Últimos temas
» Libertad (?)
Vie Dic 08, 2017 11:15 am por Helena D. Corso

» Souls In Darkness | Afiliación Hermana
Dom Dic 03, 2017 10:49 am por Darío Raven

» Peticiones administrativas
Dom Nov 26, 2017 6:41 pm por Helena D. Corso

» Registro de Ausencia
Dom Nov 26, 2017 1:53 pm por Darío Raven

» Petición de Rol
Sáb Nov 18, 2017 9:37 am por Gabriele B. Reinhard

» Censo {15 Nov - 15 Dic}
Miér Nov 15, 2017 8:47 am por Pandora

» Segundo videoanuncio
Jue Oct 19, 2017 9:30 pm por Ptalka Fo'Gnir

» Registro de Eventos
Lun Oct 16, 2017 12:01 pm por Pandora

» Censo {15 Oct - 15 Nov}
Dom Oct 15, 2017 9:28 pm por Pandora

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios
Afiliados elite (36/55) [26/08/17]
Jurassic Park: The Walking FossilsElentarirpg No aceptamos Afiliaciones Normales

Posibles amistades (Helena)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Posibles amistades (Helena)

Mensaje por Invitado el Jue Jul 02, 2015 10:00 am

Aqueron odiaba aquella ciudad casi como a sus muertos habitantes. Aquellos seres emanados de los secretos mas oscuros que uno podía imaginar. Ciertamente, para los humanos el ver a un licántropo frente a sus narices era prácticamente el mismo temor que el enfrentar a uno de esos muertos en vida. Pero, aun así, una gran diferencia entre ambas especies marcaba un punto sin retorno entre sus vidas, su característica de "no estar vivos" y, sin embargo, ser capaces de seguir moviéndose daba un derechazo directo a la naturaleza misma. La naturaleza y el orden que los de su especie juraron proteger desde hace mucho tiempo atrás.

Habían muchas teorías al respecto según el punto de vista de cada uno. Algunos apoyaban que habían sido enviados por el mismo demonio para exterminar a los humanos y que, al mismo tiempo, los licántropos fueron creados para defenderse de sus capacidades muy superiores a los humanos. ¿La mas acertada?¿Acaso existía un motivo acertado para ello? Y si existía, para Aqueron no valía ni media moneda de plata.
Para él, todos o al menos la gran mayoría de los chupasangres podían morir y el resto servir como meros criados, lamebotas bien disciplinados.
El gran lobo caminaba cargando su petate a la espalda, mostrando sin pudor alguno el machete que colgaba sobre su cintura, decantado a la izquierda de su cintura. Poco a poco fue avanzando hacia los lides de aquella apestosa ciudad, deseando entrar y salir tan rápido que ninguno de ellos pudiera enterarse de su presencia.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Posibles amistades (Helena)

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Jul 08, 2015 7:20 pm

Tras su encuentro con uno de los más acérrimos servidores de Van Helsing, o al menos así le llamaba en son de burla, decidió que ir a Bran por cuenta propia era la opción más viable si quería saber a ciencia cierta qué se traían entre manos los señores de la región y de paso se ahorraba el que enviaran a cazarla una segunda vez. Porque además tampoco estaba satisfecha con la explicación recibida por parte del siniestro; el causar estragos en Valtesi no era suficiente porque no era lo que la vampiresa se dedicaba a hacer, no. Helena llevaba a cabo sus encargos con el mayor sigilo posible, cuidando siempre que su verdadera naturaleza no fuese descubierta y que las miserables existencias del resto de los humanos permanecieran igual de miserables y monótonas.

Así pues, tras haberlo meditado unas horas, se encaminó hacia la región de los vampiros. El camino no era largo y tampoco tenía mucha prisa por ver por segunda ocasión las lúgubres y adoquinadas calles que partían desde la calle central hasta el más recóndito lugar de dicho territorio. Para Helena, Bran no podía ser sino el error más grande que los titanes pudieron haber cometido, pues, si bien había entre su raza quienes vivieran en grupo y según sus propios fetiches, no dejaría de haber hostilidad entre ellos mismos. La región de los vampiros no era sino un siniestro rincón en la retorcida caja de Pandora y los maestros no eran sino los demonios que escapaban de ella apenas se abriera la misteriosa caja.

La vampiresa no se dio cuenta del error que cometió al haber vuelto junto con los suyos sino hasta que se halló en la elegante mansión que pertenecía al inmortal que contrató al mercenario para regresarla a Bran, pues pasó ahí largas horas antes de saber nada acerca de su anfitrión. En su lugar la recibió un vampiro extraño, sumamente delgado y sin cabello, con una piel un tanto menos pálida que la misma Helena y ese mismo hombre la retuvo en la mansión asegurando que su amo llegaría pronto.

Tengo sed. – Afirmó la mujer tiempo después, al darse cuenta que el trato del inmortal iba siempre entre un temor respetuoso y una enfermiza superioridad burlesca. No obstante y para fortuna suya, la necesidad de cazar fue excusa suficiente para ser liberada. Eso ya era demasiado fácil como para ser cierto.

Había sido demasiado ingenua al creer que ahí en Bran conseguiría respuesta alguna, que ir y enfrentarse a quienes en realidad deseaban mantenerla oculta y encerrada en aquella región sería sencillo, que una vez terminara sus asuntos podría marcharse del territorio de los vampiros sin ningún problema. Pero lo cierto era que al estar ahí se había colocado en bandeja de plata. Quizás ella en el pasado fue testigo de cosas que no debían salir a la luz y por ello la buscaban, porque no era la única inmortal que llevaba una vida aparte, pero sí la única que carecía de memoria. De modo que salir a cazar parecía una oportunidad de oro, quizá la única que tendría para salir de Bran bien librada.

