Últimos temas
» Rumor — Samara
Hoy a las 1:50 pm por Alajëa N'Ralla

» Expediente de C. Bastian {En proceso}
Ayer a las 10:28 pm por Pandora

» The Story Never Told - Élite
Ayer a las 7:39 pm por Invitado

» Death parade × Alajëa
Ayer a las 6:37 pm por Helena D. Corso

» Grey havens × Lestat
Ayer a las 6:35 pm por Helena D. Corso

» Saludos a tod@s!
Ayer a las 4:39 am por Håkon Nilsen

» Registro de Grupo, rango y habilidad
Ayer a las 1:20 am por Leucótea

» Registro de PB
Ayer a las 1:20 am por Leucótea

» ♥ I want to find you{Helena }
Mar Ago 15, 2017 11:22 pm por Helena D. Corso

Afiliados Hermanos
Afiliados de recursos/Directorios

Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Sáb Mayo 09, 2015 11:33 am

Mi habilidad era algo extraña, se me daba bien crear artilugios y con la magia esos mismos artilugios podían dañar de por si a alguien de alguna raza en concreto. Muchos vendían estas armas en el mercado negro de algún lugar que aún no había visitado pero que lo haría, no había lugar a dudas, pero por ahora sólo me informaba sobre las distintas razas y sus debilidades para hacer con estas debilidades armas que facilitasen la muerte de dicha raza. Vaya que usaba sus debilidades con mi habilidad y mi magia para matarlos. Era un poco triste, pero mi vida no se podía basar en el invernadero y en robar cosas. Me gustaba, sí, pero quería ser una bruja fuerte y más mejor y para ello, necesitaba explotarme al máximo, buscar dónde destacaba y donde fallaba de pleno.

Mi abuelo me había dicho que en la academia siempre encontraría lo que buscaba y me había ido derecha hacia ahí ya que de la biblioteca ya había cogido lo que necesitaba ahora solo necesitaba poner en práctica mis estudios. Esta vez me había centrado en vampiros, debilidades y fuerzas, habilidades de ellos también. Y con ello había leído y apuntado sobre sus enemigos y varias variables para deshacerse de sus enemigos sin tener que acercarse a ellos. Había encontrado un arma de largo alcance, no me gustaba porque pesaba un poco para mi pero siempre podía pedir a alguien que la probase por mi. Era una bonita ballesta. En cambio sus flechas no me habían convencido y a ellas era a quien iba a hacer las modificaciones.

Puse en una mesa todo lo que necesitaba, por ahora me había centrado en los elfos de fuego. Por ello en la mesa había hierro, plantas venenosas y mi libro de hechizos. Con magia iba a hacer unas flechas de madera con la punta de hierro, cuyas puntas iba a empapar en veneno de las plantas venenosas. Hasta ahí todo normal ¿no? Mi magia aún no intervendría demasiado hasta que eso estuviese hecho y el bolso o cosa extraña donde se llevaban las flechas iba a tener un doble fondo para que las puntas de hierro siempre estuviesen empapadas de veneno. Ya empezábamos con la magia, tenía que lograr que el hierro no se corroiera por el líquido por tanto debía reforzarlo con magia. Era un breve hechizo pero no estaba segura de si me saldría.

Hechicé algunas de las puntas y les puse el veneno. Por de pronto funcionaba. Sonreí satisfecha. Ahora llegaban los hechizos de verdad. Cogí una de las flechas y lancé el hechizo más sencillo. Que apuntase donde apuntase diese siempre en el objetivo sin importar a qué distancia estuviese. Una vez lo hice puse un maniquí en la otra punta de la habitación y yo me puse en la otra punta. Lancé con los ojos cerrados esperando que diese en la cabeza del maniquí. Esperé a oír como la flecha se estrellaba contra algo y cuando abrí los ojos vi que mi hechizo había sido perfecto. -¡Sí!- exclamé levantando los puños en señal de victoria. Ahora pensando en que muchos se podían camuflar cogí una brújula y la colgué de la ballesta ahí donde pensé que quizá no molestaría y la hechicé para que apuntase en la dirección donde había alguien desde humanos hasta alguien de tu misma raza. Era un hechizo simple pero pensé que me había equivocado. Empezó a dar vueltas y vueltas hasta que se quedó parada indicando un lugar. Miré hacía ahí. Yo no veía nada. -Maldita brújula- gruñí mirando mi libro de hechizos para ver donde me había equivocado en el hechizo.
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Mayo 13, 2015 5:04 pm

Tenía sus ventajas el tener conocidos en cualquier parte de Pandora; en ese caso, específicamente en Baskerville. No acostumbraba a entrar a otras regiones que no fuera Valtesi, pero la biblioteca de los magos parecía ofrecerle muchas de las respuestas que estaba buscando desde que encontrara uno de los volúmenes perdidos. No lo regresó, por supuesto que no, sino que investigó información a partir de aquel descubrimiento, del mismo que le generó un centenar de preguntas acerca de sí misma, preguntas que no podía ignorar pese a su determinación de dejar atrás un pasado que no podía recordar.

De acuerdo con el bibliotecario, contacto suyo en Baskerville, la biblioteca había adquirido recientemente textos que habían pertenecido en otros tiempos a la familia de Drácula. Por supuesto el hombre jamás le informó que en realidad era propiedad de Helena, ya que la mujer ignoraba que pertenecía a tal linaje. Los textos que consiguieron resguardar en sus polvorientas estanterías estaban, ni más ni menos, relacionados con conjuros sencillos, relatos grabados con runas antiguas y otras cosas que interesarían a un erudito. A Helena sólo le interesaban por su origen, porque saber en qué idioma estaban escritos o de qué lugar provenían le ayudaría a conocer pormenores de su pasado, no por sí misma, sino por la información que le podría revelar de los siniestros o de la razón por la que había despertado repentinamente en Pandora. En resumidas cuentas, todo era por venganza.

No obstante, el tiempo que había pasado en aquel recinto buscando cualquier cosa que le resultara útil terminó siendo un desperdicio, pues no conseguía nada más que ver símbolos desconocidos cuyo significado permanecía lejos de su alcance. Tampoco había un experto en la materia que pudiese darle un empujón. De este modo, resopló con fastidio y cerró un libro antiguo que había estado leyendo durante unos cuantos minutos, disponiéndose a regresarlo al lugar que le pertenecía. Se alejó unos pasos de la estantería, sólo para torturarse a sí misma viendo la infinidad de textos que había ahí, para que viera que en alguno de ellos podía estar la respuesta que buscaba y para resentir la impotencia al ser incapaz de descubrirlo por cuenta propia.

Abandonó entonces la sofocante estancia y comenzó a pasear por los alrededores de Baskerville como si no hubiese peligro alguno en hacerlo. Sabía que generalmente los magos no eran hostiles hacia los vampiros, que los consideraban criaturas admirables y todo lo demás, pero sabía también que había otros no tan cuerdos y que se divertían experimentando con ellos o, por lo menos, dándoles caza. Y había otros que, por lo visto, podían serle de utilidad. En medio de su paseo sin rumbo alguno dio con la academia de la región, precisamente a una de las salas en donde una mujer estaba mezclando artificios con algunas armas y objetos comunes y corrientes. – ¿Qué está mal con esa brújula? – Inquirió anunciando su presencia en la estancia. Sus ojos le permitieron ver que la aguja de la brújula se había detenido a causa de ella y ahora la apuntaba. Su actitud frente a la bruja no era la misma de siempre, sabía que con ella no necesitaba ser hostil, que esa mujer desconocida no representaba peligro alguno para ella y que, de algún modo, la mujer comprendería lo mismo de ella.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Dom Mayo 17, 2015 4:27 pm

Seguía mirando el libro, volví a hechizar la brújula, obteniendo el mismo resultado. No lo entendía. Este hechizo debía funcionar perfecto. Sabía que nadie de mi raza andaba cerca, quizá una planta más arriba o abajo sí, ¿pero aquí? En cuanto escuché la voz femenina me sobresalté y me llevé una mano al corazón y con la otra agarré la pluma de águila por pura cercanía. Ya podía haber cogido una de las flechas me dije cuando miré mi mano. Miré a la mujer e intenté recobrar el aliento -Na... nada, va a ser que funciona a la perfección- musité mirando la brújula. Pues sí, mi hechizo sí había funcionado pese a lo que yo hubiera pensado con anterioridad. Esto me pasaba por tener tan poca confianza en mi misma.

Miré a la mujer con curiosidad, no parecía que fuera a atacarme por como me habló así que me tomé la libertad de mirarla de arriba abajo, noté su palidez, que tampoco me podría decir mucho en algunos casos pero dado el silencio con el llegó me incliné a pensar que me hallaba ante un vampiro. Era delgada pero podía suponer que esa delgadez no evitaba que aquella mujer pudiera tirarme desde donde estaba hasta la esquina contraria. Miré la ballesta y luego a la mujer... Si era un vampiro, me serviría gratamente ¿quién mejor que un vampiro para conocer a sus enemigos o sus aliados? ¿o sus necesidades? ¡Esto era mucho más excitante que un libro de lectura gordo y pesado! -Perdone mi curiosidad pero... ¿es usted una vampiro?- Pregunté con mi máxima educación posible, no quería molestarla ya que si la molestaba no me ayudaría pero si se daba el caso en el que no la molestase, podría ayudarme gratamente para mi proyecto en curso. Aunque eso me daba una idea más, tenía que lograr que en la brújula apareciese algo que indicase que raza tenías delante.

