malleus Maleficarum, un texto histórico y el ejemplo viviente de la estupidez de los humanos, la muestra clara de una mente limitada que, en su desesperación, cometió errores que cobraron vidas de quienes jamás debieron morir de aquellas formas tan terribles. Un libro que pone de manifiesto el machismo en su máximo esplendor y que justifica crímenes en nombre de Dios. Era gracioso ver esa copia allí, existían muchas, de hecho yo tengo una en mi biblioteca, es lectura recreativa, una tira cómica prácticamente y poseerlo no era más que una manera de decir que pese a todo, pese a los siglos de los siglos, las brujas y hechiceros seguimos existiendo y seguiremos aquí eternamente.



Ghünter Leberetch Schröder
avatar
Avatar : Robert Downey Jr.
Habilidad : Visión de Merlín, Ilusiones de Sombras
F. Inscripción : 09/07/2015


Ver perfil de usuario http://regiatenebrae.tumblr.com/
Erudito

Volver arriba Ir abajo

Re: What happen if I could help you? Could you help me? [Helena]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.