Alzó la mirada al cielo mientras caminaba apresuradamente por las calles apenas iluminadas hacia la puerta oeste. De nada servía ahí colocarse la capucha, ya que cualquier intento de ocultar su identidad era inútil, pues muy seguramente la rastrearían por su aroma en caso de que osaran cometer tal error. Sin embargo, en aquél juego extraño de infortunios y buena suerte, el fuerte olor a licántropo llegó a ella. Había un intruso en Bran y se valdría de él con tal de borrar su rastro; de cualquier manera, si lograba entretenerle el tiempo suficiente, amanecería y no correría más riesgos. De manera que se dispuso rápidamente a seguir el olor, encontrando el origen a unas cuantas manzanas más delante de donde lo había percibido. Lo estudió a distancia, planificando cada movimiento suyo y, cuando estuvo un tanto más cerca adquirió completa naturalidad, como si el hombre fuera uno más. Tenía experiencia robando a las personas y quitarle el machete no fue tarea difícil, pues el movimiento que requería para robárselo llamaría la atención del portador tal y como estaba buscando. – Es un poco tarde para estar solo, ¿no crees? – Inquirió burlona, floreando con una mano el machete.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Posibles amistades (Helena)

Mensaje por Invitado el Vie Ene 29, 2016 4:34 am

Ese olor fétido a muerte y putrefacción que, aunque bien disimulado Aqueron era capaz de percibir en el ambiente era tan molesto... Tan nauseabundo y asqueroso. Invadía las fosas nasales del gran lobo, el cual se molestaba cada vez mas por ese hedor, hasta tal punto de tener que toser varias veces para sacar ese fuerte olor de él.

Sus pasos le condujeron por una de las callejuelas de la ciudad, serpenteando entre barrios, casas y comercios de la zona residencial. Sus andares eran lentos, pesados pero fuertes y decididos. Aqueron no se detendría por muchos que se le colocasen frente a él. El problema fue que no se plantaron frente a él. En un instante sintió como un alivió en el peso de su cintura y su mirada se dirigió hacia esta. El machete ya no estaba en su cinta. Para cuando se giró para observar a su espalda, frente a él, se encontraba erguida una joven de cabellos oscuros y mirada penetrante. El gran lobo la encaró, observando como blandía el machete frente a ella. Su osadía no pasaba desapercibida, aunque no fuese algo que le importase mucho al lobo, quien se encogió de hombros y encaró su mirada.- Puedo decir lo mismo por ti. Aunque, teniendo cuenta de lo que eres, no es de extrañar. Para Aqueron, no había nada peor que un chupa cuellos crecido, un vampiro con el ego suficiente como para enfrentarlo y creer poder vencer en una confrontación física.

El gran lobo meció la cabeza a los lados, esbozando una leve sonrisa por el tono de sus palabras, encogiéndose muy levemente de hombros.- Sera mejor que sueltes eso antes de que te hagas daño. O... El lobo se acercó a una de las paredes, justo por donde caía una cañería de desagüe para que los tejados no se anegasen. Entonces llevó su mirada hacia ella antes de alargar su mano hasta la tubería de hierro.- De lo contrario... Aqueron tomó la tubería entre sus dedos y la arrancó de la pared con facilidad.- Tendré que hacértelo yo a ti.
InvitadoInvitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Posibles amistades (Helena)

Mensaje por Helena D. Corso el Mar Feb 02, 2016 1:06 pm

Helena era plenamente consciente de las ventajas y desventajas de lo que ella misma estaba provocando. Sabía con qué criatura estaba jugando, con cuánto tiempo gozaba para llevar a cabo sus planes y qué necesitaba para salirse con la suya. Así que permaneció justo donde estaba, simplemente floreando el machete como si su brazo hubiese sido programado para tal actividad, creando con su cuerpo una bifurcación entre los paseantes que invadían la callejuela y la abandonaban en unos instantes, caminando como si no hubiese un licántropo entre ellos. Tal vez se trataba de ilusiones creadas por algún señor vampiro fanático de las calles pobladas, enemigo de las ciudades fantasma como parecía serlo Bran, quizá se trataban de los habitantes más antiguos que se habían abandonado a sí mismos y se habían aceptado como criaturas cuya única misión era rondar el mundo. Si tan solo hubiera un humano errando por aquellas calles vería a esas criaturas recuperar la vitalidad propia de los inmortales o sabría, en cualquier caso, si eran reales o no.

El licántropo no necesitaba saber que Corso no acostumbraba a vagar por la región, que había escapado de “casa” como cualquier joven rebelde desesperada por su libertad. Y aunque no se considerara rebelde ni sintiera el más mínimo indicio de desesperación en sí, tenía que salir de Bran tan pronto como le fuera posible si no quería existir confinada entre cuatro paredes. Su respuesta a las exigencias del lobo fue el silencio. Elevó el machete a la altura de su pecho, mostrando el perfil del arma a su dueño y, acto seguido, se hirió a sí misma en el pulgar, dejando escapar algunas gotas de su propia sangre. Aquello habría carecido de sentido si no se hubiese esfumado entre los paseantes, dejando claro el juego al que lo estaba invitando. Si quería su machete de vuelta, debía alcanzarla. Si se perdía, el olor de su sangre lo guiaría.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Posibles amistades (Helena)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.