Miré fuera de la ventana y vi que era de día, pero ¿cómo podría ser? Esto me generó más dudas que realmente quería preguntarle y obtener respuestas pero sabía que no era educado soltar todas las preguntas que quería hacer y parecer una niña idiota y pequeña. Quería destacar por lo buena que era no por lo pequeña y tonta que era. Lo iba a lograr, me iba a costar, estaba segura, pero no todo lo que se quiere en esta vida se consigue tan fácil como un vaso de agua. -Oh, bueno, quizá quiera saber mi nombre antes de contestar, soy Flox, aún no soy muy conocida, pero algún día lo seré, no se preocupe- dije guiñando el ojo. Era ambiciosa y no lo iba a negar, siempre querría más pero cuando llegase al límite del peligro, pararía, mi abuelo me había advertido del poder que podíamos tener y yo había aceptado ser responsable y quería mantener esa promesa.
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Helena D. Corso el Mar Mayo 26, 2015 12:24 pm

Fue inevitable sonreír con cierta malicia ante la reacción natural de la mujer, pues la vampiresa era bastante consciente de que había aparecido cual fantasma, sin emitir sonido alguno más que el de su propia voz, anunciándose sin precedente alguno. Y encima la ingenuidad de un vano intento de protección al tomar un objeto al azar por inercia; aunque Helena no fuese una no muerta, habría sido capaz de defenderse así la bruja hubiese tomado una de las flechas que descansaban sobre la mesa.

Entonces reanudó su marcha, dando pasos lentos y relajados hacia el interior de la sala, haciendo que esta vez sus pisadas produjeran el más mínimo sonido, pues le agradaba el sutil eco que recorría la amplia estancia una y otra vez. Podía imaginarse ya qué clase de encantamiento le había aplicado a la brújula y claro que saberlo despertaba su interés y curiosidad tanto en la criatura como en los objetos que estaba creando. Después de todo, a una cazadora como ella cualquier objeto de esa naturaleza podría serle de utilidad en cualquier momento.

De nuevo, la mirada de la castaña se detuvo en la vampiresa y así los pasos de la misma. Se dejó observar, permitió y cedió todo su tiempo para que la bruja pensara, razonara y se imaginara infinidad de cosas en relación con la persona que tenía enfrente, que adivinara su naturaleza, que se preguntara cómo era posible que estuviese ahí. En otras circunstancias, la mujer habría sido una buena víctima, pero sólo en otras circunstancias y en unas bastante lejanas a las actuales. – Así es, Flox, lo soy. – Respondió tras la presentación ligeramente inesperada y dio unos cuantos pasos más hasta posicionarse junto a la mesa en donde estaban todos los objetos.

Apoyó las manos al borde de la mesa y se dio unos segundos para observarlo todo. Entonces, cuando hubo curioseado lo suficiente, alzó la vista nuevamente. – Ningún nombre es conocido en Pandora de la noche a la mañana y a menos que hagas cosas grandes te dejarán vivir sin necesidad de uno. – Añadió refiriéndose a sí misma, aunque era natural que la mujer no supiese que así era, pues aunque la vampiresa fuese conocida en Valtesi por dar caza tanto a humanos como a otras criaturas por dinero, su fama aún no había llegado hasta las regiones lejanas como Baskerville, quizá a Mördvolathe y Thyris sí, pero en Baskerville era sólo una mujer en busca de conocimiento y respuestas. – Lo único que necesitas es sacar tus creaciones de las sombras. – Finalizó dedicándole una sonrisa ladina.

El dilema ahora sería si compartir su nombre con la bruja, si sería conveniente darle un arma que ni sus clientes ni víctimas conocían, quizá sólo un par de personas y por error. Así que decidió aprovechar que había ya un tema en cuestión del cual conversar por un tiempo antes de que la mujer preguntase por su nombre; para entonces sabría si lograría algún provecho y sabría si compartir su identidad con ella o no.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Mar Mayo 26, 2015 1:24 pm

Mi reacción pareció divertirla pero yo no presté atención. Estaba demasiado metida en mis pensamientos, en ver como podría hacer que alguien como ella llevase una ballesta sin llamar la mínima atención y no era algo que fuera sencillo. Para mi tranquilidad me dejó observar todo lo que quise y acerté en la raza. No había visto muchos así que tampoco podía reconocerlos a simple vista pero me alegraba haber acertado a la primera. Tenía mucha suerte de que justo fuera un vampiro quien se me hubiera presentado en frente y no cualquier otra raza. Así podría perfeccionar la ballesta. Obviamente la ballesta solo era un prototipo, si alguien me venía y decía que quería una espada pues haría los ajustes necesarios en la espada.

Miré mi libro, a ella y a la ballesta repetidas veces. La quería ver con la ballesta. Pero me parecía grosero pedírselo. Siempre podría darle algo a cambio que le gustase, la misma ballesta si le gustaba. Pero aún veía extraño que alguien anduviese así como así con una ballesta colgada al hombro. Miré a la vampiro con curiosidad y sin poder remediarlo pregunté sin pensar -¿Los vampiros suelen llevar joyería?- La idea me había parecido brillante, quizá llevarla a la práctica se me haría complicado pero eso solo lo hacía incluso más emocionante. Tendría que lograr que tanto las flechas como la ballesta se hicieran lo suficientemente pequeñas como parecer un adorno en una pulsera simples y que dando a un botón o simplemente deseándolo, la ballesta y las flechas apareciesen en su medida natural en las manos de la vampiresa. Esperando la respuesta pasé rápidamente las páginas de mi libro buscando algún hechizo similar que me ayudase a hacer lo que quería lograr.

La brújula tendría que estar en otro lado o bueno, podría ser otro objeto de la pulsera o joyería susodicha. De hecho no era una mala idea. Llevar en una pulsera: arma, brújula, acónitos o brebajes necesarios. Me mordí el labio -Supongo, lo poco que he salido de aquí no me ha permitido conocer mucho mundo- dije encogiéndome de hombros, esos tres años o así estuve más centrada en lo que pasaba en mi cabeza que en otras cosas pero no me lamentaba. La miré sonriendo casi disculpándome con mi sonrisa -Esta sería mi primera creación armamentística- musité -Todo lo demás que he creado han sido brebajes sin mucha complicación o hechizos pequeños poco duraderos- Acababa de empezar con los hechizos o más bien, empecé en cuanto volví pero eso quería decir que iba muy retrasada, otros magos o brujas ya me llevaban delantera, pero no pasaba nada, lograría alcanzarles y destacar.

Hasta ahora no me había dado cuenta de que la mujer no se había presentado, no era algo que me molestase, la privacidad era algo que iba a tener que empezar a valorar fuertemente porque si me iba a meter en el mundo de las armas tendría que tener muy claro que ahora le daba un arma a un vampiro pero mañana le podría dar un arma a un licántropo que matase a ese mismo vampiro al que yo le había vendido un arma y al final esto se podría volver en contra mía. Pero por ahora tenía claro que iba a probar, iba a hacer armas para todas las razas y contra cada uno de sus enemigos sólo para ver si podía, otra cosa es que llegase a venderlas en serio. Porque en algún momento del camino llegaría a alguna raza que me podría tener a mi misma como enemiga ¿qué haría en ese momento? ¿crearía el arma o lo dejaría pasar por alto? Sabía bien la respuesta, al igual que sabía dónde iba a acabar ese arma si decidía construirla.

Me volví a la mujer, me estaba internando demasiado en mis pensamientos y no quería parecer mal educada -Tome asiento, por favor- dije atrayendo una silla hacia ella con un ligero movimiento de mano y unas palabras bien dichas. La miré de nuevo, dubitativa, llego la hora de la verdad, tendría que ser ahora o nunca, o bueno más bien, hasta que encontrara a un vampiro con ganas de ayudarme... -¿Querría ayudarme en mis investigaciones de hoy? Estoy intentando crear un arma para vampiros contra los elfos del fuego y creo que si usted me ayudara podría hacer grandes avances- dije sonriendo un tanto tímida pero decidida. Era mi oportunidad para ver en vivo y directo si mis habilidades estaban bien o tenía que mejorar más y mis ideas eran buenas o tenían que mejorar también. Además necesitaba que alguien de su fuerza probase la ballesta, por si tenía que hacer algún arreglo en esta.
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Helena D. Corso el Mar Mayo 26, 2015 7:18 pm

La bruja era, a ojos de la vampiresa, una chica algo torpe y distraída, algo que sólo podía garantizar que fuese una especie de genio en potencia, ya que el que pusiera poca atención en su alrededor implicaba que se enfrascaba por completo en su trabajo, pasando a segundo plano todo lo demás. La prueba de ello era cómo sus ojos se desplazaban de un objeto a otro, razonando en aquello que estaba maquinando dentro de su cabeza y creando con sus manos. Quizá la bruja era prometedora, pero para Helena eso aún debía comprobarse, pues no deseaba dejar nada en apariencias así las cosas fuesen bastante evidentes a simple vista.

Tanto como los humanos. – Respondió con naturalidad, aunque en realidad el número de vampiros que había conocido en Pandora era mínimo. Tal vez unos dos inmortales, no estaba segura. Pero era bastante común que su propia especie adoptara la moda de los humanos a fin de pasar desapercibidos, tal y como ella hacía. Después de todo, era cazadora y siempre procuraba imitar la vestimenta en Valtesi, ya que, más que pasar desapercibida, su intención era ocultar por completo su naturaleza vampírica, ser tan humana como los marcados para conseguir todo lo que necesitaba de un mortal.

Aquella respuesta provocó un estremecimiento en su estómago, como si le recordara algo de su propio pasado que resultaba doloroso al revocar, pero su mente no le ofrecía imagen alguna, sino una mera confusión. Quizá había escuchado esas palabras en un sueño, tal vez ella misma las había dicho, pero era imposible estar segura de cualquier cosa. En ese momento sólo su rostro permanecía sereno, su apariencia física conservaba la naturalidad que la caracterizaba, pero por dentro estaba a punto de caerse en pedazos. – Es bastante normal, luces bastante joven. – Dijo finalmente, haciendo alusión al hecho de que lo común que resultaba no conocer el mundo a esa edad. Ni siquiera ella había tenido la oportunidad de conocer Pandora en su totalidad, ni mucho menos recorrer el mundo de los humanos, o al menos no que recordara.

No conocer el mundo en cierta manera le recordaba el encierro, el estar atrapada sin ser capaz de dar un mísero respiro de libertad, esa sola idea la sofocaba sobremanera. La relación que aquello tenía con la bruja era nula, eso lo sabía bien. Helena era consciente de que aquellas palabras sólo produjeron en ella un centenar de preguntas más de las que ya llevaba encima y la voz de Flox apenas logró disiparlas vagamente, casi forzándola a centrarse en el presente. Se viró en dirección a la silla que se movía por cuenta propia y tomó asiento en ella, mirando a la bruja con tranquilidad. – Lo haré. – Afirmó con una sonrisa ladina. – Un arma contra los elfos suena bastante prometedor. – Añadió – Háblame un poco de tu invento.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Miér Mayo 27, 2015 10:50 am

Sentía mucho estar tan ausente, tan metida en el proyecto, pero era el primer y me gustaría como siempre, hacerlo bien  ala primera, era algo que me había marcado como objetivo y lo pensaba cumplir. Veía los ingredientes sobre mi mesa, ahora que tenía nuevas ideas necesitaría más objetos. Fui apuntándolos en una lista fácilmente entendible por cualquiera... O mejor dicho, entendible para cualquiera que me conociese. No había palabras completas sólo números y mezcla de lenguas muertas con mi propia lengua además de dialecto de gitanos. No podía evitarlo, me encantaba jugar con las palabras con las letras y hacerlo de tal forma que fuera poco entendible por si mis notas caían en malas manos. Había robado lo suficiente como para saber que había muchos magos que no querían que se fueran ventilando sus secretos ocultos en sus diarios que estaban en mi posesión, así que por prevención de manos ladronas como la mía, cifraba todo lo cual me daba bastante imaginación para cifrar más cosas.

Asentí vigorosamente ante su respuesta, esto lo haría más fácil. Me asomé por la ventana y lancé un hechizo simple para que una rama fina y resistente de un matorral que se hallaba a los pies de la academia subiera hasta donde nos encontrábamos. Necesitaba el contacto visual para hacer el hechizo, por ahora, sabía que en cuanto lograse más poder y más todo, iría necesitando menos de contacto con mis sentidos. Pero así, el hechizo era más fuerte. En cuanto lo tuve en la mano comprobé que fuera lo suficientemente flexible y lo partí en dos. Una parte más larga y la otra un poco más corta. Di dos vueltas a la parte más larga haciendo con ella una circunferencia y para mantenerlo así cogí el trozo corto y lo até. Cogí un poco de cera derretida y la unté por lo que iba a ser el sucedáneo de mi pulsera. Esto lograría que resistiese un poco y que si se me caía agua resistiría sin cambiar de forma. La dejé en una parte de la mesa alejada para que la cera se enfriase y volví a mi libro enorme de hechizos.

Miraba de vez en cuando a la dama y esta vez pude ver como algo que había dicho la incomodaba en cierta manera, hice como si nada, encendí el fuego de la chimenea y puse una tetera con agua a calentar. Iba a hacer un té, seguramente ella no lo necesitase pero creo que entre sorbo y sorbo la espera se haría más amena además de que haría un té relajante para calmar mis nervios dado que si me ponía muy nerviosa queriendo hacer muchas cosas a la vez mi cerebro podría explotar de todas las cosas que se acumulaban y por ello, algún hechizo podría salir mal, cosa que no quería ver. Mucho menos si tenía compañía observándome. Seguramente ella habría visto a muchos más magos en su vida haciendo cosas mucho más interesantes. Sonreí de lado -Soy joven pero hay brujos de mi edad que ya hacen cosas mucho más avanzadas y que yo aún estoy aprendiendo, fue una lástima no crecer en un ambiente de magos- dije encogiéndome de hombros. A ella no le debería interesar mi historia, dejé el dato caer para que mientras tuviera algo con lo que entretenerse. Si yo estuviera en su lugar me aburriría mucho.

Sonreí ampliamente mirándola con ojos chispeantes. Me alegraba tener a una vampiresa ayudándome en esta arma y si ella veía que algo se me escapaba del conocimiento, estaba segura de que me corregiría o eso esperaba al menos. Miré el agua que ya estaba hirviendo y serví dos tazas. Una la puse delante de ella y la otra la puse delante de mi, sentándome delante de ella. -¿Gusta de té con azúcar o leche? Es té relajante, para mis nervios- Pregunté acercando ambas cosas a la mesa y especificando sólo por si acaso. Este té me gustaba más sólo que acompañado de cualquiera de ambas cosas pero sabía que la gente lo tomaba con cosas incluso más raras. Por suerte, los armarios que había por la habitación tenían casi de todo. Tome un sorbo y respiré profundamente ordenando mis ideas para explicarle a la dama lo que me proponía hacer.

-He leído que los elfos de fuego toleran mal el hierro, así que he cambiado las puntas de las flechas de la ballesta por puntas de hierro- dije mostrándole una de las flechas en cuestión. -Dado que esto sólo les causaría dolor he añadido un veneno a la punta- Señalé las puntas de hierro sumergidas en el veneno -Y como el hierro tiende a corroerse les he lanzado un hechizo para que no lo hagan- Parecía una tontería pero era un detalle bastante importante. -Lo cual si el disparo no mata al elfo, lo hará el veneno, pero claro, si se sabe que veneno es tendría fácil solución ¿no?- Era una pregunta tonta pero quería llegar al punto ingenioso de la cuestión -Así que he mezclado tres venenos, dos de ellos tienen efectos similares y el tercero tiene efectos completamente distintos pero es de un efecto más rápido que los otros dos cuyos síntomas son más lentos, por tanto, al querer curar uno de los venenos se perderá tiempo ya que si no es un veneno será el segundo o el tercero el que de la muerte al elfo- dije tomando una bocanada de aire al terminar. Me había emocionado demasiado.

Tomé un sorbo de té de nuevo, contarlo era mucho más emocionante que crearlo, pero sólo porque ella parecía verdaderamente interesada, lo cual me hacía emocionarme aún más. Esperaba que la idea le gustase. Lo de los tres venenos no me había convencido al principio pero ahora que lo había dicho en voz alta, tenía mucho más sentido que al principio. -Y en cuanto llegó usted, me puse a pensar en como disimular la ballesta y las flechas, dado que por el bosque entre regiones o lo que sea, puede parecer normal llevar un arma, pero en cuanto te internas en una ciudad, llamaría demasiado la atención ¿no cree?- pregunté con verdadera curiosidad. Quizá en otras ciudades no era extraño andar con una ballesta al hombro, tenía que ver que respuesta me daba para poder continuar explicándole mi idea o recalcular y mejorar la idea base. -Oh bueno, y la brújula debía indicar donde había alguien de otra raza o de la misma por los alrededores, aunque debería mejorarla para que advirtiese de la raza y tal- musité un poco más avergonzada dado que cuando llegó me pillo con el hechizo de la brújula en las manos.
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Helena D. Corso el Dom Jun 07, 2015 11:35 pm

No le molestaba en lo absoluto que la mujer estuviese tan inmersa en sus propios asuntos, ya que eso le ahorraba a la vampiresa un interrogatorio acerca de su presencia en Baskerville que no estaba dispuesta a responder, ya que una cosa conduciría a otra hasta llevarla a temas de sí misma que de momento desconocía. Un ejemplo de ello era su origen y de por qué estaba completamente negada a pisar Bran. Quizá podría responder con suma naturalidad las dos cuestiones anteriores, pero, tratándose de ella misma, era consciente de que su propia existencia iba más allá que una nacionalidad dentro del mundo humano y una vana rebeldía hacia quien representaba a los vampiros en Pandora.

Ladeó ligeramente la cabeza mientras observaba a la castaña hacer y deshacer, desplazarse una y otra vez a través de la estancia, hechizando una cosa y luego otra. No negaba el hecho de que aquello que hacía la mujer le provocaba cierta curiosidad, especialmente sabiendo de antemano que lo que estaba haciendo ciertamente se relacionaba con la pregunta de la joyería en los vampiros. Aunque era evidente qué clase de objeto estaba fabricando, la razón de ello aún era un misterio y no quedaba más que aguardar en silencio hasta que el objeto comenzara a tomar forma, o que al menos luciera distinto a una rama hecha brazalete.

El silencio se prolongó a medida que la bruja continuaba trabajando en sus proyectos. Cualquiera habría pensado que la vampiresa se sentía un tanto incómoda al estar de pie únicamente observando trabajar a la castaña, pero no era así, sino que le resultaba casi fascinante la manera en la que Flox realizaba hechizos simples con naturalidad y cómo la mesa estaba repleta de materiales, de notas y de libros con instrucciones que vagamente comprendía. – ¿No eres originaria de Baskerville? – Inquirió alzando la mirada hacia la figura de la bruja que ahora se encargaba de encender la chimenea. Imaginaba que era natural para un ser originario de esa región crecer rodeado de un sinfín de libros e inmerso en el mundo de la hechicería, pero al parecer no era el caso de la joven.

Tomó la taza mirando a la mujer con una sonrisa en son de agradecimiento. – Azúcar estará bien. – Respondió y acercó para sí la azucarera a fin de endulzar su té con un par de cucharadas pequeñas. – ¿Es usted muy nerviosa? – Preguntó para alentar un poco la conversación y no quedar un muro de piedra ante la bruja. Meneó un poco el contenido de la tacita para mezclar bien el azúcar y sacudió cuidadosamente la cucharita para quitarle el exceso de líquido sin que salpicara fuera del recipiente y sin que golpeara con el borde.

Escuchó sin interrumpir toda la explicación de Flox, comenzando con la cuestión de los elfos hasta concluir en lo que se refería a la brújula y una vez la mujer hubo finalizado de hablar, Helena colocó la taza sobre la mesa, disponiéndose a despejar toda duda y contra de la explicación recién emitida. – No solamente a los elfos de fuego les afecta el hierro, sino a esa raza en general. Sin embargo, debo recordarte que los elfos son tan expertos en la herbolaria como los magos, de modo que no les será difícil encontrar remedio para cuantos venenos hayas aplicado a las flechas de la ballesta, además de que sólo alguien con mala puntería no conseguiría dar muerte a su oponente. En caso contrario, el hierro es más que suficiente para obtener ventaja sobre cualquier elfo. – Hizo una pequeña pausa a fin de tomar la misma flecha que Flox le había mostrado – Si te fijas bien, las flechas de una ballesta son más costas que las de un arco y por lo tanto puedes utilizar materiales con un poco más de peso. Por ejemplo, utilizar hierro en la punta y plata en el cuerpo de la flecha, ya que este metal es liviano y en lugar de limitarse a funcionar en contra de una raza, puede ser efectiva contra los licántropos.  Depende de la distancia en la que se dispare la ballesta para saber si la flecha atravesará a la víctima, y en caso de que no lo haga, así sea licántropo o elfo, el arma hará su trabajo sin dificultad alguna así no se haya disparado hacia algún punto vital del cuerpo. – Depositó el objeto sobre la mesa una vez más y tomó la taza para acercarla para sí, sin beber de ella ni alzarla de la mesa. – En cuanto a la discreción del arma, Pandora no es el lugar de paz y armonía que se promete a todos aquellos que son invitados a poblar la región que le corresponda, así que portar un arma es de lo más normal aquí y ya nadie se fija en esas cosas. No obstante, la discreción es una ventaja y una ballesta de tamaño completo no te la otorga. En realidad ningún arma que no sean dagas o agujas te la da. La cuestión de la brújula es más llamativa y mucho más útil para un cazador. – Al finalizar le dedicó una mirada tranquila y dio un trago a su té.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Lun Jun 08, 2015 6:22 am

Mi mente era un hervidero actualmente. Necesitaba ordenar toda la información reciente, asimilarla y aplicarla. Me agradaba ver que la vampira no se oponía y simplemente miraba y me dejaba hacer, cosa que agradecía completamente. Si no seguía el hilo de mi mente, este se desvanecería dejándome completamente en blanco sin saber lo que estaba haciendo o intentando hacer. Para estas cosas prefería hacerlo sola o con alguien capaz de hablar solo cuando se le preguntaba o cuando entendiese que mi mente acababa de terminar una fase y si me paraba justo ahí a mi no me importaría. Sí, era un poco especial para estas cosas, pero era lo que tenía y con lo único que podía trabajar. Sonreí de lado cuando la vampira preguntó -Nací aquí pero me crié entre gente gitana sin poderes típicos de brujos de Baskerville, hasta hace poco no pude...- pensé una palabra fina para explicarlo no sabía bien como decirlo -Introducirme en el mundo de la magia, pero hago grandes avances en poco tiempo al parecer- concluí sonriendo. O al menos eso era lo que me decían las personas que sabían de mis trabajos o de mis avances como bruja.

Asentí aliviada de al menos haber acertado en algún ingrediente que ya estaba en la mesa. Me puse colorada y asentí -Cuando se trata de magia sí, cuando son otras cosas, no tanto- Robar, me había referido a esa practica en concreto. Cuando robaba era la calma personificada pero en cuanto mi cerebro hervía de conocimiento, me ponía más nerviosa. Intentaba hacer todo lo que mi mente iba soltando y la verdad, me vendría muy bien tener la velocidad de un vampiro, así podría seguir los distintos hilos de mi mente a la vez y no elegir entre un hilo u otro pese a que ambas cosas estuvieran bien. Bebí de mi taza lentamente. Me gustaba saborear el té y esperar a notar los efectos de este rato después de haber bebido.

En cuanto la vampira terminó de hablar los ojos de Flox ya estaban centelleando, su cerebro lleno de ideas. Esto estaba muy, pero que muy bien. En cuanto a los elfos no había leído sobre la raza en general, lo cual la avergonzaba, sólo había leído el apartado de elfos de fuego, pero era un error tonto que no volvería a pasar. -Ya di por sentado que ellos sabrían de los venenos por ello son venenos especiales, como dije antes, los dos venenos de efectos similares dichos efectos aparecen al instante y por tanto empezarían a curar esos venenos, el tercero tiene una reacción más lenta pero que en cuanto se empezase a curar uno de los dos primeros venenos esa cura, ayudaría al tercer veneno a actuar más rápido sin dar pie a posibles curas, dado que la cura para los dos primeros es perjudicial- dije rápidamente. Lo había pensado detenidamente por ello no eran tres venenos cualquiera, eran tres venenos bien pensados, con sus pros y sus contras.

Lo de la plata era una buena idea, no lo había pensado y la verdad que a los vampiros les vendría igual de bien. -Una duda entonces, ¿el hierro y la plata se derriten al entrar en contacto con los cuerpos de dichos seres?- Si era así podría lanzar un hechizo para que al disolverse entrase rápidamente en el torrente sanguíneo y fueran directos al corazón. No debería ser muy difícil ¿no? Y otra complicación, si les atravesaba limpiamente harían daño pero no lograrían su objetivo, matar. -Podría crear un hechizo para que a pesar de las distancias la flecha se quede en el cuerpo del objetivo y así veneno, plata y hierro, hagan su trabajo ¿no?- No estaba muy segura de si eso sería una ventaja o no, por ello ansiaba el conocimiento de aquella mujer vampiro misteriosa. Este día estaba siendo completamente de provecho.

En cuanto la vi beber obré igual. A estas alturas casi me había olvidado del té, estaba demasiado animada con la nueva información. Cuando dijo aquello sobre Pandora no pude mas que deprimirme ¡Y yo que pensaba que había sido una idea esplendida! Al menos recobré algo de entusiasmo cuando mencionó la discreción. Sí, eso era un punto a favor. En cuanto lo de los cazadores miré ceñuda -¿Hay muchos cazadores de esos?- Si la respuesta era negativa la brújula la crearía para uso personal entonces, dado que realmente muchas de las razas podían perfectamente decir que otra raza tenían delante. Cogí la pulsera que había hecho y con un hechizo que pareció muy simple cuando lo leí hice que la ballesta encogiera pareciendo un simple abalorio. Lo enganché a la "pulsera" y se lo mostré a la mujer. -Esta era la idea que me dio en cuanto llegó usted- se la tendí para que pudiera mirar a gusto y placer por ahora no volvería a su tamaño natural hasta que se disipase el hechizo o yo misma encontrara el contra hechizo.
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Helena D. Corso el Jue Jun 18, 2015 5:31 pm

Ignoraba cómo se educaba a un mago de manera que su interacción con la magia fuera mínima, ya que incluso los gitanos tenían un nivel de hechicería bastante considerable. Y lo más extraño de aquello era la noción del tiempo, el hecho de que la bruja no tuvo formación mágica sino hasta hace poco. En realidad a Helena no le importaba qué tan reciente era aquello, si habían sido meses o años los que llevaba estudiando, ni siquiera el origen de la bruja era de interés para ella, pero ahí estaba, sosteniendo una conversación cortés por mero interés y curiosidad. A fin de cuentas, ¿qué podía esperarse de alguien tan misántropa como ella, de una mujer que prefería pasar sus días a la sombra de una existencia secreta. – Vaya, eso suena bastante prometedor. – Afirmó con una sonrisa amable. - ¿Cuánto tiempo llevas aprendiendo hechicería?

Y pensar que para la vampiresa la vida transcurría con la más tediosa de las tranquilidades, que cada misión era llevaba a cabo con la más exitosa naturalidad pese a los contratiempos que pudiesen surgir y que en muy contadas ocasiones se había visto a sí misma bajo el estrés y la tensión, provocada principalmente por sí misma, por la imposibilidad de recuperar la parte de sí que le faltaba. – Imagino que ha de ser una cuestión delicada esto de la hechicería. – Supuso en voz alta dirigiéndose a la única persona presente y apuró el contenido de la taza tras haberlo endulzado.

Asintió una vez dándole la razón a la joven respecto al veneno en las flechas. – Bien pensado. – Celebró con una sonrisa sutil. – Bien es cierto que los elfos son buenos con la herbolaria, pero tienen sus límites y ésta es una buena forma de recordárselos. – Pero, de nuevo, a alguien como Helena no siempre le interesaba matar al instante y había ocasiones en las que debía dejar vivir a sus presas. A ello se le añadía el acuerdo entre razas, aquel que prohibía asesinar a otro que no fuese humano.

La siguiente duda le resultó bastante obvia y, por lo tanto, fácil de responder, por lo que no demoró en hacerlo ni meditó al respecto. – No, el metal permanece tal cual, pero su cuerpo reacciona como si le echaras ácido encima. – Afirmó y negó con la cabeza ante la idea de la bruja, la cual era, con todo lo pensado respecto al arma, un exceso. – En ambos casos se quitarían las flechas por inercia, ya que el simple contacto, ya sea con hierro o plata, les provoca tanto dolor como si a cualquiera de nosotras nos quemaran vivas. – Explicó con naturalidad, pensando en que un arma así sólo le serviría a un humano que no tiene más opción que defenderse y no a alguien que cazaba por dinero, para alguien que no tenía la muerte de sus víctimas como objetivo principal. O al menos no siempre.

Negó con la cabeza nuevamente tras dar un sorbo al té. – No. La mayoría se cazan entre ellos y los pocos que quedan son sumamente discretos. – Respondió sin decirle que ella era uno de ellos, que obraba por cuenta propia como la mayoría y que no tenía problema en matar a la competencia si se llegaban a meter en su camino. Una mujer individual con un trabajo individual. Tomó la pulsera en cuanto la castaña se la dio y comenzó a observarla con detenimiento. – Vaya invento. Se ve bastante práctico, el problema es cómo el portador lo regresaría a su estado original.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Mar Jun 23, 2015 1:25 pm

Me quedé un momento en blanco ¿cuánto llevaba ya? No era mucho pero puede... Puede que al menos mi esfuerzo lo hubiera compensado -Creo que algo así como dos años, no estoy segura- musité -Pero estoy segura de que he hecho bastantes avances como para no quedarme atrás- dije encogiéndome de hombros. Los libros de la biblioteca ayudaban y además me gustaba estar entre ellos y leer hasta que me quedaba dormida. No podía pensar nada que no pudiera hacer a estas alturas que otros de mi edad pudieran hacer. Incluso podía hacer cosas mejores, claro que cada uno tenía su habilidad especial. -En cuanto entra un poco más de alquimia como ciencia, siempre es mucho más complicado- asentí gravemente. No podía negar lo complicado, pero tampoco podía borrar mi sonrisa, que fuera difícil era lo que hacía de la magia algo más atractivo.

En cuanto me felicitó me vine arriba. Estaba eufórica. Una vampiro de vete tu a saber cuanta edad y conocimientos que pudiera albergar, me acababa de felicitar. Era increíble. Podía ver que algo la contrariaba, pero mientras no lo hiciera público yo no metería las narices. No eran asunto mio sus pensamientos. Asentí gravemente, no podía evitar sentirme como una cría viendo algunas respuestas sonar tan obvias, pero para eso estaba aquí preguntando. Para aprender y mejorar. También debía tener en cuenta que quizá muchas de las cosas a ella probablemente no le servirían dado sus habilidades pero para cualquier otra persona si que les serviría. Necesitaba agenciarme un humano para poder tener estas cosas claras, porque claro, también iba a crear objetos para mi propia protección. Algo me decía que la iba a necesitar si me ponía a vender armas así por así.

Acumulé el conocimiento, si algo dudaba no me lo pensaba dos veces y lo escribía, no quería olvidar los datos importantes de esta conversación. Miré orgullosa la pulsera y asentí -Bueno, eso me queda por pensarlo pero quizá sirva con un gesto determinado...- musité mientras rápidamente pasaba las hojas de mi libro. Quizá si movía por ejemplo la mano desde la punta de la ballesta hasta el fin de esta lo haría grande y si movía la mano concienzudamente al revés se haría pequeña. Era un hechizo como cualquier otro ¿no? Tenía que seguir mirando, no sabía como hacerlo para que se hiciese grande o pequeño a gusto. Quizá... Me quedé mirando un hechizo, si hacía que el objeto obedeciese al dueño y que este solo con pensarlo el objeto respondiese... Estaría muy bien. Nadie más podría hacerlo y eso haría de ella una arma especial. -Quizá... ¿puedo lanzarte este hechizo para ver si funciona?- pregunté curiosa -Oh, perdón, el hechizo es sencillo relativamente solo haré que el objeto en cuestión, la ballesta, haga lo que tu quieras, desees, no sé si funcionará...- terminé bajando la voz hasta ser casi inaudible para mi. Si se negaba tampoco iba a decir nada, quizá no lo lograba siquiera. Tenía que ser positiva igualmente.
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Helena D. Corso el Mar Jun 30, 2015 3:22 pm

La vida era todo un misterio, de eso no había duda. No vida como la existencia en sí, sino la serie de acontecimientos que la componen, pues es nada más y nada menos lo que forma el carácter de una persona y le otorga una identidad. Así, Helena era la prueba viviente de que distintas circunstancias podían afectar dar diversos matices a una misma persona. Quizá si lograba recordarse a sí misma sabría que su comportamiento frente a la bruja sería no tan distinto, que lo único que cambiaría era su sonrisa, la cual debía ser sincera y no mostrada por mera conveniencia. – Si hubieses tenido un poco más de libertad tal vez sabrías más de este lugar que yo, puesto que sólo llevo un par de meses. – Rebeló alentando un tanto más la conversación. En realidad, lo poco que sabía de alquimia se lo debía, por obvias razones, a Baskerville, aunque jamás llegó a tomar en consideración la idea de poner en práctica sus conocimientos. – Ya veo.

Divagó un momento acerca de la naturaleza de su propia raza, en si éstos eran propensos a los hechizos o si debía ser magia muy poderosa aquella capaz de causar efecto en ellos. En cualquiera de los casos, su amnesia tenía que ser forzosamente originada por un hechizo, ya que la memoria de los vampiros era tan fuerte que recordarían a todo detalle cualquier cosa que hubiesen visto, sentido u oído, inclusive cosas que sucedieron siglos atrás. Y claro que había ciertos detalles que su cuerpo lograba recordar o cosas insignificantes que desencadenaban pensamientos y emociones en base a algo que desconocía. Un ejemplo de ello es cuando Flox mencionó algo acerca de su escaso contacto con el mundo, cosa con la que, de un modo u otro, la vampiresa logró identificarse.

Quedó estupefacta ante la pregunta de la bruja. Es decir, podría aprovechar la ocasión y poner a prueba sus suposiciones, pero… ¿con una primeriza? Tampoco iba a arriesgarse y dejar que algo saliera mal, porque quizá ni siquiera sabría cómo revertir el hechizo. Aunque tampoco iba a negarse y dejarla sin opciones así como así, tenía que pensar en algo que pudiera prestarle para que hiciese unas pruebas y, finalmente, salir beneficiada como había planeado. – No creo que sea una buena idea lanzarme un hechizo sin estar segura de los efectos… - Afirmó y acto seguido se quitó el brazalete de oro que llevaba puesto, el cual era ancho y con un emblema de dragón en él, y se lo acercó a Flox. – Pero, en lugar de lanzar al hechizo directamente al portador, podrías cargar un objeto que reaccione al estar cerca de la pulsera y el potador se encargaría del resto. – No sabía cómo funcionaba con exactitud, pero ya había visto a otros magos hacerlo, con cosas más simples claro, pero debía servir. Además, tenía que tomar en cuenta que los vampiros eran seres no mágicos, incluso menos que un humano cualquiera, cosa que muy seguramente habría frustrado el intento de la bruja por solucionar el detalle del tamaño.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Sáb Jul 18, 2015 2:13 pm

Mire a la vampiresa extrañada ¿vivía aquí? Eso, era definitivamente muy extraño. ¿Por qué viviría aquí? La curiosidad me invadía por momentos pero supe frenarme y no preguntar como una loca, por favor, yo no era quién para preguntar dichas cosas. -Sí, bueno, la libertad no era un problema- dije riendo contrariada. No, eso nunca fue un problema, venía e iba como me daba la gana pero siempre estaba eso de “no es una bruja” ¿y ahora qué eh? -Bueno, pues supongo que se te dará bien traducir, pero si algo se te traba, no dudes en preguntar- sonreí abiertamente. Era bueno empezar a crear relaciones que no fueran en exclusivo con los de mi especie y esta vampiro parecía ser mucho más social de lo que se hablaba sobre los vampiros en los libros. Y por el tiempo que llevábamos juntas, debía tener un buen control de su sed dado que no había dado indicios de tener sed de sangre ni nada por el estilo. Lo cual me calmaba y me hacía más fácil hablar con ella como si fuese una persona más queriendo referirme a verla como si fuera una igual a mi como bruja o humano no como alguien con mucho más poder del que yo podría esperar tener algún día aún lejano.

Me decepcionó un poco no poder lanzar el hechizo sobre ella pero tampoco me minó la moral siempre podría hacerlo con otra cosa y cuando la vampiresa viera que no había nada de lo que temer, quizá lograría su confianza para estas cosas. La idea de la vampiresa no era mala, había pensado sino que si vinculaba la sangre de la vampiresa con ello sería igual de efectivo pero me conformaría con el brazalete por ahora. Cogí la pulsera, leí varias veces el hechizo y empecé a pronunciarlo. Tarde un par de minutos en estar segura de que había dicho bien el conjuro y que sería el acertado. -Vale, ya está, ahora cada vez que juntes ambas cosas dependiendo como se encuentre la ballesta hará lo contrario- dije confiada -Me refiero a que si la ballesta está en su estado natural y acercas el brazalete, la ballesta se hará pequeña y se convertirá en la pulserita anterior, pero en cambio si la ballesta es pequeña y está en la pulserita cuando juntes el brazalete debería hacerse grande- asentí dándole el brazalete. Confiaba en que funcionase pero no quería hacerlo yo dado que mis reflejos son peores que los de la vampiresa así que recé para que la vampiresa no hiciese más preguntas y lo intentase ella. Además que si me hería quizá tuviera problemas más graves que una heridita y una ballesta.
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Helena D. Corso el Vie Jul 24, 2015 3:34 pm

Helena era una mujer sin un lugar fijo en el cual estar, sin un sitio al que pudiese llamar hogar. A la mujer le encantaba ir de un lado a otro, estar en diversas regiones y llegar a conocerlas como la palma de su mano, aunque, claro, no lo hacía por los maravillosos paisajes ni cosas de esas, sino por su ocupación; como cazadora, era preciso que conociera de cabo a rabo su campo de batalla, saber qué sitios le eran ventajosos y cuáles no. No obstante, Baskerville era caso aparte, tenía un vínculo extraño con aquellas tierras no por oro, sino por su búsqueda implacable por el conocimiento. Así que, aunque tuviese propiedades en Mördvolathe  o Valtesi, siempre visitaría con mayor frecuencia la región de los magos. – ¿No lo era? – Inquirió ligeramente contrariada. – Por supuesto, te agradeceré mucho la ayuda. – Respondió sincera. Si bien su vida en las últimas semanas se había reducido a las páginas amarillentas de los libros, aún quedaba el problema de que su conocimiento era escaso, sumamente limitado a causa de su falta de memoria y su poca afición a acudir con aquellos que poseían dominio absoluto sobre los temas que leía. Pero, fuera de ello, no era como si hubiese un montón de cosas que tuviese que investigar de boca de otro, de modo que las preguntas que haría en un futuro a aquella bruja serían pocas, las suficientes para no fastidiarla ni exponer su ignorancia al respecto.

Agradeció infinitamente que la bruja se tomara la negativa de la mejor manera posible, que aceptara la segunda opción que la vampiresa estaba presentándole. No obstante, había que aceptar que aquel objeto que cedió tenía más valor para ella de lo que su nueva aliada podría imaginarse, aunque no siempre había llevado ese brazalete consigo, sino que era un obsequio de alguien que sabía quién carajos fue Helena Corso antes de llegar a Pandora, alguien que conocía su origen a la perfección y que, al mismo tiempo, se negaba a hablar al respecto. – Entendido. – Respondió la morena aceptando el brazalete y colocándoselo nuevamente. Después lanzó una mirada de complicidad, acompañada de una sonrisa ladina. – ¿Te parece si hacemos una prueba? – Inquirió tomando la pulsera nuevamente y se puso de pie a fin de buscar una posición más cómoda y así no provocar ningún accidente. – Venga, pongámosle una prueba difícil al artefacto. – Si bien Kraus había seguido la conversación de la mujer a todo oído, entendería las revelaciones implícitas que le hizo, entre ellas su ocupación como cazadora, lo cual debía garantizarle una mínima seguridad de que la mujer sabría apañárselas con una ballesta.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Dom Sep 06, 2015 9:06 am

Sonreí ante su cara contrariada y negué -Yo iba y venía por todos lados, pero cuando me pillaban me echaban con la excusa de "no eres bruja" por aquel entonces yo no sabía que sí lo era, así que no protestaba, pero intentaba seguir entrando obteniendo información, inútilmente porque apenas entendía nada, pero que ahora, me hes preciada- Era una de las pocas historias que podía tildar de raras. ¿cómo una bruja no sabe que es bruja? Pues bien he aquí la prueba de lo raro, yo no tenía ni idea hasta que me lo dijeron todo. Vaya y ni aún así me lo pude creer. Hasta que finalmente, acepté que podría ser una bruja y aprendí y estudié y pude comprobar que así era. Que verdaderamente era una bruja y no me habían mentido. -De nada, me gusta traducir, por el simple hecho de ser lenguas que ya nadie usa o se han olvidado- Los contenidos no siempre eran un plato interesante. El mero hecho de traducir un texto era lo que me gustaba. Saber que una lengua que no se usa se olvida, era una espina que se me clavaba. Muchas de esas lenguas olvidadas, eran preciosas y habladas, sonaban muy bien. Es como cuando estudias un idioma porque te gusta como suena, porque te parece una lengua romántica o borde.

Tras tenderle el brazalete a la vampiresa no quité mis ojos de ella. Estaba nerviosa, nunca antes había lanzado un conjuro así, prefería mezclar cosas y voila a recitar cosas, mezclarlas y voila. Había aprendido ambas, naturalmente, pero una me gustaba más que la otra, al igual que me gustaba más la botánica que la zoología pese a saber mucho de ambas cosas. -Vale- Miré a la mujer con una mezcla de nervios, curiosidad por su tranquilidad y varias cosas más que me ponían los pelo de punta. No sabría enumerarlas todas pero había algo en la vampiresa que me decía que confiase en ella. Sobretodo cuando se levantó y cogió una postura más cómoda. Me hizo sentir a salvo, como si supiera que la ballesta no se iba a disparar sola. Sus palabras solo lograron que me sintiera más a salvo y a la vez nerviosa y excitada por los posibles resultados. -Muy bien, ¿que propone?- Yo tenía ideas para hacer cosas pero poner ideas para probar dichas cosas, bueno, ya habíamos visto que no se me daba del todo bien, así que seguramente ella en dicho tema fuese más diestra que yo.
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Sep 16, 2015 6:08 pm

Sonrió contagiada por el gesto de la bruja y la escuchó con atención. Le alegró en cierto modo que la chica hubiese conocido ese tipo de libertad, que haya tenido la oportunidad de estar en cualquier sitio, pues era, según su criterio, lo que lograba que Pandora no luciera como un infierno ni como la prisión que era, porque en realidad cualquiera pudo haberla convertido en su víctima de un momento a otro, algo que a nadie hubiera convenido. – Entiendo lo que dices. Pero ya ves, de nada les sirvió menospreciarte. – Concedió con amabilidad. – La curiosidad no es mala y nunca lo ha sido, pero hay que saber ser curiosos. – Y era la ignorancia lo que convertía cualquier cosa en un peligro. Se recargó en su asiento y la miró con más tranquilidad, sin aquella falsedad pesando en sus hombros. El té estaba haciendo su efecto, cosa rara tratándose ella de un vampiro. – Es interesante, aunque a veces resulte complicado. En mi poca experiencia he tenido dejar unos cuantos textos de lado hasta no conocer un poco más el lenguaje. Como bien sabes, algunos textos vienen cifrados, como si las lenguas muertas no fuesen suficientes. – La razón era muy obvia, Flox podría dar fe de ello al conocer cuándo un autor se daba a la tarea de cifrar sus descubrimientos, de alejarlos de miradas curiosas.

Los nervios estaban devorando a la pobre chica, eso era más que evidente. La razón podía ir desde tener en frente a una desconocida armada hasta la incertidumbre. Era aprendiz, según entendió Corso, y ello significaba que sus creaciones aún tenían que someterse a pruebas, que no era seguro que un hechizo funcionase de buenas a primeras. Así que debía pensar en una prueba sencilla, disfrazarla con algo complicado para calmar los nervios de su nueva aliada. – Veamos… - Murmuró mirando la estancia en busca de algo que pudiese servir de blanco. – En un combate, la velocidad es crucial, así que comencemos revisando el tiempo que le toma a tu creación prepararse. – Sugirió mirando a la castaña. – No será necesario disparar la ballesta aún, pero, si deseas intentarlo todo al mismo tiempo, no tengo inconveniente alguno. – Añadió al tiempo que se ponía de pie. Algo debía haber entre todas las cosas de ese estudio a la que pudiese disparar sin producir desorden.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Vie Oct 16, 2015 6:18 pm

Sonreí orgullosa, era cierto, de nada les había servido, pero algo había aprendido con todo aquello. Mi sustento no venía sólo de la botánica, mis manos eran ágiles gracias a esos experimentados años de entrar y salir o meter las manos donde no debía. Sí, tenía alimento que llevarme a la boca gracias a varias cosas, no solo a ser maga. Sonreí asintiendo, ahí me había pillado. La curiosidad siempre es sana, siempre y cuando, no te sobrepases, y yo aún debía controlar esa parte de mi o por lo menos aprender a ser menos curiosa. Con saber directamente cuando parar mi curiosidad una vez me picaba me servía. Porque claro, era muy fácil morderse la lengua cuando esta ni siquiera había empezado a rozar la superficie de la cuestión, pero cuando la curiosidad lograba hacerse paso... ya no había manera de pararla o por lo menos, me costaba enormemente. Hacía un rato que me había puesto una segunda taza, la primera había hecho efecto pero al estar cada vez mas cerca de terminar mi proyecto había vuelto a ponerme nerviosa. Me reí mirando mi libro, sí, podía dar fe de aquello. -Bueno, todos los buenos magos guardan en algún lado la clave para descifrar con más sencillez sus conocimientos- dije guiñándole el ojo. No todos obviamente. Pero al igual que eramos muy celosos de nuestros trabajos también nos gustaba que nos dieran reconocimiento por este y por tanto para verificar que era el nuestro, siempre alguien sabia la clave para descifrarlo o había algún truco, alguna manera. Yo por el momento guardaba la clave bastante cerca de mi dado que aun no me sentía demasiado cómoda cifrando mis propios textos, pero sabía que eran por y para mi seguridad.

Di un buen sorbo de mi té y volví a mirar a la mujer de forma expectante. Respiré hondo en cuanto hablo y asentí, asentí a todo así que luego rápidamente empecé a hablar para aclarar todo. -Sí, probemos, pero sí también quiero probar que al cambiar de estado no sufre daños el... ¿mecanismo?- dije un tanto atolondrada. La verdad es que nunca había visto usar un arma así tan cerca y tampoco es que tuviera muy claro como iba o si se rompían si era fácil de arreglar y tal. Busqué entre los cajones, siempre llevaba conmigo algo para comer así que debía haber por ahí una fruta, lo típico, pero algo era mejor que nada. Saqué una pera del armario y me encogí de hombros -Espero que esto sirva, sino me conformare con que cambie bien de pequeño a grande- dije tendiéndole la pera. Era poquita cosa, pero era mejor que solo ver si cambiaba o no. Al menos si lo hacía lento me alegraría el mero hecho de que disparase como era debido. Temía fallar ante ella y ante mi misma. Ante todos en general, la verdad.
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Helena D. Corso el Miér Oct 28, 2015 12:07 pm

Sonrió un tanto risueña ante la respuesta de Kraus, lo que ponía en claro que, cuando menos, estaba entreteniéndose con las pruebas. ― Vale, probémoslo todo entonces. ― Concedió sin pensárselo dos veces, después de todo ella lo había sugerido. Sin embargo, prefería realizar todo el protocolo de manera gradual, de modo que todo en conjunto asegurase el buen funcionamiento del arma que ahora llevaba en la pulsera. Ahora debía tratar de imaginar toda clase de escenario posible a fin de resumir las posturas que debía adquirir para hacer buen uso de la ballesta, ya que, al menos para una vampiresa, podría llegar a ser contraproducente portar un arma a la hora de desenvolverse en una contienda. Así pues, tal y como había dicho, lo primordial era asegurar el rápido funcionamiento del mecanismo; un solo segundo perdido podría significar la derrota en Pandora y era perfectamente consciente de ello.

Recibió la pera de manos de la castaña y le dedicó una sonrisa de satisfacción. ― Esto servirá, tranquila. Ahora debemos colocarla en algún sitio, de modo que el blanco sea fijo y nos facilite la primera prueba. ― Explicó acomodando unos cuantos muebles para crear un sitio alto, simulando la altura de una persona. ― Si tenemos éxito, podremos intentarlo después con un blanco en movimiento. ― Algo que claramente demandaba más concentración y rapidez. Además, comenzar con un blanco fijo le garantizaba la oportunidad de repetir el experimento tantas veces fuera necesario, sin el fastidio de recoger a cada intento fallido la fruta o  sin arriesgarse a perder el blanco. Entonces, habiendo acomodado la pera, retrocedió lentamente como para asegurarse de que no fuera a caerse. ― Ya está. Comencemos. ― Anunció finalmente y descolgó la figurita de la ballesta para tenerlo en la mano opuesta de la que llevaba el brazalete y posteriormente se alejó unos pasos más. Dio media vuelta y permaneció unos segundos en silencio. Aquella postura tenía una razón y era la de calcular el tiempo de transformación. Y súbitamente dio ese giro de ciento ochenta grados y apuntó la ballesta en dirección al objetivo. No obstante, el arma demoró un poco más de un segundo en adoptar su tamaño original, por tanto, Corso no se arriesgó al disparar el proyectil. Si era posible, deseaba mejorar el tiempo antes de destruir la pera con un disparo certero.  




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Jue Feb 04, 2016 9:21 am

Miraba nerviosa a la vampira. Tenía mil ideas de lo que podría salir mal y ninguna me gustaba. Cogí el té bebí, volví a dejarlo, volví a beber y de nuevo volví a dejarlo en la mesa. Estaba muy nerviosa. Y no podía esperar más para ver qué tal respondía el mecanismo. Entendía lo que me decía la vampira pero eso no quiere decir que la siguiese en todos sus movimientos. en esta parte preferí quedarme atrás mirando como se desenvolvía la experta en este tipo de cosas. Realmente llamarla experta no era del todo acertado, todo el mundo tenía más experiencia que yo en este tipo de cosas pero eso no era muy difícil de lograr. Aunque había algo en la mujer pálida de rostro sereno y serio que me hacía pensar que esto era algo muy usual y corriente para ella. En cuanto pronunció blanco en movimiento algo me hizo pensar en mi persona pero luego deseché la idea. Ella no era así ¿no? Quiero decir, tampoco le aportaba mucho mi mera existencia pero podía ser de utilidad en un futuro si mis armas trabajaban como era debido. O eso esperaba en el fondo de mi corazón. Sí, no voy a mentir, me asusté y seguramente ella lo notaría y quizá sólo quizá se reiría de mi inocencia y desecharía mi loca idea en voz alta, pero quizá no lo hacía y yo me moriría de la angustia sin saber hasta que lográsemos pasar a ese punto.

Miré atenta a la vampira, cada movimiento cada una de mis exhalaciones. Intenté controlarme en todo movimiento para no perderme ni un segundo de lo que hacía la vampira con tal de poder saber si algo fallaba y que era lo que fallaba. Y lo vi claro en cuanto no disparó. Demasiado lento para un vampiro. ¿El qué? El mecanismo. Quizá un humano, o un brujo como yo, no nos diésemos cuenta al disparar o al girarnos, pero al ver a la vampira en acción quedaba muy claro. Ella había girado muy rápido y el mecanismo había sido muy lento aún. Eso quería decir que uno, mi hechizo no era tan poderoso como para hacer un vínculo perfecto y dos, la primera opción iba a ser siempre el fallo. La segunda, la comprobación y la tercera el éxito. Lo cual no debería hundirme ni nada. Con cuidado y sin necesidad de coger la ballesta hice un vínculo sencillo, con una fuente de poder como lo era el agua. Podría parecer una tontería, y obviamente no funcionaría el vínculo si nos alejábamos mucho de una fuente de agua, pero por suerte, los magos necesitamos el agua para muchas cosas, así que si nos movíamos fuera, habría fuentes y cosas así. Técnicamente esto debería aumentar mi poder, no mucho, pero quizá lo suficiente como para que el mecanismo se moviese a la par que la mujer que llevaba la ballesta. Sino sería tan fácil como probar con runas en vez de con vínculos.
-¿Podría probar de nuevo?- Pregunté de forma seria a la vampira intentando ocultar mi ansiedad.



¡Gracias Van Helsing!:
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Helena D. Corso el Lun Mar 07, 2016 1:17 am

La velocidad, aunque fuese un don para los inmortales, no era una habilidad exclusiva en el combate, no era un algo que debía esperarse sólo de una raza. Cualquiera con un contrincante enfrente apreciaría, sin duda alguna, la posibilidad de superar o, cuando menos, igualar a su opuesto en tanto a velocidad. Por lo tanto, un arma como aquella, esa propuesta de la bruja, debía ser probada por alguien que explotase constantemente dicha habilidad, de modo que el objeto cumpliera con su razón de ser en pleno combate. Naturalmente, había siempre un modo de adaptarse a la velocidad de las cosas, un inmortal encontraría siempre un modo de sacar provecho a la ballesta aún y cuando ésta no fuese tan rápida como el usuario. Sin embargo, el azar no tiene como costumbre favorecer.  

Entregó la ballesta sin chistar, segura de que la chica encontraría una manera de resolver el problema de la velocidad. Y con lo poco que comprendía de magia y hechicería, era plenamente consciente de que, mientras no hubiese un conjuro para tratar directamente con el asunto de la rapidez, las dos terminarían invirtiendo tiempo aplazando una solución a base de prueba y error. Desde luego, Kraus estaba en un periodo como principiante, según le había escuchado decir, por lo que era sumamente natural no lograr el éxito de buenas a primeras. No obstante, permaneció observándola en silencio, limitándose a aprender de vista el proceso que Flox llevaba a cabo para solucionar el problema en cuestión.

Seguro. ―En cuanto recibió la ballesta, se colocó nuevamente de espaldas al objetivo y, antes de dar inicio al segundo intento, miró a la bruja. ― Sin embargo, no dispararé aunque el arma se despliegue a una velocidad adecuada. Si todo sale bien, necesitaré un objetivo en movimiento y no quiero destruir la pera. A menos, claro, que guardes otras frutas. ― Finalizó con un amago de sonrisa en sus labios y, sin esperar por la respuesta de la joven, realizó por segunda ocasión el mismo movimiento que hizo en la primera prueba, esta vez con mayor éxito. La ballesta se desplegó con la rapidez adecuada, cumpliendo su objetivo como extensión corporal durante el combate. ― Ha ido excelente. ― Celebró virándose hacia Flox. ― ¿Hay alguna condición para su buen funcionamiento o podemos avanzar con la segunda prueba? ― Inquirió con sincera curiosidad. Hasta el momento, una de las principales funciones de la ballesta estaba ligado a otro objeto, por lo que no le resultaría extraño tener que depender de otro al momento de utilizar el arma.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Sáb Abr 09, 2016 8:39 am

Esto estaba siendo excitante. No siempre iba a tener la magnifica suerte de contar con un vampiro para hacer mis pruebas sobre mis artefactos. Me alegraba que hubiera dado conmigo la vampiro y hubiera aceptado mi petición de probar la ballesta. Si lograba hacer que funcionase como debía, se la regalaría. Dado que gracias a todo el tiempo que estábamos pasando ambas en la ballesta, ya fuera pruebas como su paciencia infinita mientras yo me movía de aquí para allá, estaba logrando una ballesta camuflada en una simple pulsera, lo cual, pasaría desapercibido en una fiesta o en cualquier lado a donde entrases y las armas estuvieran prohibidas.

Lo malo de lograr una solución parcial, es que iba a tener que ir tanteando hasta encontrar una solución eficaz y duradera. No quería a la gente yendo y viniendo a Baskerville sólo para renovar hechizos y levantar así sospechas sobre mi persona. Que vender armas no es un delito, por supuesto que no, pero esas armas se podrían usar perfectamente para matar a un brujo y eso me podría poner en una situación no muy agradable.

Asentí -Tengo un arsenal de frutas, pero veo lo que quieres decir- No era lo mismo darle a un objeto inanimado y tan poco resistente como una pera que darle a un pájaro o cualquier otro animal, que a parte de estar en constante movimiento, tenían huesos, tendones, músculos.... Lo típico que no rompes de buenas a primeras. Salte de la alegría al ver que la ballesta lograba cambiar de tamaño en el tiempo requerido, ya estábamos cerca podía notar el sabor del éxito, aunque con un toque amargo por aquello de estar usando como fuente de poder para el hechizo el agua. -Hay una- Musité un poco apagada -Debemos estar cerca de una fuente de agua, aquí no es complicado, pero quizá en otras zonas de Pandora sí lo sea- Dije dándome unos golpecitos en la cabeza para después rascarme un poco la frente -Probaré con unas runas y desharé el hechizo vinculante al agua, si logramos el mismo éxito, podremos avanzar- Aunque ir con una botella de agua a todos lados no era difícil, si quedaría un poco incómodo si estas persiguiendo algo y de repente se te cae o lo que sea y pierde ese vínculo.



¡Gracias Van Helsing!:
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Helena D. Corso el Lun Abr 11, 2016 12:04 pm

El despliegue del arma fue tan rápido como eficaz y el proyectil salió disparado de la ballesta en menos de un segundo, dando justamente en el corazón de la pera, destruyéndola al instante y regándola en pedazos por el área circundante. El segundo problema de los objetivos eran los fragmentos del caos que producían en el estudio, de manera que cada intento prometía agrandar el desastre que dejaba el éxito de cada prueba. Habría sido mejor contar con una diana que pudiese recibir sin tanto caos los proyectiles de la ballesta. Sin embargo, y según parecía, ambas mujeres debían apañárselas con frutas y nada más.

Aunque en realidad no era tarea difícil encontrar cuerpos de agua en Pandora, estaba segura de que una condición así, en medio de un combate, resultaría ser contraproducente para el usuario del arma. Planteaba la situación para alguien que dependiera forzosamente de la ballesta o para circunstancias que demandaran absoluta discreción y que exigieran un efecto rápido y definitivo. Si hasta entonces había sobrevivido a la hostilidad de la isla, entonces sobreviviría sin un cuerpo de agua que pudiese activar la ballesta, no obstante, la función de un arma implicaba la confianza del usuario en ésta y le resultaba ciertamente insensato descartar las posibilidades. ― El desierto, por ejemplo. ― Añadió a las palabras de la bruja, removiéndose el brazalete y entregándoselo junto con la ballesta. ― Tómate el tiempo que necesites para hallar la solución. No sé mucho de magia, así que ignoro el nivel de complejidad que tenga conseguir el efecto deseado. ― Concedió con tranquilidad y, alejándose de la mujer, fue a apilar los restos de la pera con un pie, de modo que no les estorbara más adelante. ― Aunque, si fue posible establecer un vínculo con el agua, ¿no podrá hacerse lo mismo con la sangre? ― Propuso girándose levemente para mirarla de reojo. ― Incluso si demanda un pequeño sacrificio, aunque sea una gota, no habrá problema. En pleno combate no será difícil cumplir con ese pequeño sacrificio.  




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Sáb Abr 30, 2016 7:59 am

La emoción era palpable, el éxito de la ballesta no había hecho más que comenzar y prometía mucho. La pera estalló dejando todo bastante perdido, peor no era nada que no se pudiera limpiar fácilmente. Luego me encargaría de eso, no me corría mucha prisa la verdad. Actualmente sólo pensaba en lo bien que había salido la prueba y lo bien que tendría que salir con runas o con lo que fuera que necesitase o cambiase para efectuar correctamente el cambio.

Escuché a la vampira medio absorta en mi trabajo medio fascinada por lo que decía ¡sangre! ¿cómo no se me había ocurrido antes. Miré a la mujer y asentí -Con sangre sería mucho más fácil que andar poniendo runas, pero puede pasar que cuanto más intentes usarla más desgaste físico tenga la persona, dado que consumirá tanta energía como la uses- Miré pensativa la ballesta, para un par de veces, para un par de tiros certeros, usar sangre sería hasta más cómodo, pero para alguien que estuviera haciéndolo cambiar de tamaño cada dos por tres... Sería un desgaste bastante importante. Las runas en cambio no desgastaban al usuario, lo malo de ellas es que in sólo rasguño en una runa y adiós invento.



¡Gracias Van Helsing!:
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Helena D. Corso el Vie Mayo 06, 2016 1:15 am

Su propuesta había dado en el blanco, pero aún habían muchos contras, quizá la misma cantidad en ventajas, y para un cazador era preferible que la balanza se inclinase siempre a su favor. Como había dicho antes, su conocimiento acerca de la magia era escaso, casi nulo, por lo que no comprendía del todo el alcance de su propuesta ni en qué medida afectaría al usuario de la ballesta. No obstante, si había algo que dominara lo suficiente como para servir de referencia, era el combate. Así que se aproximó nuevamente a la mesa, cerca de la joven, y se detuvo a mirarla, esperando a que esa mente trabajadora diera vida a nuevas posibilidades. ― Pero el proceso que genera ese desgaste es el que cambia el tamaño de la ballesta, ¿no es así? ― Replicó. ― Si ese es el caso, no hay motivo para preocuparse. Durante el combate es preferible no guardar las armas, por lo que no habrá necesidad para el usuario el transformarla continuamente. ― Añadió al tiempo que tomaba una de las sillas y tomaba asiento en ella. ― No obstante, si el vínculo tiene relación con el funcionamiento de la ballesta, entonces sería mejor descartar esta posibilidad. ― Estaba segura de que la chica estaría de acuerdo en que no valía la pena sufrir tal desgaste por un objeto cuya función principal era garantizar la supervivencia del usuario. ― ¿Qué otra opción hay para reemplazar las runas o la dependencia al agua? ― Inquirió con interés. Era preciso indagar cuanto fuera posible, desplegar sobre la mesa todas las posibilidades y analizarlas una por una.




Portgas:

Schröder:





Nikola:

avatar
Apodos : Della, Muse of Death
Avatar : Jessica De Gouw
Habilidad : Viajero del Alba y Bat-man
F. Inscripción : 01/04/2015


Ver perfil de usuario
Maestro

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Flox A. Kraus el Mar Mayo 17, 2016 3:11 pm

Escuché las palabras de la mujer atentamente. Si eso era cierto entonces la sangre era muy viable, de hecho quizá sería mi última oportunidad, no me salía otra cosa, porque las runas en una pelea serían fácil de romper si estaban a plena vista o tan sólo abollando un poco el material de cualquiera de las dos cosas lograría hacer fallar el mecanismo. Sonreí y negué cuando pronuncio aquello segundo, no, aunque se podía hacer para que no fallara, no iba sujeto a eso -No, la sangre sólo sería necesaria para hacerla pequeña o grande- Miré la ballesta pensativa. ¿Qué otras formas habría? Me preparé otro té y una vez estuvo listo volví a beber. No lo usaba para tranquilizarme sino para centrarme y que las ideas surgieran rápidamente. ¿Qué se me estaba escapando?



¡Gracias Van Helsing!:
Flox A. KrausPartidario
avatar
Apodos : Flox Annabelle Kraus
Avatar : Danielle Campbell
Habilidad : Tecnimacia & Animación
F. Inscripción : 07/05/2015


Ver perfil de usuario
Partidario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca, crea y acierta (Helena D. Corso)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.